Argen­ti­na: «Ya tene­mos ley»: Ver­de esta­lli­do ver­de, para que se esu­che en el mundo

Por María Danie­la Yac­car, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de diciem­bre de 2020.

Una ver­da­de­ra explo­sión de ale­gría, abra­zos y llan­tos fue pro­ta­go­ni­za­da por miles y miles de muje­res en el momen­to en que escu­cha­ron el núme­ro 38 que garan­ti­za­ba la san­ción del proyecto.

Ima­gen: Lean­dro Teysseire

El resul­ta­do toda­vía no está, pero Mai­ra Fer­nán­dez (29) ya llo­ra: “Esto se lo vamos a con­tar a nues­tros hijos, a nues­tros nie­tos”. Bai­la con su gru­po de ami­gas; alza una foto de Nés­tor, Cris­ti­na y Mara­do­na; gri­ta eufó­ri­ca toda vez que la vice­pre­si­den­ta apa­re­ce en la pan­ta­lla. “Esto es his­to­ria”, com­ple­ta una de sus ami­gas. Esa es la evi­den­te sen­sa­ción colec­ti­va. Esta noche de luna lle­na, esta madru­ga­da es his­to­ria. Minu­tos des­pués, los ojos de Mai­ra y los de la mul­ti­tud cla­va­dos en las pan­ta­llas ubi­ca­das cada dos cua­dras en los alre­de­do­res del Con­gre­so, abu­cheos a José Mayans –“fue­ra macho fue­ra”, le can­tan – , y a las 4.12 los abra­zos y más lágrimas.

Por pri­me­ra vez, el clá­si­co cán­ti­co «abor­to legal en el hos­pi­tal» no sue­na a recla­mo sino a rei­vin­di­ca­ción. Unos pocos fue­gos arti­fi­cia­les y el humo ver­de de ben­ga­las ador­nan el fes­te­jo de un resul­ta­do que aun­que se sabía posi­ti­vo de ante­mano no res­ta inten­si­dad al momen­to. Ade­más, no se espe­ra­ba seme­jan­te dife­ren­cia. Las muje­res con sus pañue­los ver­des en la cabe­za, en el cue­llo, en las muñe­cas, con el glit­ter ver­de en los pár­pa­dos, con ropa ver­de, jóve­nes sobre todo, se fun­den en múl­ti­ples abra­zos que pare­cen uno solo. Ense­gui­da, el fon­do de las pan­ta­llas se tor­na ver­de tam­bién y anun­cia: “Lo con­quis­ta­mos, ¡es ley! El abor­to es un dere­cho des­de hoy».

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

“Qui­sié­ra­mos haber pro­nun­cia­do estas pala­bras muchí­si­mo antes. Muchas vidas de muje­res y otras per­so­nas con capa­ci­dad de abor­tar se hubie­ran sal­va­do. La ley de Inte­rrup­ción Volun­ta­ria del Emba­ra­zo vie­ne a resol­ver una injus­ti­cia. La de los emba­ra­zos for­za­dos, la de las niñas obli­ga­das a parir, la de la impo­si­bi­li­dad de deci­dir sobre nues­tros cuer­pos. Ahí don­de había una injus­ti­cia hubo orga­ni­za­ción femi­nis­ta. Des­de hoy pode­mos final­men­te deci­dir. Es el pri­mer paso para ejer­cer nues­tra auto­no­mía, ser sobe­ra­nas y vivir libres de vio­len­cia”, expre­san refe­ren­tes de la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Abor­to Legal Segu­ro y Gra­tui­to des­de el esce­na­rio prin­ci­pal del sec­tor ver­de, del cual cuel­ga una ban­de­ra que dice: “Ni una muer­te más por abor­to clandestino”.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas bailando, noche y multitud

Las ora­do­ras recuer­dan a Dora Cole­desky, fun­da­do­ra de la Cam­pa­ña, y dicen que esta nue­va nor­ma es la “ley Dora”. “Logra­mos tor­cer el bra­zo de una his­to­ria que nos impu­so el man­da­to de la mater­ni­dad. Esta ley es el reco­no­ci­mien­to de que hay otras deci­sio­nes, reali­da­des y deseos, y que nin­gu­na de noso­tras va a morir, ser juz­ga­da o encar­ce­la­da por no que­rer con­ti­nuar un emba­ra­zo. Y si así fue­ra esta­mos para dar­lo vuel­ta. Este avan­ce de los femi­nis­mos de nues­tro país resue­na en el mun­do como un augu­rio de liber­tad y eman­ci­pa­ción”, cele­bran. 

La esce­na noc­tur­na de la pre­via de la vota­ción fue muy simi­lar a la del día de la media san­ción, inclu­so por el calor ago­bian­te. En el sec­tor ver­de, esta vez hubo mucha más gen­te. “No estu­ve en Dipu­tados por la pan­de­mia, pero creía que hoy tenía que estar”, cuen­ta Fer­nan­da Rome­ro, de la Coor­di­na­do­ra Fút­bol sin Fron­te­ras, una agru­pa­ción de hin­chas de dife­ren­tes clu­bes uni­das por el femi­nis­mo. “Somos de Racing, Inde­pen­dien­te, Boca, River, Gim­na­sia, Estu­dian­tes. Defen­de­mos el mis­mo color: el ver­de.” En Riva­da­via habían colo­ca­do unas cin­tas a su alre­de­dor, deli­mi­tan­do el perí­me­tro de la agru­pa­ción, algo que tam­bién habían hecho otras organizaciones.

La imagen puede contener: 3 personas, niños, primer plano y exterior

Callao, mucho más pobla­da, pre­sen­ta­ba un cli­ma que osci­la­ba entre mani­fes­ta­ción, feria y boli­che. Se ven­día de todo: más allá de comi­da –muchí­si­mos pues­tos de cho­ri­pa­nes y ham­bur­gue­sas- y bebi­da –los ven­de­do­res de cer­ve­zas, de nue­vo mayo­ría, esqui­va­ban a la mul­ti­tud car­gan­do sus hela­de­ras – , había todo tipo de acce­so­rios de color ver­de. Tam­bién cua­dros arte­sa­na­les, car­te­ras, tops, cal­cos, pren­de­do­res, lla­ve­ros, ima­nes, sham­poo sóli­do, sahu­me­rios. Se hacían tren­zas y ras­tas; se maqui­lla­ba “a cola­bo­ra­ción”. Se ofre­cían has­ta brow­nies locos. De nue­vo, cum­bia y reg­gae­tón a todo volu­men, cuer­pos trans­pi­ra­dos con poca ropa dan­zan­do por horas, chi­cas sin cor­pi­ño. Un cli­ma de fies­ta que alcan­za­ba su clí­max en la esqui­na de Mitre, don­de esta­ba el Movi­mien­to Evi­ta con sus par­lan­tes y vola­ba la espu­ma. Tam­bién había cien­tos de per­so­nas más tran­qui­las, sen­ta­das sobre man­tas siguien­do con aten­ción las inter­ven­cio­nes de los sena­do­res por las pan­ta­llas. La fila de car­pas de agru­pa­cio­nes era interminable.

Del lado celes­te, alre­de­dor de las 2, el bebé gigan­te man­cha­do de san­gre seguía estoi­co, pero ya se veían algu­nas caras de derro­ta. Dos muje­res des­de el esce­na­rio aren­ga­ban: “La vida es esto. Ale­gría, músi­ca, bai­le”. “Usan a la pobre­za como una herra­mien­ta de no sé qué”, dijo una, impre­ci­sa. La otra com­ple­tó: “Como una excu­sa para la muer­te”. Se veía bas­tan­te más gen­te que el día de la media san­ción, aun­que nota­ble­men­te menos que del otro lado. Fla­mea­ban ban­de­ras nacio­na­les y había mon­jas y sacer­do­tes. Eran invi­ta­das muje­res al esce­na­rio a dar su tes­ti­mo­nio. Mari­sa, por ejem­plo, con­tó que ella se vol­vió abo­ga­da, que tener un hijo no se lo impi­dió. Que, al con­tra­rio, la “empo­de­ró”.

Cer­ca del hora­rio de la vota­ción, del lado ver­de, Susa­na Gamón obser­va­ba cómo maqui­lla­ban a su hija de 16 años. “Es mara­vi­llo­sa esta gene­ra­ción. Tie­ne una fuer­za a la que noso­tras ni nos aso­má­ba­mos. Hoy sale esto, pero des­pués tra­ba­ja­re­mos sobre otra cosa. La pros­ti­tu­ción, la tra­ta. No des­can­san. Siem­pre hay algo más”, elo­gia­ba la mujer. Veró­ni­ca agi­ta­ba sobre Riva­da­via una enor­me ban­de­ra ver­de. “Es todo o nada. Pasé por una expe­rien­cia difí­cil de mi vida, pero a veces no hace fal­ta pasar por esto. Sim­ple­men­te ser mujer es difí­cil en esta vida. No estoy a favor de la ley por mí, sino por los que vie­nen, por mis hijos y bis­nie­tos.” Como ase­gu­ra­ron des­de la Cam­pa­ña, esta noche los femi­nis­mos tor­cie­ron el bra­zo de la his­to­ria impues­ta para escri­bir la pro­pia, y así fue como se sin­tió en la calle.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *