Femi­nis­mos. Cómo con­tar que las muje­res migran

Por Flor Arrio­la, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de diciem­bre de 2020.

Xime­na Villa­grán ofre­ce, a tra­vés de Pika­ra Maga­zi­ne, un taller onli­ne titu­la­do ‘Perio­dis­mo de rup­tu­ra: cómo con­tar que las muje­res tam­bién migran’.

Xime­na Villa­grán, perio­dis­ta de datos, es una de las fun­da­do­ras de El Inter­cam­bio, pro­duc­to­ra ibe­ro­ame­ri­ca­na que ofre­ce perio­dis­mo digi­tal. Fun­da­da jun­to a Elsa Cabria, perio­dis­ta narra­ti­va y de inves­ti­ga­ción, tra­ba­jan temas de Cen­troa­mé­ri­ca y del Esta­do espa­ñol. Ade­más de hacer perio­dis­mo digi­tal, ofre­cen pro­duc­tos offli­ne ‑fue­ra de línea- como expo­si­cio­nes inter­ac­ti­vas y no renun­cian a “todo tipo de inno­va­cio­nes en el for­ma­to que sea”. Tie­nen su sede en Gua­te­ma­la y tra­ba­jan sin áni­mo de lucro. Sus ejes prin­ci­pa­les de inves­ti­ga­ción son la vio­len­cia, el géne­ro, las des­igual­da­des y la migración.

Para ense­ñar cómo con­tar que las muje­res migran, Xime­na Villa­grán expli­có el Pro­yec­to Retorno y cómo, des­de El Inter­cam­bio, lle­va­ron a cabo tal inves­ti­ga­ción, que tenía como obje­ti­vo redu­cir la migra­ción cen­tro­ame­ri­ca­na en Esta­do Uni­dos. Por lo tan­to, en este caso, la labor perio­dís­ti­ca con­sis­tió en bus­car datos para ir así a una narra­ti­va a tra­vés de la que con­tar las his­to­rias de las per­so­nas migran­tes. Se tra­ta de visi­bi­li­zar las vidas en las que hay un pro­ce­so migra­to­rio, enten­der los por­qués y qué supo­ne, des­pués de empren­der un via­je, tener que vol­ver al lugar que debi­do a su situa­ción les obli­ga a mar­char­se. En este tipo de repor­ta­jes, afir­ma la perio­dis­ta, se pre­ten­de “visi­bi­li­zar la par­te inves­ti­ga­ti­va”. Para ello recu­rrie­ron a los datos y pidie­ron las cifras al mis­mo Gobierno: “Que­ría­mos saber cuán­ta gen­te esta­ba sien­do depor­ta­da des­de Esta­dos Uni­dos a Cen­troa­mé­ri­ca”, afir­ma Villa­grán, y con ello con­tar his­to­rias “don­de se haga visi­ble que las muje­res tam­bién migran”.

Para hacer este tipo de repor­ta­jes, expli­ca la perio­dis­ta, es nece­sa­rio incluir el enfo­que de géne­ro por­que “intere­sa saber si un fenó­meno es mas­cu­lino o feme­nino y, con esa infor­ma­ción, expli­car lo que suce­de”. A tra­vés de la reco­pi­la­ción de datos y esta­dís­ti­cas que ten­gan en cuen­ta estas cate­go­rías, así como la edad o el país al que regre­san, por ejem­plo, se pue­den expli­car las razo­nes de un fenó­meno como “el aumen­to de la migra­ción de las mujeres”.

Una his­to­ria que com­par­tió la perio­dis­ta fue la de Gri­sel­da Domin­go, mujer indí­ge­na gua­te­mal­te­ca que inten­tó lle­gar a Esta­dos Uni­dos tres veces. A tra­vés de un repor­ta­je reple­to de imá­ge­nes ‑don­de las pro­ta­go­nis­tas son muje­res- la repor­te­ra narra la his­to­ria de esta mujer, cria­da en un entorno tre­men­da­men­te machis­ta, cuyos moti­vos para que­rer salir de sus paí­ses fue­ron obvios: la pobre­za y las des­igual­da­des de géne­ro, pues­to que ser mujer en aque­lla comu­ni­dad supo­nía estar rele­ga­da a un hom­bre de por vida. La his­to­ria de Gri­sel­da, cuen­ta la direc­to­ra eje­cu­ti­va de El Inter­cam­bio, les sir­vió “como hilo con­duc­tor para expli­car la situa­ción en una comu­ni­dad don­de los hom­bres poseen todo el con­trol e ima­gen social”. Muchas muje­res, cuan­do son cons­cien­tes de esto, deci­den migrar. Gri­sel­da les con­tó que, en su comu­ni­dad, eran “los hom­bres quie­nes toman deci­sio­nes en sus vidas”. Sin embar­go, para las perio­dis­tas, era impor­tan­te con­tar cómo el migrar era una nece­si­dad pro­pia de las muje­res. Gri­sel­da “no que­ría ser como el res­to de muje­res de su comu­ni­dad”, afir­ma Villa­grán. Las perio­dis­tas de Pro­yec­to Retorno, antes de empe­zar un rela­to, se pre­gun­tan qué quie­ren con­tar, y, sobre todo, cómo quie­ren hacer­lo y de qué mane­ra dar espa­cio a las muje­res en los medios de comu­ni­ca­ción. Sobre todo por­que, en muchas oca­sio­nes, son los hom­bres quie­nes cuen­tan las his­to­rias de esas muje­res sin tener en cuen­ta cómo las tra­ta el pro­pio entorno. Por ejem­plo, recal­ca, que en la comu­ni­dad de Gri­sel­da los hom­bres eran tan machis­tas que no que­rían diri­gir­se a las perio­dis­tas, solo lo hacían a su compañero.

Para ana­li­zar las razo­nes por las que estas muje­res deci­den migrar “es nece­sa­rio empe­zar a ver mucho más atrás”, expli­có Villa­grán y, de esa mane­ra, poner en valor la vio­len­cia, la des­igual­dad y la pobre­za que sufren estas muje­res como con­se­cuen­cia del sis­te­ma. No pre­ten­den, des­de El Inter­cam­bio, retra­tar a las muje­res como víc­ti­mas, pero sí quie­ren dejar cons­tan­cia de las con­se­cuen­cias que tie­ne ser mujer en estas comu­ni­da­des. Para ello, visi­bi­li­zar, estu­diar e inves­ti­gar las razo­nes por las que estas muje­res deci­den migrar de sus paí­ses es fun­da­men­tal para enten­der los pro­ce­sos de las mis­mas protagonistas.

Fuen­te: Lahai­ne, pika​ra​ma​ga​zi​ne​.com/​2​0​2​0​/​1​2​/​c​o​n​t​a​r​-​l​a​s​-​m​u​j​e​r​e​s​-​m​i​g​r​an/.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *