Argen­ti­na. Lega­li­za­ción del abor­to: al recin­to sin modi­fi­ca­cio­nes y con ven­ta­ja verde

Por Agus­tin Alva­rez Rey, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de diciem­bre de 2020.

El deba­te por la lega­li­za­ción del abor­to ten­drá su pun­to final el pró­xi­mo mar­tes en el Sena­do. A tan sólo 48 horas de la sesión, los ver­des se mues­tran opti­mis­tas y aun­que se esfuer­zan por escon­der los núme­ros no dudan en repe­tir que “los votos para apro­bar el pro­yec­to están”.

El ofi­cia­lis­mo se ocu­pó esta sema­na de ter­mi­nar con las espe­cu­la­cio­nes res­pec­to de la posi­bi­li­dad de que el tex­to pudie­ra reci­bir modi­fi­ca­cio­nes duran­te su tra­ta­mien­to en el recin­to. En ese mar­co, no pare­ce haber mar­gen para las sor­pre­sas y sólo res­ta espe­rar la hora de la vota­ción para con­fir­mar la ten­den­cia que mues­tra un resul­ta­do ajus­ta­do a favor de los verdes.

Si bien, tan­to de Casa Rosa­da como des­de el gru­po de sena­do­ras ver­des del Fren­te de Todos deci­die­ron man­te­ner el her­me­tis­mo sobre el rele­va­mien­to de votos, lo cier­to es que puer­tas aden­tro de los des­pa­chos se habla de una ven­ta­ja que será como míni­mo de dos votos a favor de la ini­cia­ti­va envia­do por el Poder Ejecutivo.

Has­ta el lunes pasa­do los rele­va­mien­tos mos­tra­ban una pari­dad abso­lu­ta, con 34 votos por ban­do y dos inde­ci­sos. Pero, la inter­na­ción de Car­los Menem y la reu­nión del sena­dor sal­te­ño Ser­gio Leavy con Alber­to Fer­nán­dez, modi­fi­ca­ron el esce­na­rio. Así las cosas, el pro­yec­to con­ta­ría con 34 votos a favor y 32 en con­tra. Sin embar­go, con dos sena­do­res que aún no defi­nie­ron su posi­ción y con el rio­ne­grino Alber­to Were­til­neck incli­nán­do­se por la abs­ten­ción, en los pasi­llos de la Cáma­ra alta nin­guno de los cómpu­tos pre­vios es toma­do como defi­ni­ti­vo. La cau­te­la, en este caso, tie­ne que ver con no sub­es­ti­mar a un sec­tor de Jun­tos por el Cam­bio que mili­ta para hacer fra­ca­sar el pro­yec­to. Por eso, des­de el ofi­cia­lis­mo no sólo tra­ba­jan sobre la defi­ni­ción de los inde­ci­sos, sino tam­bién para no haya fugas. 

En la rec­ta final hacia el recin­to, las sena­do­ras ver­des des­ta­can el tra­ba­jo rea­li­za­do por la Minis­tra de Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad, Eli­za­beth Gómez Alcor­ta; la secre­ta­ria Legal y Téc­ni­ca de la pre­si­den­cia, Vil­ma Iba­rra; y el pro­pio Pre­si­den­te para empu­jar la san­ción de la nor­ma. En ese con­tex­to, seña­lan que más allá de lo reñi­da que pare­ce la vota­ción en la pre­via, la volun­tad polí­ti­ca del Eje­cu­ti­vo será la que ter­mi­ne incli­nan­do la balan­za. Por eso, a la aho­ra de ana­li­zar las posi­bi­li­da­des, las sena­do­ras ase­gu­ran que el peri­plo par­la­men­ta­rio del pro­yec­to de la lega­li­za­ción del abor­to es muy simi­lar al que tuvo que sor­tear el matri­mo­nio igua­li­ta­rio, don­de la deter­mi­na­ción del Eje­cu­ti­vo fue cen­tral para lograr la apro­ba­ción del tex­to. En en la mis­ma línea, las legis­la­do­ras mar­can las dife­ren­cias con el deba­te de 2018, cuan­do el Eje­cu­ti­vo enca­be­za­do por Mau­ri­cio Macri jugó fuer­te para que la nor­ma no avance.

La dis­cu­sión, como duran­te todo el año des­de que se decla­ró la pan­de­mia por coro­na­vi­rus, vol­ve­rá a ser a tra­vés de video­con­fe­ren­cia y sólo se per­mi­ti­rá a poco más de una doce­na de legis­la­do­res en el recin­to: cua­tro por cada uno de los dos blo­ques mayo­ri­ta­rios (el Fren­te de Todos y Jun­tos por el Cam­bio) y seis por las demás bancadas.

El res­to de los legis­la­do­res debe­rán pro­nun­ciar sus dis­cur­sos a tra­vés de la pla­ta­for­ma Webex que vie­ne uti­li­zán­do­se des­de mayo y que fun­cio­nó sin mayo­res incon­ve­nien­tes duran­te los meses de la pan­de­mia de coronavirus.

El pro­yec­to que se tra­ta­rá el pró­xi­mo mar­tes des­de las 16, fue gira­do al Sena­do lue­go de haber sido apro­ba­do en Dipu­tados el 11 de diciem­bre, por 131 votos a favor, 117 en con­tra y seis abs­ten­cio­nes: un mar­gen más amplio del que había obte­ni­do cuan­do fue apro­ba­do en 2018. Aque­lla vez, el expe­dien­te cho­có con la nega­ti­va del Sena­do, que lo recha­zó por 38 a 31, con dos abs­ten­cio­nes y una ausen­te. Dos años más tar­de, el pano­ra­ma que se deja ver en la Cáma­ra alta es distinto. 

En las mis­ma sesión, como suce­dió en la Cáma­ra de Dipu­tados, el ofi­cia­lis­mo pon­drá a con­si­de­ra­ción el deno­mi­na­do Plan de los 1.000 Días, para la aten­ción y el cui­da­do de la salud duran­te el emba­ra­zo y la pri­me­ra Infan­cia. A dife­ren­cia de la lega­li­za­ción de abor­to, se espe­ra que el tex­to sea apro­ba­do por una­ni­mi­dad por la Cáma­ra alta ya que, duran­te su dis­cu­sión en comi­sio­nes, obtu­vo el apo­yo de todos los blo­ques parlamentarios.

El pro­yec­to esta­ble­ce una nue­va asig­na­ción por Cui­da­do de Salud Inte­gral, que con­sis­te en el pago de una Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo (AUH) a con­cre­tar­se una vez por año para ayu­dar al cui­da­do de cada niño o niña menor de tres años. Al mis­mo tiem­po, extien­de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Emba­ra­zo (AUE), que pasa­rá de tener seis men­sua­li­da­des a nue­ve, para abar­car la tota­li­dad de la gestación. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *