Boli­via. Men­sa­je de Félix Cár­de­nas: «El colo­nia­lis­mo nos impu­so su Navidad»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020.

Men­sa­je del ex vice­mi­nis­tro de Des­co­lo­ni­za­ción y Des­pa­triar­ca­li­za­ción del Minis­te­rio de Cul­tu­ras del gobierno de Bolivia.

GRACIAS POR SUS DESEOS.
PERO NO CREO EN LA NAVIDAD Y SUS SIGNIFICANTES CAPITALISTAS.
Esto vie­ne de fami­lia, des­de mis abue­los.
Papá y mamá cada 21 de diciem­bre traían llink’i para que todos los her­ma­nos poda­mos hacer ove­ji­tas, lla­mi­tas, vaqui­tas, carri­tos, nues­tra ima­gi­na­ción se diver­tia has­ta el ama­ne­cer.
Nos expli­ca­ban que comien­za un nue­vo tiem­po, tiem­po de la Pacha­ma­ma; que podría­mos por fin comer fru­tas, peras, duraz­nos y bai­lar con músi­ca ale­gre como la moxe­ña­da.
Hoy el colo­nia­lis­mo nos impu­so su navi­dad.
Los niños apren­die­ron lo que dicen los comer­cia­les mediá­ti­cos: “si tu papá te quie­re te rega­la­rá una PS5, o PC Gamer o el celu­lar más recien­te” y a los papás ape­nas les alcan­za para el dia­rio y cuan­do rega­lan a su hijo un jugue­te modes­to, el niño pien­sa: “mis papás no me quie­ren”.
Los papás men­ti­mos a los niños dicien­do que si se por­tan bien, Papá Noel les trae­rá un buen rega­lo. Escu­ché a una niña de 10 años decir: “hé des­cu­bier­to que no es Papá Noel el que trae los rega­los, los papás com­pran, pero des­de ese momen­to pien­so que mis papás siem­pre me han esta­do min­tien­do”.
Salz­burg es una ciu­dad de Aus­tria, los com­pa­ñe­ros por mi inquie­tud navi­de­ña me lle­va­ron a una igle­sia y me mues­tran un piano expli­cán­do­me que ése es el piano con el que por pri­me­ra vez se can­tó en esa igle­sia la emble­má­ti­ca can­ción: “Noche de Paz, Noche de Amor”.
Se tra­ta­ba de que una seño­ra de avan­za­da edad y con muchos hijos, los man­te­nía tejien­do y bor­dan­do sin des­can­so al tiem­po que can­tu­rrea­ba: “cuan­do ten­dré una noche de paz, una noche de amor”. La reli­gión cató­li­ca se apro­pió de esta can­ción y le dio el sen­ti­do navi­de­ño actual.
Tam­bién en esos tiem­pos, en lo que hoy es Ale­ma­nia había un gor­di­to car­bo­ne­ro bona­chón que le gus­ta­ba rega­lar dul­ces a los niños, en home­na­je a los niños que no tenia.
Los renos son de Sue­cia, Dina­mar­ca o Norue­ga.
La igle­sia cató­li­ca nos inven­ta el naci­mien­to de el niño Jesús y para ren­dir­le cul­to inven­ta la navi­dad.
Reclu­ta al gor­di­to car­bo­ne­ro de Ale­ma­nia como Papa Noel, le rodea con renos de Sue­cia para tirar sus tri­neos, le incor­po­ra la can­ción de la seño­ra de Salz­burg y yá esta.
El capi­ta­lis­mo no pier­de el tiem­po y a Papá Noel lo vis­te de rojo y negro, los colo­res de Coca Cola y con­vier­ten a la navi­dad en mer­can­ti­lis­mo puro.
Todo ello con­du­ce a que hoy, por ejem­plo en Boli­via; la igle­sia cató­li­ca jamás estu­vo en la opción pre­fe­ren­cial por los pobres como pre­di­ca Jesús, la igle­sia cató­li­ca tie­ne como opción pre­fe­ren­cial a los ricos, apo­ya el gol­pe de los pode­ro­sos, se silen­cia y silen­cia las masa­cres de Saca­ba y Sen­ka­ta, siem­pre fue asi, su his­to­ria de agre­sión per­ma­nen­te a los pue­blos indí­ge­nas, a sus cul­tu­ras, a sus idio­mas, a sus espi­ri­tua­li­da­des es una fija­ción cris­tia­na.
Yó apren­dí el mun­do de la dua­li­dad, todo es una dua­li­dad mas­cu­li­na feme­ni­na.
La espi­ri­tua­li­dad tam­bién es mas­cu­li­na y feme­ni­na.
El 21 de junio es el año nue­vo andino – ama­zó­ni­co, es el dia del tay­ta INTI, comien­za la espi­ri­tua­li­dad mas­cu­li­na has­ta el 20 de diciem­bre.
El 21 de diciem­bre es el dia de las Illas – ispa­llas, dia de la Pacha­ma­ma, comien­za la espi­ri­tua­li­dad feme­ni­na.
A par­tir de hoy escu­cha­re­mos y bai­la­re­mos músi­ca ale­gre, tar­quea­das y moxe­ña­das; las tar­quea­das y moxe­ña­das no se bai­lan y escu­chan en cual­quier tiem­po.
Todo tie­ne su tiem­po.
Tiem­po de la Pacha­ma­ma, tiem­po de la abun­dan­cia, fru­tas, música…se renue­va la vida a par­tir de la Madre Tie­rra.
Tene­mos que res­ta­ble­cer los equi­li­brios.
Tam­bién este es el tiem­po de refle­xio­nar, pen­sar, cons­truir..
Nue­vos para­dig­mas.
Una nue­va espi­ri­tua­li­dad.
Un nue­vo sis­te­ma de creen­cias.
Un nue­vo evan­ge­lio reco­rre el mun­do a par­tir de Boli­via, es el evan­ge­lio de la Madre Tie­rra, evan­ge­lio de la Pacha­ma­ma.
Por eso en este tiem­po les deseo:
MAS INSUMISION PARA MAS DIGNIDAD!!!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *