Colom­bia. El nudo de las contradicciones

Por Alber­to Pin­zón Sán­chez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de diciem­bre de 2020.

Fin del año 2020 y comien­zos de otro de lucha. Hora de balan­ces, pro­nós­ti­cos, augu­rios, y cla­ro, nin­gu­na auto­crí­ti­ca, pues la cul­pa de todo la tie­ne el demo­nio impe­ria­lis­ta y la oli­gar­quía cipa­ya colom­bia­na, bas­tan­te ana­li­za­dos. Pero ver­dad incom­ple­ta.

Por­que bien mira­das las cosas, si no se con­si­de­ra la diná­mi­ca de otra par­te INSEPARABLE de la con­tra­dic­ción el Pue­blo Tra­ba­ja­dor (como cate­go­ría bas­tan­te amplia que inclu­ye a la lis­ta de las demás cla­ses subal­ter­nas y esta­men­tos socia­les explo­ta­das eco­nó­mi­ca­men­te y opri­mi­das ideo­ló­gi­ca­men­te) que si no se tie­nen en cuen­ta no es posi­ble tener el nudo con­tra­dic­to­rio com­ple­to. Y al no tener­lo, nece­sa­ria­men­te se incu­rre en des­acier­tos a la hora de fijar las tareas liber­ta­rias o como diría cual­quier mar­xis­ta, en la Estra­te­gia en el lar­go pla­zo y en la Tác­ti­ca en el cor­to y el mediano.

En el Mun­do glo­bal actual, la Cosa Polí­ti­ca se ha ace­le­ra­do dema­sia­do debi­do al virus Coro­na: En EEUU, el pre­si­den­te Trump, según los anun­cios ofi­cia­les, ha per­di­do las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pasa­do noviem­bre por esca­so mar­gen, pero se que­da con una cau­da de segui­do­res bas­tan­te gran­de y for­ta­le­ci­da en un país “pola­ri­za­do” y en una cri­sis social, eco­nó­mi­ca, sani­ta­ria y de hege­mo­nía ante el mun­do nun­ca antes vista.

Biden, el nue­vo pre­si­den­te elec­to (si logra sen­tar­se el la silla pre­si­den­cial de la Casa Blan­ca) ten­drá que tra­tar de resol­ver cada una de estas cua­tro cri­sis com­bi­na­das, para lo cual ya ha anun­cia­do medi­das urgen­tes para reuni­fi­car al país, rein­dus­tria­li­zar­lo, sub­si­diar amplios sec­to­res eco­nó­mi­cos y pobla­cio­na­les en rui­na por la pan­de­mia, vol­ver a poner el tema del cam­bio cli­má­ti­co, el dete­rio­ro ambien­tal y el cam­bio ener­gé­ti­co urgen­te como agen­das prio­ri­ta­rias. Y en lo inter­na­cio­nal seguir enfren­tan­do la com­pe­ten­cia de las poten­cias riva­les cada día en mejo­res con­di­cio­nes, tra­tan­do de meter mie­do para que le hagan caso, con lo úni­co que le que­da: “el US Army-OTAN”.

En Colom­bia, el Blo­que de Poder con­tra­in­sur­gen­te domi­nan­te en todos los aspec­tos de la vida social (así algu­nos sec­to­res refor­mis­tas que pre­fie­ren deno­mi­nar­lo “eli­te” para no des­agra­dar­lo y sigan empe­ña­dos en negar esta carac­te­ri­za­ción), aun­que sigue tenien­do “la per­ma­nen­te y natu­ral” lucha de frac­cio­nes Inter oli­gár­qui­cas, las que apo­ya­ron el fas­cis­mo neo­li­be­ral de Trump y las que apo­ya­ron el cor­po­ra­ti­vis­mo impe­rial de Biden, se pre­pa­ran para seguir con­tan­do con la asis­ten­cia del gobierno de los EEUU, y uni­dos con­ti­nuar pro­fun­di­zan­do el fas­cis­mo neo­li­be­ral en la socie­dad, pro­lon­gar­lo en el tiem­po y el espa­cio todo lo que les sea posi­ble. A esta estra­te­gia de lar­go pla­zo obe­de­ce el geno­ci­dio social de lide­res socia­les, defen­so­res de los dere­chos huma­nos, ex gue­rri­lle­ros rein­cor­po­ra­di­tos, y las masa­cres coti­dia­nas que des­de la cúpu­la del Poder lla­man cíni­ca­men­te homi­ci­dios colec­ti­vos. Tam­bién la cruel des­truc­ción del teji­do social y la per­ma­nen­te divi­sión de la opo­si­ción, sea libe­ral, social­de­mó­cra­ta o alternativa.

¿Cuá­les son los pun­tos de unión de estas dos frac­cio­nes oli­gár­qui­cas enfren­ta­das, con la polí­ti­ca guber­na­men­tal de los EEUU? Es sencillo: 

Uno, ade­más de la tra­di­cio­nal e his­tó­ri­ca depen­den­cia a la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se, la total sumi­sión (cipa­ya­je colom­biano) ante la War on Drugs que bus­ca median­te la vio­len­cia con­tra­in­sur­gen­te y las incau­ta­cio­nes man­te­ner el pre­cio de la cocaí­na en las calles del pri­mer mun­do en con­vul­sión y desapacible. 

Dos, la total con­fluen­cia del BPCi con los intere­ses impe­ria­lis­tas en la región Andino Ama­zó­ni­ca que ha esco­gi­do a Colom­bia por su geo­es­tra­té­gi­ca posi­ción como la pun­ta de lan­za de sus ape­ten­cias mine­ro-ener­gé­ti­cas, y ha carac­te­ri­za­do al Esta­do boli­va­riano de Vene­zue­la como un enemi­go prin­ci­pal para la segu­ri­dad nacio­nal de los EEUU. Enemi­go que ha resul­ta­do un hue­so duro de roer, dada la heroi­ca resis­ten­cia que el bra­vo Pue­blo Boli­va­riano en su con­jun­to ha des­ple­ga­do para enfren­tar la gue­rra híbri­da que le fue decla­ra­da por el pre­si­den­te Oba­ma (men­tor de Biden) el 09.03.2015.

Gue­rra híbri­da que no se ha dete­ni­do, ni pare­ce se deten­drá y por el con­tra­rio segui­rá su cur­so como lo demues­tra uno de los jefes más auto­ri­za­dos del Blo­que Con­tra­in­sur­gen­te colom­biano, el gene­ral Luis Fer­nan­do Nava­rro, coman­dan­te gene­ral de las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia-OTAN, en sus muy recien­tes decla­ra­cio­nes dadas al perió­di­co ofi­cial El Tiem­po 20.12. 2020, don­de dejó en cla­ro que la “poro­sa fron­te­ra colom­bo vene­zo­la­na” segui­rá sien­do un gran esce­na­rio de con­fron­ta­ción arma­da y de con­flic­to social arma­do reci­cla­do, y lo más gra­ve: Que el terri­to­rio vene­zo­lano es con­si­de­ra­do por el Esta­do de Colom­bia como reta­guar­dia estra­té­gi­ca de dicha confrontación.

Reco­mien­do enton­ces para aque­llos social­de­mó­cra­tas, libe­ra­les y refor­mis­tas del irreal y fic­cio­so “cen­tro polí­ti­co”, que insis­ten (inclu­so de rodi­llas) en que el Acuer­do San­tos-Timo­chen­ko 2016, aca­bó con el his­tó­ri­co con­flic­to social arma­do de Colom­bia y la socie­dad colom­bia­na se encuen­tra en el idi­lio de los cemen­te­rios del post con­flic­to pro­me­ti­do por JM San­tos, que lean con dete­ni­mien­to las cifras y los núme­ros que apor­ta el bien infor­ma­do gene­ral Nava­rro.

El plan polí­ti­co en el lar­go pla­zo de la cúpu­la del Poder en Colom­bia, impli­ca pri­me­ro que todo, IMPONERLE PREMATURAMENTE a la Opo­si­ción, una agen­da elec­to­ral para den­tro de dos lar­gos y peno­sos años en un con­fu­so e ilu­so­rio esce­na­rio post Uri­be. Enga­tu­sar­la o embo­bar­la con dis­cu­sio­nes irre­le­van­tes sobre una ente­le­quia como es la exis­ten­cia de un posi­ble cen­tro polí­ti­co en Colom­bia, que se ha uni­do por­que, oh mila­gro, súbi­ta­men­te han des­apa­re­ci­do sus lar­gas y sór­di­das des­ave­nen­cias, sus per­so­na­li­da­des ego­tis­tas de gamo­na­les y buró­cra­tas de izquier­da (caci­ques sin indios) han pues­to por sobre sus ambi­cio­nes per­so­na­les de ascen­so social y rique­zas, las urgen­tes nece­si­da­des socia­les. Y así, una gran coa­li­ción de opo­si­ción de libe­ra­les-san­tis­tas-con­ser­va­do­res-pro­gre­sis­tas-ver­des-y-ana­ran­ja­dos-socia­lis­tas-y-mar­ce­lis­tas del tra­ba­jo, etc, lle­ga­rá triun­fan­te a las lim­pias y trans­pa­ren­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en mayo del 22, derro­tan­do con el deseo, al can­di­da­to-del­fín-san­to-Tomás impul­sa­do por la revis­ta Sema­na, aho­ra abier­ta­men­te post uribista.

Agen­da elec­to­ral pre­si­den­cial que ha tapa­do y amor­da­za­do con tapa­bo­cas-coro­na en el deba­te social, los grue­sos y ver­da­de­ros asun­tos que están en el fon­do de la gra­ve cri­sis gene­ra­li­za­da de la socie­dad colom­bia­na. Asun­tos inme­dia­tos y urgen­tes como: 1- El geno­ci­dio social y el Terro­ris­mo de Esta­do pues­to en mar­cha por la con­tra­in­sur­gen­cia colombiana.

2- La con­ti­nua­ción o reci­cla­je del con­flic­to arma­do interno infor­ma­do por el pre­ca­vi­do gene­ral Nava­rro citado.

3- El asun­to de la paz de los sepul­cros actual, fir­ma­da en el pac­to San­tos-Timo­chen­ko 2016.

4- La dis­cu­sión sobre el Esta­do fas­cis­ta y poli­cial en Colom­bia y su posi­ble supera­ción dialéctica. 

5 ‑La reta­guar­dia mili­tar en Vene­zue­la y la situa­ción en la fron­te­ra colom­bo venezolana.

6‑La supera­ción con­cre­ta y las medi­das eco­nó­mi­cas efec­ti­vas y sub­si­dios del Esta­do colom­biano (que vayan más allá de la gri­te­ría entre el alcal­de Clau­dia y el sub­pre­si­den­te Duque) sobre la tre­men­da rui­na eco­nó­mi­ca y social deja­da por la pan­de­mia Covid 19.

Y por últi­mo, el más gran­de logro: Para­li­zar y ano­na­dar el com­ba­ti­vo movi­mien­to social que se expre­só hace un año, en noviem­bre 2019 y que ame­na­zó seria­men­te con mover­le la silla al inqui­lino de la casa de Nariño. 

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *