Cos­ta Rica. Salud men­tal en Gua­na­cas­te: un pacien­te invi­si­ble al final de la fila

Por Mar­ce­la Can­te­ro V. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020.

La fal­ta de pro­mo­ción de los ser­vi­cios de salud men­tal, los tiem­pos de espe­ra en el área de Psi­co­lo­gía de los hos­pi­ta­les y una pobre cul­tu­ra de auto­cui­da­do levan­tan muros para quie­nes requie­ren apo­yo ante una crisis.

Sar­di­nal y Belén de Carri­llo, Gua­na­cas­te. Fren­te a la cáma­ra, con una serie de ins­truc­cio­nes y tres extra­ños con quie­nes solo había com­par­ti­do unas dos horas; afe­rra­do a su bebé, quien se movía con los ojos bien des­pier­tos, y con su padre cer­ca, como un cus­to­dio del momen­to, Michael per­ma­ne­ció sen­ta­do y, dócil­men­te, comen­zó a sol­tar ese nudo de emociones.

“Mi nom­bre es Michael Her­nán­dez Zam­bra­na, vivo en Sar­di­nal de Carri­llo, Gua­na­cas­te; ten­go 32 años, dos hijos: mi niño, Michael, tie­ne ocho años; mi niña, Shiary, un año y dos meses. Eeeehhhh… Fui padre a los 24 años con mi niño, yo….”.

Un res­pi­ro pro­fun­do y la for­ma en la cual movía sus manos bas­ta­ron para com­pren­der la nece­si­dad de pau­sar la gra­ba­ción; ape­nas, este 29 agos­to, Michael había dado sepul­tu­ra a su pare­ja de tan solo 19 años, Ingris Cana­les Alta­mi­rano, quien luchó por su vida por cer­ca de dos meses, en el Hos­pi­tal Méxi­co, en la capi­tal cos­ta­rri­cen­se de San José.

Para Michael Her­nán­dez Zam­bra­na, sus hijos ‑Shiary y Michael- son el mayor sopor­te lue­go del falle­ci­mien­to de su com­pa­ñe­ra, Ingris Cana­les, quien pasó casi dos meses en la Uni­dad de Cui­da­dos Inten­si­vos del Hos­pi­tal Méxi­co, en la capi­tal de San José, Cos­ta Rica. Michael recla­ma la esca­sa infor­ma­ción reci­bi­da sobre el cua­dro de su espo­sa, quien sufrió una seve­ra infla­ma­ción en su cerebro.

Eba­nis­ta de ofi­cio, Michael cons­tru­yó su fami­lia con una joven recor­da­da por una radian­te son­ri­sa, sus esfuer­zos por sacar un diplo­ma­do téc­ni­co y la entre­ga en las labo­res del hogar. En tan solo ocho días, Ingris pre­sen­tó un inex­pli­ca­ble dete­rio­ro de salud que cul­mi­nó con su ingre­so a la Uni­dad de Cui­da­dos Inten­si­vos (UCI), a media­dos de julio.

En la UCI del Hos­pi­tal Méxi­co, estu­vo un mes y una sema­na, bajo coma indu­ci­do, entu­ba­da, suje­ta a dece­nas de exá­me­nes sin que nin­guno arro­ja­ra una res­pues­ta cla­ra sobre su con­di­ción crítica.

“Los doc­to­res nun­ca supie­ron decir­me qué tenía, creían que era una enfer­me­dad en el cere­bro, que se infla­ma­ba y man­da­ba a des­truir todos los órga­nos, una enfer­me­dad auto­in­mu­ne. Le hicie­ron un mon­tón de TAC, la saca­ron del Hos­pi­tal Méxi­co para hacer­le una reso­nan­cia —en el Cen­tro de Reso­nan­cia Mag­né­ti­ca del segu­ro social, en San José — ; pero, no le encon­tra­ron nada: nun­ca, nun­ca, supie­ron decir cuál era la enfer­me­dad”, dijo, olvi­dán­do­se unos segun­dos de la cámara.

Por un cor­to tiem­po, la salud de Ingris mejo­ró y abrió los ojos, al pun­to de que apre­ta­ba con fuer­za las manos de Michael cuan­do esta­ba jun­to a su cama. Sin embar­go, en los siguien­tes 15 días, una nue­va cri­sis cobró su vida.

Median­te una lla­ma­da tele­fó­ni­ca, su fami­lia reci­bió la noti­cia de que la joven era posi­ti­va por COVID-19. Nin­guno pudo visi­tar­la más, ni logró con­tac­to con algún médi­co has­ta cuan­do lle­gó otra lla­ma­da infor­man­do sobre su deceso.

“En el hos­pi­tal, con­tra­jo COVID; pero, yo dudo mucho de todo eso por­que el cer­ti­fi­ca­do de defun­ción no men­cio­na nada. Mi sue­gra fue la últi­ma que estu­vo con ella, pero nun­ca le die­ron orden de ais­la­mien­to y, en el cemen­te­rio, no tuvi­mos nin­gu­na limi­ta­ción para las tres horas que pasa­mos con su fére­tro jun­to a fami­lia y ami­gos —el ataúd iba sella­do — .”, expli­có Michael.

“Esto ha sido difí­cil, no crea, decaí­das; hay veces que uno no quie­re ver a nadie (…) Casi no duer­mo. Antes, cuan­do Ingris esta­ba, yo ni oía, a la bebé, cuan­do llo­ra­ba. Aho­ra, estoy al pen­dien­te de cada movi­mien­to de la niña. A veces, son la una o dos de la maña­na y estoy des­pier­to; comer, casi tam­po­co; a veces, no ceno, ni almuer­zo: la vida cam­bió com­ple­ta­men­te. Des­de que ella se fue todo cam­bió”, añadió.

Michael Her­nán­dez apren­dió de su padre el ofi­cio de la eba­nis­te­ría, actual­men­te, se gana la vida con tra­ba­jos oca­sio­na­les que ela­bo­ra en su taller, ubi­ca­do en el barrio Arto­li­ta de la comu­ni­dad cos­te­ra de Sar­di­nal, en Gua­na­cas­te. Michael ase­gu­ra que el tra­ba­jo es su vál­vu­la de esca­pe tras la recien­te muer­te de su com­pa­ñe­ra, Ingris Cana­les, de tan solo 19 años.

Si Michael y sus dos hijos cuen­tan con segu­ro social y, en su moto, se encuen­tran a tan solo 10 minu­tos del con­sul­to­rio del Equi­po Bási­co de Aten­ción Inte­gral en Salud (EBAIS), asig­na­do a su barrio, ¿por qué sopor­ta ese cua­dro de ansie­dad, insom­nio y fal­ta de ape­ti­to sin bus­car ayu­da profesional?

“La ver­dad yo no tenía ni la menor idea de eso —sobre la exis­ten­cia de ser­vi­cios de salud men­tal para él y sus niños — ; yo no he bus­ca­do ayu­da de nada de esas cosas. Ahí, he ido sobre­lle­van­do esto solo; nada más con el apo­yo de mi papá, quien me ha hecho levan­tar­me por­que ha sido bien difí­cil”, res­pon­dió sor­pren­di­do, mien­tras evi­ta­ba que su hija se le esca­pa­ra de las manos.

Inver­sión en salud,
Cos­ta Rica 2015 – 2019 (Millo­nes de dólares)
Inver­sión en salud con res­pec­to al PIB,
Cos­ta Rica 2015 – 2019
2015 3.485.071.963 2015 6,77%
2016 3.914.951.077 2016 7,21%
2017 3.776.219.667 2017 6,69%
2018 4.170.287.174 2018 7,27%
2019 4.430.532.992 2019 7,43%

Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia con datos oficiales.

La pri­ma pobre de la salud

Como par­te de un infor­me espe­cial para Otras Mira­das, sobre las barre­ras de acce­so a los ser­vi­cios de salud en Cen­troa­mé­ri­ca, ela­bo­ra­do por cin­co medios del ist­mo; La Voz de Gua­na­cas­te cen­tró su repor­ta­je en la salud men­tal de los can­to­nes cos­te­ros de Nico­ya, San­ta Cruz, Carri­llo y Libe­ria de la pro­vin­cia de Gua­na­cas­te; don­de casos, como el de Michael, mar­can el camino pendiente.

Este eba­nis­ta nun­ca había escu­cha­do sobre la posi­bi­li­dad de tocar la puer­ta de un con­sul­to­rio para algo dife­ren­te a una dolen­cia físi­ca; una his­to­ria que saca a flo­te cómo la fal­ta de pro­mo­ción de los ser­vi­cios de salud men­tal —sec­tor que mane­ja redu­ci­dos pre­su­pues­tos— y la esca­sa inte­rio­ri­za­ción de que el auto­cui­da­do es inte­gral —men­te y cuer­po— cons­ti­tu­yen dos barre­ras de acce­so a estos ser­vi­cios, en las comunidades.

El pro­pio jefe de la Secre­ta­ría Téc­ni­ca de la Salud Men­tal del Minis­te­rio de Salud, el psi­quia­tra Fran­cis­co Gól­cher, afir­ma que la salud men­tal es “la pri­ma pobre de la salud”.

“No se le ha dado la impor­tan­cia sufi­cien­te por­que no es algo que usted pue­da ver, pal­par, tocar; como un acci­den­te, un infar­to, un derra­me o una úlce­ra: los tras­tor­nos men­ta­les y del com­por­ta­mien­to entran más en la sub­je­ti­vi­dad de las per­so­nas y los vemos cuan­do están ya des­com­pen­sa­dos, con alu­ci­na­cio­nes o come­ten sui­ci­dios por­que una depre­sión seve­ra pue­de lle­var a eso”, dijo el experto.

Tras la muer­te de su com­pa­ñe­ra, Ingris Cana­les (en la ima­gen del celu­lar), Michael Her­nán­dez ase­gu­ra que sus dos hijos, Shiary y Michael, le brin­dan la fuer­za nece­sa­ria para levan­tar­se, cada maña­na; lue­go de noches de insom­nio y tristeza.

De hecho, en Gua­na­cas­te, 13 hom­bres de cada 100.000 habi­tan­tes opta­ron por qui­tar­se la vida, en pro­me­dio, para los años 2014 al 2018; con­vir­tién­do­se en la pro­vin­cia don­de ocu­rrie­ron más sui­ci­dios de varo­nes, en Cos­ta Rica, según el Esta­do del Sui­ci­dio en Cos­ta Rica (2014−2018), de la Comi­sión Téc­ni­ca Inter­ins­ti­tu­cio­nal sobre Esta­dís­ti­cas de Con­vi­ven­cia y Segu­ri­dad Ciudadana.

Los aten­ta­dos con­tra la vida son la par­te más visi­ble de los tras­tor­nos que gol­pean a la pobla­ción gua­na­cas­te­ca; don­de, como ocu­rre en el res­to de Cos­ta Rica, la quin­ta cau­sa de inca­pa­ci­da­des médi­cas son los tras­tor­nos neu­ró­ti­cos, los rela­cio­na­dos con el estrés y los tras­tor­nos soma­to­mor­fos —dolen­cias físi­cas con ori­gen psi­co­ló­gi­co — , los cua­les envían a estos pacien­tes 11 días, en pro­me­dio, fue­ra de sus tra­ba­jos y demás acti­vi­da­des, según los datos, para el 2019, de la Caja Cos­ta­rri­cen­se del Segu­ro Social (CCSS).

Pre­si­den­te tam­bién de la Aso­cia­ción Cos­ta­rri­cen­se de Psi­quia­tría, el doc­tor Gól­cher reco­no­ció que los núme­ros sobre sui­ci­dios e inca­pa­ci­da­des por tras­tor­nos men­ta­les son la pun­ta del ice­berg de las cri­sis que arras­tran a muchos sin que sean cap­ta­dos por el sis­te­ma sanitario.

Gua­na­cas­te es tie­rra de suicidios

Pro­vin­cia Hom­bre Mujer
San José 10,0 2,3
Ala­jue­la 10,4 1,7
Car­ta­go 9,5 1,8
Here­dia 10,3 2,7
Gua­na­cas­te 13,1 1,8
Pun­ta­re­nas 12,9 1,9
Limón 9,3 2,4
Fuen­te: Esta­do del Sui­ci­dio en Cos­ta Rica, 2014 – 2018

“En una situa­ción emo­cio­nal fuer­te, pocos con­tem­plan la posi­bi­li­dad de ir al EBAIS, de bus­car ayu­da. Resuel­ven sus pro­ble­mas, solos, mal o bien, pero los resuel­ven; no es un tema de dis­tan­cia, ni de dine­ro, eso no mar­ca tan­to; real­men­te, no está inte­rio­ri­za­do bus­car a los pro­fe­sio­na­les en salud men­tal”, seña­ló el psi­quia­tra, al refe­rir­se a barre­ras de acceso.

Para Gól­cher, cuan­do el asis­ten­te téc­ni­co de aten­ción pri­ma­ria visi­ta los hoga­res para cam­pa­ñas en salud, debe hablar tam­bién sobre el cui­da­do de las emo­cio­nes y, si detec­ta algún pro­ble­ma, refe­rir el pacien­te al EBAIS; ahí, el médi­co de aten­ción pri­ma­ria debe estar bien capa­ci­ta­do en las guías de abor­da­je de tras­tor­nos men­ta­les, como depre­sión, psi­co­sis e inten­tos de sui­ci­dios, entre otros, a fin de brin­dar un abor­da­je adecuado.

“La prin­ci­pal barre­ra que yo veo es que no hay pro­mo­ción de la salud men­tal. Al fal­tar esto, no hay cono­ci­mien­to, no se sen­si­bi­li­za a las per­so­nas; debe­mos hacer edu­ca­ción por­que, muchas veces, por pre­jui­cios, estig­mas y/​o dis­cri­mi­na­ción, no se acce­de a los ser­vi­cios”, agre­gó el voce­ro del Minis­te­rio de Salud sobre salud mental.

Shiary ape­nas comien­za a cami­nar y ya reco­rre los cami­nos de su barrio en la moto de su padre, Michael Her­nán­dez; su her­mano de ocho años, Michael, se suma siem­pre a las sali­das, un momen­to don­de todo pare­ce per­fec­to para esta fami­lia que per­dió a su espo­sa y madre.

Pala­bras a la medi­da para la his­to­ria de Michael; quien, corre con su moto para lle­var a sus hijos ante cual­quier calen­tu­ra, cua­dro de tos o dolo­res repen­ti­nos; pero, aho­ra, cuan­do el dolor toca sus fibras más sen­si­bles, la posi­bi­li­dad de bus­car apo­yo pro­fe­sio­nal le resul­ta total­men­te desconocida.

“Aquí estoy, espe­ran­do la cita”

Del otro lado de la mone­da, con­tar con una cul­tu­ra de auto­cui­da­do inte­gral y cono­cer bien cuá­les puer­tas tocar, en los cen­tros médi­cos, tam­po­co ase­gu­ra que los muros cai­gan cuan­do se tra­ta de salud mental.

La refe­ren­cia tar­día a los ser­vi­cios de psi­co­lo­gía y/​o psi­quia­tría; el lar­go tiem­po de espe­ra por las citas y el débil empo­de­ra­mien­to del pacien­te, en sus dere­chos, son tres obs­tácu­los más que limi­tan el acce­so a los ser­vi­cios de salud men­tal, en la cos­ta guanacasteca.

Así, lo evi­den­cia la his­to­ria de la cruz­ro­jis­ta, Johan­na Ríos Alfa­ro, una madre de 41 años, quien nun­ca ima­gi­nó cam­biar su rol de aten­der emer­gen­cias a con­ver­tir­se en la pro­ta­go­nis­ta de la escena.

Entre enero y febre­ro del 2018, esta veci­na de Car­ta­ge­na de San­ta Cruz pre­sen­tó san­gra­dos en su sis­te­ma intes­ti­nal que le die­ron el cam­pa­na­zo de aler­ta: “Nun­ca tuve dolor, nin­gu­na moles­tia; sí, tenía coli­tis fre­cuen­tes e iba a la clí­ni­ca —de Car­ta­ge­na — , don­de me ponían Bus­ca­pi­na, en vena, con sue­ro. Eso me qui­ta­ba el dolor; pero, era una coli­tis recu­rren­te”, deta­lló Johan­na, quien suma 11 años en la Cruz Roja Cos­ta­rri­cen­se, cin­co de ellos dan­do ser­vi­cio en Belén de Carri­llo, loca­li­dad a 20 minu­tos de su casa.

Echan­do mano de sus con­tac­tos, bus­có una doc­to­ra en el EBAIS de Belén quien, al escu­char los sín­to­mas, le soli­ci­tó un examen de colon con el sello de “urgen­te” al Hos­pi­tal Dr. Enri­que Bal­to­dano de Libe­ria, uno de los dos hos­pi­ta­les de Gua­na­cas­te; sin embar­go, en ese cen­tro médi­co, quien revi­só sus pape­les con­si­de­ró que su caso podía espe­rar y pro­gra­mó la prue­ba has­ta tres meses más tarde.

Final­men­te, el día del examen, los aná­li­sis con­fir­ma­ron las sos­pe­chas: “La doc­to­ra que me prac­ti­có el examen se preo­cu­pó mucho, corrió a bus­car a la oncó­lo­ga y le dijo que tenía a una mujer joven con un tumor”, con­tó Johan­na, quien com­par­tió su his­to­ria, sen­ta­da en la par­te tra­se­ra de su ambu­lan­cia, lue­go de las 7 p.m., tras aca­bar su turno.

Con lujo de deta­lles, recor­dó cómo la oncó­lo­ga le habló de la alta pro­ba­bi­li­dad de que se tra­ta­se de un cán­cer y de los esce­na­rios que exis­tían para ella; poco tiem­po des­pués, el resul­ta­do posi­ti­vo de la biop­sia la colo­có ofi­cial­men­te en el gru­po de pacien­tes con cán­cer de colon, el 31 de mayo de 2018.

En Cos­ta Rica, el pro­to­co­lo ofi­cial de aten­ción de pacien­tes onco­ló­gi­cos debe incluir un abor­da­je inte­gral; ade­más de las citas con los espe­cia­lis­tas y de los tra­ta­mien­tos, como qui­mio­te­ra­pia y/​o radio­lo­gía, entre otras inter­ven­cio­nes; se les refie­re a un equi­po que inclu­ye, nutri­cio­nis­tas, tera­peu­tas y, por supues­to, psi­co­lo­gía y/​o psiquiatría.

Johan­na reci­bió la abru­ma­do­ra noti­cia de su cán­cer, pasó por los exá­me­nes, una ciru­gía de colon, las sesio­nes de qui­mio­te­ra­pia y radio­te­ra­pia, la recu­pe­ra­ción y el segui­mien­to de una pacien­te osto­mi­za­da —se abre un ori­fi­cio en el abdo­men para la sali­da de la ori­na o las heces a una bol­sa adap­ta­da al cuer­po, tras extir­par par­te del colon — , sin nin­gún apo­yo pro­fe­sio­nal en salud men­tal, al con­tra­rio de lo que indi­ca el protocolo.

Apo­yo gra­tui­to: En estos enla­ces y líneas tele­fó­ni­cas, pue­de encon­trar ayu­da en caso de una crisis

Jun­tos nos pode­mos cui­dar: psi​co​lo​giacr​.com

Aso­cia­ción Cos­ta­rri­cen­se de Estu­dio y Pre­ven­ción del Sui­ci­dio: 4081- 9326. Línea 13 – 22 y 9−1−1: apo­yo psi­co­ló­gi­co en torno al COVID-19. 

Línea “Aquí estoy”, 2272 – 3774: aten­ción psi­co­ló­gi­ca a estu­dian­tes y sus familias. 

Con­se­jos para man­te­ner su salud men­tal: ccss​.sa​.cr/​s​a​l​u​d​-​m​e​n​tal

Solo en una oca­sión, cuan­do se negó a dejar el hos­pi­tal, lue­go de un duro tra­ta­mien­to, una psi­có­lo­ga se acer­có a su cama: “Lle­gó a decir­me que yo esta­ría mejor en mi casa por­que, ahí, podía con­traer una infec­ción; solo me habló de eso”, recor­dó indignada.

Para esta cruz­ro­jis­ta, hubie­se sido ideal una sesión de aten­ción psi­co­ló­gi­ca para saber cómo debía hablar con sus mucha­chos, César y Este­ban, sobre su cán­cer: “Para mí, ese fue el momen­to más duro: cómo le voy a decir a mis hijos que la mamá tie­ne cán­cer”, afirmó.

Una cita pos­ter­ga­da para el 2021

Gra­cias a que el cán­cer fue detec­ta­do a tiem­po, los espe­cia­lis­tas extir­pa­ron todo el tumor del colon de Johan­na, sin hallar rami­fi­ca­cio­nes; una ciru­gía exi­to­sa rea­li­za­da el 26 de octu­bre de 2018.

A fina­les del 2019, antes de vol­ver a su tra­ba­jo, le asal­ta­ron muchas dudas e inquie­tu­des; así, en una cita con la oncó­lo­ga, hizo lo que nun­ca se había atre­vi­do: recla­mar su dere­cho de aten­ción en salud mental.

“La ciru­ja­na oncó­lo­ga —del hos­pi­tal de Libe­ria— me pasó al ser­vi­cio de Psi­quia­tría del hos­pi­tal de Nico­ya (…) Tuve dos citas —en enero de 2020 — ; a la ter­ce­ra cita, me die­ron de alta por­que psi­quiá­tri­ca­men­te no esta­ba mal: lo mío era un tema de apo­yo psi­co­ló­gi­co, algo emo­cio­nal, no físi­co”, expli­có, Johanna.

Ahí, comen­zó la pere­gri­na­ción por el calendario.

Johan­na Ríos con­clu­yó su tra­ta­mien­to con­tra un cán­cer, en el 2019, y reto­mó sus labo­res, como cruz­ro­jis­ta; sin embar­go, has­ta el 2021, ten­drá cita en el ser­vi­cio de Psi­co­lo­gía del hos­pi­tal de Nico­ya, un apo­yo que debe dar­se a todos los pacien­tes onco­ló­gi­cos, des­de un ini­cio. Ella man­tie­ne una acti­tud posi­ti­va pese a todas estas pruebas.

En el ser­vi­cio de Psi­co­lo­gía de ese cen­tro médi­co, la cita­ron para el 20 de octu­bre de 2020. Dos años, cua­tro meses y 20 días des­pués del resul­ta­do posi­ti­vo de su biop­sia, esta cruz­ro­jis­ta espe­ra­ba con­ver­sar con un espe­cia­lis­ta en salud mental.

Lle­ga­do el día, Johan­na reci­bió la noti­cia de que su con­sul­ta había sido repro­gra­ma­da para el 27 de agos­to de 2021: ¡10 meses más en la fila!

Ese es el pano­ra­ma en los dos hos­pi­ta­les de Gua­na­cas­te, don­de los tiem­pos de espe­ra de los ser­vi­cios de Psi­co­lo­gía tri­pli­can los regis­tra­dos en Psi­quia­tría, según los datos de la Uni­dad de Lis­tas de Espe­ra, al 14 de octu­bre, soli­ci­ta­dos vía correo electrónico.

En el Hos­pi­tal La Ane­xión, en Nico­ya, se deben aguar­dar 252 días para entrar al con­sul­to­rio de un psi­có­lo­go y 71, en el caso de un psi­quia­tra. En el Hos­pi­tal Dr. Enri­que Bal­to­dano, en Libe­ria, la espe­ra suma 122 días, en el ser­vi­cio de Psi­co­lo­gía, y 48, en el caso de Psiquiatría.

“Vale que estoy muy bien de áni­mo por­que si estu­vie­ra con depre­sión y con pocas ganas de vivir, ¡ima­gí­ne­se!”, dijo la cruzrojista.

Sus pala­bras están lejos de ser recla­mos al vacío. En Gua­na­cas­te, 1,8 muje­res por cada 100.000 habi­tan­tes opta­ron por qui­tar­se la vida, en pro­me­dio, para el perío­do 2014 al 2018; ubi­cán­do­se como la sex­ta pro­vin­cia don­de ocu­rren más sui­ci­dios de fémi­nas de las sie­te del país, según el Esta­do del Sui­ci­dio en Cos­ta Rica (2014−2018).
El obs­tácu­lo eterno: fal­ta dinero

Gól­cher expli­có que solo un 2% del mon­to esta­tal para el sec­tor salud lle­ga al rubro de salud men­tal; de ese mon­to, un 80% va para con­sul­tas y aten­ción hos­pi­ta­la­ria —psi­co­lo­gía y psi­quia­tría — ; así, solo que­da un 20% para aten­ción en las comunidades.

“Es muy poco, si pen­sa­mos que nues­tra Polí­ti­ca Nacio­nal de Salud Men­tal 2012 – 2021 hace énfa­sis en tra­ba­jar en la comu­ni­dad, en los fac­to­res de pro­tec­ción y de ries­go que tie­nen las enfer­me­da­des men­ta­les”, reco­no­ció el espe­cia­lis­ta, para quien esti­mar cuán­to gas­ta el segu­ro social y la medi­ci­na pri­va­da en la aten­ción de tras­tor­nos emo­cio­na­les resul­ta indis­pen­sa­ble para mejo­rar la asig­na­ción presupuestaria.

Pre­ci­sa­men­te, el pasa­do 10 de octu­bre, en el Día Mun­dial de la Salud Men­tal, la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud cen­tró sus men­sa­jes en el lema: “Acción a favor de la salud men­tal: invir­ta­mos en ella”, a fin de que los gobier­nos pon­de­ren la nece­si­dad de robus­te­cer este cam­po, más aho­ra, cuan­do la pan­de­mia de COVID-19 ele­va los tras­tor­nos emo­cio­na­les en un esce­na­rio en el que muchos cen­tros de salud están abarrotados.

De hecho, la actual cri­sis sani­ta­ria dilu­ye avan­ces, seña­la­dos por Gól­cher, como la capa­ci­ta­ción dada a los edu­ca­do­res para detec­tar a estu­dian­tes en ries­go de sui­ci­dio, debi­do a que los alum­nos pasa­ron a un sis­te­ma de cla­ses vir­tua­les, des­de sus casas.

El espe­cia­lis­ta resal­tó que el Minis­te­rio de Salud cuen­ta con un encar­ga­do en temas de salud men­tal para cada una de las 82 Áreas de Salud del país, un núme­ro corres­pon­dien­te a cada can­tón de Cos­ta Rica; ade­más, exis­te un per­so­nal de enla­ce en sus nue­ves regio­nes, una de ellas, la Cho­ro­te­ga —Gua­na­cas­te — .

“Hay que tra­ba­jar en un pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción comu­ni­ta­ria don­de todo sur­ja des­de ella; no algo que ven­ga impues­to des­de arri­ba, eso no fun­cio­na. La mis­ma comu­ni­dad debe ver lo que ocu­rre y decir qué se pue­de hacer; enton­ces, nues­tro per­so­nal lle­ga a apo­yar: ese es el nor­te que se tie­ne aho­ra”, recal­có el psiquiatra.

A la pre­gun­ta de dón­de se sigue ese mode­lo, Gól­cher men­cio­nó pocos ejem­plos: “En San Ramón, Pal­ma­res y algu­nos can­to­nes de la zona sur del país tie­nen esa expe­rien­cia; pero, hay que for­ta­le­cer esto más”, dijo.

“Yo he teni­do un carác­ter fuer­te, para todo: En vez de que el cán­cer arre­me­tie­ra en mi con­tra, yo arre­me­tí con­tra el cán­cer”, sos­tie­ne con acti­tud posi­ti­va, Johan­na Ríos, una mujer con voca­ción de ayu­da humanitaria.

De vuel­ta con Johan­na, una pre­gun­ta final era necesaria: 

¿Cómo mane­jó su angus­tia por el cán­cer, en tan­tos meses de citas, tera­pias, ciru­gías y con­tro­les de especialistas?

— En los momen­tos cuan­do estu­ve que­bran­ta­da, que­ría pedir ayu­da; pero, sen­tía que no iba a ser inme­dia­ta, de hecho, no es inme­dia­ta, aquí estoy espe­ran­do la cita.

#Mesien­to­so­la

#MeSien­to es un pro­yec­to que nace de la can­ción, Me Sien­to Alo­ne, de la artis­ta cos­ta­rri­cen­se, Raqe, el cual bus­ca reco­ger tes­ti­mo­nios sobre el impac­to de la pan­de­mia de COVID-19, en la salud men­tal de los jóvenes.

Usan­do el hash­tag #MeSien­to, las his­to­rias com­par­ti­das en redes socia­les serán entre­ga­das a líde­res polí­ti­cos de Cos­ta Rica, a fin de urgir más recur­sos eco­nó­mi­cos para la aten­ción del impac­to a la salud men­tal en tiem­pos de pandemia. 

Fuen­te: Radio Progreso

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *