Nación Mapu­che. El con­flic­to de Villa Mas­car­di, entre nego­cia­cio­nes y peri­cias sin resul­ta­dos a la vista

San­tia­go Rey /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de diciem­bre de 2020

El minis­tro de Ambien­te y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble, Juan Caban­dié, debe deci­dir si Par­ques Nacio­na­les man­tie­ne o reti­ra la denun­cia por “usur­pa­ción”. La deman­da dio ori­gen a varios inten­tos de des­alo­jo, entre ellos el que ter­mi­nó con el ase­si­na­to del joven Rafael Nahuel.

A comien­zos de noviem­bre de 2017, la comu­ni­dad mapu­che Laf­ken Win­kul Mapu avan­zó con su recu­pe­ra­ción de un pre­dio ubi­ca­do bajo la juris­dic­ción de Par­ques Nacio­na­les. Esa acción estu­vo liga­da a otro impor­tan­te suce­so en la vida de las comu­ni­da­des mapu­ches: el levan­ta­mien­to de una machi ‑guía espi­ri­tual y prin­ci­pal agen­te del sis­te­ma y de la salud del pue­blo ori­gi­na­rio- al este de la cor­di­lle­ra de los Andes, hecho que no suce­día hace varias déca­das. Fue pre­ci­sa­men­te la machi Betia­na Colhuan quien seña­ló el espa­cio ances­tral y espi­ri­tual don­de debía asen­tar­se la comu­ni­dad en los alre­de­do­res del lago patagónico.

Pocas horas pasa­ron para que las auto­ri­da­des del Par­que Nacio­nal Nahuel Hua­pi pre­sen­ta­ran ante el Juz­ga­do Fede­ral de Bari­lo­che una denun­cia por “usur­pa­ción”.

Tres años des­pués, la lla­ve para des­tra­bar el con­flic­to ‑que pro­vo­có vio­len­tos y frus­tra­dos inten­tos de des­alo­jo, enfren­ta­mien­tos, la pola­ri­za­ción de la socie­dad bari­lo­chen­se y la nacio­na­li­za­ción de lo que los gobier­nos lla­man el “con­flic­to mapu­che”-, la tie­ne el actual minis­tro de Ambien­te y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble de la Nación, Juan Cabandié.

Tres años des­pués, la lla­ve para des­tra­bar el con­flic­to ‑que pro­vo­có vio­len­tos y frus­tra­dos inten­tos de des­alo­jo, enfren­ta­mien­tos, la pola­ri­za­ción de la socie­dad bari­lo­chen­se y la nacio­na­li­za­ción de lo que los gobier­nos lla­man el “con­flic­to mapu­che”-, la tie­ne el actual minis­tro de Ambien­te y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble de la Nación, Juan Cabandié.

Del Minis­te­rio que con­du­ce el diri­gen­te kirch­ne­ris­ta depen­de la Admi­nis­tra­ción de Par­ques Nacio­na­les, impul­so­ra en 2017 de la deman­da y denun­cian­te en la cau­sa por “usur­pa­ción” que se tra­mi­ta en el Juz­ga­do Fede­ral de Bariloche.

Así que­dó en cla­ro el mar­tes pasa­do duran­te una reu­nión vir­tual y reser­va­da entre las máxi­mas auto­ri­da­des del Minis­te­rio de Segu­ri­dad de la Nación y refe­ren­tes de orga­nis­mos de Dere­chos Humanos.

ElDia­rioAr pudo recons­truir que, duran­te el encuen­tro, los inte­gran­tes de la APDH, el CELS, la Liga Argen­ti­na por los Dere­chos del Hom­bre, de Madres y Abue­las de Pla­za de Mayo, entre otros, recla­ma­ron a Caban­dié que revea la posi­ción de Par­ques y del Ministerio.

Mien­tras la minis­tra Sabi­na Fre­de­ric repa­só con un Power Point todo lo actua­do des­de diciem­bre de 2019 en rela­ción a los con­flic­tos terri­to­ria­les en el sur ‑hacien­do hin­ca­pié en lo que lla­mó “inten­tos por un abor­da­je nego­cia­do”-, Caban­dié insis­tió en la res­pon­sa­bi­li­dad de la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapu por “negar­se a dia­lo­gar” y no mos­tró dis­po­si­ción a revi­sar la denun­cia por “usur­pa­ción”.

Esos dichos dis­pa­ra­ron las crí­ti­cas de los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos. Clau­dia Got­ta, co-pre­si­den­ta de la APDH Regio­nal Rosa­rio, repa­só la deu­da del Esta­do con las comu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­rios y recla­mó avan­zar en la apro­ba­ción de una Ley de pro­pie­dad comu­ni­ta­ria indí­ge­na. El repre­sen­tan­te de la Liga Argen­ti­na por los Dere­chos del Hom­bre cues­tio­nó que el Esta­do sea que­re­llan­te con­tra las comu­ni­da­des. El refe­ren­te de la APDH Bari­lo­che, Rubén Mari­go, recor­dó la deu­da esta­tal en la imple­men­ta­ción de la Ley 26.160 de rele­va­mien­to inte­gral de las comu­ni­da­des de pue­blos originarios.

Nehuén Lon­co­man, tam­bién de la APDH Bari­lo­che, fue más drás­ti­co: pidió al Esta­do la entre­ga de tie­rras recla­ma­das por la comu­ni­dad en Villa Mas­car­di y com­pa­ró ese poten­cial hecho con el ges­to de Nés­tor Kirch­ner de bajar los cua­dros de los geno­ci­das Jor­ge Rafael Vide­la y Rey­nal­do Big­no­ne del Cole­gio Mili­tar en El Palo­mar. Dijo que sería una “señal con­cre­ta para recu­pe­rar la con­fian­za de estas comu­ni­da­des en un Esta­do que siem­pre los per­si­guió y los despojó”.

Cla­ves

Es impo­si­ble ana­li­zar lo que suce­de en Villa Mas­car­di, para­je ubi­ca­do a 35 kiló­me­tros del cen­tro de Bari­lo­che, des­con­tex­tua­li­za­do del pro­ce­so de reflo­re­ci­mien­to de la lucha por reco­no­ci­mien­to cul­tu­ral, espi­ri­tual, his­tó­ri­co y terri­to­rial que vive el pue­blo mapu­che. Des­de la colo­ni­za­ción espa­ño­la, y con mayor inten­si­dad duran­te la deno­mi­na­da Con­quis­ta del Desier­to, ese pue­blo demos­tró una vigo­ro­sa capa­ci­dad de resis­ten­cia que tuvo, según los perío­dos his­tó­ri­cos, mayor o menor visi­bi­li­dad. En tiem­pos de redes socia­les y grie­tas cul­tu­ra­les, el tema fue mane­ja­do por gobier­nos y medios como un botín más de la dispu­ta por la domi­na­ción de la opi­nión pública.

Des­de hace apro­xi­ma­da­men­te tres déca­das, el pro­ce­so que encar­na el pue­blo mapu­che inclu­ye la recu­pe­ra­ción terri­to­rial como uno de sus pila­res. El des­po­jo de millo­nes de hec­tá­reas y el corri­mien­to de fami­lias ente­ras hacia los már­ge­nes más pobres de las ciu­da­des pata­gó­ni­cas ‑es decir la urba­ni­za­ción for­za­da de miles de per­so­nas- hicie­ron impo­si­ble que no se inclu­ye­ra el recla­mo terri­to­rial den­tro de las deman­das mapu­ches. La cues­tión no está exen­ta de mati­ces según cada comu­ni­dad e, inclu­so, ofre­ce inclu­ye abier­tas con­tra­dic­cio­nes entre diver­sas orga­ni­za­cio­nes políticas.

El des­em­bar­co del PRO-Cam­bie­mos al Gobierno nacio­nal en 2015 supu­so la per­cep­ción de ese pro­ce­so como un desa­fío a la pro­pie­dad pri­va­da, pilar de los valo­res cons­ti­tu­yen­tes de la coa­li­ción lide­ra­da por Mau­ri­cio Macri. Se des­ató, enton­ces, la cam­pa­ña de cons­truc­ción sim­bó­li­ca sobre la exis­ten­cia de un enemi­go interno que, en la leja­na Pata­go­nia, ponía en ries­go la inte­gri­dad terri­to­rial, la pro­pie­dad, la repú­bli­ca y la demo­cra­cia. La ex minis­tra de Segu­ri­dad Patri­cia Bull­rich fue la prin­ci­pal difu­so­ra de ese relato.

En ese con­tex­to, la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapu se con­for­mó como tal y anun­ció la recu­pe­ra­ción de Villa Mas­car­di. La denun­cia de Par­ques Nacio­na­les por “usur­pa­ción” pro­fun­di­zó el con­flic­to y deri­vó en las trá­gi­cas jor­na­das del 23 y 25 de noviem­bre de 2017.

Cri­men esta­tal e impune

Pocas sema­nas tar­dó el por enton­ces Juez Fede­ral subro­gan­te de Bari­lo­che, Gus­ta­vo Villa­nue­va, en ava­lar el pedi­do de des­alo­jo rea­li­za­do por la Fis­cal Fede­ral Syl­via Little. La orden se cum­plió el 23 de noviem­bre de 2017. Un gru­po de efec­ti­vos de fuer­zas fede­ra­les ingre­sa­ron al terri­to­rio y, de mane­ra vio­len­ta, detu­vo a cin­co muje­res y a cua­tro niños y niñas. Los varo­nes de la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapu esca­pa­ron mon­ta­ña arri­ba, tal como esta­ba acor­da­do para sos­te­ner la pre­sen­cia en el territorio.

Dos días des­pués, el 25 de noviem­bre, cum­plien­do una nue­va orden del Juez Villa­nue­va, una avan­za­da del gru­po de eli­te Alba­tros de la Pre­fec­tu­ra Naval Argen­ti­na rein­gre­só a la comu­ni­dad, se topó con un gru­po de per­so­nas y des­ató una per­se­cu­ción y ata­que que inclu­yó la uti­li­za­ción de balas 9 milí­me­tros. Según el regis­tro acre­di­ta­do en la peri­cia balís­ti­ca, los cin­co Alba­tros invo­lu­cra­dos dis­pa­ra­ron entre 114 y 129 pro­yec­ti­les de plo­mo. Una de esas balas mató por la espal­da a Rafael Nahuel, quien el 24 de noviem­bre había ingre­sa­do a la comu­ni­dad para lle­var abri­go y comi­da a los hom­bres que habían que­da­do dis­per­sos en la montaña.

El Gobierno de Mau­ri­cio Macri mon­tó un ope­ra­ti­vo de pro­tec­ción en torno a los uni­for­ma­dos que inter­vi­nie­ron y logró que, tres años des­pués, no haya pro­ce­sa­dos entre los inte­gran­tes del gru­po Alba­tros. Cin­co de ellos son inves­ti­ga­dos: el más com­pli­ca­do es el Cabo Pri­me­ro Fran­cis­co Javier Pin­tos, de cuyo sub­fu­sil MP5 salió el dis­pa­ro mor­tal, según la pri­me­ra peri­cia rea­li­za­da por peri­tos inde­pen­dien­tes. La segun­da peri­cia balís­ti­ca fue rea­li­za­da por Gen­dar­me­ría y, tal como espe­ra­ban la fami­lia y los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos que­re­llan­tes, no hizo más que sem­brar dudas sobre la pro­ce­den­cia del tiro letal.

La incon­gruen­cia judi­cial hace que hoy el úni­co pro­ce­sa­do en los expe­dien­tes rela­cio­na­dos con el caso y bajo la figu­ra de “usur­pa­ción” y “agre­sión” sea Lau­ta­ro Gon­zá­lez Curruhuin­ca, uno de los tes­ti­gos prin­ci­pa­les del ase­si­na­to y uno de los dos jóve­nes que baja­ron de la mon­ta­ña el cuer­po de su ami­go Rafael Nahuel. Gon­zá­lez Curruhuin­ca se man­tie­ne pró­fu­go y afir­ma que no se pre­sen­ta­rá ante la “Jus­ti­cia racis­ta”, que pre­ten­de “con­de­nar a los mapuches”.

En estos momen­tos se está rea­li­zan­do en una depen­den­cia del minis­te­rio Públi­co Fis­cal de la Pro­vin­cia de Sal­ta la ter­ce­ra peri­cia que se espe­ra pue­da deter­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad mate­rial del ase­si­na­to. A media­dos de enero se cono­ce­rá el resultado.

Rafael Nahuel era un joven de 21 años que había ini­cia­do un pro­ce­so de reco­no­ci­mien­to de su ori­gen mapu­che, había par­ti­ci­pa­do de cere­mo­nias, y según con­ta­ron a este medio fami­lia­res y ami­gos, tenía deci­di­do “irse a vivir al cam­po”. Es decir, a la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapu.

Hoy su nom­bre y su recuer­do es, para esa comu­ni­dad, una ban­de­ra de lucha, y la deter­mi­na­ción de las res­pon­sa­bi­li­da­des judi­cia­les de su ase­si­na­to, un piso bási­co para cual­quier negociación.

Diá­lo­go

La lle­ga­da del Gobierno del Fren­te de Todos y la asun­ción de Fre­de­ric al fren­te del Minis­te­rio de Segu­ri­dad abrie­ron una espe­ran­za de reso­lu­ción nego­cia­da del con­flic­to. Un año des­pués, los cana­les de diá­lo­go pare­cen cor­ta­dos, aun­que a un lado y otro ase­gu­ran que exis­te dis­po­ni­bi­li­dad para una negociación.

Duran­te su inter­ven­ción en la reu­nión del pasa­do mar­tes con orga­nis­mos de dere­chos huma­nos, la minis­tra de Segu­ri­dad repa­só los inten­tos por crear el ámbi­to para la dis­cu­sión, las Mesas de Reso­lu­ción de Con­flic­tos, echó cul­pas a la comu­ni­dad y, tam­bién, cues­tio­nó la pos­tu­ra de algu­nos veci­nos de Villa Mas­car­di que agi­tan el des­alo­jo vio­len­to a tra­vés de medios de comu­ni­ca­ción afi­nes y con con­tac­tos polí­ti­cos con el PRO. Uno de ellos, Die­go Fru­tos, se reu­nió el pasa­do 18 de noviem­bre con Patri­cia Bull­rich para ana­li­zar la situa­ción en Mas­car­di. “Par­ques Nacio­na­les, el obis­pa­do, y miles de per­so­nas como Die­go Fru­tos, que aho­rra­ron toda su vida, vie­ron cómo les usur­pa­ban y que­ma­ban sus pro­pie­da­des en Villa Mas­car­di. El Gobierno ava­ló esas usur­pa­cio­nes y gene­ró más caos. Yo estoy del lado de las víc­ti­mas, siem­pre”, tui­teó la exministra.

Esos veci­nos son los que denun­cia­ron cons­tan­tes “actos van­dá­li­cos” por par­te de la comu­ni­dad en pro­pie­da­des lin­de­ras en Villa Mas­car­di: nue­vas “ocu­pa­cio­nes” y des­truc­ción de edi­fi­cios públi­cos y pri­va­dos. En un mis­mo sen­ti­do se ha pro­nun­cia­do la gober­na­do­ra de Río Negro, Ara­be­la Carre­ras.

Por su par­te, la comu­ni­dad rei­vin­di­ca su dere­cho a la recu­pe­ra­ción terri­to­rial y adju­di­ca los hechos vio­len­tos a “mon­ta­jes de la Poli­cía rio­ne­gri­na” y a los pro­pios vecinos.

La ins­ta­la­ción del “con­flic­to de Villa Mas­car­di” en la agen­da polí­ti­ca y mediá­ti­ca nacio­nal com­plo­ta con­tra la posi­bi­li­dad de un diá­lo­go de fon­do, ale­ja­do de las cámaras.

elDia­rioAr pudo saber que, en los últi­mos días, vol­vie­ron a esta­ble­cer­se con­tac­tos entre las dos par­tes, a la bús­que­da de un espa­cio de diá­lo­go. Sin embar­go, el recha­zo de fun­cio­na­rios nacio­na­les a un con­vi­te de nego­cia­ción que se reali­zó los días pre­vios al ter­cer ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Rafael Nahuel com­pli­có las cosas. La comu­ni­dad reci­bió en el terri­to­rio a repre­sen­tan­tes de comu­ni­da­des de toda la región y espe­ra­ba que, en ese tra­wun ‑parlamento‑, estu­vie­ran pre­sen­tes las auto­ri­da­des del minis­te­rio de Segu­ri­dad o de Par­ques para avan­zar en el diá­lo­go. El fal­ta­zo fue toma­do como una esto­ca­da al inten­to negociador.

Des­de Nación, fuen­tes del Minis­te­rio de Segu­ri­dad insis­ten en la dis­po­ni­bi­li­dad para recrear un espa­cio de deba­te, pero cul­pan a la Laf­ken Win­kul Mapu por el fra­ca­so de los inten­tos pre­vios. Por su par­te, el lon­ko ‑auto­ri­dad ances­tral y polí­ti­ca del pue­blo mapu­che- de la lof Pillan Mawi­za, Mau­ro Millán, plan­teó que “la demo­cra­cia recu­pe­ra­da hace casi cua­tro déca­das está cha­ta, des­gas­ta­da, con muchos engra­na­jes oxi­da­dos. Hoy es una demo­cra­cia into­le­ran­te, sin la per­mea­bi­li­dad de reci­bir y con­te­ner otras for­mas de pen­sar y hacer polí­ti­ca, y preo­cu­pa­da por negar que un Pue­blo se está pen­san­do y proyectando.”

El des­plie­gue de fuer­zas de segu­ri­dad que el pasa­do 16 de diciem­bre acom­pa­ñó la dili­gen­cia judi­cial rea­li­za­da en un lote y un hotel de Par­ques Nacio­na­les lin­de­ro a la comu­ni­dad, y que deri­vó en enfren­ta­mien­tos y repre­sión ‑duran­te más de tres horas los uni­for­ma­dos dis­pa­ra­ron con pos­tas de goma– ale­jó la posi­bi­li­dad de que las par­tes se sien­ten en la mis­ma mesa.

Así, mien­tras en el plano judi­cial se espe­ra que duran­te 2021 la cau­sa por el ase­si­na­to de Rafael Nahuel pue­da ser ele­va­do a jui­cio ‑el rum­bo del expe­dien­te, ya que no de las prue­bas, per­mi­te esti­mar que la figu­ra ele­gi­da del futu­ro pro­ce­sa­mien­to del alba­tro res­pon­sa­ble será la de “homi­ci­dio come­ti­do en exce­so de legí­ti­ma defen­sa”-, en el plano polí­ti­co apa­re­ce pen­dien­te crear las con­di­cio­nes para una nego­cia­ción sin limitaciones.

FUENTE: elDia­rioAR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *