Para­guay. Un gobierno que secues­tra y ase­si­na niñas y cuyos inte­gran­tes prac­ti­can la corrup­ción con total impunidad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de diciem­bre de 2020 

foto: Man­da­ta­rio Abdó Benitez

El entorno pre­si­den­cial tam­ba­lea en medio de la cri­sis por la pan­de­mia. El últi­mo caso es el oscu­ro nego­cia­do entre Petro­par y una empre­sa argen­ti­na que en ple­na Navi­dad tum­bó al procurador.

.

El pre­si­den­te Mario Abdo Bení­tez cie­rra el año obli­ga­do a des­pren­der­se de algu­nos de sus prin­ci­pa­les cola­bo­ra­do­res ante casos por sos­pe­chas de corrup­ción. Este es el mis­mo man­da­ta­rio que recien­te­men­te posa­ba impu­ne con los mili­ta­res que secues­tra­ron, tor­tu­ra­ron y ase­si­na­ron a las dos niñas argen­ti­nas de la fami­lia Villal­ba. Y aho­ra, es uno de los res­pon­sa­bles que sus esbi­rros de las Fuer­zas de Tareas Con­jun­tas hayan secues­tra­do a la hiji­ta de la pre­sa polí­ti­ca Cár­men Villal­ba. O sea, delin­cuen­tes, ase­si­nos y corrup­tos son tres carac­te­ri­si­ti­cas de un gobierno que obe­de­ce fiel­men­te a la polí­ti­ca de EE.UU. en el continente.

Los chan­chu­llos de corrup­ción de Mario Abdó Benítez

En medio de la cri­sis gene­ra­da por la pan­de­mia y aco­rra­la­dos por las denun­cias, varios refe­ren­tes del Gobierno no tuvie­ron otro camino que pre­sen­tar su renun­cia forzada.

El últi­mo caso que sacu­dió el entorno pre­si­den­cial en ple­na Navi­dad fue el que invo­lu­cró a Ser­gio Cos­cia, aho­ra ex pro­cu­ra­dor gene­ral de la Repú­bli­ca. A pocas horas de la cena de Noche­bue­na, tuvo que ofi­cia­li­zar su renun­cia lue­go de que el pro­pio Abdo le pidie­ra dar un paso al cos­ta­do vien­do que no había otro camino tras reve­lar­se un supues­to nego­cia­do en el que se pre­ten­día desan­grar al Esta­do con USD 7 millones.

A puer­tas cerra­das se esta­ba nego­cian­do un acuer­do o arre­glo judi­cial entre Petro­par y una empre­sa de dudo­sa pro­ce­den­cia argen­ti­na Texos Oil, que había ini­cia­do una deman­da judi­cial en el gobierno ante­rior. Has­ta el momen­to no hay seña­les de que la Fis­ca­lía tome car­tas en el asunto.

La serie de escán­da­los en la admi­nis­tra­ción de Abdo arran­có este año que ter­mi­na con las com­pras de insu­mos médi­cos por la pan­de­mia por par­te del Minis­te­rio de Salud, capi­ta­nea­do por el minis­tro Julio Maz­zo­le­ni. Ese hecho des­nu­dó un escan­da­lo­so esque­ma de corrup­ción. Pese a que hay inves­ti­ga­ción judi­cial has­ta el momen­to no hubo nin­gu­na san­ción y la impu­ni­dad ter­mi­na ganan­do la pul­sea­da ante la indig­na­ción ciu­da­da­na. Pese a todo, el pre­si­den­te rati­fi­có su con­fian­za a Maz­zo­le­ni, a pesar de la gra­ve situa­ción de des­abas­te­ci­mien­to de los hos­pi­ta­les y una inca­pa­ci­dad para eje­cu­tar los recur­sos que dis­po­ne Salud. Es uno de los inte­gran­tes del Gabi­ne­te que sigue fir­me, pese a las denuncias.

RIÑÓN POLÍTICO. Rodol­fo Fried­mann es uno de los prin­ci­pa­les inte­gran­tes del pri­mer ani­llo polí­ti­co del pre­si­den­te. Alia­do incon­di­cio­nal que se man­tie­ne fir­me en medio de la impu­tación de la Fis­ca­lía por la denun­cia de un supues­to nego­cia­do rea­li­za­do en el tiem­po en que era gober­na­dor del Depar­ta­men­to de Guai­rá. De acuer­do con la denun­cia, habría mon­ta­do un esque­ma para favo­re­cer a una empre­sa con las lici­ta­cio­nes de la merien­da escolar.

Este escán­da­lo obli­gó a Fried­mann a renun­ciar como minis­tro de Agri­cul­tu­ra, pero reto­mó a ocu­par su ban­ca en el Sena­do des­de don­de ata­ca al car­tis­mo a cuyo líder, Hora­cio Car­tes, cul­pa de las denuncias.

Otra señal de impu­ni­dad que gene­ró indig­na­ción es el caso de Édgar Mel­ga­re­jo, quien fue inves­ti­ga­do e impu­tado por el caso de las com­pras sobre­fac­tu­ra­das de tapa­bo­cas en la Dinac. El escán­da­lo tam­bién lo obli­gó a renun­ciar, pero fue bene­fi­cia­do con liber­tad ambu­la­to­ria y reali­zó una osten­ta­ción de poder en su cum­plea­ños, don­de apa­re­cie­ron refe­ren­tes del entorno polí­ti­co y eco­nó­mi­co inten­tan­do demos­trar que sigue gozan­do del gui­ño presidencial.

Patri­cia Samu­dio renun­ció a Petro­par sal­pi­ca­da por corrup­ción. Ami­ga de la fami­lia pre­si­den­cial y ex finan­cis­ta de la cam­pa­ña de Abdo, cayó tras la denun­cia de com­pras de agua tóni­ca a pre­cios ele­va­dos en ple­na pandemia.

LOS SONADOS CASOS DE CORRUPCIÓN

Édgar Mel­ga­re­jo
Tapa­bo­cas de oro. Cuan­do ini­cia­ba la cua­ren­te­na por el coro­na­vi­rus, esta­lla el pri­mer caso de sos­pe­cha de corrup­ción que sal­pi­có al ex titu­lar de la Dinac Édgar Mel­ga­re­jo. Fue pro­ce­sa­do e impu­tado por la Fis­ca­lía por pre­sun­ta sobre­fac­tu­ra­ción en la com­pra de tapa­bo­cas para favo­re­cer a una empre­sa de male­tín. Fue recien­te­men­te bene­fi­cia­do con arres­to domi­ci­lia­rio y liber­tad ambu­la­to­ria. Hace días fes­te­jó un osten­to­so cum­plea­ños cau­san­do indig­na­ción ciudadana.

Patri­cia Samu­dio
Agua tóni­ca. Otro escán­da­lo de corrup­ción que sacu­dió al entorno pre­si­den­cial fue el caso de la ex titu­lar de Petro­par Patri­cia Samu­dio. Esta se vio for­za­da a renun­ciar lue­go de que fue­ra inves­ti­ga­da e impu­tada por el deli­to de lesión de con­fian­za por la com­pra de agua tóni­ca duran­te la cri­sis por el Covid. Hubo 300% de sobre­cos­to. Cada bote­lla de agua se com­pró por G. 1.500 y fue ven­di­da a la petro­le­ra esta­tal por G. 5.000. La empre­sa pro­vee­do­ra no tie­ne local.

Rodol­fo Fried­mann
Merien­da esco­lar. El sena­dor Fried­mann se vio obli­ga­do a renun­ciar al car­go de minis­tro de Agri­cul­tu­ra y Gana­de­ría lue­go de la inves­ti­ga­ción abier­ta en el Minis­te­rio Públi­co que lo impu­tó por haber mon­ta­do supues­ta­men­te un esque­ma para ganar las lici­ta­cio­nes millo­na­rias de la merien­da esco­lar en el tiem­po que ocu­pa­ba el car­go de gober­na­dor de Guai­rá. Inves­ti­ga­do por lava­do de dine­ro, cohe­cho pasi­vo y aso­cia­ción cri­mi­nal. Retor­nó a la ban­ca en Sena­do y sigue for­man­do par­te del pri­mer ani­llo presidencial.

Ser­gio Cos­cia
Acuer­do entre­guis­ta. Ser­gio Cos­cia renun­ció a la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca en ple­na Navi­dad ante el escán­da­lo que des­ató la reve­la­ción de un oscu­ro nego­cia­do que esta­ba rea­li­zan­do sigi­lo­sa­men­te para que Petro­par y la empre­sa argen­ti­na (con­si­de­ra­da de male­tín) Texos Oil lle­guen a un acuer­do en el mar­co de una deman­da. El Esta­do para­gua­yo iba a desan­grar­se la suma millo­na­ria de USD 7 millo­nes. Al pre­si­den­te no le que­dó otra que pedir­le la renun­cia a su colaborador.



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *