Gua­te­ma­la. Minis­te­rio de Cul­tu­ra des­ti­tu­ye a Fran­cis­co Mora­les San­tos, Pre­mio Nacio­nal de Literatura

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de diciem­bre de 2020.

El poe­ta Fran­cis­co Mora­les San­tos diri­gió duran­te 22 años la Edi­to­rial Cul­tu­ra, este miér­co­les 30 de diciem­bre sin expli­ca­cio­nes fue des­ti­tui­do por las auto­ri­da­des del Minis­te­rio de Cul­tu­ra y Deportes.

En la pla­ta­for­ma de Face­book, el poe­ta Mora­les San­tos expre­só: “Uno no es eterno en un pues­to, mucho menos un 021, pero que sin expli­ca­cio­nes de malos mane­jos, fal­ta de capa­ci­dad, entre otros, lle­guen a la uni­dad para decir­le que no le renue­van con­tra­to, jus­to en el año del Covid-19, cuan­do en medio de todo tene­mos lis­tos 15 títu­los para impre­sión que por prohi­bi­ción guber­na­men­tal no salie­ron de impren­ta, ¡no se vale!”.

Duran­te las más de dos déca­das al fren­te de la Edi­to­rial Cul­tu­ra, Mora­les San­tos pro­mo­vió el tra­ba­jo de jóve­nes poe­tas y escri­to­res, publi­can­do su trabajo.

Tam­bién se supo de for­ma no ofi­cial que quie­nes diri­gen el Depar­ta­men­to de Apo­yo a la Crea­ción (CREA) no fue­ron con­tra­ta­dos para con­ti­nuar al fren­te de la ins­ti­tu­ción. Para la comu­ni­dad edi­to­rial de la ciu­dad de Gua­te­ma­la, la des­es­truc­tu­ra­ción de dos enti­da­des como las men­cio­na­das es un retro­ce­so en el impul­so de la expre­sión artística.

En sus redes socia­les, Car­men Lucía Alva­ra­do Bení­tez, poe­ta, edi­to­ra y una de las fun­da­do­ras de la Edi­to­rial Cata­fi­xia expre­só: “Duran­te 22 años la Edi­to­rial Cul­tu­ra fue diri­gi­da por un poe­ta, edi­tor, ges­tor, capaz de deve­lar las pala­bras ocul­tas de nues­tra tie­rra. Hoy, ese peque­ño pero poten­te reduc­to de la resis­ten­cia, que es nues­tra pala­bra, que­da a la deri­va por­que aca­ban de des­ti­tuir al gran Fran­cis­co Mora­les Santos”.

Tam­bién a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter el poe­ta Javier Paye­ras, dijo: “Con mucha rabia me ente­ro que el poe­ta Fran­cis­co Mora­les San­tos fue des­ti­tui­do por el medio­cre Vice­mi­nis­tro de Cul­tu­ra. Repug­nan­te deci­sión, el pago que le da el Minis­te­rio de Cul­tu­ra a una gran tra­ba­ja­dor, el más digno de esa institución”.

Otra de las expre­sio­nes de soli­da­ri­dad ante la noti­cia fue de Gerar­do Gui­nea, poe­ta, edi­tor y fun­da­dor de la Edi­to­rial Mag­na Terra: “Ante tal atro­pe­llo a uno de los más hones­tos y efi­cien­tes edi­to­res de Gua­te­ma­la y una figu­ra insig­ne de la poe­sía lati­no­ame­ri­ca­na, he toma­do la siguien­te deci­sión: Pre­sen­to mi renun­cia públi­ca a for­mar par­te del Con­se­jo Ase­sor para las Letras, órgano de dicho ministerio”.

Has­ta el momen­to el Minis­te­rio de Cul­tu­ra no se ha pro­nun­cia­do sobre el des­pi­do de Fran­cis­co Mora­les San­tos, un des­ta­ca­do poe­ta cuya obra es cono­ci­da y ha sido publi­ca­do en el continente. 

Mora­les San­tos, nació en el depar­ta­men­to de Saca­te­pé­quez en 1940, es un poe­ta y edi­tor que en 1998 reci­bió el Pre­mio Nacio­nal de Lite­ra­tu­ra Miguel Ángel Astu­rias y en 2009 el Eme­ri­ti­si­mum por la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la. En 1960, jun­to Julio Faus­to Agui­le­ra, Luis Alfre­do Aran­go, Anto­nio Bra­ñas, Rober­to Obre­gón, Delia Qui­ñó­nez y José Luis Villa­to­ro fun­dó el gru­po Nue­vo Signo, que impul­só varias acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y par­ti­cu­lar­men­te la difu­sión de su poesía.

Cuen­ta con una vas­ta obra en Amé­ri­ca Lati­na: Agua en el silen­cio (1961), Ciu­da­des en el llan­to (1963 y 1965), Ger­mi­na­ción de la luz (1966), Nima­yá (1968), Sen­sa­ción de lo lejano (1968), Tene­bra­rio (1969), Escri­to sobre oli­vos (1971), Cuerno de incen­dio (1976), Car­tas para seguir con vida (1977 y 1993), Cere­mo­nial para el olvi­do (1979), Poe­sía para luga­res públi­cos (1976), Con­ju­ros con­tra gan­gre­na y tum­ba (1978), Al pie de la letra (1987), Madre, noso­tros tam­bién somos his­to­ria (1988÷1990÷1998), Impli­ca­cio­nes del ver­bo amar (1990),Ceremonial con­tra el olvi­do (1995), Asal­to al cie­lo: anto­lo­gía 1967 – 1996 (1997), ¡Oh líqui­da memo­ria! (1999) y Escri­tos sobre fon­do oscu­ro (2001).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *