Argen­ti­na: En una jor­na­da his­tó­ri­ca, el Sena­do san­cio­nó la lega­li­za­ción del abor­to por 38 votos a favor y 29 en con­tra /​/​Fes­te­jos y emo­ción en las calles

La ley de Inte­rrup­ción Volun­ta­ria del Emba­ra­zo fue apro­ba­da por 38 votos a favor, 29 en con­tra y 1 abs­ten­ción. La ini­cia­ti­va impul­sa­da por el Gobierno que trans­for­ma el abor­to clan­des­tino en segu­ro, legal y gra­tui­to fue apro­ba­do en una sesión his­tó­ri­ca. La vota­ción tuvo lugar tras un lar­go deba­te segui­do por miles de mani­fes­tan­tes en todo el país. La marea ver­de que hizo el aguan­te fue­ra del Con­gre­so cele­bró con abra­zos, gri­tos y llan­tos de emo­ción su aprobación.

A las 4.12 de la madru­ga­da, el Sena­do dio el paso his­tó­ri­co: el table­ro del recin­to indi­có que la inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo (IVE) obtu­vo 38 votos en favor para con­ver­tir­se en ley, fren­te a 29 votos que se opu­sie­ron. El table­ro regis­tró tam­bién 1 abs­ten­cio­nes y 4 ausen­tes. «Resul­ta apro­ba­do», dijo entre aplau­sos la pre­si­den­ta del cuer­po, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, al cabo de una jor­na­da de vér­ti­go, duran­te la cual el correr de las horas acre­cen­tó la bre­cha entre quie­nes apo­ya­ron el dere­cho de las muje­res a acce­der a la IVE y quie­nes pro­cu­ra­ron man­te­ner la prác­ti­ca en la clandestinidad.

La ampli­tud del res­pal­do a la ley, que la Cam­pa­ña por el Dere­cho al Abor­to recla­ma hace 15 años, esta­ba fue­ra de los cálcu­los más opti­mis­tas al comien­zo de la sesión, y se fue cons­tru­yen­do con el correr de las horas, con las reve­la­cio­nes pro­gre­si­vas de los votos de sena­do­ras y sena­do­res que per­ma­ne­cían como inde­ci­sos (Luci­la Cre­xell, Oscar Cas­ti­llo, Ste­lla Ola­lla, Edgar­do Kuei­der, Ser­gio Leavy) y que ter­mi­na­ron incli­nán­do­se por la afir­ma­ti­va. Como había suce­di­do vein­te días antes en Dipu­tados, el aire en el Sena­do sopló abru­ma­do­ra­men­te ver­de. La mayo­ría de los votos posi­ti­vos fue apor­ta­da por sena­do­ras, en un apo­yo trans­ver­sal, de todo el espec­tro par­ti­da­rio, que cris­ta­li­zó lo que suce­dió con el pro­yec­to des­de que comen­zó su trá­mi­te par­la­men­ta­rio este año.r

La hora señalada

Los cie­rres de los blo­ques habían comen­za­do poco antes de las 2 de la maña­na, cuan­do Alber­to Were­til­neck deve­ló, final­men­te, que había resuel­to acom­pa­ñar el pro­yec­to envia­do al Con­gre­so por el Poder Eje­cu­ti­vo, días des­pués de que advir­tie­ra que acom­pa­ña­ba el dic­ta­men del ple­na­rio de comi­sio­nes en disi­den­cia, por­que cues­tio­na­ba los pla­zos que admi­tía el tex­to para rea­li­zar la prác­ti­ca. “Esta­mos dis­cu­tien­do esto por­que es abso­lu­ta­men­te inevi­ta­ble” hacer­lo, seña­ló el rio­ne­grino. “Tene­mos un sis­te­ma demo­crá­ti­co don­de las polí­ti­cas públi­cas las deci­de el pue­blo (…) no esta­mos gober­na­dos por monar­quías” y “no tene­mos reli­gio­nes úni­cas ni par­ti­dos polí­ti­cos úni­cos”, dijo. “Cada tan­to las socie­da­des ponen en cri­sis sus cos­tum­bres, sus valo­res y su moral”, obser­vó en una inter­ven­ción en la que habló de la vasec­to­mía que se prac­ti­có y citó a Durkheim.

Agra­de­ció, ade­más, al Poder Eje­cu­ti­vo el com­pro­mi­so de vetar “el con­cep­to de salud inte­gral” del tex­to, a la hora de regla­men­tar la ley, por­que eso “per­mi­te tener una ley viable”.

Alre­de­dor de las 3 de la maña­na, el for­mo­se­ño Luis Nai­de­noff anun­ció que, como en 2018, acom­pa­ña­ba con deci­sión el pro­yec­to de IVE. Nai­de­noff había adver­ti­do que podría decir “ven­go a repre­sen­tar a mi con­cien­cia” pero que no que­ría refu­giar­se en eso, por­que sería trai­cio­nar­se a sí mis­mo. “La esen­cia de la repú­bli­ca es la repre­sen­ta­ción”, deta­lló, y habló en nom­bre de ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nas en un deba­te sobre “el rol del Esta­do ante la reali­dad” y no dog­mas. “Son cien años de un Esta­do no resuel­ve, dejan­do hacer”, sub­ra­yó. «Si de amplia­ción de dere­chos se tra­ta, solo hay dos pará­me­tros: la liber­tad y la igual­dad», dijo y reite­ró la nece­si­dad de «rom­per en serio con desigualdades».

«Mi pro­vin­cia es la pri­me­ra del país con mayor tasa de emba­ra­zo de niñas de 10 a 14 años. Mi pro­vin­cia es la que el 75 por cien­to de los emba­ra­zos de las ado­les­cen­tes son no desea­dos», recor­dó; «sin embar­go, a pesar de eso, todos los legis­la­do­res de esa pro­vin­cia (…) vota­ron en con­tra». Por eso, aña­dió, esta­ba en el recin­to para repre­sen­tar «la mayo­ría silen­cio­sa (que) es de dolor, vio­len­cia, mar­ca­da de pre­jui­cios. Es la mayo­ría de muje­res mar­ca­das por la hipo­cre­sía social. A esa mayo­ría silen­cio­sa ven­go a hon­rar­las con mi voto».

“Hoy va a ser una bisa­gra en Argen­ti­na”, deta­lló la men­do­ci­na Ana­bel Fer­nán­dez Sagas­ti en su cie­rre, en el que recor­dó que hubo pio­ne­ras antes y habrá nue­vas luchas a con­ti­nua­ción. «Maña­na la socie­dad no va a ser la mis­ma, el Esta­do no va a ser el mis­mo por­que ya no nos va a empu­jar más a la clan­des­ti­ni­dad y ade­más habre­mos con­quis­ta­do el poder de deci­dir». Las muje­res «abor­ta­mos». «Aho­ra con los deba­tes nos ente­ra­mos que nues­tras madres abor­ta­ban, que nues­tras madres abor­ta­ron. Y que gra­cias al deba­te deja­ron la sole­dad», hiló, al reto­mar qué impac­to tuvo el deba­te social y el trá­mi­te par­la­men­ta­rio de 2018.

«Este sta­tus quo no resis­te más», dijo tras deta­llar lar­ga­men­te las des­igual­da­des que las muje­res pade­cen en Men­do­za: prohi­bi­ción de acce­so al miso­pros­tol («como en San Juan»), obs­tácu­los para chi­cas y chi­cos ten­gan ESI, vio­len­cia de géne­ro. Quie­nes cri­ti­car que la comi­sión cabe­ce­ra del pro­yec­to de IVE fue­ra la Ban­ca de la Mujer, advi­ri­tó, es «en el fon­do cues­tio­nar nues­tro poder de deci­dir». Por­que «el abor­to es pro­duc­to de un cumu­lo de vio­len­cias que las mujue­res vivi­mos todos los días de nues­tra vida», aña­dió, «quie­ro que las muje­res viva­mos libres, sin mie­do y con el poder de decidir».

“Toda vida vale”, lamen­tó Sil­via Elías de Pérez, una de las arti­cu­la­do­ras de que en 2018 el pro­yec­to de IVE que­da­ra fre­na­do en el Sena­do. “Sin que impor­te si se tra­ta de una per­so­na del inte­rior o de la capi­tal, toda vida vale”, seña­ló. “Sig­ni­fi­ca que el Esta­do ha tira­do la toa­lla en esta pelea or la vida”, aña­dió al eva­luar que esta­ba cer­ca la lega­li­za­ción y refle­xio­nar que “si esta­ría­mos en la épo­ca de Sócra­tes” la ini­cia­ti­va no sería obje­to de deba­te. Insis­tió, ade­más, con ase­gu­rar que el abor­to legal sería incons­ti­tu­cio­nal, algo que días pre­vios había sos­te­ni­do en entre­vis­tas perio­dís­ti­cas en las que augu­ró judi­cia­li­za­cio­nes per­ma­nen­tes para evi­tar la apli­ca­ción de la ley. “¿Qué pen­sa­rá un feto de la sema­na 13 si cru­za la fron­te­ra de un país a otro país”, refle­xio­nó, poco antes de rei­vin­di­car al gine­có­lo­go Lean­dro Rodrí­guez Las­tra, con­de­na­do a un año y dos meses de inha­bi­li­ta­ción por haber obs­ta­cu­li­za­do un abor­to legal a una joven violada.

«Obvia­men­te que es un tema muy pro­fun­do y que tene­mos visio­nes dis­tin­tas», dijo José Mayans al comien­zo de su cie­rre, la últi­ma inter­ven­ción antes del momen­to de votar. Aña­dió que creía «estar repre­sen­tan­do a millo­nes de muje­res argen­ti­nas” y reite­ró el argu­men­to que dis­cu­te cuál es el momen­to de comien­zo de la vida («en la con­cep­ción»). «El niño le sal­va la vida a la mujer», ase­gu­ró el for­mo­se­ño, que días atrás, duran­te las audien­cias infor­ma­ti­vas ante el ple­na­rio de comi­sio­nes, se había opues­to a que una expo­si­to­ra repro­du­je­ra el audio de una entre­vis­ta a Belén, la joven tucu­ma­na que estu­vo pre­sa por haber pade­ci­do un abor­to espontáneo.

Minu­tos des­pués, Fer­nán­dez de Kirch­ner indi­ca­ba que había lle­ga­do la hora de hacer historia.

El opti­mis­mo de la noche

Pasa­das las diez de la noche, cuan­do casi la mitad de la lis­ta de ora­do­res ya había hecho uso de la pala­bra, el Sena­do de la Nación deba­tía el pro­yec­to de inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo (IVE) en medio de opti­mis­mo y reve­la­cio­nes de votos que –por inde­ci­sión o medi­ta­ción– habían per­ma­ne­ci­do como incóg­ni­tas duran­te sema­nas. Tres de esos votos (los de Ste­lla Maris Ola­lla, Luci­la Cre­xell y Ser­gio Leavy, ambas con dis­cur­sos ) resul­ta­ron afir­ma­ti­vos, por lo que la dife­ren­cia a favor del abor­to legal se incre­men­ta­ba con el correr de las horas.

Al cie­rre de esta edi­ción, ese núme­ro se esti­ma­ba en por lo menos 5 votos favo­ra­bles para la ini­cia­ti­va, una cifra que al comien­zo de la sesión nadie se ani­ma­ba a afir­mar en voz alta. Fuen­tes legis­la­ti­vas inter­pre­ta­ban que la balan­za se habría ter­mi­na­do de incli­nar defi­ni­ti­va­men­te lue­go de que Nor­ma Duran­go anun­cia­ra, al pre­sen­tar el pro­yec­to, que el Poder Eje­cu­ti­vo se com­pro­me­tió a modi­fi­car el tex­to de la ley al momen­to de regla­men­tar­la, para «vetar par­cial­men­te la pala­bra ‘inte­gral’” en el inci­so B del artícu­lo 4 del tex­to apro­ba­do en Dipu­tados, que refie­re la “salud inte­gral” de las muje­res como posi­ble cau­sal de la inte­rrup­ción legal del emba­ra­zo (ILE).

Camino a la media­no­che, con (pocas, por pro­to­co­lo sani­ta­rio) fun­cio­na­rias nacio­na­les, con Vil­ma Iba­rra a la cabe­za, y dipu­tadas pre­sen­cian­do la sesión des­de gale­rías, los poro­teos más con­ser­va­do­res empe­za­ban a dejar paso a un opti­mis­mo más sóli­do. Has­ta el atrio y el Salón de las Pro­vin­cias, que la Cáma­ra había des­ti­na­do al perio­dis­mo, lle­ga­ban los soni­dos de la calle, con los cán­ti­cos de la vigi­lia con­vo­ca­da por la Cam­pa­ña por el Dere­cho al Abor­to, algu­nas de cuyas pio­ne­ras (Mar­ta Ala­nis, Nelly Min­yersky) habían ingre­sa­do tem­prano al Con­gre­so, mien­tras que otras (Nina Bru­go, Mar­ta Rosen­berg), al ano­che­cer, ele­gían el calor de la calle y la mul­ti­tud. Del lado sur de la valla dis­pues­ta ante el Con­gre­so, unos pocos acti­vis­tas opues­tos a la lega­li­za­ción ani­ma­ban la movi­li­za­ción con ban­de­ras celes­tes, el feto gigan­te de car­ta­pes­ta y con­fe­sio­nes al paso.

El anun­cio sorpresa

La sesión comen­zó a las 16.08, con 67 sena­do­ras y sena­do­res pre­sen­tes, cuan­do Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner dio ini­cio for­mal a la jor­na­da. Muy pocos de ellos esta­ban en el recin­to, por el pro­to­co­lo sani­ta­rio que la Cáma­ra dis­pu­so has­ta mar­zo para sesio­nar en pan­de­mia. En total, 34 se encon­tra­ban en la Ciu­dad de Bue­nos Aires para par­ti­ci­par del deba­te; algu­nos de ellos lo hacían des­de sus des­pa­chos, ubi­ca­dos den­tro del pala­cio legis­la­ti­vo y anexos.

Poco antes, habían lle­ga­do al edi­fi­cio mili­tan­tes his­tó­ri­cas, como Min­yersky (ente­ra­men­te de blan­co), Ala­nis, y la tam­bién ase­so­ra pre­si­den­cial Dora Barran­cos, que lue­go seguía la sesión en com­pa­ñía de la Secre­ta­ria Legal y Téc­ni­ca de la Pre­si­den­cia, Vil­ma Iba­rra; la minis­tra de las Muje­res, Eli­za­beth Gómez Alcor­ta, y la vice­mi­nis­tra de Salud, Car­la Viz­zot­ti. El pro­to­co­lo en el Pala­cio era estric­to, por lo que has­ta entra­da la sesión algu­nas dipu­tadas sono­ras (Móni­ca Macha, Ceci­lia Moreau) duda­ron acer­ca de si podrían acer­car­se al área de Sena­do, cosa que final­men­te sucedió.

En un recin­to toda­vía carac­te­ri­za­do por el dis­tan­cia­mien­to social y las pan­ta­llas que per­mi­ten la inter­ven­ción remo­ta de sena­do­ras y sena­do­res, con un salón enor­me des­ti­na­do a fun­cio­na­rios de Rena­per, que garan­ti­za­ban la correc­ta veri­fi­ca­ción de iden­ti­dad de quie­nes se conec­ta­ban a dis­tan­cia, la sesión comen­zó con mode­ra­do opti­mis­mo para quie­nes ava­lan el proyecto.

«Hoy es un día de espe­ran­za, vamos a deba­tir un pro­yec­to que evi­ta­rá más muer­tes injus­tas”, dijo al pre­sen­tar la ini­cia­ti­va al pleno Nor­ma Duran­go, quien como pre­si­den­ta de la Ban­ca de la Mujer había pre­si­di­do, tam­bién, el ple­na­rio ante quien expu­sie­ron exper­tos en las audien­cias infor­ma­ti­vas, y advir­tió que quie­nes se opo­nen a la lega­li­za­ción “no quie­ren escu­char”. “Mien­tras tan­to, el abor­to, que es una tra­ge­dia emo­cio­nal, sigue suce­dien­do y las muje­res siguen murien­do”, seña­ló, y poco des­pués defi­nió algo que resul­tó un ele­men­to común con nume­ro­sas inter­ven­cio­nes a lo lar­go de la tar­de y la noche: “La mater­ni­dad no pue­de ser for­za­da, una mater­ni­dad obli­ga­da no es una bue­na maternidad”.

Poco des­pués, Duran­go dio a cono­cer la sor­pre­sa a la que fuen­tes del Con­gre­so atri­bu­ye­ron el cre­cien­te res­pal­do: el Poder Eje­cu­ti­vo se com­pro­me­tió a modi­fi­car el tex­to de la ley al momen­to de regla­men­tar­la. Se va a «vetar par­cial­men­te la pala­bra ‘inte­gral’» en el inci­so inci­so B del artícu­lo 4 (del tex­to apro­ba­do en Dipu­tados), que refie­re la “salud inte­gral” de las muje­res como posi­ble cau­sal de la inte­rrup­ción legal del emba­ra­zo (ILE).

El anun­cio, poco des­pués, fue eje casi exclu­yen­te de la ron­da de pre­gun­tas de perio­dis­tas de la que par­ti­ci­pó bre­ve­men­te la sena­do­ra, antes de vol­ver al recinto.

El poder (joven) del consenso

Fren­te a las fra­ses repe­ti­das acer­ca de la fal­ta de opor­tu­ni­dad del momen­to para tra­tar el pro­yec­to (la pan­de­mia, la cri­sis, el fin de año, fue­ron luga­res recu­rren­tes), el pre­sun­to rol de la volun­tad divi­na en las vidas indi­vi­dua­les (“Dios tie­ne un pro­yec­to de vida para cada uno de noso­tros y noso­tros tene­mos que hon­rar­la”, ase­gu­ró el cha­que­ño Anto­nio Rodas antes de leer un tuit del Papa; “los ojos de Dios están miran­do el cora­zón de cada uno de los sena­do­res”, ase­gu­ró la san­ta­cru­ce­ña María Belén Tapia), quie­nes apo­ya­ban el pro­yec­to des­ple­ga­ban un aba­ni­co de moti­vos de todos los colo­res, por­que, como indi­có a su turno a tucu­ma­na Bea­triz Mir­kin, “hay muchos colo­res entre las mujeres”.

El dere­cho a ele­gir la mater­ni­dad, el dere­cho al goce (una pala­bra que una y otra vez tra­jo a las inter­ven­cio­nes de sena­do­ras y sena­do­res el recuer­do de su par Pino Sola­nas, falle­ci­do hace poco más de un mes), la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca, vol­vie­ron una y otra vez a acom­pa­sar el cre­ci­mien­to de los votos favo­ra­bles. Tam­bién, la men­ción de la juven­tud, cuya pre­sión, pre­sen­cia, mili­tan­cia, se con­vir­tió en un fac­tor de peso.

La pun­ta­da María Euge­nia Catal­fa­mo, que en 2018 no pudo votar por­que cur­sa­ba un emba­ra­zo de ries­go y debió per­ma­ne­cer, en repo­so, en su pro­vin­cia, lo dijo con la cla­ri­dad los núme­ros. “Los dipu­tados millen­nials, que son 42, en más de un 75 por cien­to estu­vie­ron a favor” del pro­yec­to a la hora de dar­le la media san­ción. “En esta Cáma­ra de Sena­do­res, está bien, no somos muchas. Somos 4, 5 muje­res meno­res de 40: esta­mos todas a favor de esta ini­cia­ti­va. Creo que esto no es casual, que tene­mos que seguir bre­gan­do por más jóve­nes en espa­cios de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca por amplia­ción de dere­chos”, seña­ló en su expo­si­ción. Agre­gó: “como dijo Sola­nas, no quie­ro una juven­tud con páni­co que le tema al mun­do y a los mayores”.

En el mis­mo sen­ti­do se expla­yó la sal­te­ña Nora Gimé­nez, quien rela­tó que en su pro­vin­cia las posi­cio­nes ante la IVE “están divi­di­das”. “En la legis­la­tu­ra de mi pro­vin­cia hay una gran can­ti­dad de jóve­nes que están acom­pa­ñán­do­nos y recla­man­do para que el IVE sea ley”, seña­ló antes de expli­car que su voto “es un voto para el futu­ro”, por­que defi­nió su posi­ción “a favor de esos miles de jóve­nes nos recla­man con res­pon­sa­bi­li­dad que apo­ye­mos esta ley”.

“Las guri­sas son obli­ga­das a parir a los 10, 11 y 12 años”, recor­dó la corren­to­na Ana Almi­rón, quien dio uno de los dis­cur­sos más emo­ti­vos del pri­mer tra­mo de la sesión. Como la por­te­ña Gua­da­lu­pe Taglia­fe­rri horas más tar­de, sub­ra­yó la impor­tan­cia que el deba­te de 2018 tuvo en la esce­na polí­ti­ca, a fuer­za de una opi­nión públi­ca que sacó del clo­set un tabú. A la polí­ti­ca, coin­ci­die­ron ambas, no le que­dó más alter­na­ti­va que res­pon­sa­bi­li­zar­se por el tema que ya no vol­vió a las sombras.

“De 2018 a esta par­te ni la socie­dad ni los legis­la­do­res somos los mis­mos, per­di­mos el mie­do a defen­der esta pro­pues­ta”, dijo Almi­rón, que tam­bién dio cuen­ta del pai­sa­je ins­ti­tu­cio­nal pro­fun­da­men­te machis­ta y des­igual que rei­na en su pro­vin­cia, don­de las deci­sio­nes las “toman los hom­bres y las muje­res y disi­den­cias no tene­mos par­ti­ci­pa­ción”, mien­tras que el 18 por cien­to de los naci­dos vivos tie­nen madres meno­res de 19 años.

En el recin­to, poco antes, el fue­guino Matías Rodrí­guez había pedi­do a sus cole­gas varo­nes que “como míni­mo se abs­ten­gan de votar en con­tra de las muje­res”. El abor­to “es un tema sen­si­ble, pero es un tema espe­cial­men­te sen­si­ble para las muje­res. Pare­ce un absur­do acla­rar­lo pero tene­mos que acla­rar­lo por­que he escu­cha­do sena­do­res opi­nar de los sen­ti­mien­tos de las muje­res, de qué les pasa a las muje­res, opi­nar con tan­to deta­lle que pare­ce­ría que tuvie­sen útero.

Los hom­bres tene­mos la obli­ga­ción de acom­pa­ñar, bajo nin­gún pun­to de vis­ta pue­do con­si­de­rar que los varo­nes vote­mos en con­tra de los dere­chos de las muje­res. (…) Son muje­res las que sufren, son per­se­gui­das, son tor­tu­ra­ras. No somos los varo­nes. A noso­tros no nos pasa ni nos va a pasar. No os pasa que vaya­mos a un sis­te­ma de salud deses­pe­ra­das, pidien­do ayu­da y encuen­tren más dolo­res, tor­tu­ra”. Momen­tos des­pués, María Inés Pilat­ti Ver­ga­ra, del Fren­te de Todos, esgri­mía el mis­mo argu­men­to «Los varo­nes son con­vi­da­dos de pie­dra en este deba­te», remató.

Por Sole­dad Vallejos

Foto: Ber­nar­dino Avi­la – Videos: Resu­men Latinoamericano

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *