Argen­ti­na. Memo­ria: Una reu­nión ordinaria…

Por Abel Lan­ger, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de diciem­bre de 2020.

foto: Daniel Hopen, mili­tan­te entra­ña­ble de los 60 – 70.

…en una fría noche de invierno….en un ambien­te cal­dea­do, era en Via­mon­te() y en los 60´… había una “barra” estu­dian­til por­que se iba a tra­tar algún pro­ble­ma que lo con­si­de­rá­ba­mos “importante”…y una reu­nión del con­se­jo direc­ti­vo de Filo() y es a esa reu­nión, y a lo suce­di­do en la mis­ma a la que me refe­ri­ré tenien­do como per­so­na­je del recuer­do a Daniel Hopen y a su voz.

A la lar­ga mesa oval(¿…oval ó rec­tan­gu­lar?) se fue­ron sen­tan­do los con­se­je­ros, serían alre­de­dor de las 10 de la noche y la reu­nión del con­se­jo, al igual que todas las demás, se haría en torno a esta mesa que podía alber­gar a las 14 per­so­nas que la inte­gra­ban, cua­tro por claus­tro mas el decano y el vice­de­cano, fun­cio­nes que eran ejer­ci­das por José Luis Rome­ro y Luis Aznar, ambos his­to­ria­do­res y, por lo menos el pri­me­ro de los nom­bra­dos, de reco­no­ci­do pres­ti­gio y muy que­ri­do y que retri­buía esta esti­ma al haber acep­ta­do su nom­bra­mien­to, medio a rega­ña­dien­tes, como con­se­cuen­cia de que la mili­tan­cia estu­dian­til hubie­se via­ja­do has­ta su casa, pasa­da una media­no­che, en la loca­li­dad de Adro­gué.
En el recuer­do de esta anéc­do­ta es impor­tan­te res­ca­tar la for­ma en que esta­ban dis­pues­tos alre­de­dor de esta mesa los con­se­je­ros y es que a la izquier­da de la cabe­ce­ra que ocu­pa­ba José Luis Rome­ro, el pri­me­ro en sen­tar­se era Daniel Hopen, dele­ga­do por la mayo­ría estu­dian­til, lue­go, a su dere­cha, Mer­ce­des Ber­ga­dá, mon­ja lai­ca, filó­so­fa medie­va­lis­ta, repre­sen­tan­te por mayo­ría del claus­tro de gra­dua­dos y de ten­den­cia cla­ra­men­te oscu­ran­tis­ta que aco­sa­ba con sus inte­rrup­cio­nes e inter­ven­cio­nes al espí­ri­tu refor­mis­ta del con­se­jo y que fue, duran­te muchí­si­mos años, miem­bro del mis­mo, algu­nas veces repre­sen­tan­do a la mayo­ría y otras a la mino­ría, pri­me­ro por el claus­tro de gra­dua­dos y pos­te­rior­men­te al de pro­fe­so­res.
A su izquier­da, de “la Mecha” Ber­ga­dá, se entien­de, quien esta­ba sen­ta­do era Tulio Hal­pe­rín Donghi, famo­so por la memo­ria que ponía de mani­fies­to sien­do adjun­to de Aznar en Intro­duc­ción a la His­to­ria, lue­go algu­nos mas arrum­ba­dos en la bru­ma de mis recuer­dos y, enfren­ta­do a la cabe­ce­ra, quien era el vice­de­cano, Aznar. Fren­te a fren­te, en esa mesa (¿…oval o rec­tan­gu­lar?), se sen­ta­ban, entre otros con­se­je­ros, en esa noche bru­mo­sa, los “otros” que repre­sen­ta­ban al claus­tro por la mayo­ría estu­dian­til: Rober­to Cris­ti­na(**) y Ana­lía Pay­ró. Rome­ro, José Luis, decano, da por ini­cia­da la reu­nión e inme­dia­ta­men­te, Mer­ce­des Ber­ga­dá, “la Mecha”, pide la pala­bra dicien­do “Moción de pri­vi­le­gio, señor Decano”, a lo que, res­pe­tuo­sa­men­te, José Luis, decano, se la con­ce­de – quie­nes hemos par­ti­ci­pa­do de ámbi­tos ins­ti­tu­cio­na­les de dis­cu­sión y tra­ba­jo sabe­mos que “moción de pri­vi­le­gio” es un dis­po­si­ti­vo polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal para tra­tar ahí, en ése momen­to, un tema de suma impor­tan­cia que hace a una cues­tión regla­men­ta­ria refe­ri­da al fun­cio­na­mien­to mis­mo de la ins­ti­tu­ción o a una denun­cia que afec­ta a la mis­ma, que­dan­do en sus­pen­so el trá­mi­te ordi­na­rio de la reu­nión con­vo­ca­da – y aquí vie­ne lo mejor, pri­me­ro acla­re­mos que “la Mecha”, la Ber­ga­dá, cla­ro, tenía una voz suma­men­te aflau­ta­da a la que acom­pa­ña­ba el dedo índi­ce de su mano dere­cha con que atro­na­ba con sus acu­sa­cio­nes a los “disol­ven­tes” que aso­lá­ba­mos esa facul­tad y la está­ba­mos con­vir­tien­do en un “antro de sub­ver­si­vos infil­tra­dos anar­co-comu­nis­tas”. Cla­ro, con el tiem­po, años des­pués, ella, “la Mecha”, vería cum­pli­dos sus vati­ci­nios dado que los “repre­sen­tan­tes” estu­dian­ti­les ‑Rober­to y Daniel – paga­rían con su des­apa­ri­ción – su muer­te, se entien­de- sus ideas e idea­les.
Y “la Mecha” dice, dijo, con su voz de “pito” y su índi­ce acu­sa­dor: “Señor decano: ven­go a denun­ciar que a éstas reunio­nes con­cu­rre gen­te arma­da” – alma de orti­ba tenía “la Mecha”…tenía- y mien­tras va pro­nun­cian­do su enun­cia­do-denun­cia mira a su dere­cha y seña­la – escracha…se entien­de – con su índi­ce acu­sa­dor a quién tenía a su lado, Daniel Hopen, quién, al ver­se así escra­cha­do, seña­la­do, mar­ca­do, se levan­ta y cual una opo­si­ción a ésta voz aflau­ta­da, esce­na ope­rís­ti­ca, res­pon­de con ése su inol­vi­da­ble voza­rrón, sin­tién­do­se injus­ta­men­te acu­sa­do: “No le per­mi­to, seño­ri­ta profesora!!!”(monja=señorita=mujer no man­ci­lla­da… se entien­de) pero es ahí, jus­to ahí, don­de se desa­rro­lla el cli­max de la esce­na por­que es en el momen­to en que se levan­ta, sal­ta del asien­to para res­pon­der y mien­tras hace ése movi­mien­to y dice, eno­ja­do, “No le per­mi­to…” es que se le cae el “chum­bo” que lle­va­ba en su cin­tu­ra, ins­tan­te del relám­pa­go de su voz y del rui­do al caer el arma que es inme­dia­ta­men­te cubier­to por los abri­gos que lle­va­ban quie­nes eran par­te de la barra que acom­pa­ña­ba a los con­se­je­ros.
Ins­tan­te de la res­pues­ta, del cho­que del arma en el sue­lo y una fugaz mira­da, al ses­go, ins­tan­te de fuga de una mira­da, hacia de dón­de pro­ve­nía el rui­do, una sola mira­da- la de José Luis Rome­ro, decano, que, de hacer­se el bolu­do la sabía lunga‑, y lue­go el des­vío de ésta para ini­ciar la “reu­nión ordi­na­ria” del con­se­jo…
En el recuer­do con­flu­yen dos per­so­nas que se espe­cia­li­za­ron en el Medioe­vo, dos medie­va­lis­tas por­que tan­to “la Mecha” Ber­ga­dá des­de la filo­so­fía como José Luis Rome­ro des­de la his­to­ria lo eran…y quie­nes sucum­bie­ron a las “prác­ti­cas inqui­si­to­ria­les” fue­ron algu­nos de los que par­ti­ci­pa­ron en ésas y otras “reunio­nes ordinarias”…se entien­de?
“La Mecha” podía ser reac­cio­na­ria, hija de puta, bucho­na y muchas cosas más pero, ojo, de bolu­da no tenía nada…

() “Via­mon­te” era la calle Via­mon­te 430, lugar en don­de fun­cio­na­ba la Facul­tad de Filo­so­fía y Letras has­ta el año 1965 en que se muda a la Av. Inde­pen­den­cia, y que era con­ti­gua al rec­to­ra­do de la UBA y ocu­pa­do en la actua­li­dad por el mis­mo. Abrir archi­vo que se acom­pa­ña (*) Este tex­to fue, casual­men­te, escri­to alre­de­dor del 15 de agos­to, día que al leer Pági­na 12 apa­re­ce un recor­da­to­rio del nue­vo ani­ver­sa­rio de la des­apa­ri­ción de Rober­to Cristina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *