Femi­nis­mos. ¿Judith Butler, una anti­sis­te­ma apo­ya­da por el Ban­co Santander?

Por Tita Baraho­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Canarias Sema­nal /​29 de diciem­bre de 2020.

Los inte­lec­tua­les “de izquier­das” que hablan con len­gua bífida

Trans­gre­dir el “géne­ro” o poner­lo en “dispu­ta”, como reza el títu­lo del libro más famo­so de la filó­so­fa Judith Butler, no impli­ca trans­gre­dir el mar­co polí­ti­co que per­mi­te la per­pe­tua­ción de la explo­ta­ción y la opre­sión de una inmen­sa capa de la socie­dad den­tro y fue­ra de Esta­dos Uni­dos. Pese a ello, Butler se con­si­de­ra un refe­ren­te del femi­nis­mo y del anti-capi­ta­lis­mo en algu­nos sec­to­res que, muy posi­ble­men­te, igno­ran su explí­ci­to apo­yo al Par­ti­do Demó­cra­ta, una de los dos patas del duo­po­lio que gobier­na EE.UU. (…).

Pre­sen­ta­da el pasa­do octu­bre por el Museo Rei­na Sofía de Madrid como la inte­lec­tual más influ­yen­te del mun­do, Judith Butler, cate­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, per­te­ne­ce a ese selec­to club de aca­dé­mi­cos que, des­de la altu­ra de su torre de mar­fil, con­tem­plan el mun­do y dis­pen­san las inter­pre­ta­cio­nes que hacen de él en for­ma de libros y artícu­los. Butler lo hace, ade­más, con un len­gua­je que no des­ta­ca pre­ci­sa­men­te por la cla­ri­dad expositiva.

Hoy este selec­to gru­po de inte­lec­tua­les de renom­bre inter­na­cio­nal, asi­duos en los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, rifa­dos para par­ti­ci­par en even­tos aca­dé­mi­cos o de otro tipo en todo el mun­do, sue­len encua­drar­se en la corrien­te de pen­sa­mien­to lla­ma­da pos­mo­der­nis­mo, que se hizo hege­mó­ni­co ‑no sin la ayu­da de ser­vi­cios de inte­li­gen­cia como la CIA– en las uni­ver­si­da­des duran­te las déca­das de 1970 y 1980, pre­ci­sa­men­te cuan­do arran­có la lla­ma­da ofen­si­va neo­li­be­ral (polí­ti­ca­men­te pilo­ta­da por Reagan, That­cher, Clin­ton, Blair

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 2207_butlerdos.jpg

El obje­ti­vo de los patro­ci­na­do­res del pos­mo­der­nis­mo era des­ban­car la influen­cia del mar­xis­mo o cual­quier otra teo­ría social crí­ti­ca en las aulas y pos­tu­lar­se como alter­na­ti­va bajo la apa­rien­cia de ser una corrien­te de “izquier­das” y en cier­tos aspec­tos trans­gre­so­ra.

El capi­ta­lis­mo en su nue­va fase de acu­mu­la­ción no podía hallar mejor alia­do para con­fun­dir y enga­ñar a las masas sobre sus ver­da­de­ros pro­pó­si­tos, que 40 años des­pués pode­mos ver con meri­dia­na cla­ri­dad: con­cen­tra­ción galo­pan­te de la rique­za en un polo, expan­sión de la mise­ria en el otro; demo­li­ción de los dere­chos socia­les, des­re­gu­la­ción del mer­ca­do labo­ral, pri­va­ti­za­ción del sec­tor públi­co, con­ta­mi­na­ción del aire, los mares, la tie­rra; gue­rras sin fin…

En Esta­dos Uni­dos, patria de Butler, lla­mar­se de izquier­das o pro­gre­sis­ta impli­ca sim­ple­men­te no sim­pa­ti­zar con el Par­ti­do Repu­bli­cano o gru­pos más a la dere­cha, lo cual no obs­ta para que se pue­da favo­re­cer, con el voto, dona­cio­nes u otro tipo de cola­bo­ra­cio­nes a for­ma­cio­nes tan dere­chis­tas en la prác­ti­ca como es el Par­ti­do Demó­cra­ta, la otra pata del duo­po­lio que gobier­na la has­ta aho­ra pri­me­ra poten­cia mun­dial. Este es el caso de muchos renom­bra­dos inte­lec­tua­les esta­dou­ni­den­ses, inclui­da Butler.

Hay un núme­ro de evi­den­cias que des­co­rren el velo izquier­dis­ta y trans­gre­sor de estos inte­lec­tua­les para dejar al des­cu­bier­to lo que son en reali­dad: tigres sin dien­tes ni garras total­men­te ino­fen­si­vos al sta­tus quo. Bas­ta­rá, de momen­to, con mos­trar sólo una:

Judith Butler fue invi­ta­da el pasa­do mes de octu­bre a dar una char­la en un even­to patro­ci­na­do por el Ban­co de San­tan­der. Dos auto­de­no­mi­na­das femi­nis­tas, la Butler y Ana Patri­cia Botín, pre­si­den­ta de la enti­dad finan­cie­ra, uni­das en la “trans­gre­sión”. Pero lo des­ta­ca­ble no es que una bur­gue­sa invi­te a otra a este tipo de saraos eli­tis­tas ‑en este caso la Cáte­dra Polí­ti­cas y esté­ti­cas de la memo­ria, per­te­ne­cien­te al Museo Rei­na Sofía-, sino lo que Butler con­tó en su char­la titu­la­da “Los pode­res de la memo­ria en las peque­ñas cosas”, dedi­ca­da bási­ca­men­te a la crí­ti­ca hacia las polí­ti­cas del enton­ces toda­vía pre­si­den­te Donald Trump.

[Img #65208]

ANUNCIO DE LA CONFERENCIA DE BUTLER EN EL «REVOLUCIONARIO» MUSEO REINA SOFIA, PATROCINADA POR EL BANCO DE SANTANDER

La comi­sa­ria de la Cáte­dra, la chi­le­na Nelly Richard, pre­sen­tó a la filó­so­fa, musa de la teo­ría queer, como una cuyo posi­cio­na­mien­to inte­lec­tual la conec­ta “con la vida públi­ca, con los con­flic­tos, con los anta­go­nis­mos de la socie­dad civil, la lucha y la resis­ten­cia en con­tra de todas las for­mas de vio­len­cia”. Que­dé­mo­nos con esta definición.

En su turno, Butler habló en tér­mi­nos agra­da­bles a oídos izquier­dis­tas e inclu­so anti-capi­ta­lis­tas. En el con­tex­to de las masi­vas mani­fes­ta­cio­nes con­tra los ase­si­na­tos poli­cia­les que reco­rrían enton­ces su país, ensar­tó en su dis­cur­so pala­bras como capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, gobier­nos auto­ri­ta­rios, gru­pos vio­len­tos de extre­ma dere­cha, fas­cis­mo, cla­se tra­ba­ja­do­ra des­po­ja­da de medios de vida y sin segu­ro médi­co, Black Lives Mat­ter, racis­mo, mino­rías, migran­tes, pobla­ción “dis­pen­sa­ble”, no “valo­ra­ble”. Inclu­so citó a Marx ‑ese señor que el pos­mo­der­nis­mo inten­tó infruc­tuo­sa­men­te ente­rrar vivo- y fue más allá has­ta sos­te­ner que la pri­sión es la ins­ti­tu­ción del Esta­do que fun­cio­na “como el pri­mer ins­tru­men­to de vio­len­cia anti-negra y de injus­ti­cia.

A muchas nos gus­ta­ría saber cómo se las inge­nia Butler para casar este tipo de dis­cur­so con la prác­ti­ca de donar 1.050 dóla­res, en varias entre­gas, a las cam­pa­ñas de Kama­la Harris ‑para el sena­do, pri­me­ro, y la pre­si­den­cia después‑, si tene­mos en cuen­ta que Harris es una de las figu­ras que más ha hecho por man­te­ner ese “ins­tru­men­to de vio­len­cia” que es la pri­sión para ence­rrar en ella, pre­ci­sa­men­te, a los pobres y mino­rías racia­les: los “dis­pen­sa­bles”.

[Img #65205]

BUTLER, CONSIDERA POR ALGUNOS COMO UN REFERENTE DEL «NUEVO FEMINISMO» Y LA CRÍTICA «ANTICAPITALISTA», AYUDÓ A FINANCIAR LA CANDIDATURA DE LA ACTUAL VICEPRESIDENTA DE EE.UU.

El his­to­rial de Kama­la Harris, del que ofre­ci­mos algu­nos datos en este mis­mo medio, sería la envi­dia del juris­ta más con­ser­va­dor. Siem­pre se mofó de quie­nes piden una refor­ma del sis­te­ma penal de Esta­dos Uni­dos, entre otras cosas, para que sea menos cla­sis­ta, racis­ta e incli­na­do a dejar que se pudran en pri­sión per­so­nas ino­cen­tes. Según Harris, la con­sig­na “cons­truir más escue­las y menos cár­ce­les” tie­ne un pro­ble­ma fun­da­men­tal, por­que “debe­ría haber amplio con­sen­so en que el deli­to ha tener con­se­cuen­cias gra­ves, seve­ras y rápi­das”. Sólo en Cali­for­nia, sien­do la fis­cal jefe, Kama­la Harris metió en la cár­cel a 1.974 per­so­nas entre 2011 y 2016 por el terri­ble deli­to de pose­sión o peque­ño trá­fi­co de can­na­bis.

En las elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses se pre­sen­tan par­ti­dos que, a dife­ren­cia del Par­ti­do Demó­cra­ta, tie­nen de izquier­da mucho más que el nom­bre, aun­que el sis­te­ma esté dise­ña­do para que no logren des­ban­car al dou­po­lio demó­cra­ta-repu­bli­cano. Tam­po­co es obli­ga­to­rio votar.

Sería por ello de agra­de­cer que la seño­ra Butler expli­ca­ra cómo se pue­de favo­re­cer a un par­ti­do que ya ha deja­do cla­ro que la cla­mo­ro­sa deman­da popu­lar de “sani­dad para todos” no la va a satis­fa­cer; o cómo una inte­lec­tual que ha cri­ti­ca­do la polí­ti­ca sio­nis­ta de Israel pue­de con­tri­buir a la cam­pa­ña de una can­di­da­ta que apo­ya públi­ca e incon­di­cio­nal­men­te a ese mis­mo Esta­do. Por no hablar de la polí­ti­ca con los inmi­gran­tes o las inter­ven­cio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en tan­tos paí­ses, las vidas de cuya pobla­ción no son para su gobierno ‑sea demó­cra­ta o repu­bli­cano- “valo­ra­bles”, según el tér­mino de Butler.

Para los inte­lec­tua­les “izquier­dis­tas” como la seño­ra Butler no pare­ce haber con­tra­dic­ción algu­na en donar y votar a can­di­da­tos que, como el tán­dem Biden-Harris, han sido par­te res­pon­sa­ble de todo lo que aqué­llos dicen con­de­nar en sus flo­rea­dos dis­cur­sos. Como tam­po­co pare­ce que Butler la halla­ra cuan­do, en junio de 2019, con­tri­bu­yó a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de la demó­cra­ta Eli­za­beth Warren, que dio el vis­to bueno a la gue­rra eco­nó­mi­ca empren­di­da por Trump con­tra Vene­zue­la ‑otra pobla­ción “dis­pen­sa­ble”- y decla­ró abier­ta­men­te que es “capi­ta­lis­ta has­ta los hue­sos”.

No hay con­tra­dic­ción, no la hay; por­que, en el fon­do, las sim­pa­tías capi­ta­lis­tas y Ota­nis­tas de estos inte­lec­tua­les de lam­pa­ri­llas, ico­nos del pro­gre­sis­mo, trans­gre­so­res de lo super­fi­cial, pres­ti­di­gi­ta­do­res de la pala­bra, tam­bién les calan has­ta la osa­men­ta. Están ahí, bajo la luz de los faros mediá­ti­co-aca­dé­mi­cos, para apun­ta­lar el sistema.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *