Méxi­co. Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Tla­chi­no­llan, entre la indig­na­ción y la resi­lien­cia en La Montaña

Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 28 de diciem­bre de 2020

Aún no nos repo­nía­mos del arte­ro gol­pe que sufri­mos por la des­apa­ri­ción y el ase­si­na­to del defen­sor comu­ni­ta­rio Arnul­fo Cerón Soriano, cuan­do tuvi­mos noti­cia de los pri­me­ros casos de con­ta­gio del Coro­na­vi­rusque se die­ron en Wuhan, Chi­na. Ade­más de la inmi­nen­te ame­na­za de este virus, la vio­len­cia­de­lin­cuen­cial cobró mayor viru­len­cia ante el replie­gue de las auto­ri­da­des, con el pre­tex­to del con­fi­na­mien­to. Arre­cia­ron los des­pla­za­mien­tos for­za­dos de las fami­lias en la zona serra­na; los ase­si­na­tos y ajus­tes de cuen­tas entre orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les se incre­men­ta­ron, y se pro­fun­di­zó la vio­len­cia femi­ni­ci­da en varias regio­nes del estado.

Estas pan­de­mias que se han con­jun­ta­do y azo­ta­do a una pobla­ción mayo­ri­ta­ria­men­te pobre, para­dó­ji­ca­men­te han sido con­te­ni­das por la fuer­za de su gen­te, que en medio de las adver­si­da­des tie­ne la cas­ta para resis­tir y pelear con­tra un esta­do cap­tu­ra­do por intere­ses macrodelincuenciales.

El esta­do de Gue­rre­ro no solo fue pro­duc­to de una dispu­ta de cau­di­llos que hicie­ron de esta tie­rra un botín,fue una enti­dad en ebu­lli­ción por las dispu­tas terri­to­ria­les que se ges­ta­ron entre los caci­caz­gos polí­ti­cos que se acos­tum­bra­ron a gober­nar el esta­do como si fue­ra su pro­pie­dad. Des­de la crea­ción de esta enti­dad, las ylos gue­rre­ren­ses pade­ce­mos una cla­se polí­ti­ca ile­tra­da, hecha a la usan­za de los hacen­da­dos, que repro­du­cen un sis­te­ma semi escla­vis­ta que expo­lia a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a base de gol­pes y tra­tos­de­gra­dan­tes. La apli­ca­ción de la ley ha sido la excep­ción, y el uso de la fuer­za se ha eri­gi­do como el modo­más efec­ti­vo para man­te­ner una hege­mo­nía polí­ti­ca sus­ten­ta­da en el terror, a tra­vés de la repre­sión mili­tar ypo­li­cia­ca, con­tra cual­quier bro­te de insur­gen­cia arma­da o cívica.

La esca­la­da de la mili­ta­ri­za­ción, des­pués del tra­ta­do del libre comer­cio, adqui­rió un matiz diferente:continuó la estra­te­gia gue­rre­ris­ta, pero aho­ra uti­li­zan­do al Ejér­ci­to con­tra la pobla­ción y los movi­mien­tos dis­rup­to­res, simu­lan­do una lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co. Feli­pe Cal­de­rón empren­dió esta gue­rra “sin tre­gua ni cuar­tel”, invo­lu­cran­do a las fuer­zas arma­das y la Poli­cía Fede­ral con­tra el cri­men orga­ni­za­do. La estra­te­gia cal­de­ro­nis­ta supo­nía que con el des­ca­be­za­mien­to de los líde­res cri­mi­na­les, le per­mi­ti­ría “res­tau­rar” la segu­ri­dad en las regio­nes con­tro­la­das por la delin­cuen­cia. Fue una estra­te­gia falli­da, y esto se ha demos­tra­do a lo lar­go de los últi­mos dos sexe­nios pre­si­di­dos por Feli­pe Cal­de­rón y Enri­que Peña Nie­to. Con­las deten­cio­nes en Esta­dos Uni­dos de Gena­ro Gar­cía Luna, Secre­ta­rio de Segu­ri­dad Públi­ca en el sexe­nio­cal­de­ro­nis­ta y el gene­ral de divi­sión Sal­va­dor Cien­fue­gos, quien fun­gió como Secre­ta­rio de la Defen­sa­Na­cio­nal en la pasa­da admi­nis­tra­ción, que­dó evi­den­cia­do el invo­lu­cra­mien­to de las altas esfe­ras del poder públi­co en los nego­cios del nar­co­trá­fi­co. Los car­te­les de la dro­ga han podi­do pene­trar en las ins­ti­tu­cio­nes­del Esta­do, al gra­do que han esta­ble­ci­do alian­zas con los titu­la­res de la segu­ri­dad públi­ca y de la defen­sa nacio­nal. Es decir, que el poder eco­nó­mi­co del nar­co­trá­fi­co, ha logra­do pac­tar con el poder civil y militar.

Duran­te este tiem­po, el cri­men orga­ni­za­do ha sido capaz de recon­fi­gu­rar­se y adap­tar­se a las nue­vas­rea­li­da­des polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. El des­ca­be­za­mien­to que se dio a los jefes del nar­co­trá­fi­co, obli­gó a que los­car­te­les se reor­ga­ni­za­ran y diver­si­fi­ca­ran en peque­ñas célu­las, para faci­li­tar el con­trol de las plazas,ejerciendo mayor vio­len­cia al inte­rior de su terri­to­rio para impo­ner su ley.

De acuer­do con el infor­me del Inter­na­tio­nal Cri­sis Group  “la can­ti­dad de homi­ci­dios regis­tra­dos en Méxi­co, demues­tra has­ta qué pun­to, las polí­ti­cas de segu­ri­dad de mano dura fra­ca­sa­ron”. Ejem­pli­fi­ca que, “la tasa deho­mi­ci­dios se cua­dru­pli­có en los últi­mos tre­ce años, con 8 mil 867 y 36 mil 685 regis­tra­dos en 2007 y 2018respectivamente. En Gue­rre­ro, se regis­tra­ron 766 y 2 mil 367 homi­ci­dios, en 2007 y 2018. Según un estu­dio recien­te la tasa de impu­ni­dad a nivel nacio­nal para homi­ci­dios, es de 89%, mien­tras que en Gue­rre­ro es del96%, la ter­ce­ra más alta a nivel nacio­nal. Otro estu­dio encon­tró que la pro­ba­bi­li­dad de que las auto­ri­da­des de Gue­rre­ro resuel­van cual­quier caso cri­mi­nal, es del 0.2%, la más baja en Méxi­co. Gue­rre­ro, se ha con­ver­ti­do enuno de los luga­res más vio­len­tos de Méxi­co, a pesar de una dis­mi­nu­ción en los datos ofi­cia­les de homi­ci­dios enel pre­sen­te año.

Por otra par­te, nues­tra enti­dad, es don­de se han frag­men­ta­do más los gru­pos del cri­men orga­ni­za­do. Aho­rahay un esce­na­rio cada vez más diver­so de célu­las riva­les, invo­lu­cra­das en un espec­tro más amplio dene­go­cios ilí­ci­tos y for­mas de con­trol terri­to­rial más estric­tas y agre­si­vas. Para el Inter­na­tio­nal Cri­sis Group, enel esta­do hay al menos 40 gru­pos arma­dos no esta­ta­les, acti­vos en las sie­te regio­nes. Hay 20 orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, que afir­man tener con­trol sobre varias por­cio­nes del terri­to­rio. Un núme­ro equi­va­len­te de gru­pos de auto­de­fen­sas tam­bién están acti­vos en el esta­do y algu­nos han gana­do una influen­cia polí­ti­ca yso­cial sig­ni­fi­ca­ti­va en su pro­pio terri­to­rio. Sin embar­go, la divi­sión entre los mis­mos gru­pos de auto­de­fen­sas y de las célu­las cri­mi­na­les, ha pro­vo­ca­do infil­tra­cio­nes, crean­do zonas poro­sas, don­de los acto­res arma­dos impo­nen la ley del gati­llo, mien­tras que la com­pli­ci­dad y colu­sión de los acto­res esta­ta­les con ambos gru­pos, agra­van la inse­gu­ri­dad cró­ni­ca en esta enti­dad insu­mi­sa. Duran­te este perio­do la UPOEG ha mer­ma­do su fuer­za y pre­sen­cia en algu­nos muni­ci­pios, al gra­do que en lo que va del 2020 han ase­si­na­do a 15 de sus miem­bros, sobre­sa­lien­do el caso de Ernes­to Gallar­do, uno de sus prin­ci­pa­les diri­gen­tes y el coman­dan­te Este­ban Ramos Gallar­do. Esta vio­len­cia tam­bién ha cobra­do vic­ti­mas entre las auto­ri­da­des de la CRAC-PC, resal­tan­do el caso del coor­di­na­dor de la casa de San Luis Acatlan, Julián Cor­tés, asi como de los coor­di­na­do­res del comi­té de enla­ce de Hua­mix­titlan, Manuel Ale­jan­dro y el coor­di­na­dor del comi­té de enla­ce de Xochihuehuetlan, Domin­go España.

Jun­to a esta vio­len­cia impa­ra­ble, en estos meses de con­fi­na­mien­to la situa­ción se agra­vó, por el esta­do de inde­fen­sión en que se encuen­tra las muje­res y niñas indí­ge­nas. Hemos regis­tra­do 19 casos de muer­tes vio­len­tas y actual­men­te acom­pa­ña­mos 7 casos de femi­ni­ci­dios. Ante el replie­gue de las ins­ti­tu­cio­nes y la fal­ta de per­so­nal que atien­da de mane­ra per­ma­nen­te a las muje­res indí­ge­nas, hemos cons­ta­ta­do un gran nume­ro de casos de vio­len­cia intra­fa­mi­liar, lo más gra­ve es que en los muni­ci­pios más pobres como Cochoa­pa el Gran­de, Metlá­to­noc, Zapo­titlán Tablas y Copa­na­to­yac, es don­de los casos son mas recu­rren­tes. El regis­tro de 6 casos de muje­res des­apa­re­ci­das es alar­man­te, por­que los gru­pos de la delin­cuen­cia apli­can el mis­mo patrón de vio­len­cia, que ejer­cen con­tra gru­pos riva­les, para ensa­ñar­se con­tra las muje­res. Ante esta vio­len­cia demen­cial, tene­mos el regis­tro de 5 niñas indí­ge­nas ase­si­na­das. Por otra par­te, las agre­sio­nes sexua­les se han mul­ti­pli­ca­do con­tra niñas de 9 a 16 años. En nues­tro regis­tro tene­mos iden­ti­fi­ca­dos 4 denuncias.

La cruel­dad con la que han aca­ba­do con la vida de las muje­res y niñas indí­ge­nas, dejan men­sa­jes funes­tos den­tro de las mis­mas comu­ni­da­des. Se refuer­za el rol que ejer­ce el hom­bre a tra­vés de las fuer­za y el papel que desem­pe­ña la mujer, como alguien que debe obe­de­cer y ser dócil al poder mas­cu­lino. Lo paté­ti­co es que las ins­ti­tu­cio­nes están ausen­tes y son en bue­na medi­da cóm­pli­ces de esta vio­len­cia, que la pagan con su vida las mujeres.

El difí­cil camino de las vic­ti­mas vio­len­ta­das para acce­der a la jus­ti­cia, a menu­do se vuel­ve un meca­nis­mo de revic­ti­mi­za­ción. Las ins­ti­tu­cio­nes de jus­ti­cia son insen­si­bles al dolor y a la vio­len­cia que enfren­tan las muje­res. Es común la demo­ra en las inves­ti­ga­cio­nes, el mal­tra­to, la dis­cri­mi­na­ción y la fal­ta de cre­di­bi­li­dad a la pala­bra de las muje­res. Son acti­tu­des inso­len­te de fun­cio­na­rios públi­cos que las­ti­ma la dig­ni­dad de las mujeres.

Se ha había pre­go­na­do que con el sis­te­ma penal acu­sa­to­rio, los for­ma­lis­mos y la buro­cra­cia en estos pro­ce­sos, que­da­rían supe­ra­dos. Se decía recu­rren­te­men­te que las inves­ti­ga­cio­nes serían más agi­les, sin embar­go, segui­mos arras­tran­do las iner­cias de un sis­te­ma cap­tu­ra­do por intere­ses fac­cio­sos y por una estruc­tu­ra buro­crá­ti­ca que está hecha para no fun­cio­nar en favor de las víctimas.

Los gobier­nos muni­ci­pa­les, en lugar de ser los garan­tes de los dere­chos de las muje­res y de imple­men­tar medi­das para pre­ve­nir la vio­len­cia, los fun­cio­na­rios se colu­den y pro­te­gen a los per­pe­tra­do­res. Por su situa­ción de pobre­za y mono­lin­güis­mo, deni­gran a las muje­res y hacen escar­nio de su esta­do de inde­fen­sión, que en el fon­do jus­ti­fi­can el mal­tra­to y la agre­sión física.

El pano­ra­ma es som­brío, por­que las ins­ti­tu­cio­nes de segu­ri­dad y jus­ti­cia siguen reple­ga­das en detri­men­to de la pro­tec­ción y aten­ción de las vic­ti­mas de vio­len­cia. La pan­de­mia ha sido un buen pre­tex­to para jus­ti­fi­ca la inac­ción de las auto­ri­da­des, para ocul­tar su fal­ta de com­pro­mi­so y pro­lon­gar un cli­ma de impu­ni­dad que empo­de­ra mas a los per­pe­tra­do­res. Son las muje­res quie­nes están dan­do la bata­lla en el país y por esa razón en la ciu­dad de Méxi­co han apa­re­ci­do como las gran­des gue­rre­ras. Su con­sig­na de “ ¡vivas nos que­re­mos! ¡nos sem­bra­ron mie­do, nos cre­cie­ron alas!” con­den­sa la indig­na­ción y la rabia con­tra el régi­men patriar­cal y la vio­len­cia machis­ta, que solo ape­la a la fuer­za y no a la razón. En estos 26 años de tra­ba­jo por la defen­sa de los dere­chos huma­nos, hemos avan­za­do en la cons­truc­ción del suje­to como titu­lar de dere­chos, y en la for­ta­le­za que han demos­tra­do las comu­ni­da­des para pro­te­ger su terri­to­rio y su vida en comu­ni­dad. Sin embar­go, los retro­ce­sos se dan por los gobier­nos que se nie­gan a ren­dir cuen­tas a la ciu­da­da­nía y a obe­de­cer al mis­mo pue­blo que recla­ma jus­ti­cia. Aun en ple­na pan­de­mia, las fami­lias indí­ge­nas resis­ten y luchan para sobre­vi­vir en los sur­cos del capi­tal trans­na­cio­nal. Hemos encon­tra­do expe­rien­cias iné­di­tas en la defen­sa de los dere­chos huma­nos que nos han ense­ña­do a luchar des­de la raíz comu­ni­ta­ria y a nun­ca defrau­dar la con­fian­za y el cari­ño de la gente.

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Tla­chi­no­llan

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *