Cuba. El Che y la bata­lla final para el triun­fo: San­ta Clara

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de diciem­bre de 2020. 

La bata­lla de San­ta Cla­ra comen­zó el 28 de diciem­bre de 1958. El Che com­ba­tió con 300 hom­bres con­tra un enemi­go varias veces supe­rior en núme­ro y armamentos.

El triun­fo defi­ni­ti­vo de la Revo­lu­ción cuba­na hubie­ra sido impo­si­ble sin la vic­to­ria de la bata­lla de San­ta Cla­ra, lide­ra­da por Ernes­to Che Gue­va­ra, jun­to a su Colum­na 8: Ciro Redondo.

La capi­tal de la pro­vin­cia de Villa Cla­ra, en la región cen­tral de Cuba, por su ubi­ca­ción estra­té­gi­ca era una de las ciu­da­des más cus­to­dia­das por la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Batis­ta, con el fin de con­te­ner el paso del Ejér­ci­to Rebel­de (ER) hacia el occi­den­te del país.

El Coman­dan­te en Jefe del ER, Fidel Cas­tro, enco­men­dó a dos de sus prin­ci­pa­les coman­dan­tes en la zona orien­tal de Cuba, el Che y Cami­lo Cien­fue­gos, a tomar el cen­tro de la Isla y con­ti­nuar el camino hacia La Haba­na (capi­tal), don­de esta­ban los prin­ci­pa­les man­dos, civil y militar.

Al lle­gar en octu­bre de 1958 al terri­to­rio cen­tral, en poco más de un mes ambos coman­dan­tes, con sus res­pec­ti­vas colum­nas, logra­ron libe­rar terri­to­rios mon­ta­ño­sos, cor­ta­ron las vías de comu­ni­ca­ción que enla­za­ban al orien­te y al occi­den­te de Cubay cum­plie­ron el obje­ti­vo estra­té­gi­co de para­li­zar el tras­la­do de tro­pas enemi­gas por tie­rra hacia Oriente.

La últi­ma gran batalla

La bata­lla de San­ta Cla­ra comen­zó el 28 de diciem­bre de 1958 con una dura­ción de cin­co días y el apo­yo del pue­blo san­ta­cla­re­ño, el Che com­ba­tió con 300 hom­bres con­tra un enemi­go varias veces supe­rior en núme­ro y armamentos.

“Y cuan­do ya a fina­les de diciem­bre nues­tras fuer­zas tenían vir­tual­men­te domi­na­da la pro­vin­cia de Orien­te, cor­ta­da en dos par­tes la isla por la pro­vin­cia de San­ta Cla­ra, el Che lle­vó a cabo una de sus últi­mas proezas en nues­tro país”, expre­só Fidel en un dis­cur­so el 28 de noviem­bre de 1971.

Días antes el dic­ta­dor, Batis­ta, había envia­do un tren blin­da­do hacia Orien­te con sol­da­dos y muni­cio­nes de refuer­zo y se habían ubi­ca­do en la Loma del Capi­ro, una posi­ción pri­vi­le­gia­da des­de don­de con­tro­lar los movi­mien­tos de las fuer­zas rebeldes.

No obs­tan­te, el Che reco­rrió con una escol­ta la vía férrea para encon­trar el pun­to vul­ne­ra­ble obs­truir el paso del vehícu­lo. “Aco­sa­dos por hom­bres que, des­de pun­tos cer­ca­nos y vago­nes inme­dia­tos lan­za­ban bote­llas de gaso­li­na encen­di­da, el tren se con­ver­tía –gra­cias a las cha­pas del blin­da­je- en un ver­da­de­ro horno para los sol­da­dos”, escri­bió el lucha­dor argentino.

Des­de la maña­na del 29 de diciem­bre se ini­ció el ase­dio a San­ta Cla­ra des­de la Uni­ver­si­dad Mar­ta Abreu como base de ope­ra­cio­nes. Las vías ama­ne­cie­ron lle­nas de barri­ca­das, los alre­de­dor de 350 sol­da­dos batis­tia­nos a bor­do del tren fue­ron derro­ta­dos y los rebel­des logra­ron ocu­par arma­men­to para cer­ca de 500 hombres.

Tam­bién ese día resul­tó ocu­pa­do el cuar­tel del ser­vi­cio de vigi­lan­cia de carre­te­ra. La misión incluía tomar las ciu­dad por posi­cio­nes y sus prin­ci­pa­les edi­fi­cios, entre ellos, el cuar­tel 31, la esta­ción de poli­cía, la audien­cia, la cár­cel, el Gran Hotel y el Gobierno pro­vin­cial, accio­nes que se logra­ron de mane­ra progresiva.

El 31 de diciem­bre sólo que­da­ban por ren­dir­se los ofi­cia­les y sol­da­dos den­tro la mayor for­ta­le­za mili­tar de la par­te cen­tral de Cuba, “Leon­cio Vidal”, aun­que la ins­ta­la­ción no lle­gó a ser ata­ca­da debi­do a la fuga del dic­ta­dor, Ful­gen­cio Batis­ta, el 1 de enero de 1959.

Esta bata­lla fue deci­si­va en el aco­rra­la­mien­to del ejér­ci­to de la dic­ta­du­ra y la hui­da de Cuba de su jefe, lo que per­mi­tió el triun­fo del Ejér­ci­to Rebel­de y la entra­da a La Haba­na de sus prin­ci­pa­les jefes ocho días des­pués hace 62 años.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *