Vene­zue­la. Tras las agre­sio­nes, res­pi­ra paz y democracia

Por William Urqui­jo Pas­cual. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020.

Vene­zue­la res­pi­ra un ambien­te de paz y con­so­li­da­ción de la demo­cra­cia en el cie­rre de un año acen­tua­do por la esca­la­da de la agre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos, en com­pli­ci­dad con la extre­ma derecha.

La admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se de Donald Trump dio con­ti­nui­dad en 2020 a su estra­te­gia para un cam­bio de régi­men en la nación sud­ame­ri­ca­na, estra­ti­fi­ca­da en el reco­no­ci­mien­to a un pre­ten­di­do gobierno para­le­lo lide­ra­do por el cabe­ci­lla opo­si­tor Juan Guai­dó, la asfi­xia eco­nó­mi­ca y el apo­yo vela­do a nue­vos pla­nes golpistas.

A comien­zos de abril, en medio de la lucha glo­bal con­tra la pan­de­mia de Covid-19, Trump estre­chó el cer­co a Vene­zue­la y ame­na­zó con arras­trar a Amé­ri­ca Lati­na a una con­fla­gra­ción, al orde­nar incre­men­tar la pre­sen­cia de efec­ti­vos mili­ta­res en el área.

El amplio des­plie­gue de medios nava­les en el Cari­be orien­tal, tea­tro de ope­ra­cio­nes en una posi­ble agre­sión con­tra el país, tuvo lugar bajo el pre­tex­to de refor­zar la lucha con­tra el trá­fi­co de dro­gas, y siguió a las infun­da­das acu­sa­cio­nes con­tra el man­da­ta­rio vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro por supues­tos deli­tos de narcotráfico.

‘Esta­mos ante la ver­sión de Armas de des­truc­ción masi­va que usa­ron para inva­dir Irak en el 2003 pero aho­ra en ver­sión nar­co­tra­fi­can­te y racis­ta’, denun­ció en su momen­to el emba­ja­dor vene­zo­lano en la ONU, Samuel Moncada.

Bajo el tri­lla­do dis­cur­so de ‘todas las opcio­nes están sobre la mesa’, la pre­sión mili­tar lle­gó acom­pa­ña­da de una pro­pues­ta inje­ren­cis­ta, según la cual se ins­ta­la­ría en Vene­zue­la un gobierno de tran­si­ción ‑sin Madu­ro ni Guaidó‑, ade­más de con­vo­car a elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, a cam­bio del levan­ta­mien­to de las medi­das coercitivas.

OPERACIÓN GEDEÓN, TERCERIZACIÓN DE LA GUERRA

La Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na y los órga­nos de segu­ri­dad e inte­li­gen­cia del Esta­do abor­ta­ron a comien­zos de mayo una incur­sión terro­ris­ta por varios pun­tos de la cos­ta vene­zo­la­na, y die­ron con la cap­tu­ra de dece­nas de efec­ti­vos para­mi­li­ta­res y mercenarios.

El víncu­lo de la empre­sa esta­dou­ni­den­se Sil­ver­corp en la deno­mi­na­da Ope­ra­ción Gedeón evi­den­ció una vez más la esca­la­da en la gue­rra no con­ven­cio­nal pro­mo­vi­da con­tra Vene­zue­la des­de Washing­ton, en con­tu­ber­nio con sec­to­res extremistas.

La com­pa­ñía, pro­pie­dad del vete­rano de las fuer­zas espe­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas Jor­dan Gou­dreau, diri­gió el entre­na­mien­to de mer­ce­na­rios en cam­pa­men­tos ubi­ca­dos en Colom­bia ante la mira­da cóm­pli­ce de las auto­ri­da­des neo­gra­na­di­nas, de acuer­do con evi­den­cias apor­ta­das por el Gobierno bolivariano.

Crea­da en mar­zo de 2018 con el supues­to fin de pro­veer ase­so­ría en mate­ria de segu­ri­dad y ser­vi­cios de pro­tec­ción, Sil­ver­corp asu­mió los pre­pa­ra­ti­vos de la agre­sión y juga­ría ade­más un rol fun­da­men­tal en el esce­na­rio pos­te­rior a la operación.

Los tér­mi­nos de la incur­sión y las res­pon­sa­bi­li­da­des de las par­tes invo­lu­cra­das en el pro­yec­to beli­cis­ta que­da­ron plas­ma­dos en un con­tra­to fir­ma­do por Gou­dreau y per­so­ne­ros del extre­mis­mo opo­si­tor vene­zo­lano, enca­be­za­do por el dipu­tado Juan Guai­dó, reco­no­ci­do por la Casa Blan­ca como ‘pre­si­den­te encargado’.

El acuer­do con­tem­pla­ba en pri­mer lugar la eli­mi­na­ción físi­ca del man­da­ta­rio Nico­lás Madu­ro y otros miem­bros del alto man­do polí­ti­co-mili­tar de la nación ‑obje­ti­vo con­fir­ma­do por mer­ce­na­rios cap­tu­ra­dos, como par­te de una ope­ra­ción que tenía como pro­pó­si­to gene­ral la ocu­pa­ción pro­lon­ga­da del país a manos de un ejér­ci­to privado.

Jor­dan Gou­dreau reve­ló víncu­los de fun­cio­na­rios cer­ca­nos al Gobierno de Esta­dos Uni­dos con la Ope­ra­ción Gedeón con­tra Vene­zue­la, al pre­sen­tar una deman­da en una cor­te de ese país con­tra sus ‘socios’ vene­zo­la­nos por el incum­pli­mien­to de pagos por la orga­ni­za­ción de la frus­tra­da incur­sión terrorista.

Las agre­sio­nes con­tra Vene­zue­la en 2020 pasa­ron tam­bién por el recru­de­ci­mien­to de las medi­das coer­ci­ti­vas, accio­nes que incre­men­ta­ron aún más las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y tuvie­ron su efec­to más visi­ble en el défi­cit de com­bus­ti­ble auto­mo­tor duran­te todo el año.

Súme­se la per­se­cu­ción a las impor­ta­cio­nes de gaso­li­na, prin­ci­pal­men­te las pro­ve­nien­tes des­de Irán, y accio­nes de sabo­ta­je con­tra ins­ta­la­cio­nes estra­té­gi­cas de la indus­tria petro­le­ra, con el fin de tor­pe­dear la capa­ci­dad refi­na­do­ra del país para apro­ve­char la esca­sez de car­bu­ran­te como deto­nan­te de un caos social.

ELECCIONES Y TRIUNFO DE LA DEMOCRACIA

En medio de la cre­cien­te hos­ti­li­dad de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE) de Vene­zue­la lla­mó a media­dos de año a la cele­bra­ción de elec­cio­nes para reno­var la Asam­blea Nacio­nal (Par­la­men­to unicameral).

La reno­va­ción de la direc­ti­va del CNE y la con­vo­ca­to­ria a comi­cios legis­la­ti­vos resul­ta­ron dos de los acuer­dos más impor­tan­tes ema­na­dos de la mesa de diá­lo­go ins­ta­la­da en sep­tiem­bre de 2019 entre el Gobierno de Nico­lás Madu­ro y diver­sos par­ti­dos de la oposición.

Madu­ro cali­fi­có la jor­na­da elec­to­ral como una gran vic­to­ria de la demo­cra­cia, duran­te la cual el pue­blo vene­zo­lano salió a ele­gir a sus repre­sen­tan­tes en el órgano legis­la­ti­vo para el perío­do 2021 – 2026, lue­go de cin­co años de una legis­la­tu­ra domi­na­da por sec­to­res de la extre­ma derecha.

A pesar de las pre­sio­nes exter­nas para boi­co­tear el pro­ce­so, uni­do a la com­pli­ca­da situa­ción eco­nó­mi­ca y los reite­ra­dos lla­ma­dos a la abs­ten­ción, un impor­tan­te sec­tor de la pobla­ción refren­dó la voca­ción demo­crá­ti­ca de diri­mir las dife­ren­cias polí­ti­cas por la vía del voto, más allá de los resul­ta­dos ema­na­dos de las urnas.

La alian­za del Gran Polo Patrió­ti­co con­quis­tó 253 esca­ños de 277 en la Asam­blea Nacio­nal de Vene­zue­la, en un pro­ce­so comi­cial carac­te­ri­za­do por la par­ti­ci­pa­ción de poco más del 30 por cien­to de los 20 millo­nes 700 mil vene­zo­la­nos con­vo­ca­dos al ejer­ci­cio democrático.

Reto­mar la sen­da de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y eri­gir­se en cen­tro del deba­te polí­ti­co cons­truc­ti­vo de los gran­des temas y urgen­cias de la socie­dad vene­zo­la­na serán los gran­des retos del nue­vo ente legis­la­ti­vo, a ins­ta­lar­se el 5 de enero de 2021.

‘Tene­mos una nue­va Asam­blea Nacio­nal al ser­vi­cio de las mayo­rías; cuen­ten con­mi­go para que la patria recu­pe­re la sen­da del desa­rro­llo’, sub­ra­yó el dig­na­ta­rio al cele­brar el triun­fo del blo­que uni­ta­rio con­for­ma­do por el Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la y sus aliados.

En decla­ra­cio­nes a medios inter­na­cio­na­les, el jefe de Esta­do ins­tó a dejar de lado toda mani­fes­ta­ción de sec­ta­ris­mo y lla­mó a todos los acto­res polí­ti­cos del país a sen­tar­se en la mis­ma mesa de nego­cia­ción para tra­ba­jar jun­tos por el bien­es­tar de Venezuela.

(William Urqui­jo Pas­cual es corres­pon­sal jefe de Pren­sa Lati­na en Venezuela)

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *