Eus­kal Herria. Des­de Basau­ri has­ta Mau­le, miles de voces y un gri­to con­tra la dispersión

Por Amaia Ere­ña­ga. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020.

Dos mar­chas a las cár­ce­les de Mar­tu­te­ne y Basau­ri, y más de vein­te actos fes­ti­vo-rei­vin­di­ca­ti­vos en otros tan­tos pun­tos de Ipar Eus­kal Herria han per­mi­ti­do visua­li­zar hoy la dimen­sión que ten­drá la jor­na­da del 9 de enero: amplia en lo geo­grá­fi­co, masi­va en la participación.

La pan­de­mia lo está mar­can­do todo y, si la situa­ción que se vivía ya dura de por sí, como la de las cár­ce­les, lo úni­co que ha hecho es recru­de­cer­la aún más, dar­le una vuel­ta de tuer­ca. Ese es el caso de los pre­sos vas­cos y de sus fami­lia­res. Algu­nos de ellos, por ejem­plo, lle­van diez meses sin poder ni siquie­ra poder ver a sus hijos debi­do a la situa­ción de alar­ma crea­da por la pan­de­mia; sin visi­tas, sin vis a vis, sin ver­les la cara. Con lo que esto supo­ne. Una situa­ción san­gran­te, la de los lla­ma­dos ‘niños de la mochi­la’, que se ha denun­cia­do este sába­do en la mar­cha que ha reco­rri­do por la maña­na el tra­mo entre la cár­cel de Mar­tu­te­ne y el barrio donos­tia­rra de Loio­la, y que fue una de las ‘para­das’ de una jor­na­da muy reivindicativa.

Al fren­te de la masi­va pro­tes­ta con­vo­ca­da por Sare en Mar­tu­te­ne, den­tro de su diná­mi­ca ‘Izan bidea’ de una Eus­kal Herria sin pre­sos ni refu­gia­dos, figu­ra­ba una pan­car­ta escla­re­ce­do­ra: ‘Dis­per­sión + Covid-19 = Huér­fa­nos. Quie­ro ir en pati­ne­te a ver a mis padres’. Por­que si a los kiló­me­tros se les une el Covid, la ecua­ción resul­ta difí­cil de resol­ver. Al fren­te de la mar­cha, unos niños en patinete.

Actual­men­te, en Eus­kal Herria hay 90 ‘niños de la mochi­la’, meno­res de 18 años. Para ali­viar en algo su situa­ción, y según los tres pun­tos leí­dos al final de la mar­cha por Xochitl Kara­sa­to­rre eta Amaiur Ira­gi –ambas tie­nen a sus padres están en la cár­cel – , se plan­tean el final de la polí­ti­ca de dis­per­sión; que se deje de lado la apli­ca­ción de la legis­la­ción de excep­ción con­tra sus padres –muchos de ellos tie­nen cubier­tas las 34 par­tes de su con­de­na– y la crea­ción de módu­los fami­lia­res en las pri­sio­nes de Eus­kal Herria.

En este momen­to, han recor­da­do, hay dos niñas, Iza­di e Ira­ti, vivien­do con sus madres en el módu­lo de madres de la pri­sión de Aranjuez.

Por la tar­de-noche, otra mar­cha ha lle­ga­do has­ta la cár­cel viz­cai­na de Basau­ri. La denun­cia, tam­bién de la con­cul­ca­ción de pre­sos, aun­que cen­trán­do­se en otros pun­tos. «Ya es hora de que los Gobier­nos de Madrid y parís –han apun­ta­do– empie­cen a tomar medi­das y a dar pasos reales para dejar atrás esta situa­ción y para aban­do­nar esta polí­ti­ca peni­ten­cia­ria inhumana».

Según los datos que han faci­li­ta­do, quin­ce pre­sos han sido acer­ca­dos en los últi­mos meses las cár­ce­les vas­cas, cer­ca de un cen­te­nar a cár­ce­les cer­ca­nas a Eus­kal Herria y solo que­da un pre­so vas­co en situa­ción de ais­la­mien­to. Sin embar­go, que no es sufi­cien­te: «Son unos 80 los que ten­drían que estar ya en liber­tad, tras cum­plir tres cuar­tas par­tes de su con­de­na –han aña­di­do – . La gran mayo­ría podría estar dis­fru­tan­do de per­mi­sos, tras pro­gre­sar de gra­do, y obte­nien­do los bene­fi­cios que ten­drían que tener por ley».

Por toda la geo­gra­fía: 1.800 en Ipar Eus­kal Herria

El 9 de enero, fecha en la que año tras año, se vie­ne rei­vin­di­can­do de for­ma mul­ti­tu­di­na­ria el final de la con­cul­ca­ción de los dere­chos de los pre­sos vas­cos, este año, por la pan­de­mia, va a ser dife­ren­te. Tam­bién lo están sien­do sus pro­le­gó­me­nos, y una demos­tra­ción de ello ha sido la jor­na­da de este sába­do como se ha vivi­do en Ipar Eus­kal Herria: 1.800 par­ti­ci­pan­tes con­ta­bi­li­za­dos en las acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y rei­vin­di­ca­ti­vas que se han orga­ni­za­do por la maña­na y de tar­de-noche en 21 loca­li­da­des y ciu­da­des de toda la geo­gra­fía de Ipar Eus­kal Herria.

Des­de Baio­na has­ta Mau­le, pasan­do por Doni­ba­ne Gara­zi, Haz­par­ne, Hen­daia o Bia­rritz. Tam­bo­rra­das, coros, gru­pos de dan­za… ha habi­do de todo.

La de hoy ha sido una jor­na­da deno­mi­na­da ‘Pla­za argi­tu!’, con­ce­bi­da de algu­na mane­ra para calen­tar moto­res y con­ci­tar adhe­sio­nes cara a la gran movi­li­za­ción que se quie­re rea­li­zar el día 9 en Baio­na. Y los orga­ni­za­do­res, Arti­san de la Paix, no han podi­do dejar de ocul­tar su satisfacción.

«La gen­te ha esta­do de con­ten­ta de reu­nir­se, por­que ade­más estas están sien­do unas fechas espe­cia­les por la pan­de­mia y por­que esta­mos en pleno perio­do navi­de­ño. Ade­más, el for­ma­to ha sido todo un acier­to, por­que le ha dado una idio­sin­cra­sia pro­pia, espe­cial, y ha pro­pi­cia­do ade­más la par­ti­ci­pa­ción de los agen­tes cul­tu­ra­les. Ha habi­do acti­vi­da­des duran­te todo el día, orga­ni­za­dos en los pro­pios pue­blos, invo­lu­cran­do a mucha gen­te», ha apun­ta­do una de las organizadoras.

De entre todos los actos, sin duda, el más des­ta­ca­do y el que más espec­ta­do­res ha con­gre­ga­do es el que ha ten­dio lugar por la tar­de lugar en la pla­za del Mer­ca­do Baio­na. Un espec­tácu­lo, con actua­cio­nes de los dis­tin­tos gru­pos y com­pa­ñías cul­tu­ra­les de la ciu­dad invo­lu­cra­dos, y la par­ti­ci­pa­ción acti­va del público.

Foto: Ambien­te fes­ti­vo y rei­vin­di­ca­ción en la Pla­za del Mer­ca­do de Baio­na. Cré­di­to: Bob Edme

Fuen­te: Naiz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *