Bra­sil. Entre­vis­ta con el psi­co­ana­lis­ta Chris­tian Dun­ker: «Sobre­vi­vir, en este momen­to, no es poca cosa».

Por Cris­tia­ne Sam­paio. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de diciem­bre de 2020.

En con­ver­sa­ción con Bra­sil de Fato, el pro­fe­sor de la USP refle­xio­na sobre las rela­cio­nes y situa­cio­nes per­so­na­les y sobre cómo enfren­tar lo que nos depa­ra el 2021. Apa­ri­ción de un nue­vo virus, res­tric­cio­nes a la con­vi­ven­cia social, encie­rro, sole­dad, auto­de­sa­rro­llo, prác­ti­cas soli­da­rias, fal­ta de com­pro­mi­so con las medi­das sani­ta­rias, apa­tía moral o volun­ta­ria­do. ¿Cómo tejis­te tu via­je a lo lar­go de este año? ¿Y cómo sobre­vi­vis­te a este 2020 tan sin­gu­lar? ¿Cuál es tu colec­ción per­so­nal al final de este cruce?

Para el psi­co­ana­lis­ta y pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo Chris­tian Dun­ker, el balan­ce del año no es homo­gé­neo, varian­do según las con­di­cio­nes mate­ria­les y psí­qui­cas de cada uno. Y sobre­vi­vir, aho­ra mis­mo, «no es poca cosa», dice.

“Sobre­vi­vir sig­ni­fi­ca no solo seguir res­pi­ran­do, sino sobre­vi­vir psí­qui­ca­men­te, sobre­vi­vir con nues­tros con­tac­tos, amo­res, amis­ta­des y, sobre todo, con nues­tros sue­ños”, expli­ca el profesor.

Para un año de tan­tas nove­da­des y sor­pre­sas, alti­ba­jos per­so­na­les o colec­ti­vos, lo que que­da aho­ra es el enten­di­mien­to de que, “a pesar del dolor”, tam­bién hay algo que cele­brar en este pun­to de la tra­yec­to­ria. Eso es lo que dice Dun­ker, al refle­xio­nar sobre el com­por­ta­mien­to humano.

“En psi­co­aná­li­sis, no esta­mos de acuer­do con esta idea de que el año bueno es un año feliz en el que no sufri­mos y en el que todo fue mara­vi­llo­so. El sufri­mien­to es par­te de la vida”, argumenta.

Dun­ker con­ver­só con Bra­sil de Fato sobre éste y otros aspec­tos que rodean este 2020 de tan­tos desa­fíos colec­ti­vos, y acon­se­jó: «Lo impor­tan­te es ver cómo logra­mos vivir pro­fun­da y crea­ti­va­men­te el sufri­mien­to y tam­bién la felicidad».

El psi­co­ana­lis­ta tam­bién refle­xio­nó sobre dife­ren­tes temas, como el mie­do, la angus­tia, los demo­nios inter­nos de cada uno y las posi­bles refle­xio­nes que pue­dan sur­gir pos­te­rior­men­te de las den­sas viven­cias psí­qui­cas y con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas de este momen­to pan­dé­mi­co. Tam­bién des­ta­có las dimen­sio­nes que hacen de la com­bi­na­ción de la vida per­so­nal y pro­fe­sio­nal un rin­cón de difí­cil ges­tión en estos tiem­pos en los que la bue­na salud men­tal pare­ce más un artícu­lo de lujo.

-Este fue un año en el que muchos de noso­tros estu­vi­mos ais­la­dos. Son muchas las per­so­nas que, lamen­ta­ble­men­te, per­die­ron a alguien que­ri­do por el covid-19, muchos de noso­tros pasa­mos más tiem­po en las redes socia­les pre­ci­sa­men­te por este encie­rro, el país vive un pro­ble­ma polí­ti­co sis­te­má­ti­co ‑inclu­yen­do, en medio de una duda sobre si habrá una vacu­na, si no hay vacu­na, lo que aumen­ta enor­me­men­te nues­tra ansie­dad. Cada vez más, vemos a psi­quia­tras, psi­có­lo­gos y otros pro­fe­sio­na­les hablan­do de la nece­si­dad de pres­tar aten­ción a los des­equi­li­brios emo­cio­na­les y men­ta­les. ¿Crees que, con todo esto, el año 2020 deja algún tipo de balan­ce preo­cu­pan­te en cuan­to a la salud men­tal de nues­tra población?

-Sí, tie­ne con­se­cuen­cias para la salud men­tal y, como es algo muy afec­ta­do por cues­tio­nes sis­té­mi­cas ‑cli­ma, inter­cam­bios eco­nó­mi­cos, rela­cio­nes fami­lia­res- pode­mos decir que el impac­to no es homo­gé­neo. Hay per­so­nas que han mejo­ra­do, que encon­tra­ron en esta nue­va for­ma de mun­do una espe­cie de refu­gio, una pro­tec­ción fren­te a situa­cio­nes de auto­con­flic­to, pero la regla, el tra­ba­jo en su con­jun­to sugie­re que es un año que deja­rá mar­cas en cuan­to a secue­las psí­qui­cas en el futu­ro, y no solo para los pró­xi­mos momen­tos de esta travesía.

Pero, con­si­de­ran­do los estu­dios que se han rea­li­za­do sobre los efec­tos de la cua­ren­te­na, sabe­mos que pue­den gene­rar estrés pos­trau­má­ti­co, retor­nos depre­si­vos en oca­sio­nes años des­pués de lo ocu­rri­do. Es una muta­ción que debe inter­fe­rir, por ejem­plo, en la inter­pre­ta­ción del espa­cio per­so­nal, la dis­tan­cia físi­ca y psi­co­ló­gi­ca que man­te­ne­mos en rela­ción con los demás.

Es una trans­for­ma­ción que, por ejem­plo, incul­ca sos­pe­cha, mie­do al con­ta­gio, ade­más de sus­ci­tar el enfa­do, la indig­na­ción hacia quie­nes no toman medi­das de pro­tec­ción para todos noso­tros, quie­nes trans­mi­ten noti­cias, esta­dos de áni­mo y atmós­fe­ras para­noi­cas o incier­tas. Son efec­tos que se que­da­rán con noso­tros por­que inter­fie­ren, crean mar­cas de memo­ria, de his­to­ria que acom­pa­ña­rán este pro­ce­so de sufri­mien­to que atra­ve­sa­mos este año.

-El mie­do des­ta­ca como un sen­ti­mien­to muy pre­sen­te en este momen­to colec­ti­vo que vivi­mos – mie­do a per­der a alguien, mie­do a enfer­mar, mie­do a per­der nues­tro tra­ba­jo y ver­nos sin pers­pec­ti­va, etc. Hablas un poco de este sen­ti­mien­to en tu recien­te libro «El arte de la cua­ren­te­na para prin­ci­pian­tes». ¿Pue­de con­si­de­rar­se el mie­do una reac­ción natu­ral a una nue­va situa­ción de vida, como esta?

-Natu­ral, espe­ra­do y, cuan­do no lle­ga, nos preo­cu­pa­mos. Esta­mos ante un peli­gro real y una carac­te­rís­ti­ca de este peli­gro es que es invi­si­ble. Sabe­mos que tene­mos un virus, pero no tene­mos una ima­gen muy defi­ni­da y, por tan­to, no pode­mos ubi­car exac­ta­men­te dón­de está, cómo está, si vie­ne de com­pras, si vie­ne en un apre­tón de manos o un abrazo.

Este carác­ter invi­si­ble e intan­gi­ble del virus nos impi­de man­te­ner el mie­do den­tro de sus lími­tes y den­tro de su fun­ción. El mie­do, como todas las emo­cio­nes, tie­ne una uti­li­dad. Nos sir­ve para detec­tar el nivel de peli­gro­si­dad, para com­pren­der bien el obje­to que pro­vo­ca ese peli­gro y para incul­car­nos a actuar, ya sea en el sen­ti­do de ata­car, o en el sen­ti­do de retro­ce­der y pro­te­ger­nos en rela­ción a ese peligro.

Enton­ces, el mie­do es, en esen­cia, una ins­tan­cia de poner inte­li­gen­cia, infor­ma­ción, jui­cio y apre­ciar la reali­dad de la situa­ción. Esto es muy impor­tan­te para noso­tros, aun­que cier­tas per­so­nas, en gene­ral, están luchan­do con­tra la con­di­ción del mie­do. Son esas per­so­nas que sien­ten que “no pue­do tener mie­do por­que tener mie­do es una debi­li­dad, reve­la que soy una per­so­na vul­ne­ra­ble” o bien “ata­ca­ré este cari­ño, me impe­di­ré tener ese cariño”.

Enton­ces tene­mos el naci­mien­to de cier­tas nega­cio­nes y una acti­tud ton­ta, que es una que igno­ra­rá, que dirá así ‘Ten­go, en el fon­do, tan­to mie­do, ten­go tan­ta inep­ti­tud para enfren­tar el mie­do o no pue­do reco­no­cer el mie­do. mie­do, que paso por enci­ma de él, fin­jo que no hay obje­to de peli­gro, nie­go la reali­dad’. Este carác­ter invi­si­ble e intan­gi­ble del virus nos impi­de man­te­ner el mie­do den­tro de sus lími­tes y den­tro de su función.

Lo que sue­le pasar ahí es que ese mie­do que se nie­ga hará cos­qui­llas, acti­va­rá otro tipo de ‘mie­do’, pon­gá­mos­lo aho­ra entre comi­llas, que es el mie­do de nues­tras fan­ta­sías, de nues­tras viven­cias ínti­mas, de nues­tras habi­ta­cio­nes secre­tas. , de nues­tros extran­je­ros que nos habi­tan. A este mie­do lo lla­ma­mos «angus­tia».

Enton­ces, muy a menu­do, el tra­ba­jo de ela­bo­rar la reali­dad a tra­vés del mie­do se enlo­que­ce, se vuel­ve más com­pli­ca­do, se vuel­ve más pesa­do y ago­ta las ener­gías físi­cas de las per­so­nas por­que está incrus­ta­do en la angus­tia. Y la angus­tia no se resuel­ve miran­do mejor un obje­to, ave­ri­guan­do más sobre él, deci­dien­do ata­car­lo o huyendo.

La angus­tia requie­re otro tipo de prác­ti­ca por­que ¿con qué? Nues­tras fan­ta­sías son sobre cómo nos mira­mos a noso­tros mis­mos, cómo cono­ce­mos a nues­tros demo­nios, cómo enfren­ta­mos lo que no que­re­mos saber y a noso­tros mismos.

Esto es lo que vuel­ve en este momen­to jun­to con el mie­do, pro­vo­can­do una serie de tras­tor­nos. La angus­tia, cuan­do regre­sa, pue­de hacer que las per­so­nas se vuel­van irri­ta­bles, vio­len­tas, más pro­pen­sas al con­su­mo de alcohol y otras sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas, pue­de hacer que las per­so­nas sean más pro­pen­sas a impul­sos, com­pul­sio­nes, reac­ti­va­cio­nes, en defi­ni­ti­va, y des­en­ca­de­nar nue­vos sín­to­mas, sí, tras­tor­nos. psí­qui­co debi­da­men­te caracterizado.

-Dado este con­tex­to que hemos vivi­do, con tan­ta gen­te hablan­do de ello, inclui­dos pacien­tes y per­so­nas en tra­ta­mien­to tra­ba­jan­do en estos aspec­tos de la vida, ¿crees que hemos empe­za­do a mirar más de cer­ca nues­tra salud men­tal este año o me equivoco?

-Creo que sí, hubo una con­cien­cia más cla­ra por­que la salud men­tal de las per­so­nas esta­ba muy afec­ta­da. Enton­ces, hay que reco­no­cer el esfuer­zo de las redes de soli­da­ri­dad que orien­ta­ron la impor­tan­cia de cui­dar nues­tra vida psí­qui­ca duran­te este tiempo.

Esto en Bra­sil, pero tam­bién fue­ra de Bra­sil, es una preo­cu­pa­ción pre­exis­ten­te con la salud men­tal, espe­cial­men­te en las gran­des ciu­da­des, que ya era caó­ti­ca, que ya expe­ri­men­ta­ba un núme­ro cre­cien­te de depre­sión, ansie­dad y sui­ci­dio. , pero que aho­ra ha adqui­ri­do un nue­vo impul­so y una nue­va fuer­za. Cuan­do aumen­ta­mos el nivel de con­flic­to, aumen­ta­mos el nivel de deman­da de tra­ba­jo psíquico

La impor­tan­cia de cui­dar la salud men­tal que­dó muy abier­ta en la prác­ti­ca, tenien­do las per­so­nas que lidiar con con­flic­tos que son, en gene­ral, gene­ra­do­res de sufri­mien­to – entre padres e hijos encar­ce­la­dos en el hogar, entre espo­sos y espo­sas, entre espo­sos en gene­ral, entre emplea­dos y trabajadores.

Es decir, todas las situa­cio­nes que sue­len ser atra­ve­sa­das por con­flic­ti­vas tuvie­ron estos con­flic­tos, en gene­ral, inten­si­fi­ca­dos. Cuan­do aumen­ta­mos el nivel de con­flic­to, aumen­ta­mos el nivel de exi­gen­cia de tra­ba­jo psí­qui­co, para man­te­ner un cier­to nivel de salud o super­vi­ven­cia psíquica.

Algu­nos lo hicie­ron mejor que otros en esta tarea. Algu­nos tam­bién tuvie­ron más apo­yo, más escu­cha, más com­par­tir afec­tos, más colec­ti­vi­dad, más reco­no­ci­mien­to de limi­ta­cio­nes, más recur­sos que otros. Y lue­go estoy hablan­do de recur­sos psí­qui­cos, sim­bó­li­cos, no solo materiales.

-Esta­mos vivi­mos en una nue­va épo­ca. El virus está ahí, no se ha ido, a pesar de que muchos igno­ra­ron las reco­men­da­cio­nes de salud y el alto núme­ro de muer­tes en el país, y tene­mos que vivir con algo que no vemos, mate­rial­men­te hablan­do, y que aún pue­de cos­tar muchas vidas. y poten­ciar este momen­to difí­cil en tér­mi­nos de polí­ti­ca y salud men­tal colec­ti­va. Para fina­li­zar la entre­vis­ta, le pre­gun­to: ¿cómo dar sen­ti­do a este nue­vo tiem­po y, por supues­to, como sobre­vi­vir, para afron­tar el 2021?

Esa pala­bra que usas­te es muy feliz, «sobre­vi­vir». De una for­ma u otra, pode­mos comen­zar esta con­ver­sa­ción recor­dan­do que sobre­vi­vi­mos. No es poca cosa. “Sobre­vi­vi­mos” no solo sig­ni­fi­ca seguir res­pi­ran­do, sino que sobre­vi­vi­mos psí­qui­ca­men­te, sobre­vi­vi­mos con nues­tros con­tac­tos, con nues­tros amo­res, con nues­tras amis­ta­des y, prin­ci­pal­men­te, con nues­tros sueños.

Es un momen­to difí­cil, pero es un momen­to que tie­ne un pasa­do a nues­tras espal­das y mira­mos hacia ade­lan­te y pode­mos con­tar con una espe­cie de boni­fi­ca­ción que fue crea­da por el pro­pio cru­ce. Este bono, para algu­nos, es mayor; para otros, es más peque­ño. Había uno que, bajo la man­ta, espe­ra­ba que todo esto pasa­ra. Hubo otro que abrió la ven­ta­na de su sufri­mien­to al cora­zón de los demás, que fue a hacer uno cáli­do, se puso a tra­ba­jar ayu­dan­do al per­so­nal de salud públi­ca. ‘Sobre­vi­vi­mos’ sig­ni­fi­ca no solo seguir res­pi­ran­do, sino que sobre­vi­vi­mos psí­qui­ca­men­te, […] con nues­tros sueños

Resul­ta­do: tam­bién tene­mos a quie­nes for­ma­ron, en este camino, tam­bién una cier­ta colec­ción de soli­da­ri­dad, una cier­ta colec­ción de rela­cio­nes, una cier­ta colec­ción cog­ni­ti­va, los que se dedi­ca­ron a uti­li­zar la cul­tu­ra, los libros, las expe­rien­cias pre­vias para hacer fren­te a esta expe­rien­cia que vivía­mos aho­ra, fami­lias que se reor­ga­ni­za­ron para cui­dar a los niños peque­ños, para cui­dar a las per­so­nas mayo­res, per­so­nas que se unie­ron para miti­gar el dolor de tan­tas fami­lias que per­die­ron personas.

En otras pala­bras, hay muchas cosas posi­ti­vas este año, a pesar del dolor, el sufri­mien­to, la lás­ti­ma, hay muchas cosas posi­ti­vas. En psi­co­aná­li­sis, no esta­mos de acuer­do con esta idea de que el año bueno es un año feliz y que no sufri­mos y en el que todo fue mara­vi­llo­so. El sufri­mien­to es par­te de la vida, se impon­drá de una for­ma u otra y lo impor­tan­te es ver cómo logra­mos vivir pro­fun­da y crea­ti­va­men­te el sufri­mien­to y tam­bién la felicidad.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *