El Sal­va­dor. Radi­ca­do en Fran­cia, tras la gue­rra civil, se reen­cuen­tra con su madre des­pués de 35 años

Por Emer­son Flo­res. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020.

En medio del con­flic­to arma­do sal­va­do­re­ño de los años 80, Mathew fue sepa­ra­do de su madre Rufi­na, en cir­cuns­tan­cias que aún son inves­ti­ga­das. Fue cria­do y apo­ya­do por su fami­lia adop­ti­va en Fran­cia, pero siem­pre estu­vo intere­sa­do en cono­cer su ori­gen. Así que via­jó a El Sal­va­dor para inves­ti­gar su pasa­do y, apo­ya­do por Pro-Bús­que­da, pudo reen­con­trar­se con su madre bio­ló­gi­ca des­pués de 35 años. 

Jimmy Mathew Rodrí­guez vive en Fran­cia al lado de su fami­lia adop­ti­va. Se dedi­ca al perio­dis­mo inde­pen­dien­te y escri­be sobre arte y cul­tu­ra en dife­ren­tes revis­tas. Cuan­do era tan solo un niño, sus padres fran­ce­ses le expli­ca­ron que fue adoptado.

Tras la noti­cia, Mathew se sin­tió extra­ño. “Tenía cin­co años cuan­do mis padres me dije­ron que no era su hijo bio­ló­gi­co. Sé que la mayo­ría de los niños nacen de mane­ra natu­ral y hay una mino­ría que son adop­ta­dos. El Sal­va­dor siem­pre ha teni­do un lugar espe­cial para mí y he sen­ti­do sim­ple­men­te esa curio­si­dad de cono­cer más, de saber de dón­de ven­go y de hacer ese acer­ca­mien­to”, expresó.

Sus ami­gos, al notar su genuino inte­rés por cono­cer su ori­gen, hicie­ron algu­nas lla­ma­das e inda­ga­ron si, 35 años des­pués de vivir en Fran­cia, Mathew aún tenía fami­lia­res vivos en El Sal­va­dor. Fue así como en mar­zo de 2019, vino a El Sal­va­dor para cono­cer las con­di­cio­nes en las que había ocu­rri­do su adop­ción y tra­tar de des­cu­brir sobre su pasa­do. Per­ma­ne­ció unos días en el país y esta­ble­ció con­tac­to con la Aso­cia­ción Pro-Bús­que­da de Niñas y Niños Des­apa­re­ci­dos. Esa orga­ni­za­ción ha sido cla­ve en bus­car a niños, actual­men­te adul­tos, que debi­do al con­flic­to arma­do en el país ‑ocu­rri­do entre 1980 y 1992- per­die­ron sus lazos familiares.

Cuan­do estu­vo en El Sal­va­dor, en 2019, Mathew entre­gó la infor­ma­ción con la que con­ta­ba: pasa­por­te y escri­tu­ra de adop­ción. “En cues­tión de horas, noso­tros loca­li­za­mos a la madre. Pos­te­rior­men­te, vinie­ron las prue­bas de ADN de ambos padres y, des­de el pri­mer momen­to, se detec­tó que había una filia­ción bue­na”, dijo Eduar­do Gar­cía, direc­tor eje­cu­ti­vo de Pro-Búsqueda. 

Des­pués de tener la con­fir­ma­ción de la filia­ción con las prue­bas de ADN, tes­ti­mo­nios y entre­vis­tas con los padres, Pro-Bús­que­da deter­mi­nó esta­ble­cer un reen­cuen­tro entre Mathew y su madre, pero se pos­ter­gó debi­do a la pan­de­mia por COVID-19.

La lar­ga espera

Rufi­na Angu­lo es la madre bio­ló­gi­ca de Mathew. Tie­ne en total cua­tro hijos, dos de ellos, los mayo­res, le fue­ron arre­ba­ta­dos por su padre cuan­do eran unos niños. Con ella, vive su hijo menor, de nom­bre Jesús, en el repar­to Los San­tos, muni­ci­pio de Soyapango. 

“Cuan­do supe que (Mathew) iba a venir, pin­ta­mos la casa y aho­ra lo esta­mos espe­ran­do”, men­cio­nó a GatoEn­ce­rra­do, unas horas antes del reen­cuen­tro. 35 años se dicen fácil, pero Rufi­na dice que los sin­tió como una eter­ni­dad, en la que ya no creía que iba a ver a su hijo una vez más.

La situa­ción de pobre­za y vio­len­cia intra­fa­mi­liar y la apa­ren­te inter­ven­ción de algu­nos fun­cio­na­rios públi­cos, pre­sio­na­ron a Rufi­na a dar en adop­ción al ter­ce­ro de sus cua­tro hijos. 

“Todo apun­ta a que fue una adop­ción bajo ame­na­zas y bajo coac­ción, lo cual ya es un deli­to, pero hay invo­lu­cra­mien­to de fun­cio­na­rios públi­cos que pudie­ran dar pis­tas de que, más allá de esa coac­ción, se logre cons­ta­tar que hay como una espe­cie de secues­tro y des­apa­ri­ción for­za­da y el deli­to va más allá. Esta­mos toda­vía hacien­do inda­ga­cio­nes, el caso no está cerra­do”, men­cio­nó Eduar­do García.

La lle­ga­da de Mathew esta­ba pro­gra­ma­da para las 11:00 a. m, pero el trá­fi­co de San Sal­va­dor pro­lon­gó la espe­ra has­ta las 12:30 p. m. Rufi­na ya había espe­ra­do 35 años, pero esa hora y media extra fue como espe­rar otro gran lap­so de tiempo. 

Cuan­do Rufi­na reci­bió, final­men­te, el men­sa­je de que Mathew ya esta­ba por lle­gar, salió de la casa con entu­sias­mo. Y cuan­do lo vio, a unos metros de ella, se le lle­na­ron los ojos de lágri­mas y se fun­dió a él en un abra­zo: “Mi niño”, le decía, “yo pen­sé que nun­ca más te iba a ver”.

Este ha sido un año de pér­di­das, tan­to eco­nó­mi­cas como huma­nas; no solo en el país, sino en todo el mun­do por el impac­to de pan­de­mia. Pero tam­bién ha sido un año de reen­cuen­tros, bajo el acom­pa­ña­mien­to de Pro-Bús­que­da. Algu­nos de esos reen­cuen­tros han sido a tra­vés de video­lla­ma­das y Mathew ha sido el úni­co que ha logra­do reen­con­tra­se físi­ca­men­te con sus fami­lia­res. La aso­cia­ción ha logra­do, des­de su fun­da­ción, reen­con­trar con sus fami­lia­res a más de 380 víc­ti­mas de des­apa­ri­ción for­za­da ocu­rri­da duran­te el con­flic­to arma­do salvadoreño.

“Duran­te los años del con­flic­to arma­do, había una red de tra­ta de niños y niñas bien defi­ni­da que invo­lu­cra­ba abo­ga­dos, abo­ga­das y nota­rios, doc­to­res, fun­cio­na­rios que tra­ba­ja­ban en la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca. Tam­bién se ha iden­ti­fi­ca­do a fun­cio­na­rios que tenían com­pli­ci­dad con la Fuer­za Arma­da. Hay noti­cias sobre guar­de­rías clan­des­ti­nas de niños traí­dos de las zonas con­flic­ti­vas en las que se les daba ali­men­to, medi­ci­na, se les ponía gor­di­tos, para que fue­ran más fácil­men­te adop­ta­dos, sobre todo, en paí­ses como Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ita­lia, Espa­ña”, expli­có Eduar­do Gar­cía. El caso de Mathew aún está en inves­ti­ga­ción para deter­mi­nar qué fue lo que ocu­rrió con su adopción.

“Todo mun­do dice que este año ha sido malo por la pan­de­mia, pero para el tra­ba­jo nues­tro ha sido bueno. Hay muchos jóve­nes que nos han con­tac­ta­do vía Face­book, por­que quie­ren que les apo­ye­mos en la bús­que­da de sus fami­lia­res”, con­ti­nuó García.

Mathew cono­ce a su her­mano menor

Cuan­do entró a la casa, des­pués de salu­dar a su madre, Mathew tam­bién tuvo la opor­tu­ni­dad de cono­cer a Jesús, su her­mano menor. Al ver­los jun­tos pare­ce que se cono­cie­ran des­de hace años. “¿Qué te gus­ta hacer?”, pre­gun­tó Mathew, “¿Qué pla­nes tie­nes para tu futu­ro?”, agre­gó, men­cio­nan­do que que­ría prac­ti­car su español.

Mien­tras los her­ma­nos con­ver­sa­ban, Rufi­na bus­có un álbum fami­liar: “Te pare­ces mucho a mi her­mano”, obser­vó Rufi­na y lue­go abrió el álbum para mos­trar­le fotos de per­so­nas que Mathew nun­ca ha vis­to, pero que son su fami­lia. Mathew sacó de su bol­si­llo una foto de cuan­do era niño y Rufi­na la com­pa­ró con una que ella con­ser­va­ba. El pare­ci­do, con unos años de dife­ren­cia, era innegable.

En Fran­cia, Mathew tam­bién tie­ne un álbum fami­liar, en el que había deja­do espa­cios en blan­co para aña­dir foto­gra­fías de sus fami­lia­res, en caso de encon­trar­los. Aho­ra ya podrá lle­nar esos hue­cos. “Mis padres en Fran­cia entien­den mis ganas de hacer esto, pero sé que es dolo­ro­so para ellos. Al final van a ter­mi­nar enten­dien­do por­qué deci­dí hacer­lo”, manifestó. 

En El Sal­va­dor, Rufi­na esta­ba ansio­sa antes de la lle­ga­da de Mathew. Pen­sa­ba que la pri­me­ra plá­ti­ca iba a ser sobre recri­mi­na­cio­nes o cues­tio­na­mien­tos, pero Mathew solo mos­tró ale­gría e inte­rés por cono­cer más de su madre y her­mano. “Él sabe y com­pren­de, sabe que yo no que­ría ale­jar­lo de mí”, dijo Rufina.

Jesús, el her­mano menor, le expli­có que tra­ba­ja des­de su casa y que quie­re con­ti­nuar con sus estu­dios de inge­nie­ro aero­náu­ti­co. Rufi­na, entu­sias­ma­da, hace que ambos se pon­gan de pie para ver quién de los dos es más alto. 

La des­pe­di­da

El reen­cuen­tro ha sido un momen­to fas­ci­nan­te, como una bue­na noti­cia en medio de un año de muchas tra­ge­dias. Para cele­brar­lo, Pro-Bús­que­da orga­ni­zó un almuerzo.

En el res­tau­ran­te, en Coju­te­pe­que, Rufi­na no sol­ta­ba el bra­zo de su hijo, mien­tras que Mathew decía que todo pare­cía un sue­ño: “Es muy difí­cil de des­cri­bir, más pare­ce que fue­ra una his­to­ria, un libro sobre mi vida y veo lo que está pasan­do en este momen­to como algo ficticio”. 

Des­pués del almuer­zo, Mathew tenía que con­ti­nuar con sus pro­ce­sos lega­les. Pero lle­ga­da la noche, Mathew pidió a quie­nes lo acom­pa­ña­ban que lo lle­va­ran de regre­so a Soya­pan­go para des­pe­dir­se. “Quie­ro dar­le las bue­nas noches a mi madre”, dijo.

Rufi­na que­dó feliz de haber vis­to a su hijo, aun­que men­cio­nó que le due­le tener que des­pe­dir­se de nue­vo, sin saber si vol­ve­rá a verlo. 

Fuen­te: Gato Encerrado

Fotos: Emer­son Flores

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *