Colom­bia. La estra­te­gia tele­vi­si­va de Iván Duque se marchita

Por San­tia­go Torra­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de diciem­bre de 2020.

El set es prác­ti­ca­men­te el mis­mo des­de que el pro­gra­ma arran­có a fina­les de mar­zo, con una peque­ña ban­de­ra y un fras­co de desin­fec­tan­te sobre la mesa. Los colom­bia­nos ya no están some­ti­dos a la estric­ta cua­ren­te­na nacio­nal que se pro­lon­gó por cer­ca de un semes­tre, pero todas las tar­des, al final de la jor­na­da, el pre­si­den­te Iván Duque aún reci­ta las esta­dís­ti­cas sobre el coro­na­vi­rus en el país y en el mun­do al ini­cio de Pre­ven­ción y Acción, el espe­cial tele­vi­si­vo de una hora que pre­sen­ta a las 18.00 horas y se trans­mi­te por las pla­ta­for­mas de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca y varios cana­les. Men­cio­na el núme­ro de prue­bas, nue­vos casos, pacien­tes recu­pe­ra­dos y falle­ci­dos. Se le nota cómo­do, des­en­vuel­to, y se ha con­ver­ti­do en su espa­cio favo­ri­to para hacer todo tipo de anun­cios, que sue­le enun­ciar miran­do fija­men­te a la cáma­ra sin nadie que lo interpele.

“Hemos cerra­do las nego­cia­cio­nes bila­te­ra­les con dos com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas”, Pfi­zer y Astra­Ze­ne­ca, anun­ció com­pla­ci­do a media­dos de mes, al reve­lar que Colom­bia ha ase­gu­ra­do dosis de vacu­nas para 20 de sus 50 millo­nes de habi­tan­tes. Esa emi­sión, pre­ce­di­da por la expec­ta­ti­va que no sue­le acom­pa­ñar al espa­cio, recor­dó su pro­pó­si­to ori­gi­nal: aten­der la iné­di­ta cri­sis sani­ta­ria. De allí su nom­bre, pero con el paso de los meses se ha des­di­bu­ja­do has­ta con­ver­tir­se en una suer­te de pro­gra­ma de varie­da­des sobre el Gobierno. El man­da­ta­rio entre­vis­ta a alcal­des, gober­na­do­res, exper­tos, diri­gen­tes gre­mia­les o miem­bros de su Gabi­ne­te. El minis­tro de Salud, Fer­nan­do Ruiz, ha sido un invi­ta­do casi per­ma­nen­te. En un pri­mer momen­to, siem­pre se ori­gi­na­ba des­de la Casa de Nari­ño –la sede pre­si­den­cial– pero Duque reac­ti­vó sus via­jes hace meses y lo sigue pre­sen­tan­do des­de don­de se encuentre.

Ha trans­mi­ti­do des­de la isla cari­be­ña de San Andrés para mos­trar la res­pues­ta a los estra­gos cau­sa­dos por el hura­cán Iota y ha lle­va­do mili­ta­res para hablar sobre ope­ra­ti­vos. Tam­bién ha anun­cia­do deci­sio­nes vario­pin­tas que van des­de prohi­bir la pes­ca de tibu­ro­nes has­ta su ter­na de can­di­da­tos para for­mar par­te de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. En varias oca­sio­nes ha con­ta­do con invi­ta­dos inter­na­cio­na­les. Este diciem­bre, estu­vo acom­pa­ña­do por el pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra en una emi­sión des­de San­tia­go de Chi­le, a don­de via­jó para asu­mir a nom­bre de Colom­bia la pre­si­den­cia rota­ti­va de la Alian­za del Pací­fi­co. Tam­bién invi­tó al líder opo­si­tor vene­zo­lano Leo­pol­do López, de visi­ta a Bogo­tá, lo que reavi­vó el deba­te sobre la per­ti­nen­cia de esa ele­va­dí­si­ma expo­si­ción mediá­ti­ca y su apro­ve­cha­mien­to para temas aje­nos a la salud pública.

Antes de que irrum­pie­ra la covid-19 para tras­to­car la agen­da polí­ti­ca, Duque atra­ve­sa­ba una pro­lon­ga­da cri­sis de popu­la­ri­dad y los ana­lis­tas coin­ci­dían en que su Gobierno care­cía de rum­bo defi­ni­do. El man­da­ta­rio, que aca­bó el 2019 ase­sia­do por la olea­da de pro­tes­tas que sacu­dió al país, encon­tró oxí­geno en la ges­tión de la pan­de­mia. El esce­na­rio de cri­sis le per­mi­tió cons­truir una narra­ti­va de Gobierno, mul­ti­pli­car sus apa­ri­cio­nes y levan­tar su ima­gen. Con Pre­ven­ción y Acción al aire, Duque repun­tó en abril has­ta el 52 % de apro­ba­ción por 39 % de des­apro­ba­ción en la medi­ción bimen­sual de Gallup. Pero ese idi­lio tele­vi­si­vo fue fugaz, y regre­só pron­to a los núme­ros rojos. Para octu­bre regis­tró 31% de apro­ba­ción y 61% de des­apro­ba­ción, unas cifras más en línea con las que mos­tra­ba antes del coronavirus.

“Cuan­do un pre­si­den­te habla todos los días, como lo está hacien­do Duque, gene­ra varias con­se­cuen­cias nefas­tas para él en tér­mi­nos de ima­gen”, apun­ta Eugé­nie Richard, docen­te exper­ta en comu­ni­ca­ción y mar­ke­ting polí­ti­co de la Uni­ver­si­dad Exter­na­do de Colom­bia. Las inter­ven­cio­nes de un man­da­ta­rio deben man­te­ner cier­ta aura y solem­ni­dad, seña­la, estar reser­va­das a gran­des momen­tos en los que hay que con­vo­car a la nación. “Esta satu­ra­ción del espa­cio mediá­ti­co hace que la pala­bra pre­si­den­cial pier­da su impor­tan­cia. Y eso es gra­ve en tér­mi­nos de reputación”.

Duran­te la fase más agu­da de la cri­sis, el man­da­ta­rio colom­biano, de cor­te con­ser­va­dor, comu­ni­có mucho pero no mos­tra­ba accio­nes con­cre­tas, advier­te la exper­ta. Más que un esce­na­rio de ren­di­ción de cuen­tas, su pro­gra­ma se sien­te como un monó­lo­go. Y des­de que Hugo Chá­vez hizo alar­de de su retó­ri­ca en las mara­tó­ni­cas emi­sio­nes de Aló Pre­si­den­te, en Amé­ri­ca Lati­na eso ha ten­di­do a aso­ciar­se con líde­res popu­lis­tas de izquier­da. “Duque toma el ries­go de ser com­pa­ra­do a un Chá­vez, un [Nico­lás] Madu­ro o un AMLO [Andrés Manuel López Obra­dor]”, valo­ra Richard. “El pro­gra­ma per­dió su fina­li­dad y empie­za a tomar tin­tes de pro­pa­gan­da, que no es el tipo de comu­ni­ca­ción que los colom­bia­nos están espe­ran­do de su Gobierno”, concluye.

Pre­ven­ción y Acción, que se acer­ca a 200 emi­sio­nes a lo lar­go de 10 meses, se ha con­ver­ti­do en par­te del pai­sa­je: ha per­di­do audien­cia, acu­sa el des­gas­te y la opo­si­ción lo con­si­de­ra, entre otras, una manio­bra para evi­tar las répli­cas. Regre­só este lunes des­pués de unos días de pau­sa navi­de­ña. Duque pre­ten­de “ejer­cer un con­trol cada vez más fuer­te sobre la infor­ma­ción que cir­cu­la sobre su Gobierno”, apun­ta un recien­te aná­li­sis de La Silla Vacía, el por­tal polí­ti­co de refe­ren­cia en Colom­bia, que lo des­cri­be como un espa­cio tele­vi­si­vo “don­de cuen­ta lo que él quie­ra, sin some­ter­se a las pre­gun­tas de los perio­dis­tas ni a la edi­ción de los medios de comu­ni­ca­ción”. Sin con­tar entre­vis­tas exclu­si­vas, el pre­si­den­te ha hecho solo sie­te rue­das de pren­sa en este 2020. La últi­ma fue el 19 mar­zo, días antes de que el Eje­cu­ti­vo decre­ta­ra las estric­tas medi­das de con­fi­na­mien­to que se des­mon­ta­ron gra­dual­men­te, seña­la La Silla en su recuento.

En el últi­mo año ha que­da­do muy cla­ro que la estra­te­gia ha con­sis­ti­do en ale­jar al pre­si­den­te de la pren­sa, limi­tar­lo a espa­cios cómo­dos y con­cer­ta­dos, y man­te­ner un con­trol sobre la narra­ti­va ofi­cial, apun­ta Jonathan Bock, direc­tor de la Fun­da­ción para la Liber­tad de Pren­sa (Flip). Esa impo­si­bi­li­dad de con­tra­pre­gun­tar, veri­fi­car, vali­dar o ampliar la infor­ma­ción “empie­za a gene­rar una pared con los perio­dis­tas”, valo­ra, una ten­den­cia agra­va­da por cier­ta pro­pen­sión a con­si­de­rar­los como opo­si­ción. “Esto de cara al 2021, un año pre­vio a elec­cio­nes, cuan­do no han dado seña­les de que el pro­gra­ma vaya a inte­rrum­pir­se, es preocupante”.

Fuen­te: El País

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *