Inter­na­cio­nal. Mise­ria moral del “perio­dis­mo independiente”

Por Ati­lio Borón, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de diciem­bre de 2020. 

Revi­san­do algu­nos vie­jos apun­tes acu­mu­la­dos en el dis­co duro de mi compu­tado­ra encon­tré una serie de decla­ra­cio­nes de la Aca­de­mia Nacio­nal de Perio­dis­mo de la Argen­ti­na mani­fes­tan­do su preo­cu­pa­ción por la liber­tad de expre­sión y el ata­que a “perio­dis­tas” como Luis Majul y Daniel San­to­ro. La ins­ti­tu­ción de marras la pre­si­de Joa­quín Mora­les Solá, un señor que fin­ge igno­rar la dife­ren­cia entre infor­mar y ‑sobre la base de infor­ma­ción con­fia­ble y che­quea­da opi­nar- y uti­li­zar los medios de comu­ni­ca­ción en los que se desem­pe­ña para ope­ra­cio­nes pro­pa­gan­dís­ti­cas pre­sen­ta­das ante su inde­fen­sa audien­cia como si fue­ran “perio­dis­mo inde­pen­dien­te”. En una recien­te emi­sión de su pro­gra­ma Des­de El Llano el pre­si­den­te de la ANP “entre­vis­tó” a la seño­ra Eli­sa Carrió quien se des­pa­chó con una serie inter­mi­na­ble de dis­pa­ra­tes ¡sin que el supues­to perio­dis­ta ati­na­ra a bal­bu­cear una sola repre­gun­ta! No fue una entre­vis­ta perio­dís­ti­ca sino un caso de pro­pa­gan­da polí­ti­ca subli­mi­nal, pro­ba­ble­men­te remu­ne­ra­da. Es decir, una esta­fa a la tele­au­dien­cia. Lo mis­mo había hecho unos días antes Car­los Pag­ni, otro repre­sen­tan­te del “perio­dis­mo serio” en la Argen­ti­na, cuan­do “entre­vis­tó” duran­te poco más de media hora a Juan Guai­dó que, como lo haría Carrió des­pués con Mora­les Solá, derra­mó enor­mes can­ti­da­des de “bullshit” ante un impa­si­ble Pag­ni, que no hizo el menor comen­ta­rio o for­mu­ló pre­gun­ta algu­na para poner a prue­ba los dichos de Guai­dó. El obje­ti­vo, cla­ro está, era brin­dar­le al esper­pen­to vene­zo­lano una pla­ta­for­ma para difun­dir su pro­yec­to polí­ti­co. En ambos casos un espa­cio supues­ta­men­te perio­dís­ti­co pare­ce­ría haber sido alqui­la­do para pro­mo­ver la agen­da polí­ti­ca de una auto­pro­cla­ma­da can­di­da­ta a gober­na­do­ra de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, retor­na­da a las lides polí­ti­cas pocos meses des­pués de haber anun­cia­do su defi­ni­ti­vo reti­ro; o la de un pele­le orgu­llo­so de haber sido desig­na­do “pre­si­den­te encar­ga­do” de su país por Donald Trump. Todo esto, repi­to, ante la acti­tud com­pla­cien­te de los aquies­cen­tes “entre­vis­ta­do­res.” En resu­men, gran par­te de eso que lla­man “perio­dis­mo inde­pen­dien­te” no es otra cosa que una tapa­de­ra para que algu­nos mer­ca­de­res tra­fi­quen con su espa­cio comu­ni­ca­cio­nal y lo subas­ten (ellos o sus patro­nos) al mejor pos­tor. ¡Y enci­ma se dan el lujo de pon­ti­fi­car sobre la liber­tad de expre­sión, la repú­bli­ca y la democracia!

En fin, esta es la dura reali­dad del perio­dis­mo que en nues­tro tiem­po se auto­ca­li­fi­ca como “serio y pro­fe­sio­nal”, y no sólo en la Argen­ti­na y Lati­noa­mé­ri­ca. Euro­pa o Esta­dos Uni­dos tam­po­co están a sal­vo de este fla­ge­lo que es una de las mayo­res ame­na­zas que ace­cha a la demo­cra­cia en el mun­do moderno. La ANP salió en defen­sa de dos per­so­na­jes de la cloa­ca mediá­ti­ca como Luis Majul y Daniel San­to­ro cuyo “perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción” es pro­du­ci­do por un sin­gu­lar equi­po cuyos pun­ta­les son los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y un mano­jo de jue­ces y fis­ca­les corrup­tos, unos y otros en abier­ta vio­la­ción a las leyes de este país. Esta ope­ra­ción no tie­ne nada que ver con el perio­dis­mo. Su obje­ti­vo es obte­ner ins­tru­men­tos y supues­tas prue­bas para per­se­guir, aco­sar y even­tual­men­te extor­sio­nar a riva­les polí­ti­cos y sec­to­res liga­dos en este caso al oficialismo.

Lo de la ANP no es una excep­ción; tam­po­co lo son los gran­des con­glo­me­ra­dos mediá­ti­cos argen­ti­nos (que inclu­yen pren­sa grá­fi­ca, radio AM y FM, tele­vi­sión abier­ta y por cable, gran­ja de bots, etc.) como Cla­rínLa Nación o Info­bae. Pero por su gra­vi­ta­ción mun­dial el dia­rio El País de Espa­ña se lle­va los lau­re­les en lo que hace a la pros­ti­tu­ción del perio­dis­mo con­ver­ti­do en un nau­sea­bun­do hou­se organ al ser­vi­cio de los ricos y pode­ro­sos de todo el mun­do. Por eso no sor­pren­dió que a media­dos del año pasa­do Anto­nio Caño, ex direc­tor de aquel dia­rio entre 2014 y 2018, publi­ca­ra una nota titu­la­da nada menos que “El Error de Lla­mar a Assan­ge perio­dis­ta.”[1] En ella argu­ye que el fun­da­dor de Wiki­leaks es un “impos­tor” por­que, según él, “los perio­dis­tas no roban infor­ma­ción legal­men­te pro­te­gi­da, no vio­lan las leyes de los Esta­dos demo­crá­ti­cos, no dis­tri­bu­yen los docu­men­tos que les faci­li­tan los ser­vi­cios secre­tos sin haber­los veri­fi­ca­do” tarea que Caño con­fía, cor­po­ra­ti­va­men­te, al buen saber y enten­der de perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les. ¿Perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les, como quié­nes? Pue­de ser, en algu­nos poquí­si­mos casos, pero ¿por qué no con­fiar en gen­te con mayor for­ma­ción espe­cí­fi­ca para eva­luar los datos divul­ga­dos por Assan­ge como poli­tó­lo­gos, soció­lo­gos, inter­na­cio­na­lis­tas, his­to­ria­do­res, semió­lo­gos y exper­tos en mate­rias mili­ta­res o en inte­li­gen­cia? Pero ade­más, muchos de los ami­gos y cole­gas lati­no­ame­ri­ca­nos de Caño lo que hacen es jus­ta­men­te eso: roban infor­ma­ción que “debe­ría” estar legal­men­te pro­te­gi­da, vio­lan a des­ta­jo las leyes de los esta­dos demo­crá­ti­cos, y dis­tri­bu­yen los docu­men­tos que les faci­li­tan los ser­vi­cios secre­tos o fun­cio­na­rios corrup­tos del poder judi­cial para aco­sar y/​o des­truir a sus adver­sa­rios polí­ti­cos. En su ange­li­cal can­dor, o dia­bó­li­co cinis­mo (cues­tión que las y los lec­to­res debe­rán dis­cer­nir), el ex direc­tor de El País dice que los perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les “cui­dan de no cau­sar daños inne­ce­sa­rios con su tra­ba­jo, les dan a las per­so­nas alu­di­das la oca­sión de defen­der­se, bus­can la opi­nión con­tra­ria a la que sos­tie­ne la fuen­te prin­ci­pal de una infor­ma­ción, no actúan con moti­va­ción polí­ti­ca para per­ju­di­car a un Gobierno, un par­ti­do o un indi­vi­duo. Los perio­dis­tas no defien­den más cau­sa en una socie­dad demo­crá­ti­ca que la del ejer­ci­cio de su tra­ba­jo en libertad.”

Releo estas líneas de Caño y me rec­ti­fi­co: no creo que sea el suyo un caso de infan­til inge­nui­dad. Digá­mos­lo con todas las letras: es la sutil estra­ta­ge­ma dis­cur­si­va de un impos­tor de alta gama que sabe que en el ejer­ci­cio del perio­dis­mo hege­mó­ni­co, ese que él lla­ma “pro­fe­sio­nal”, aque­llas reglas tan prís­ti­nas que él enun­cia­ra son vio­la­das con pre­me­di­ta­ción y ale­vo­sía; que los auto­de­no­mi­na­dos “perio­dis­tas inde­pen­dien­tes” cau­san inten­cio­nal­men­te daños a las per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes víc­ti­mas de su per­se­cu­ción; que no les dan oca­sión de defen­der­se; que jamás bus­can una opi­nión con­tra­ria a la línea que les bajan sus jefes o patro­nos y nun­ca acep­tan deba­tir con quie­nes sos­tie­nen pun­tos de vis­ta con­tra­rios; y siem­pre actúan con moti­va­ción polí­ti­ca para per­ju­di­car a un gobierno, par­ti­do o indi­vi­duo. El caso de Agus­tín Edwards East­man, due­ño de El Mer­cu­rio de Chi­le es una mues­tra para­dig­má­ti­ca de lo que hacen los perio­dis­tas defen­di­dos por Anto­nio Caño y por el pre­si­den­te de la ANP, Joa­quín Mora­les Solá. Por eso des­pués más de cin­cuen­ta años de pros­ti­tu­ción perio­dís­ti­ca en bue­na hora el Cole­gio de Perio­dis­tas de Chi­le lo expul­só de sus filas, pre­ci­sa­men­te por haber hecho exac­ta­men­te eso que Caño dice que los perio­dis­tas pro­fe­sio­na­les no hacen.[2] Si en la Argen­ti­na exis­tie­ra una ins­ti­tu­ción con los mis­mos valo­res y valen­tía de sus cole­gas chi­le­nos la can­ti­dad de ope­ra­do­res polí­ti­cos dis­fra­za­dos de perio­dis­tas que serían expul­sa­dos de sus filas lle­ga­ría fácil­men­te a medio centenar.

Jus­ta­men­te a cau­sa de esta degra­da­ción moral es que no sor­pren­de el estruen­do­so silen­cio de la ANP ante caso de Julian Assan­ge, injus­ta­men­te encar­ce­la­do por haber infor­ma­do al públi­co sobre los crí­me­nes de gue­rra, la corrup­ción y el espio­na­je glo­bal del gobierno de Esta­dos Uni­dos. Ni una pala­bra en defen­sa de un ver­da­de­ro cam­peón de la lucha por la liber­tad de expre­sión, que men­ti­ro­sa­men­te la ANP dice defen­der; ni un ges­to de soli­da­ri­dad ante un perio­dis­ta rete­ni­do en una cár­cel de máxi­ma segu­ri­dad, en con­fi­na­mien­to abso­lu­to, sin con­tac­to con nadie, sin ver sino por unos minu­tos la luz del sol una vez a la sema­na, some­ti­do a mal­tra­tos físi­cos y psi­co­ló­gi­cos de todo orden pese a la pre­ca­ria con­di­ción de su salud. Pero al haber reve­la­do los secre­tos del impe­rio y sus man­dan­tes ‑que el sica­ria­to mediá­ti­co ocul­ta bajo sie­te lla­ves- para la ANP Assan­ge es un trai­dor, un “impos­tor” como dice Caño, que no mere­ce soli­da­ri­dad algu­na. El pró­xi­mo 4 de enero la jue­za Vanes­sa Baraitser dará a cono­cer su sen­ten­cia en el jui­cio por la extra­di­ción del aus­tra­liano a Esta­dos Uni­dos. Pese a la debi­li­dad de las prue­bas apor­ta­das por el que­re­llan­te el acu­sa­do fue pri­va­do de su liber­tad y envia­do a la cár­cel. Cun­de la indig­na­ción entre los perio­dis­tas de ver­dad de todo el mun­do, advier­te el lau­rea­do cineas­ta y perio­dis­ta bri­tá­ni­co John Pil­ger, quien ase­gu­ra jamás haber vis­to una far­sa tan gro­tes­ca como el jui­cio cele­bra­do en Lon­dres. El law­fa­re se extien­de como una man­cha de acei­te, y de la Argen­ti­na, Bra­sil, Boli­via, Chi­le y Ecua­dor ya arri­bó a Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. Pero la ANP no cree que exis­ta tal cosa por­que, según sus diri­gen­tes, el law­fa­re es una malig­na inven­ción de una izquier­da tota­li­ta­ria, popu­lis­ta, cha­vis­ta, cas­tris­ta, y por lo tan­to des­es­ti­ma olím­pi­ca­men­te la denun­cia de Pil­ger. La inmo­ra­li­dad de esa ins­ti­tu­ción no tie­ne límites.

Este nega­cio­nis­mo tam­bién se reve­la en rela­ción a la situa­ción de los perio­dis­tas en Esta­dos Uni­dos. Des­de el esta­lli­do de las pro­tes­tas del Black Lives Mat­ters con moti­vo del ase­si­na­to a san­gre fría de Geor­ge Floyd por la poli­cía de Min­nea­po­lis, 322 perio­dis­tas fue­ron agre­di­dos (sal­vo con­ta­das excep­cio­nes, por las “fuer­zas del orden”); 121 fue­ron dete­ni­dos, a 76 les des­tru­ye­ron sus equi­pos (cáma­ras foto­grá­fi­cas o de video, telé­fo­nos celu­la­res) o ins­ta­la­cio­nes (salas de pren­sa) y 13 fue­ron que­re­lla­dos y some­ti­dos a pro­ce­so judi­cial.[4] La mis­ma fuen­te infor­ma que en 2018 cin­co perio­dis­tas fue­ron muer­tos a bala­zos en Esta­dos Uni­dos. Pero esto no fue ni jamás será noti­cia en los medios hege­mó­ni­cos, apro­pia­da­men­te carac­te­ri­za­dos por sus crí­ti­cos como la Bullshit News Cor­po­ra­tion por­que la mayo­ría de la infor­ma­ción que difun­den es eso, basu­ra; mucho menos será moti­vo de preo­cu­pa­ción o denun­cia para la ANP, obe­dien­te has­ta la igno­mi­nia antes los meno­res deseos del amo impe­rial. La ins­ti­tu­ción defien­de a sus mer­ca­chi­fles de la comu­ni­ca­ción, no a estos pobres dia­blos aco­sa­dos por el poder en Esta­dos Uni­dos que pagan con sus vidas su leal­tad a la pro­fe­sión que eli­gie­ran. En cam­bio si un perio­dis­ta, ¡aun­que sea sólo uno!, hubie­ra sido dete­ni­do en Vene­zue­la o sufri­do la des­truc­ción de su equi­po de tra­ba­jo la gri­te­ría del sica­ria­to mediá­ti­co mun­dial habría sido ensor­de­ce­do­ra. Su doble están­dar moral los con­vier­te en suje­tos despreciables.

Con­clu­sión: el auto­ca­li­fi­ca­do “perio­dis­mo inde­pen­dien­te” no es otra cosa que una orga­ni­za­ción cri­mi­nal por­que, como lo recor­da­ra Gil­bert K. Ches­ter­ton en tiem­pos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, “los perió­di­cos comen­za­ron para decir la ver­dad y hoy exis­ten para impe­dir que la ver­dad sea dicha.” Para ello cuen­tan con cua­tro armas prin­ci­pa­les: pro­mo­ver la “pos­ver­dad”; men­tir y usar las fake news a des­ta­jo; uti­li­zar el blin­da­je infor­ma­ti­vo (por ejem­plo, no decir jamás nada sobre la inter­mi­na­ble matan­za que a dia­rio desan­gra Colom­bia o sobre las reve­la­cio­nes de los Pana­má Papers que invo­lu­cran al ex pre­si­den­te argen­tino Mau­ri­cio Macri) para pro­te­ger a socios y/​o ami­gos; y el lin­cha­mien­to mediá­ti­co de líde­res “moles­tos” a las cua­les es pre­ci­so sata­ni­zar para que lue­go jue­ces y fis­ca­les cul­mi­nen el pro­ce­so envián­do­los a la cár­cel o inha­bi­li­tán­do­los para com­pe­tir por car­gos públi­cos. Por eso hoy esa pren­sa, así de corrup­ta, cons­ti­tu­ye una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas a la demo­cra­cia, y si la socie­dad no reac­cio­na a tiem­po pro­ba­ble­men­te aca­be no sólo con lo poco que res­ta de liber­tad de expre­sión sino que acen­túe aún más la asi­me­tría entre una pren­sa hege­mó­ni­ca que domi­na sin con­tra­pe­sos el espa­cio mediá­ti­co y el perio­dis­mo ver­da­de­ra­men­te inde­pen­dien­te, que sobre­vi­ve a duras penas ante tan des­igual com­pe­ten­cia. Pero lo que está en jue­go no sólo es la liber­tad de expre­sión; tam­bién el dere­cho de los pue­blos a acce­der a infor­ma­ción verí­di­ca y com­pro­ba­ble, legal­men­te obte­ni­da. Y por supues­to, la demo­cra­cia tam­bién está en peli­gro por­que para sobre­vi­vir requie­re que el espa­cio mediá­ti­co sobre el que repo­sa sea efec­ti­va­men­te demo­crá­ti­co y plu­ral y no esté amor­da­za­do por la dic­ta­du­ra del pen­sa­mien­to úni­co. La demo­cra­cia se vacía de con­te­ni­dos, se degra­da y final­men­te sucum­be cuan­do el sus­tra­to comu­ni­ca­cio­nal sobre el que se apo­ya es una tira­nía infor­ma­ti­va. Evi­tar que esto suce­da será una de las gran­des e impos­ter­ga­bles bata­llas que debe­re­mos librar una vez derro­ta­da la pandemia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *