Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Por la fuer­za de la costumbre

Por Caro­li­na Vás­quez Ara­ya. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de diciem­bre de 2020.

El ser humano es un ani­mal de cos­tum­bres. Eso afir­ma la cul­tu­ra popu­lar y la diná­mi­ca de nues­tro entorno lo rati­fi­ca. Nun­ca el pla­ne­ta había expe­ri­men­ta­do una ame­na­za sani­ta­ria de tan­to poder como para trans­tor­nar de modo rotun­do la vida coti­dia­na de la Huma­ni­dad en pleno. El Covid19 nos da una lec­ción que aún no esta­mos pre­pa­ra­dos para acep­tar y mucho menos para com­pren­der. Hoy, nues­tros hábi­tos tan pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos nos impul­san, una y otra vez, a desa­fiar la lógi­ca y rom­per el cer­co impues­to por esta ame­na­za invi­si­ble y poderosa.

Las gue­rras y el ham­bre nos tie­nen habi­tua­dos a abs­traer la muer­te y con­ver­tir­la en cifras y esta­dís­ti­cas caren­tes de sen­ti­do. Pre­fe­ri­mos obser­var la des­gra­cia de otros des­de nues­tro peque­ño rin­cón y asu­mir que la res­pon­sa­bi­li­dad es aje­na –no sabe­mos de quién ni cuán­to- con el obje­ti­vo de no entur­biar nues­tro peda­zo de mun­do y sufrir lo que no nos corres­pon­de. Pero la ola nos está tocan­do de cer­ca y no solo por la fuer­za de un cam­bio cli­má­ti­co real y catas­tró­fi­co, sino por haber­nos trans­for­ma­do en pie­zas inde­pen­dien­tes de un meca­nis­mo social inca­paz de fun­cio­nar como un todo.

En estos días, una par­te del mun­do cele­bra otra Navi­dad y otro fin de año, rodea­do de la ame­na­za sani­ta­ria más extre­ma a la cual nos haya­mos enfren­ta­do jamás. Sin embar­go, henos aquí pla­ni­fi­can­do cómo hacer­le el qui­te a las res­tric­cio­nes e igno­ran­do los con­se­jos y adver­ten­cias de los exper­tos. Las reunio­nes de las pró­xi­mas dos sema­nas –que­ra­mos acep­tar­lo o no- ten­drán con­se­cuen­cias impor­tan­tes en leta­li­dad y colap­so de la infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria duran­te los pró­xi­mos meses y esta ame­na­za, aun cuan­do nos parez­ca una exa­ge­ra­ción, en reali­dad se ha mani­fes­ta­do como un círcu­lo vicio­so de aper­tu­ras y res­tric­cio­nes des­de el ini­cio de la pandemia.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos ya cie­rran sus puer­tas una vez más ante el incre­men­to sos­te­ni­do de con­ta­gios y dece­sos. En los paí­ses en desa­rro­llo, la vul­ne­ra­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca ha pues­to en gra­ve ries­go a las gran­des masas de ciu­da­da­nos pri­va­dos de asis­ten­cia social, de ali­men­ta­ción, de vivien­da y acce­so a los ser­vi­cios bási­cos. Ahí esta­mos noso­tros, obser­van­do des­de nues­tro peque­ño reduc­to domés­ti­co cómo se des­mo­ro­na lo poco que res­ta de segu­ri­dad y espe­cu­la­mos, sin mayor infor­ma­ción, sobre el efec­to mila­gro­so de una vacu­na que tar­da­rá meses en lle­gar a cubrir a toda la pobla­ción y de la cual nada nos consta.

El impul­so de reu­nir­se con la fami­lia en estos días qui­zá lle­va el ingre­dien­te –cons­cien­te o no- de cele­brar lo que podría ser una últi­ma oca­sión. En el fon­do, sabe­mos que la ame­na­za es real, pero la fuer­za de la cos­tum­bre es mucho más pode­ro­sa y nos lle­va­rá a desa­fiar al des­tino asu­mien­do tan­to un ries­go per­so­nal como ajeno, ya que nues­tros padres, abue­los, hijos y nie­tos serán expues­tos por un exce­so de sen­ti­men­ta­lis­mo en una cele­bra­ción que, por creer la últi­ma, con nues­tra irres­pon­sa­bi­li­dad la con­ver­ti­re­mos pre­ci­sa­men­te en eso.

Es impe­ra­ti­vo enten­der el ries­go implí­ci­to en la rup­tu­ra del cer­co. El úni­co meca­nis­mo com­pro­ba­do has­ta aho­ra para dete­ner a un virus que se extien­de como man­cha de acei­te, es evi­tar el con­tac­to con otras per­so­nas, man­te­ner un estric­to pro­to­co­lo de lim­pie­za y desin­fec­ción, usar una mas­ca­ri­lla efi­caz de la mane­ra correc­ta y acep­tar el hecho tan inquie­tan­te de que hemos per­di­do muchos de nues­tros dere­chos y liber­ta­des por un fenó­meno impo­si­ble de com­pren­der en toda su mag­ni­tud. El mun­do al cual está­ba­mos acos­tum­bra­dos ha cam­bia­do y con ello tam­bién enfren­ta­mos un esce­na­rio total­men­te des­co­no­ci­do. Que­dé­mo­nos en casa.

Rom­per el cer­co nos pue­de indu­cir a arries­gar la vida de otros.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *