Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¿El mun­do de mañana?

Por Eduar­do Mon­tes de Oca. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020.

De exis­tir, será mucho más tétri­co que el actual, si no apli­ca­mos medi­das urgen­tes. Es difí­cil con­tes­tar al deta­lle la inte­rro­gan­te con que enca­be­za­mos estas líneas. Suce­de que, zaran­dea­dos por tre­pi­dan­tes fuer­zas, sole­mos sufrir lo que lla­ma­mos el sín­dro­me del aje­dre­cis­ta. Bueno, de muchos aje­dre­cis­tas afi­cio­na­dos, los cua­les no logran colum­brar tan­tas ame­na­zas, tan­tas varian­tes como quien obser­va el table­ro por sobre los hom­bros de los juga­do­res. Con más abar­ca­do­ra visión. 

Pero ¿aca­so alguien a más de noso­tros, los homo sapiens, está pen­dien­te del “cote­jo”, de nues­tra exis­ten­cia? Dios, ase­gu­ra­rá más de uno. Y para no gol­pear­nos el pecho en tras­no­cha­da pose de ateo –dis­cri­mi­na­do­ra por el énfa­sis tea­tral –, deje­mos asen­ta­do el aser­to al menos como hipó­te­sis, eso sí: no demos­tra­ble ni por la pro­pia teo­lo­gía, que echa mano de la fe, de “la cer­te­za de lo que se espe­ra, la con­vic­ción de lo que no se ve”, según el Após­tol Pablo (Hebreos 11:1).

Ate­rri­zan­do en el mun­do tan­gi­ble, e inclu­so en el no tan­gi­ble escru­ta­ble por la cien­cia, recor­de­mos que una miría­da de pen­sa­do­res se ha plan­tea­do la pre­gun­ta. Sus­cri­ba­mos su cons­ta­ta­ción de una reali­dad esca­bro­sa, así como inten­te­mos con ellos un esbo­zo de posi­bles esce­na­rios, menos lesi­vos a la super­vi­ven­cia en el pla­ne­ta en la medi­da en que, de mane­ra man­co­mu­na­da, eje­cu­te­mos peren­to­rias pro­vi­den­cias suge­ri­das por lúci­das mentes.

Noam Chomsky se mues­tra ago­re­ro: “Tene­mos poco tiem­po para deci­dir si la vida huma­na sobre­vi­vi­rá”. Ala­ri­do este de alguien para quien la épo­ca es la más oscu­ra de que se ten­ga memo­ria, pues repre­sen­ta un “pun­to de con­fluen­cia de dis­tin­tas cri­sis muy gra­ves”, entre las que se inclu­yen la posi­bi­li­dad real de gue­rra nuclear, el ace­le­ra­do cam­bio cli­má­ti­co (CC), la COVID-19, una gran depre­sión eco­nó­mi­ca y una con­tra­ofen­si­va racis­ta con los Esta­dos Uni­dos como epicentro.

“Este es un momen­to úni­co en la his­to­ria de la huma­ni­dad, no solo en mi vida. Nun­ca ha habi­do un momen­to en el que haya sur­gi­do tal con­fluen­cia de cri­sis y las deci­sio­nes al res­pec­to que deban tomar­se muy pron­to, no se pue­den retra­sar”, advier­te el impor­tan­te lin­güis­ta en entre­vis­ta con­ce­di­da al sitio The Hill, cuya rese­ña encon­tra­mos en Pági­na 12.

No por pri­me­ra vez el inte­lec­tual nor­te­ame­ri­cano abor­da públi­ca­men­te el tema en estos tér­mi­nos. Las cita­das fuen­tes recuer­dan que en abril de 2020 aler­tó acer­ca de que los gobier­nos se eri­gen en “el pro­ble­ma y no [en] la solu­ción”, y al res­pec­to de la situa­ción pun­tual de su país sos­tu­vo que se ve agra­va­da por la con­di­ción de “bufo­nes soció­pa­tas” de quie­nes mane­jan la admi­nis­tra­ción, con Donald Trump a la cabe­za. Deplo­ró una lógi­ca que podría lle­var a esta­dos alta­men­te auto­ri­ta­rios y repre­si­vos que expan­dan el manual neo­li­be­ral inclu­so más que aho­ra”, aun­que acla­ró que “eso depen­de de la gen­te joven” y “de cómo la pobla­ción mun­dial reaccione”.

Recien­te­men­te se refi­rió al bochor­no­so rol adop­ta­do por el mag­na­te-pre­si­den­te en la ges­tión de la pan­de­mia y arre­me­tió con­tra él juz­gán­do­lo el “peor cri­mi­nal de la his­to­ria, sin lugar a dudas”. En vehe­men­te tono, el céle­bre cate­drá­ti­co rema­tó: “Nun­ca ha habi­do una figu­ra en la his­to­ria polí­ti­ca que se haya dedi­ca­do tan apa­sio­na­da­men­te a des­truir los pro­yec­tos para la vida huma­na orga­ni­za­da en la Tie­rra en el futu­ro cercano”.

De entre los alda­bo­na­zos de Chomsky sobre­sa­le el enun­cia­do de que las ini­cia­ti­vas que los eje­cu­ti­vos lle­ven ade­lan­te para hacer fren­te al nue­vo coro­na­vi­rus resul­ta­rán impor­tan­tes a cor­to pla­zo, pero que las deci­sio­nes sobre el CC serán aún más dura­de­ras. “Sal­dre­mos de algu­na mane­ra de la pan­de­mia pero a un cos­to terri­ble, que tie­ne en su mayo­ría cau­sas evi­ta­bles”; sin embar­go, “no sal­dre­mos del derre­ti­mien­to de las capas de hie­lo polar, eso es per­ma­nen­te”. Ele­men­to de un cicló­peo desastre.

Natu­ra heri­da por (in)humanas manos

Desas­tre ya en pro­gre­so. Des­do­bla­do –meros ejem­plos– en la que­ma de dimen­sio­nes épi­cas de la Ama­zo­nía y del Pan­ta­nal bra­si­le­ño –el más exten­so hume­dal tro­pi­cal del orbe – ; en la que está aso­lan­do la cos­ta oes­te de los Esta­dos Uni­dos –vivien­das, infra­es­truc­tu­ra urba­na cal­ci­na­das – , con muer­tos y lesio­na­dos como el más dan­tes­co de los pano­ra­mas; en los sinies­tros de Sibe­ria, nom­bra­dos zom­bies por su capa­ci­dad de echar a andar cuan­do se esti­man extin­gui­dos. Todo ello pro­ba­ble­men­te deto­na­do por negli­gen­cia, pero medran­do en con­di­cio­nes de una mega­trans­for­ma­ción que ha dis­pa­ra­do el calor ambiental.

En tex­to apa­re­ci­do en Coun­ter­Pounch y tra­du­ci­do para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez, Robert Hun­zi­ker ensa­ya con­cre­ta­men­te sobre los fue­gos en el este del exten­so terri­to­rio ruso una ima­gen no por empe­dra­da de voca­blos comu­nes menos impre­sio­nan­te: “Infierno de pro­por­cio­nes mons­truo­sas, a nada com­pa­ra­ble en la his­to­ria moderna […]”.

Con­ci­ta suma aten­ción el que “la mis­ma región del pla­ne­ta famo­sa por las tem­pe­ra­tu­ras más frías de la his­to­ria, regis­tra aho­ra en verano tem­pe­ra­tu­ras como las de Mia­mi, 38ºC. Debi­do a esta situa­ción inau­di­ta y sin pre­ce­den­tes, ¿debe­ría incluir­se este esce­na­rio catas­tró­fi­co en tiem­po real, al estar pro­du­cién­do­se aho­ra, en las reunio­nes infor­ma­ti­vas pre­si­den­cia­les de la Agen­cia de Segu­ri­dad Nacio­nal (NSA, por sus siglas en inglés) de EE.UU.? No, el pre­si­den­te no lee. Enton­ces, ¿debe­ría la NSA ver­ba­li­zar la catás­tro­fe al pre­si­den­te? ¿Estás de bro­ma? ¡Te arries­gas a que te despida!”.

Todo lo ante­rior supo­ne “una señal pode­ro­sa e incon­di­cio­nal, espe­cial­men­te para el gru­po de com­pro­mi­so del Acuer­do de París de 2015, exclu­yen­do a EE.UU., de que el calen­ta­mien­to glo­bal está arra­san­do y enlo­que­cien­do. Tal vez la asam­blea de París 2015 deba vol­ver a con­vo­car­se para una reu­nión ad hoc de emer­gen­cia y hacer una revi­sión de cómo las naciones/​Estados indi­vi­dua­les están mane­jan­do sus com­pro­mi­sos volun­ta­rios para redu­cir las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, por­que el cua­dro de man­do del pla­ne­ta pare­ce una inmen­sa cagada

Lo cual entron­ca con las cam­pa­nas echa­das al vue­lo por Chomsky, con énfa­sis en que las cau­sas de la deba­cle son abru­ma­do­ra­men­te antro­po­gé­ni­cas –sí, depen­dien­tes de la espe­cie – , y de que urge redu­cir a cero las emi­sio­nes de com­bus­ti­bles fósi­les. Por­que las igni­cio­nes del Árti­co en Rusia en junio y julio –qué decir de las ante­rior­men­te rela­cio­na­das– libe­ra­ron “más CO2 que cual­quier tem­po­ra­da com­ple­ta de incen­dios des­de que se lle­van a cabo regis­tros, y más CO2 que en toda Escan­di­na­via, y todo ello en solo dos meses. Eso es más que impac­tan­te, y repre­sen­ta las emi­sio­nes de CO2 a esca­la nacio­nal emi­ti­das por la natu­ra­le­za mis­ma, que aho­ra com­pi­ten fron­tal­men­te con todos los com­pro­mi­sos de París 2015”.

Para más inri de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles, los terrí­co­las, otros estro­pi­cios pulu­lan en andas de des­pa­chos de agen­cias, notas de Inter­net, artícu­los de revis­tas, libros, por doquier. Bás­te­nos uno en cali­dad de ilus­tra­ción. Como con­se­cuen­cia del CC podrían haber­se esfu­ma­do del glo­bo 28 billo­nes de tone­la­das de hie­lo en menos de tres dece­nios, volu­men con que, cal­cu­la Tho­mas Sla­ter, inves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Leeds traí­do a cola­ción por Rus­sia Today, se cubri­ría ínte­gra­men­te con una capa de 100 metros de espe­sor la super­fi­cie del Rei­no Unido.

Asom­bra lo halla­do en una pri­me­ra pes­qui­sa uni­ver­sal, tras las efec­tua­das en la Antár­ti­da y Groen­lan­dia, con­fe­só Andrew Shepherd, de la mis­ma ins­ti­tu­ción y coau­tor del aná­li­sis. “El aumen­to del nivel del mar oca­sio­na­do por el derre­ti­mien­to de los gla­cia­res y las capas de hie­lo podría alcan­zar un metro a fina­les de este siglo. Cada cen­tí­me­tro de aumen­to del nivel del mar sig­ni­fi­ca que alre­de­dor de un millón de per­so­nas serán des­pla­za­das de sus tie­rras bajas”.

Algo como saca­do de los más terro­rí­fi­cos fil­mes de dis­to­pías. Con el “adi­ta­men­to” de que “la men­gua del hie­lo está redu­cien­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la capa­ci­dad de la Tie­rra de refle­jar la radia­ción solar de vuel­ta al espa­cio, lo que se tra­du­ce en un aumen­to de las tem­pe­ra­tu­ras. De pro­me­dio, la tem­pe­ra­tu­ra de la super­fi­cie pla­ne­ta­ria ha aumen­ta­do en 0,85ºC des­de 1880 y esto se ha ampli­fi­ca­do en las regio­nes pola­res”, mien­tras “las tem­pe­ra­tu­ras marí­ti­ma y atmos­fé­ri­ca han aumen­ta­do, pro­vo­can­do catas­tró­fi­cas pér­di­das de hielo”.

Otros augu­rios

Pre­sen­cia­re­mos el colap­so total del orden eco­nó­mi­co glo­bal, espe­ta a Marie­la Danie­la Yacar, el filó­so­fo ita­liano Fran­co “Bifo” Berar­di, de acuer­do con quien esa ter­mi­na­ción de ciclo “podría abrir la puer­ta a un infierno polí­ti­co y mili­tar esen­cial­men­te caó­ti­co. El caos es el ver­da­de­ro domi­na­dor de la épo­ca pan­dé­mi­ca”, sen­ten­cia. En ins­tan­tes que no son “para con­clu­sio­nes”, ofre­ce un alud de cri­te­rios cáus­ti­cos sobre el con­tex­to, y pre­vé que lo que res­ta del poder capi­ta­lis­ta inten­ta­rá impo­ner un sis­te­ma de con­trol tec­no­to­ta­li­ta­rio. “Pero la alter­na­ti­va está aquí y aho­ra: una socie­dad libre de las com­pul­sio­nes de acu­mu­la­ción y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, decla­ra dan­do pábu­lo al opti­mis­mo el tam­bién esci­tor y acti­vis­ta, que apre­cia ten­den­cias divergentes.

“De un lado, asis­ti­mos al des­mo­ro­na­mien­to de los nudos estruc­tu­ra­les de la eco­no­mía. El colap­so de la deman­da, del con­su­mo, una defla­ción [en pocas pala­bras, situa­ción de exce­so de ofer­ta que pro­vo­ca una dis­mi­nu­ción gene­ra­li­za­da de los pre­cios o una rece­sión eco­nó­mi­ca] de lar­go pla­zo que ali­men­ta la cri­sis de la pro­duc­ción y el des­em­pleo, en una espi­ral que pode­mos defi­nir como depre­sión, pero es algo más que una depre­sión eco­nó­mi­ca. Es el fin del mode­lo capi­ta­lis­ta, la explo­sión de muchos con­cep­tos y estruc­tu­ras que man­tie­nen jun­tas a las socie­da­des. Al mis­mo tiem­po asis­ti­mos al enor­me for­ta­le­ci­mien­to del capi­ta­lis­mo de las pla­ta­for­mas y las empre­sas digi­ta­les en su conjunto”.

Ahon­dan­do en la espi­ral anár­qui­ca, el inter­pe­la­do con­si­de­ra que “todas las medi­das de esta­bi­li­za­ción que están inten­tan­do las fuer­zas polí­ti­cas de gobierno en Euro­pa como en otros luga­res no pue­den esta­bi­li­zar nada en el lar­go pla­zo”. El cre­ci­mien­to, dis­cu­rre, no vol­ve­rá maña­na ni nun­ca. La ecos­fe­ra terres­tre no lo per­mi­ti­rá; no lo está per­mi­tien­do. La deman­da no se recu­pe­ra­rá, no úni­ca­men­te por­que el sala­rio va dis­mi­nu­yen­do, sino por­que la cri­sis aca­rrea­da por el SARS-CoV‑2 no es eco­nó­mi­ca en exclu­si­vo; es ade­más psí­qui­ca, men­tal: una ero­sión de las espe­ran­zas de futuro.

Ópti­ca expli­ca­da colo­ri­da­men­te: “La pan­de­mia mar­ca una rup­tu­ra antro­po­ló­gi­ca de una pro­fun­di­dad abis­mal. Pen­se­mos en el acto más humano de todos: el beso, el acer­car­se de los labios, el aca­ri­ciar pau­la­tino y dul­ce de la len­gua al inte­rior de la boca de otro ser humano. Este acto se ha vuel­to el más peli­gro­so y anti­so­cial que se pue­da ima­gi­nar. ¿Qué efec­to va a pro­du­cir esta nove­dad en el incons­cien­te colec­ti­vo? Una sen­si­bi­li­za­ción fóbi­ca al cuer­po y la piel del otro. Una epi­de­mia de sole­dad, y por tan­to, de depre­sión […] Tene­mos que rein­ven­tar la afec­ti­vi­dad, el deseo, el toca­mien­to, el sexo […] Pero lo repi­to con fuer­za: esta­mos en un umbral, no pode­mos saber cómo sal­dre­mos de la osci­la­ción en la que el incons­cien­te está capturado”.

Berar­di cree que aun apa­re­ci­da la vacu­na las ten­sio­nes no amai­na­rán. La infec­ción ha sig­na­do el comien­zo de una era de deba­cles glo­ba­les, a nivel bio­ló­gi­co, ambien­tal, mili­tar. Los retum­bos de la dolen­cia sobre el medio se com­por­tan con­tra­dic­to­ria­men­te asi­mis­mo. Si bien se ha expe­ri­men­ta­do una reduc­ción de los con­su­mos de ener­gía fósil, un blo­queo de la con­ta­mi­na­ción indus­trial y urba­na, la situa­ción eco­nó­mi­ca obli­ga a la socie­dad a cen­trar­se en los pro­ble­mas inme­dia­tos y pos­ter­gar las solu­cio­nes de lar­zo plazo.

“Y no hay lar­go pla­zo a nivel de la cri­sis ambien­tal, por­que los efec­tos del calen­ta­mien­to glo­bal ya se des­plie­gan. Pero al mis­mo tiem­po pode­mos ima­gi­nar y pro­po­ner la crea­ción de redes comu­ni­ta­rias autó­no­mas que no depen­dan del prin­ci­pio de pro­ve­cho y acu­mu­la­ción. Comu­ni­da­des del sobre­vi­vir frugal”.

Tras sos­te­ner que las ten­den­cias actua­les (super­po­bla­ción, polu­ción, calen­ta­mien­to glo­bal, reduc­ción del espa­cio habi­ta­ble, mul­ti­pli­ca­ción de los gas­tos béli­cos, pro­li­fe­ra­ción de las gue­rras, epi­de­mia psi­có­ti­ca) no impli­can otra pers­pec­ti­va rea­lis­ta que el fin de la civi­li­dad, en su opi­nión ya mani­fes­tán­do­se, y de la espe­cie, el medi­ta­dor se defien­de aprio­rís­ti­ca­men­te de la acu­sa­ción de derro­tis­ta, escla­re­cien­do que “antes que nada no soy un adi­vino”. Y “soy con­ven­ci­do de que el inevi­ta­ble muchas veces no se rea­li­za por­que el impre­vi­si­ble tien­de a prevalecer”.

¿Alter­na­ti­vas?

A des­pe­cho de la pro­cla­ma­ción de que la pan­de­mia pro­pi­nó al capi­ta­lis­mo “un gol­pe a lo Kill Bill”, que man­tie­ne, entre otros, el eslo­veno Sla­voj Žižek, admi­ra­ble por su valen­tía para desa­fiar los sabe­res ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos, al decir de Ati­lio Boron, el últi­mo seña­la lo qui­mé­ri­co de espe­rar que la for­ma­ción de marras se des­plo­me en breve.

Reme­mo­ra el teó­ri­co lati­no­ame­ri­cano que el capi­ta­lis­mo ha mos­tra­do una inusual resi­lien­cia –“pre­coz­men­te adver­ti­da por los clá­si­cos del mar­xis­mo”– para pro­ce­sar las cri­sis, que no son ni acci­den­tes ni intem­pes­ti­vos des­víos de un reco­rri­do pro­li­ja­men­te pre­es­ta­ble­ci­do, sino acon­te­ci­mien­tos recu­rren­tes de los que, a fal­ta de una enor­me acu­mu­la­ción de fuer­zas socia­les y polí­ti­cas socia­lis­tas, como suce­de hoy, el régi­men emer­ge depu­ra­do y vigo­ri­za­do, con la rique­za más con­cen­tra­da, mono­po­lios más pode­ro­sos y admi­nis­tra­cio­nes más ser­vi­cia­les a las cla­ses dominantes.

Sin olvi­dar el pro­gra­ma máxi­mo, esto es luchar por el adve­ni­mien­to del “rei­no de Dios en la Tie­rra” –y per­do­na­rán el soba­do sin­tag­ma – , el pro­gra­ma míni­mo sería some­ter a pro­fun­da revi­sión el para­dig­ma de las polí­ti­cas públi­cas, empe­zan­do por la Sani­dad y la Segu­ri­dad Social, como pre­lu­dio sine qua non de la bata­lla deci­si­va, la de poner bajo con­trol al pul­po que “asfi­xia a la eco­no­mía mun­dial, pro­vo­can­do rece­sio­nes, aumen­tan­do el des­em­pleo y dis­pa­ran­do a nive­les extra­va­gan­tes la des­igual­dad eco­nó­mi­ca. Un capi­tal finan­cie­ro ultra-para­si­ta­rio que finan­cia y pro­te­ge a las mafias de ‘guan­te blan­co’ y que, con la com­pla­cen­cia o com­pli­ci­dad de los gobier­nos de los capi­ta­lis­mos cen­tra­les y las ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas inter­na­cio­na­les, crea las ‘gua­ri­das fis­ca­les’ que faci­li­tan el ocul­ta­mien­to de sus deli­tos y la eva­sión tri­bu­ta­ria que empo­bre­ce a los esta­dos, debi­li­ta a sus gobier­nos y los pri­va de los recur­sos indis­pen­sa­bles para garan­ti­zar una vida dig­na a sus pobla­cio­nes. Va de suyo que para lle­gar a la recons­truc­ción de ese nue­vo orden social pri­me­ro habrá que derro­tar a la pandemia”.

Con­ven­ga­mos pues en lo impres­cin­di­ble de replan­tear­se los méto­dos tra­di­cio­na­les de orga­ni­za­ción popu­lar, y en que la cues­tión es no per­der la revo­lu­ción socia­lis­ta como nor­te de nues­tra brú­ju­la. Con­ser­var la estra­te­gia, so pena de que la tác­ti­ca pro­pues­ta no rin­da fru­to. Pura dia­léc­ti­ca. Mien­tras tan­to, ten­ga­mos pre­sen­te como aci­ca­te y guía para la bre­ga que, de exis­tir, el mun­do de maña­na deven­drá (ya devie­ne) más tétri­co que el del pre­sen­te, si no toma­mos medi­das urgentes.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *