Esta­dos Uni­dos. Trump ter­mi­na, arran­ca el trumpismo

Por Ser­gio Kier­nan, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020. 

Tan­to el Par­ti­do Demó­cra­ta como el Repu­bli­cano tie­nen una raíz mode­ra­da, com­par­ten una nega­ti­va abso­lu­ta a cam­biar el sis­te­ma y gene­ran lide­raz­gos fran­ca­men­te anodinos.

Donald Trump final­men­te per­dió las elec­cio­nes, pero sigue invul­ne­ra­ble en su dis­cur­so de que se las roba­ron, de que hubo frau­de. Esta men­ti­ra no es casual ni boba, es un mani­fies­to a futu­ro que varias encues­tas indi­can con­ven­ce a por lo menos un ter­cio de sus elec­to­res, algo así como 25 millo­nes de per­so­nas. Trump deja el gobierno como una víc­ti­ma de pode­res ocul­tos, del «esta­do pro­fun­do», de las eli­tes eter­nas. Este rela­to lo deja como un ángel caí­do que se sacri­fi­có por su pue­blo y pue­de ser más que sufi­cien­te para fun­dar algo ines­pe­ra­do en el pai­sa­je anó­mi­co de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos, un movi­mien­to con base popu­lar. Trump se aca­bó y aho­ra pue­de arran­car el trumpismo.

Allá al nor­te y en inglés se pue­de encon­trar casi todo en el menú polí­ti­co. Hay maoís­tas, hay situa­cio­nis­tas, hay yip­pies, hay nazis de toda laya y socia­lis­tas que sue­ñan con Sue­cia o la vie­ja URSS. Tam­bién hay par­ti­dos con nom­bres como El Alqui­ler es Muy Caro o el Par­ti­do de las Fami­lias Tra­ba­ja­do­ras, con pla­ta­for­mas y mili­tan­cias muy ati­na­das y comu­ni­ta­rias. Pero todo esto ter­mi­na sien­do ínfi­mo fren­te al eterno bipar­ti­dis­mo de Repu­bli­ca­nos y Demó­cra­tas, due­ños del 99 por cien­to de la ima­gi­na­ción polí­ti­ca del país.

Estos dos par­ti­do­tes tie­nen una raíz mode­ra­da, com­par­ten una nega­ti­va abso­lu­ta a cam­biar el sis­te­ma y gene­ran lide­raz­gos fran­ca­men­te ano­di­nos. Joe Biden no es ni remo­ta­men­te tan ano­dino como Mike Pen­ce, que pare­ce un astro­nau­ta que nun­ca voló al espa­cio, pero está en esa fre­cuen­cia. Kama­la Harris mue­ve el ampe­rí­me­tro por ser mujer y mino­ría étni­ca, pero sus ideas polí­ti­cas la deja­rían muy cómo­da en el Sena­do de Raúl Alfon­sín. Sólo Ber­nie San­ders pro­pu­so algo nue­vo y has­ta dijo la pala­bra mal­di­ta, «socia­lis­mo», y per­dió la inter­na de su pro­pio par­ti­do, que eli­gió por mucho a Biden.

Los demó­cra­tas siguen hablan­do de Fran­klin Delano Roo­se­velt por­que fue el últi­mo líder caris­má­ti­co que tuvie­ron. Los repu­bli­ca­nos siguen hablan­do de Ronald Reagan por lo mis­mo. Pero ni siquie­ra estos dos, que dejan en la som­bra a figu­ras como Eisenho­wer, John­son, Clin­ton, Nixon, Ford, todos los Bush y has­ta a Oba­ma, que tuvo la chan­ce de tras­cen­der, se arri­man a Trump en el nivel de magia. Trump es ama­do de un modo irra­cio­nal y odia­do con furia. Trump mien­te dicien­do exac­ta­men­te lo que sus aman­tes quie­ren oir, y no impor­ta que sea men­ti­ra. Es por­que Trump dice una ver­dad meri­dia­na, que la mayo­ría de los nor­te­ame­ri­ca­nos no cuen­tan excep­to como mer­ca­do con­su­mi­dor. Sobre esta base le ganó al esta­blish­ment repu­bli­cano y ganó en 2016. Su fra­se de que podía balear a alguien en medio de la calle y no iba a per­der ni un voto es exac­ta. Con esa impu­ni­dad des­ar­mó todo lo que pudo del esta­do y se puso a hacer cosas como un muro con México.

Al día siguien­te de las elec­cio­nes, Trump empe­zó a recau­dar para pagar abo­ga­dos. Jun­tó dos­cien­tos millo­nes de dóla­res en cosa de días pese a que los gran­des donan­tes del par­ti­do se hicie­ron los dis­traí­dos. Millo­nes de donan­tes le man­da­ron lo que podían y aun­que Rudy Giu­lia­ni haya cobra­do mucho como abo­ga­do, esa pla­ta alcan­za para una cam­pa­ña. Tam­bién se arre­gló para poner como pre­si­den­te del Comi­té Nacio­nal Repu­bli­cano a Ron­na Rom­ney McDa­niel, la hija de Mitt Rom­ney, el ultra­con­ser­va­dor sena­dor por Utah que per­dió la inter­na con él. Ron­na es un cua­dro de la dere­cha más con­ser­va­do­ra y está al fren­te de una ins­ti­tu­ción muy útil a la hora de las pri­ma­rias, las inter­nas par­ti­da­rias que deter­mi­nan quién es candidato.

Y acá vie­ne la herra­mien­ta fun­da­cio­nal del trum­pis­mo, la de sacar­se del medio a los dipu­tados y sena­do­res nacio­na­les o esta­dua­les, a los gober­na­do­res y con­ce­ja­les, que sean «blan­dos», que no estén con Trump. Con 25 millo­nes de segui­do­res has­ta en el llano, con dos­cien­tos millo­nes para hacer polí­ti­ca, con gen­te que le debe favo­res en todo el apa­ra­to par­ti­da­rio, Trump tie­ne su pro­pio Tea Party lis­to para 2022. El Tea Party fue el que inven­tó esto de correr por dere­cha a los mode­ra­dos. Ter­mi­nó des­apa­re­cien­do por­que le fal­tó un lide­raz­go carismático.

Que es exac­ta­men­te lo que hay ahora.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *