Boli­via. La “Fuer­za 10” de Sanan­di­ta abrió fue­go en Senkata

Por Wil­son Gar­cía Méri­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de diciem­bre de 2020.

La masa­cre fue pro­mo­vi­da por un ex fun­cio­na­rio de la emba­ja­da norteamericana

Redac­ción Sol de Pan­do.- Erick Foron­da, el enton­ces secre­ta­rio pri­va­do de la pre­si­den­te Jea­ni­ne Añez, enca­be­zó un “Gabi­ne­te de Gue­rra” con­jun­ta­men­te los minis­tros de Gobierno Artu­ro Muri­llo y de Defen­sa Fer­nan­do López Julio, ade­más de la enton­ces minis­tra de Comu­ni­ca­ción Roxa­na Lizá­rra­ga, para deci­dir el des­pla­za­mien­to de fuer­zas espe­cia­les de sati­na­do­res de la Escue­la de Cón­do­res de Sanan­di­ta, des­de el muni­ci­pio tari­je­ño de Yacui­ba, hacia la ciu­dad de El Alto don­de se pro­du­jo la masa­cre de Sen­ka­ta el 19 de noviem­bre del pasa­do año.

Un mes des­pués de la masa­cre, el 14 de diciem­bre de 2019, duran­te un acto de pro­mo­ción de alum­nos egre­sa­dos de la Escue­la de Cón­do­res, el minis­tro López Julio decla­ró a las tro­pas sati­na­do­ras “héroes de Sen­ka­ta”, elo­gian­do la efec­ti­vi­dad de la “Fuer­za 10”, uni­dad de éli­te que habría sido la encar­ga­da de eje­cu­tar aque­lla masa­cre “anti subversiva”.

“Fren­te a uste­des está la Fuer­za 10, que yo los lla­mo los héroes de Sen­ka­ta, que tie­ne por misión orga­ni­zar, pla­ni­fi­car entre­nar y eje­cu­tar ope­ra­cio­nes de acción direc­ta y ope­ra­cio­nes espe­cia­les para man­te­ner el orden”, dijo López en su discurso.

En ese acto reve­la­dor pro­ta­go­ni­za­do por el minis­tro López en la loca­li­dad de Sanan­di­ta, estu­vie­ron pre­sen­tes, ade­más de la pre­si­den­te Jea­ni­ne Añez, el enton­ces minis­tro de la Pre­si­den­cia Yer­ko Núñez y la minis­tra de Comu­ni­ca­ción Roxa­na Lizárraga.

Masa­cre al día siguien­te de la pose­sión del Alto Mando

Según una fuen­te cas­tren­se alta­men­te con­fia­ble conec­ta­da con Sol de Pan­do, des­de aquel “Gabi­ne­te de Gue­rra” arti­cu­la­do por Foron­da se ope­ra­ti­vi­zó la acción arma­da con­tra los movi­mien­tos socia­les des­con­ten­tos con el per­fil fas­cis­ta del régi­men, sus­ti­tu­yen­do al Alto Man­do Mili­tar en vís­pe­ras de la matan­za, “con gene­ra­les ele­gi­dos por el padre de Luis Fer­nan­do Cama­cho y por Fer­nan­do López Julio”, ase­gu­ra la fuente.

Como secre­ta­rio pri­va­do de la pre­si­den­te Añez, Foron­da se encar­gó de “cana­li­zar” deci­sio­nes toma­das den­tro el Gobierno boli­viano des­de la pers­pec­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na. | Foto­mon­ta­je Sol de Pando

“El gene­ral Ser­gio Ore­lla­na Cen­te­llas fue desig­na­do Coman­dan­te en Jefe para reem­pla­zar al gene­ral Kali­mann des­pués de una reu­nión que rea­li­za­ron en la ofi­ci­na de Fer­nan­do López con Luis Fer­nan­do Cama­cho y su padre, el señor José Luis Cama­cho. Tam­bién estu­vo en esa reu­nión el gene­ral Inchaus­ti que fue desig­na­do Coman­dan­te Gene­ral del Ejér­ci­to”, sos­tie­ne el infor­man­te de Sol de Pando.

El Alto Man­do Mili­tar leal a Jea­ni­ne Añez fue pose­sio­na­do el 14 de noviem­bre de 2019 y al día siguien­te, 15 de noviem­bre, se pro­du­jo la pri­me­ra masa­cre del régi­men “tran­si­to­rio”, en la loca­li­dad de Huay­lla­ni, muni­ci­pio de Saca­ba, en Cocha­bam­ba. La masa­cre de Sen­ka­ta en El Alto de La Paz se per­pe­tra­ría cin­co días des­pués, el 19 de noviembre.

“Lo que nos lla­mó la aten­ción” —reme­mo­ra la fuen­te— “es que en todas las reunio­nes pro­pi­cia­das des­de el Gabi­ne­te de Gue­rra, inclu­yen­do la reu­nión con el padre de Luis Fer­nan­do Cama­cho, esta­ba pre­sen­te el señor Erick Foron­da, como apo­de­ra­do de la pre­si­den­te Jea­ni­ne Añez. Cuan­do los minis­tros Muri­llo y López inter­ve­nían siem­pre lo mira­ban a él como espe­ran­do su aprobación…”.

Una mano negra de la CIA en el Pala­cio Quemado

Foron­da, ex rela­cio­nis­ta públi­co de la Emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en La Paz, era el agen­te de la CIA que el gobierno de Donald Trump había intro­du­ci­do en el Gobierno de Tran­si­ción —tras la renun­cia y auto-exi­lio de Evo Mora­les jun­to a su cúpu­la legis­la­ti­va— para sofo­car la resis­ten­cia popu­lar que se opu­so al ascen­so ultra-dere­chis­ta sur­gi­do por el vacío de poder que dejó Morales.

Como secre­ta­rio pri­va­do de la pre­si­den­te Añez, Foron­da se encar­gó de “cana­li­zar” deci­sio­nes toma­das den­tro el Gobierno boli­viano des­de la pers­pec­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na. Fue quien trans­mi­tió, median­te su cuen­ta del Twit­ter, el 13 de noviem­bre de 2019, la “con­gra­tu­la­ción” del Depar­ta­men­to de Esta­do al régi­men entrante.

Curio­sa­men­te, en el cur­so de los suce­sos de Huay­lla­ni y Sen­ka­ta, acon­te­ci­dos el 15 y 19 de noviem­bre res­pec­ti­va­men­te, el agen­te nor­te­ame­ri­cano sus­pen­dió las acti­vi­da­des de su red social, man­te­nien­do silen­cio duran­te una sema­na que es el lap­so del san­grien­to con­flic­to nacional.

Su últi­mo twit un día antes de la matan­za de Huay­lla­ni fue diri­gi­do con­tra el ex minis­tro de Gobierno Sacha Llo­ren­ti, quien en ese momen­to aún ejer­cía como Emba­ja­dor ante la ONU. “No tuvis­te el cora­je de renun­ciar. Enton­ces, serás des­pe­di­do… Y ten­drás que salir de EEUU en menos de 72 horas”, sen­ten­ció el inso­len­te agen­te de la CIA el 14 de noviembre.

Duran­te los días en que se pro­du­je­ron las dos masa­cres, Foron­da des­apa­re­ció de la red social. Reapa­re­ció el 21 de noviem­bre, cuan­do el país ya había sido “paci­fi­ca­do” de aquel modo tan san­grien­to. “Dios tomó con­trol. Vamos Boli­via”, proclamó.

Y por si fue­ra poco, el com­por­ta­mien­to de Fer­nan­do López Julio —el Minis­tro de Defen­sa en cuyo currí­cu­lum bri­lla su ante­ce­den­te de haber sido ins­truc­tor de Sanan­di­ta y ofi­cial for­ma­do duran­te la nar­co-dic­ta­du­ra de Gar­cía Meza que fun­dó esta escue­la en 1981 — , es simi­lar al de Foron­da. Duran­te los días de la matan­za no tuvo acti­vi­dad en redes socia­les y reac­ti­vó su twit­ter tam­bién el 21 de noviem­bre, con un pos­teo cla­ra­men­te diri­gi­do a legi­ti­mar las masacres:

Los exper­tos de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) que se encuen­tran en Boli­via des­de hace un mes, tie­nen el deber de con­vo­car a Erick Foron­da para que expli­que las acti­vi­da­des que desem­pe­ñó —como secre­ta­rio pri­va­do de Jea­ni­ne Añez— duran­te los días 15 y 19 de noviem­bre con­jun­ta­men­te los minis­tros Fer­nan­do López, Artu­ro Muri­llo y Roxa­na Lizá­rra­ga, en rela­ción a los movi­mien­tos mili­ta­res ins­trui­dos des­de el Poder Ejecutivo.

Espe­ran­do la ver­sión del coro­nel Fer­nan­do Boyán Aguilera

El coman­dan­te de la Escue­la de Cón­do­res Boli­via­nos (Escon­bol, que es la deno­mi­na­ción ofi­cial de aquel cen­tro de ins­truc­ción en sati­na­je mili­tar), el tenien­te coro­nel Fer­nan­do Boyán Agui­le­ra, per­te­ne­ce a un gru­po de ofi­cia­les lea­les al ex minis­tro de la Pre­si­den­cia Juan Ramón Quin­ta­na, quien man­tu­vo una rela­ción de pri­vi­le­gio con esta fuer­za espe­cial duran­te el régi­men pro­rro­guis­ta de Evo Mora­les. (Recor­de­mos que Quin­ta­na, igual que López en Sen­ka­ta, uti­li­zó a los sati­na­do­res duran­te la masa­cre de Por­ve­nir, en Pan­do, en sep­tiem­bre de 2008).

El coro­nel Boyán tuvo que haber reci­bi­do una inten­sa pre­sión para lle­var sus tro­pas des­de el Gran Cha­co has­ta El Alto. Nin­gu­na inves­ti­ga­ción con­fia­ble al res­pec­to pue­de pres­cin­dir de su testimonio.

Exis­te en archi­vos del Minis­te­rio de Defen­sa y en el Alto Man­do Mili­tar una serie de comu­ni­ca­cio­nes ofi­cia­les, memo­rán­dums y cir­cu­la­res, que deben ser des­en­crip­ta­das para esta­ble­cer con cla­ri­dad flu­jos y rutas en el movi­mien­to de esas tro­pas: cuán­do y por qué medio se trans­por­ta­ron de Sanan­di­ta al alti­plano pace­ño, dón­de se hos­pe­da­ron, cuán­tos eran, etcétera.

Asi­mis­mo, según nues­tra hipó­te­sis de tra­ba­jo, hay dife­ren­cias sus­tan­cia­les entre las matan­zas come­ti­das en Huay­lla­ni y Sen­ka­ta. Los suce­sos de Saca­ba se pro­du­je­ron cuan­do el recién pose­sio­na­do Alto Man­do Mili­tar aún no había toma­do con­trol de la situa­ción. Sol de Pan­do sos­tie­ne que en Huay­lla­ni no actua­ron los sati­na­do­res de Sanan­di­ta, sino para­mi­li­ta­res de la lla­ma­da “Resis­ten­cia Kocha­la” bajo órde­nes direc­tas del minis­tro de Gobierno Artu­ro Muri­llo. En el caso de Huay­lla­ni, por tan­to, resul­ta vital una inter­pre­ta­ción rigu­ro­sa de las peri­cias balís­ti­cas a car­go de la Fiscalía.

La inves­ti­ga­ción recién empieza.

fuen­te Bolpress

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *