Perú. Los con­flic­tos de fin de año

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de diciem­bre de 2020

Esta­mos aca­ban­do un año com­pli­ca­do, mar­ca­do por la pan­de­mia y la emer­gen­cia sani­ta­ria que toda­vía no ter­mi­na y que todo indi­ca se pro­lon­ga­rá el pró­xi­mo año, sobre todo si no lle­ga la ansia­da vacu­na. Ade­más, la emer­gen­cia sani­ta­ria ha teni­do un fuer­te impac­to en la eco­no­mía; se ha per­di­do alre­de­dor de tres millo­nes de puestos […]

Esta­mos aca­ban­do un año com­pli­ca­do, mar­ca­do por la pan­de­mia y la emer­gen­cia sani­ta­ria que toda­vía no ter­mi­na y que todo indi­ca se pro­lon­ga­rá el pró­xi­mo año, sobre todo si no lle­ga la ansia­da vacu­na. Ade­más, la emer­gen­cia sani­ta­ria ha teni­do un fuer­te impac­to en la eco­no­mía; se ha per­di­do alre­de­dor de tres millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo y pese a los pro­nós­ti­cos del Minis­tro de Eco­no­mía y Finan­zas, la situa­ción no pin­ta bien, sobre todo si ter­mi­na­mos enfren­tan­do una segun­da ola.

En medio de toda esta situa­ción esta­mos aca­ban­do el año con una con­flic­ti­vi­dad social en ascen­so y se pre­sen­tan algu­nas nue­vas ten­den­cias que habrá que obser­var con aten­ción cómo evo­lu­cio­nan en los pró­xi­mos meses. Por ejem­plo, hace unas sema­nas esta­lló el con­flic­to labo­ral en el boyan­te y glo­ba­li­za­do sec­tor agro­ex­por­ta­dor que, según los empre­sa­rios, sólo pue­den ser com­pe­ti­ti­vos si apli­can con­di­cio­nes labo­ra­les del siglo XIX: los tra­ba­ja­do­res en la prác­ti­ca no pue­den sin­di­ca­li­zar­se, sus suel­dos ape­nas supe­ran la remu­ne­ra­ción míni­ma, gra­cias a que la CTS y las gra­ti­fi­ca­cio­nes se ter­mi­nan sala­ri­zan­do y don­de el uso y abu­so de con­tra­tos tem­po­ra­les cam­pea en toda la acti­vi­dad. Ade­más, las boyan­tes empre­sas agro­ex­por­ta­do­ras sólo pagan la mitad del Impues­to a la Ren­ta –a dife­ren­cia del res­to de acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas– y una peque­ña par­te de las apor­ta­cio­nes a EsSalud.

Pero este tipo de rela­cio­nes labo­ra­les no es una exclu­si­vi­dad del sec­tor agro­ex­por­ta­dor. Algo de esto ha sido reco­no­ci­do por el super­in­ten­den­te de Suna­fil, Juan Car­los Reque­jo, cuan­do en una recien­te entre­vis­ta (Ges­tión 7/​12/​2020) seña­la que sec­to­res como el de la pes­ca para con­su­mo humano, manu­fac­tu­ra, retail, cons­truc­ción civil –don­de se con­tra­ta por rama– y tam­bién en el sec­tor mine­ro, don­de se con­tra­ta tra­ba­ja­do­res ter­ce­ri­za­dos para cubrir pues­tos que son per­ma­nen­tes, son sec­to­res que deben ser fis­ca­li­za­dos de mane­ra inten­sa y per­ma­nen­te. Habrá que ver si se con­cre­tan las anun­cia­das fiscalizaciones.

Lo cier­to es que las famo­sas ser­vi­ces, las con­tra­tas y las empre­sas inter­me­dia­rias, tam­bién cam­pean en sec­to­res como el mine­ro. Sólo un dato: en las últi­mas déca­das, en pro­me­dio, ape­nas un 30% de tra­ba­ja­do­res mine­ros ha teni­do rela­ción labo­ral direc­ta con una empre­sa mine­ra; el 70%, la inmen­sa mayo­ría, son tra­ba­ja­do­res de empre­sas inter­me­dia­rias, que ade­más no tie­nen los mis­mos dere­chos que el res­to y son los más expues­tos a los acci­den­tes fata­les e incapacitantes.

Esta­mos ter­mi­nan­do el año y somos tes­ti­gos del alza de la con­flic­ti­vi­dad labo­ral en el sec­tor mine­ro. Son varios los moti­vos del males­tar entre los tra­ba­ja­do­res mine­ros: el incre­men­to de los con­ta­gios por Covid-19 en medio de pro­to­co­los laxos; las con­di­cio­nes labo­res cada vez más pre­ca­rias, con jor­na­das que se han exten­di­do a 30 días e inclu­so en algu­nos casos has­ta 40 días de tra­ba­jo con­ti­nuo; los des­pi­dos y la hos­ti­li­za­ción a sec­to­res de trabajadores.

Esta ten­den­cia de cre­cien­te con­flic­ti­vi­dad en el cam­po labo­ral mine­ro ya ha sido iden­ti­fi­ca­da por la Defen­so­ría del Pueblo:

“Gene­ral­men­te las deman­das con­tra com­pa­ñías mine­ras pro­ve­nían de comu­ni­da­des cam­pe­si­nas o fren­tes de defen­sa por temas ambien­ta­les, de pro­pie­dad o por el pre­sun­to incum­pli­mien­to de con­ve­nios, entre otros. Aho­ra se agre­ga a este fren­te, el de los tra­ba­ja­do­res mine­ros, cuya fuer­za podría incre­men­tar­se si las deman­das tras­cien­den a sus gre­mios sindicales”.

Harían bien las auto­ri­da­des invo­lu­cra­das y las pro­pias empre­sas mine­ras en pres­tar­le aten­ción a las jus­tas deman­das de alre­de­dor de 200 mil tra­ba­ja­do­res de la mine­ría formal.

Fuen­te: Edi­to­rial de la aso­cia­ción Coope­rAc­cion: http://​coope​rac​cion​.org​.pe/​e​d​i​t​o​r​i​a​l​-​l​o​s​-​c​o​n​f​l​i​c​t​o​s​-​d​e​-​f​i​n​-​d​e​-​a​n​o​-​d​i​c​i​e​m​b​r​e​-​2​0​20/

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *