Nación Mapu­che. El agua de Chu­but no coti­za en la bol­sa: la lucha por las dife­ren­tes for­mas de vida que habi­tan la meseta

Por Cris­ti­na Urtiz­be­rea y Matías Valen­zue­la /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020

Mien­tras el agua toma valor en la tim­ba finan­cie­ra de Wall Street debi­do a su esca­sez, lue­go de que el 7 de diciem­bre se comen­za­ra a coti­zar el mer­ca­do lla­ma­do “futu­ros de las mate­rias pri­mas”, en la pro­vin­cia de Chu­but el agua se sigue pre­ser­van­do, como des­de hace déca­das, gra­cias a la movi­li­za­ción de la gen­te que vie­ne orga­ni­zán­do­se para defen­der­la de la ava­ri­cia de las empre­sas megamineras.

En el trans­cur­so de los últi­mos meses, el con­flic­to en Chu­but se pro­fun­di­zó ante el anun­cio por par­te del gober­na­dor Mariano Arcio­ni de la pues­ta en mar­cha del Plan Estra­té­gi­co para el desa­rro­llo Mine­ro, en el que pre­sen­tó a la Legis­la­tu­ra pro­vin­cial el pro­yec­to para avan­zar con una zoni­fi­ca­ción a fin de habi­li­tar la mega­mi­ne­ría. Hoy en día nos encon­tra­mos ante un capí­tu­lo más de esta lar­ga lucha, que inclu­ye cara­va­nas por todo el terri­to­rio pro­vin­cial, char­las en escue­las, ple­bis­ci­tos, ini­cia­ti­vas popu­la­res y movi­li­za­cio­nes his­tó­ri­cas que que­da­ron como hitos en la lucha anti­mi­ne­ra patagónica.

En este nue­vo esce­na­rio y en el mar­co del ais­la­mien­to por la pan­de­mia por el COVID-19 enten­de­mos que es nece­sa­rio narrar, visi­bi­li­zar y refle­xio­nar sobre el día a día de una per­so­na mapu­che tehuel­che que se posi­cio­na y mili­ta por el No a la mina en la pro­vin­cia del Chu­but. En este ensa­yo ana­li­za­mos bre­ve­men­te el con­tex­to pro­vin­cial y cómo ope­ran los medios de comu­ni­ca­ción fren­te a las luchas con­tra la zoni­fi­ca­ción mine­ra de la mese­ta chu­bu­ten­se que empren­den des­de hace años las per­so­nas Mapuche-Tehuelche.

  1. La coti­dia­nei­dad de la lucha antiminera

El día a día trans­cu­rre entre mar­chas a pie por tra­yec­tos exten­sos que abar­can muchos kiló­me­tros y via­jes a las loca­li­da­des cer­ca­nas y a la capi­tal pro­vin­cial de Chu­but. En el día a día se rea­li­zan cara­va­nas con gran can­ti­dad de veci­nas y veci­nos. A esto se le suman las horas de espe­ra en la ruta has­ta que los con­tro­les poli­cia­les desis­tan de fre­nar los vehícu­los, y las horas que se está afue­ra de la Legis­la­tu­ra pro­vin­cial bajo el inten­so sol de esta épo­ca. Tam­bién, el día a día, impli­ca vol­ver con cui­da­do, con aten­ción, por­que la poli­cía ha dete­ni­do y detie­ne a mani­fes­tan­tes cuan­do regre­san de la capi­tal a sus casas. El día a día es recor­dar­se colec­ti­va­men­te de lle­var las ban­de­ras, megá­fo­nos, bom­bos, de pan­fle­tear, de colo­car car­te­les en los comer­cios, en los autos, en las redes socia­les, en las casas y, prin­ci­pal­men­te, de estar atentxs a las noti­cias, a las radios trans­mi­tien­do las mar­chas en vivo, a las redes socia­les que jue­gan un rol impor­tan­te com­par­tien­do fotos de las acti­vi­da­des que se rea­li­zan en las dife­ren­tes loca­li­da­des de la pro­vin­cia y aho­ra tam­bién en otras pro­vin­cias como Bue­nos Aires, Rio Negro y Men­do­za. Inclu­so el día a día impli­ca el pro­nun­cia­mien­to en con­tra del pro­yec­to de zoni­fi­ca­ción de dife­ren­tes orga­nis­mos que for­man par­te de las Ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do pro­vin­cial: Ins­ti­tu­tos de For­ma­ción Docen­te, los guar­da­fau­nas, inten­den­tes, docen­tes uni­ver­si­ta­rios, INTA; CONICET, la UNPSJB, la Uni­ver­si­dad del Chu­but, La Socie­dad Argen­ti­na de Pedia­tría, entre muchos otros (ver links al final del documento).

Así trans­cu­rre el día de una per­so­na cons­cien­te que defien­de el agua y la vida. El No a la mina suce­de de for­ma coti­dia­na por nuestrxs ojos y nuestrxs cuer­pos. La defen­sa del agua for­ma par­te de nues­tras char­las en cada rin­cón de la pro­vin­cia bus­can­do for­mas crea­ti­vas de mani­fes­tarnxs, de ser par­te del estar en lucha: fotos en dife­ren­tes luga­res, perri­tos con men­sa­jes que le cuel­gan del cue­llo, bai­les, ban­das de músicxs que asis­ten a las mar­chas, djs, escul­tu­ras que se lle­van a la calle, jor­na­das artís­ti­cas, mura­les, can­cio­nes, memes, videos de difu­sión, poe­mas, mar­chas de antor­chas, acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y pan­fle­tea­das en los barrios popu­la­res… y vere­mos qué otra ini­cia­ti­va sur­ge maña­na. Todas las acti­vi­da­des pro­vie­nen del ejer­ci­cio asam­blea­rio mul­ti­sec­to­rial que se rea­li­za cada semana.Por últi­mo, el “Mese­ta­zo”, acti­vi­dad colec­ti­va don­de habi­tan­tes de los pue­blos de la Mese­ta de Chu­but se reúnen y mani­fies­tan con­tra la mega­mi­ne­ría, fue ganan­do cada vez más terreno para des­men­tir publi­ca­men­te al gobierno de Chu­but y a la empre­sa trans­na­cio­nal Pan Ame­ri­can Sil­ver res­pec­to a los dichos que afir­man que “toda la gen­te de la mese­ta quie­re megaminería”.

  1. Los dis­cur­sos del gober­na­dor y los medios hege­mó­ni­cos: omi­sión, racis­mo e invisibilización

Mien­tras tan­to, los dia­rios ofi­cia­lis­tas y hege­mó­ni­cos des­oyen a las miles de per­so­nas que nos encon­tra­mos día a día movi­li­zán­do­nos. Fun­cio­na­les a los intere­ses de las empre­sas mine­ras, estos medios de comu­ni­ca­ción, se carac­te­ri­zan por repro­du­cir el dis­cur­so del gobierno pro­vin­cial, pre­sen­tan­do inclu­so títu­los idén­ti­cos y notas en las que se omi­ten las mani­fes­ta­cio­nes en con­tra de la mega­mi­ne­ría o se cri­mi­na­li­zan la pro­tes­ta, enfa­ti­zan­do figu­ras nefas­tas para la his­to­ria de la Pata­go­nia como lo es el Gene­ral Roca.

El lobby de las empre­sas mine­ras lle­ga a los medios y tam­bién a lxs dipu­tados. Una vez más, los dia­rios, por­ta­les, radios y cana­les pre­sen­tan a la mega­mi­ne­ría como la alter­na­ti­va para salir de la cri­sis eco­nó­mi­ca en la que está inmer­sa la pro­vin­cia des­de hace años. En para­le­lo, los medios comu­ni­ta­rios, las asam­bleas y las comu­ni­da­des ‑que tie­nen cana­les de comu­ni­ca­ción propios‑, difun­den por su cuen­ta los comu­ni­ca­dos e infor­ma­ción que el cer­co mediá­ti­co deja afuera.

Por su par­te, el gober­na­dor pro­vin­cial expo­ne un dis­cur­so en el que no solo nie­ga las acu­sa­cio­nes de corrup­ción hacia su gabinete/​gobierno para impo­ner la mega­mi­ne­ría –acu­sa­cio­nes fun­da­men­ta­das por la cir­cu­la­ción de videos y audios que cons­ta­tan las coimas millo­na­rias ofre­ci­das– sino tam­bién decla­ra una serie de men­ti­ras en las cua­les afir­ma que la región de la mese­ta “nece­si­ta” de la mega­mi­ne­ría o que es “una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca” para esta región (ver link). Con este dis­cur­so el gober­na­dor nie­ga y menos­pre­cia las incon­ta­bles mar­chas y los comu­ni­ca­dos del pue­blo Mapu­che-Tehuel­che de la mese­ta que se pro­nun­cian cate­gó­ri­ca­men­te en con­tra. Su dis­cur­so, rígi­do, sor­do de la socie­dad que le recla­ma, repi­te de modo mecá­ni­co que el pro­yec­to de zoni­fi­ca­ción mine­ra se man­ten­drá en la legis­la­tu­ra. Come­te reite­ra­dos actos falli­dos men­cio­nan­do el “pro­yec­to” como “con­ve­nio”, inten­tan­do lue­go corre­gir en vano sus confesiones.

Como una de las tan­tas mani­pu­la­cio­nes uti­li­za­das para impo­ner este pro­yec­to, sus estra­te­gias dis­cur­si­vas han varia­do en el tra­yec­to de estos dos meses: pri­me­ro dijo que el “pro­yec­to” era un acto de “soli­da­ri­dad”, lue­go recu­rrió a la reli­gión cató­li­ca, argu­men­tan­do que “esos recur­sos natu­ra­les están por­que el Crea­dor los puso, y la res­pon­sa­bi­li­dad del Hom­bre es lle­var­los como corres­pon­de” (ver link). Así como tam­bién argu­men­tó que el pro­yec­to tie­ne sus­ten­to cien­tí­fi­co, mien­tras que inves­ti­ga­do­res del CONICET pre­sen­ta­ron una denun­cia por­que su tra­ba­jo fue “modi­fi­ca­do cap­cio­sa­men­te a favor del desa­rro­llo mine­ro” (ver link). El gober­na­dor Mariano Arcio­ni ha inten­ta­do inclu­so refu­tar­se a sí mis­mo y en las redes cir­cu­la un video don­de él, en ple­na cam­pa­ña polí­ti­ca, se mani­fes­ta­ba en con­tra de la megaminería.

Por otro lado, el dis­cur­so del man­da­ta­rio pro­vin­cial y de los medios hege­mó­ni­cos que repro­du­cen sus dichos invi­si­bi­li­za la pre­sen­cia y los recla­mos de los pue­blos ori­gi­na­rios. Estos últi­mos, lxs prin­ci­pa­les afec­tadxs por las medi­das neo­ex­trac­ti­vis­tas, son lla­madxs por Arcio­ni como “los habi­tan­tes de la mese­ta” (ver link). Estos habi­tan­tes son, des­de su dis­cur­so, un todo homo­gé­neo, sin dife­ren­ciar las loca­li­da­des, sin reco­no­cer a sus auto­ri­da­des, sin nom­brar a las fami­lias y Lof Mapu­che-Tehuel­che que habi­tan en la región. De esta mane­ra pre­sen­ta una ima­gen de lxs pobla­dorxs Mapu­che-Tehuel­che como una ausen­cia, algo que no se nom­bra, remi­tien­do a la ya estra­te­gia uti­li­za­da de negar e invi­si­bi­li­zar a las pue­blos ori­gi­na­rios pre­exis­ten­tes al Esta­do – estra­te­gias y dis­cur­sos que vie­nen usán­do­se des­de la “cam­pa­ña del desier­to” y su inten­to por exter­mi­nar a los pue­blos ori­gi­na­rios de los terri­to­rios pata­gó­ni­cos. Su dis­cur­so, des­de una mira­da etno­cén­tri­ca, que tie­ne como des­ti­na­ta­rixs a lxs habi­tan­tes de las ciu­da­des, no con­si­de­ra a las comu­ni­da­des de la “mese­ta” como inter­lo­cu­to­ras legí­ti­mas, no dia­lo­ga con ellas.

Del mis­mo modo, y des­de una mira­da neo­li­be­ral del mun­do, el gober­na­dor Arcio­ni pre­ten­de con­ven­cer a la socie­dad de los lla­ma­dos “bene­fi­cios” de la lógi­ca neo­es­trac­ti­vis­ta que entien­de a la natu­ra­le­za úni­ca­men­te en tér­mi­nos de mer­can­cía: “los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos y la ren­ta para la pro­vin­cia y los muni­ci­pios”. Des­de esta posi­ción, lxs habi­tan­tes de la mese­ta que se pro­nun­cian en con­tra de esta lógi­ca capi­ta­lis­ta son cata­lo­ga­dos por Arcio­ni des­de la caren­cia, des­de la pasi­vi­dad, como per­so­nas que solo podrán tener “un futu­ro digno” si acep­tan “los cri­te­rios moder­nos y capi­ta­lis­tas del desa­rro­llo y la pro­duc­ción” que impli­ca la ins­ta­la­ción de mine­ras en la región. De este modo, el gober­na­dor obtu­ra a las comu­ni­da­des Mapu­che-Tehuel­che la posi­bi­li­dad de ser par­tí­ci­pes acti­vas en la toma de deci­sio­nes que ata­ñen a sus vidas y a sus territorios.

No obs­tan­te, fren­te a este pano­ra­ma los pue­blos ori­gi­na­rios no desis­ti­mos de nues­tras luchas. Las comu­ni­da­des que habi­tan en dife­ren­tes loca­li­da­des de la mese­ta cen­tro nor­te de Chu­but, due­ños y habi­tan­tes de la tie­rra que el gobierno pro­vin­cial pre­ten­de explo­tar, han pre­sen­ta­do múl­ti­ples notas fir­ma­das por las auto­ri­da­des de nues­tro pue­blo mapu­che tehuel­che, han denun­cia­do que no se está res­pe­tan­do el dere­cho de los pue­blos ori­gi­na­rios a la con­sul­ta pre­via, libre e infor­ma­da esta­ble­ci­da en la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal y en el Con­ve­nio 169 de la OIT rati­fi­ca­do por las leyes argen­ti­nas, y rea­li­zan de for­ma cons­tan­te acti­vi­da­des para que se difun­dan sus recla­mos, inclu­so refu­tan­do las ver­sio­nes de los medios ofi­cia­lis­tas como la de radio LU 20 (Tre­lew, Chubut).

  1. El agua es vida KO FEY TA MONGUEN…

Quie­nes per­te­ne­ce­mos al Pue­blo Mapu­che-Tehuel­che for­ma­mos par­te de esta lucha coti­dia­na y sabe­mos que como hijxs de la tie­rra tene­mos la misión de pro­te­ger­la. Vemos con preo­cu­pa­ción las ame­na­zas a nues­tro terri­to­rio, al que enten­de­mos no como un con­jun­to de “recur­sos natu­ra­les” sino como una par­te de nosotrxs, pero que tie­ne su pro­pia vida.

Se han envia­do varias notas a Legis­la­tu­ra de Chu­but, Direc­ción de Asun­tos Indí­ge­nas de Chu­but, y el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Asun­tos Indí­ge­nas por par­te de las Comu­ni­da­des Mapu­che-Tehuel­che de la mese­ta cen­tral nor­te, para que estos orga­nis­mos se expi­dan con­tra el pro­yec­to de zoni­fi­ca­ción mine­ra. Sin embar­go, el mis­mo no cum­ple con la Con­sul­ta Pre­via, Libre e Infor­ma­da hacia los Pue­blos Ori­gi­na­rios, rec­ti­fi­ca­do por leyes nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Ade­más se han difun­di­do comu­ni­ca­dos de lof y orga­ni­za­cio­nes Mapu­che-Tehuel­che que se mani­fies­tan con­tra la mega­mi­ne­ría, y apo­yan el pro­yec­to de Ini­cia­ti­va Popu­lar que amplía la pro­tec­ción hacia la natu­ra­le­za ante la ame­na­za neo­ex­tra­ti­va (ver link).

En estas notas y cami­nos de la buro­cra­cia, expre­sa­mos que no defen­de­mos sola­men­te el agua, sino que tam­bién lucha­mos por los nien que pro­te­gen los dife­ren­tes espa­cios que están en el agua pero tam­bién en los cerros, y en los lagos del sur que van murien­do poco a poco por la ava­ri­cia capi­ta­lis­ta. Tam­bién enten­de­mos que corre ries­go el kimün Mapu­che que tie­ne la gen­te de las comu­ni­da­des de la mese­ta, el feyen­tun que adqui­rie­ron lxs pobla­dorxs acos­tum­bradxs a vivir en armo­nía con la natu­ra­le­za. Nues­tro pue­blo, con su cul­tu­ra y su cono­ci­mien­to depen­den de que se man­ten­gan vivos pu ngen mapu, de que la natu­ra­le­za no sea las­ti­ma­da. Advier­ten nues­tras auto­ri­da­des filo­só­fi­cas que nos espe­ran días difí­ci­les pero que esta­mos fuer­tes. Mien­tras las foga­tas suce­den, espe­ran­do la nue­va avan­za­da del extrac­ti­vis­mo y las men­ti­ras del lobby mine­ro, vemos en el mapa de la zoni­fi­ca­ción que ahí están los pue­blos don­de naci­mos, que en esa zona están los luga­res don­de des­can­san nuestrxs ancestrxs, que acá en este cam­pi­to viven nues­tros padres y madres. Todo eso quie­ren destruir…

FUENTE: Gemas­Me­mo­ria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *