Argen­ti­na. Nori­ta del mun­do: sen­tir en lo más hondo

Por Por Gerar­do Szal­ko­wicz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de diciem­bre de 2020. 

De la Pla­za de Mayo a Japón, de Kur­dis­tán a Hon­du­ras, de Hai­tí al Saha­ra Occi­den­tal, Nora Cor­ti­ñas, a sus jóve­nes y pri­me­ros 90 años de edad, aún rue­da por el mun­do lle­van­do su men­sa­je de alien­to y soli­da­ri­dad. Esta es la his­to­ria de Nori­ta, la «Madre de todas las bata­llas», tam­bién en el terreno internacional. 

Con sus pasi­tos cor­tos y lige­ros, la seño­ra se acer­ca al mos­tra­dor de Migra­cio­nes. Una mano arras­tra el peque­ño bol­so con rue­di­tas, la otra sos­tie­ne la car­te­ra y un bas­tón japo­nés que rara vez toca el sue­lo para cum­plir su fun­ción. La emplea­da ojea unos minu­tos el pasa­por­te, con­sul­ta al super­vi­sor y le dice que por esta vez la dejan via­jar pero que tie­ne que renovarlo.

-¿Pero cómo? Si me fijé y ven­ce el año que viene.

-Es que ya no tie­ne espa­cio para más sellos.

La seño­ra se lla­ma Nora Irma Mora­les de Cor­ti­ñas, aun­que en gene­ral alcan­za con decir Nori­ta. Por­ta con hidal­guía sus 90 años y des­de hace más de 43 pere­gri­na por la vida bus­can­do a su hijo Gus­ta­vo, secues­tra­do y dete­ni­do-des­apa­re­ci­do des­de el 15 de abril de 1977. Pero esa lucha ini­cial, ins­tin­ti­va, vis­ce­ral, incan­sa­ble, que la eri­gió en una de las refe­ren­tes de las Madres de Pla­za de Mayo-Línea Fun­da­do­ra, la fue lle­van­do a tran­si­tar un camino de mili­tan­cia todo­te­rreno y de acti­vis­mo soli­da­rio que la con­vir­tió en “la Madre de todas las batallas”.

Nori­ta con­den­sa un cúmu­lo de cua­li­da­des (vita­li­dad, ter­nu­ra, gene­ro­si­dad, irre­ve­ren­cia, sen­ci­llez, cohe­ren­cia, son­ri­sa per­ma­nen­te, humil­dad) que la hacen un ser extra­or­di­na­rio. Dedi­ca cada minu­to de su vida a acom­pa­ñar todas las cau­sas jus­tas, inclu­so en este extra­ño parén­te­sis pan­dé­mi­co anda de zoom en zoom abra­zan­do vir­tual­men­te cada lucha o acti­vi­dad mili­tan­te. Brú­ju­la y faro de varias gene­ra­cio­nes, sím­bo­lo de resis­ten­cia inclau­di­ca­ble, puen­te entre la memo­ria y la uto­pía, para muchí­si­ma gen­te es la prin­ci­pal refe­ren­cia polí­ti­ca (y éti­ca) que hay en la Argentina.

Nora Cor­ti­ñas en una de las pri­me­ras mani­fes­ta­cio­nes de las Madres de Pla­za de Mayo.

Pero el foco de estas líneas apun­ta a la Nori­ta fron­te­ras afue­ra. A la Nori­ta inter­na­cio­na­lis­ta, otra de sus carac­te­rís­ti­cas más arrai­ga­das y encan­ta­do­ras. En sus inter­ven­cio­nes públi­cas siem­pre hace men­ción a los con­flic­tos de la coyun­tu­ra mun­dial y sue­le tener a mano para com­par­tir algún poe­ma del pue­blo saha­raui o de las muje­res de Kur­dis­tán. Gra­cias a esa impron­ta, las ron­das de los jue­ves de las Madres se con­vir­tie­ron en esce­na­rio para ampli­fi­car la agen­da de la mili­tan­cia inter­na­cio­nal. Nori­ta lle­va tatua­da en el alma “la cua­li­dad más lin­da de un revo­lu­cio­na­rio», la pre­mi­sa gue­va­ris­ta de “sen­tir en lo más hon­do cual­quier injus­ti­cia come­ti­da con­tra cual­quie­ra en cual­quier par­te del mundo”.

La meta­mor­fo­sis

Has­ta sus 47 años había sido la típi­ca madre y ama de casa tra­di­cio­nal que el man­da­to y el sen­ti­do común de la épo­ca impo­nían. Des­vin­cu­la­da de la polí­ti­ca, “ence­rra­da entre cua­tro pare­des”, como le repro­cha­ba Gus­ta­vo. Cuan­do le arre­ba­ta­ron a su hijo salió a la calle, sufrió una abrup­ta meta­mor­fo­sis y se mar­chó defi­ni­ti­va­men­te hacia lo des­co­no­ci­do. A los días se sumó al nacien­te gru­po de muje­res que se empe­za­ban a reu­nir en la Pla­za de Mayo y que lue­go harían his­to­ria con un pañue­lo blan­co en la cabe­za y todo el cora­je en el espíritu.

En 1978, la eufo­ria popu­lar por el Mun­dial de Fút­bol orga­ni­za­do en el país y el uni­for­me coro mediá­ti­co que osci­la­ba entre invi­si­bi­li­zar y demo­ni­zar a las Madres, las deja en un lugar de cre­cien­te ais­la­mien­to. Enton­ces deci­den bus­car apo­yo en el exte­rior, via­jan­do en gene­ral en gru­pos de dos o tres Madres.

A Nora le toca via­jar a Chi­le con Mar­ta Vás­quez en noviem­bre de 1978 a un sim­po­sio por los 30 años de la Decla­ra­ción de los Dere­chos del Hom­bre. Es la pri­me­ra vez que sale del país y la pri­me­ra vez que se sube a un avión. Allí pal­pa de cer­ca la esen­cia de la dic­ta­du­ra pino­che­tis­ta y empie­za a tomar con­cien­cia de la dimen­sión regio­nal del momen­to polí­ti­co y del Plan Cón­dor como bra­zo eje­cu­tor. Su segun­do via­je será a media­dos de 1979 en una gira de un mes por diez paí­ses de Euro­pa orga­ni­za­da por Amnis­tía Inter­na­cio­nal. Lue­go irá a Washing­ton a la Asam­blea Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), don­de su tes­ti­mo­nio y su dis­cur­so ‑nada menos que fren­te a la diplo­ma­cia del con­ti­nen­te- ya da cuen­ta de su des­tre­za para adap­tar­se a los espa­cios más disí­mi­les y del cua­dro polí­ti­co que empie­za a germinar.

En los terri­to­rios ocu­pa­dos del Saha­ra Occidental.

Su derro­te­ro mili­tan­te la lle­va­rá en las déca­das siguien­tes a via­jar por casi todo el mun­do, a empa­ti­zar con un sin­fín de resis­ten­cias, a asi­mi­lar el enga­ño de las fron­te­ras. Son muy pocos los paí­ses que no visi­tó. Y ape­nas un puña­do a los que fue de paseo. La han invi­ta­do de infi­ni­dad de luga­res a dar char­las, par­ti­ci­par de acti­vi­da­des, con­gre­sos, home­na­jes o sim­ple­men­te a cono­cer pro­ce­sos de lucha e inter­cam­biar saberes.

Una de las expe­rien­cias que más le impac­tó y con quie­nes gene­ró lazos más inten­sos fue con las muje­res kur­das. Nora cuen­ta: “Un día me vinie­ron a ver dos chi­cos que que­rían hacer una pelí­cu­la con las madres de Kur­dis­tán y me invi­ta­ban a via­jar y fil­mar­la allá. Lo pri­me­ro que pen­sé fue ¿Kur­dis­tán?, ¿con qué se come eso? No sabía ni que exis­tía… Y a los chi­cos no los cono­cía, pero me gene­ra­ron con­fian­za y les dije que sí. Fue una locu­ra, fil­má­ba­mos subien­do y bajan­do mon­ta­ñas, yo que­da­ba ago­ta­da. Pero fue una expe­rien­cia inol­vi­da­ble. Me emo­cio­nó mucho ver la fuer­za de esas madres y com­par­tir con ellas las simi­li­tu­des que tie­nen nues­tras vidas y nues­tras luchas”. Corría el año 2013 y Nora vol­vía a dar rien­da suel­ta a su intui­ción y su curio­si­dad. Se embar­ca­ba, una vez más, en una incier­ta tra­ve­sía del otro lado del mun­do y con dos jóve­nes des­co­no­ci­dos (Ale­jan­dro Had­dad y Nico­lás Valen­ti­ni) para pro­ta­go­ni­zar la pelí­cu­la “Pañue­los para la His­to­ria”, una con­mo­ve­do­ra sim­bio­sis de dolo­res, ausen­cias, terro­ris­mos de Esta­do y dig­nas for­ta­le­zas tejien­do un puen­te entre Orien­te y Occidente.

En mar­zo de 2019, Nora vol­vió al Kur­dis­tán tur­co. Esta vez para soli­da­ri­zar­se con las más de cin­co mil pre­sas y pre­sos polí­ti­cos que se encon­tra­ban en huel­ga de ham­bre. La prin­ci­pal refe­ren­te de esa medi­da de fuer­za era la dipu­tada Ley­la Güven, a quien Nora visi­tó cuan­do cum­plía 114 días en huel­ga de ham­bre y esta­ba en un esta­do de salud muy dete­rio­ra­do. “No lo hace­mos para morir, lo hace­mos para vivir dig­na­men­te –le expli­có Ley­la-. Cuan­do entras­te a mi cuar­to me lle­né de vita­li­dad, noso­tras com­par­ti­mos el mis­mo dolor pero tam­bién la mis­ma esperanza”.

Acom­pa­ñan­do al ex pre­si­den­te bra­si­le­ro Luiz Inácio Lula da Sil­va, víc­ti­ma de lawfare.

Otro terri­to­rio que le des­pier­ta una sen­si­bi­li­dad espe­cial es Hai­tí, el país más pobre (o más bien el más empo­bre­ci­do) de la región, a don­de via­jó tres veces. En 2005 enca­be­zó, jun­to a Adol­fo Pérez Esqui­vel, una dele­ga­ción inter­na­cio­nal para denun­ciar la ocu­pa­ción de las tro­pas de la misión de la ONU (en ese momen­to lla­ma­da MINUSTAH). Nori­ta sien­te un com­pro­mi­so par­ti­cu­lar con ese pue­blo: “Hai­tí sigue pagan­do el cas­ti­go de su dig­ni­dad por haber sido el pri­mer país de Amé­ri­ca que se inde­pen­di­zó y el pri­me­ro en el mun­do que abo­lió la escla­vi­tud. Es un país estra­té­gi­co que las gran­des poten­cias nun­ca deja­ron de domi­nar y saquear. Estu­ve varias veces visi­tan­do las barria­das, con diri­gen­tes socia­les y sin­di­ca­les, es un pue­blo muy lucha­dor que, pese a todas las adver­si­da­des, siem­pre sale a la calle a dar la pelea. La comu­ni­dad inter­na­cio­nal no ha repa­ra­do en el inmen­so daño que pro­vo­có la MINUSTAH, inclu­yen­do la epi­de­mia de cóle­ra que mató a más de diez mil per­so­nas. Creo que las lati­no­ame­ri­ca­nas y lati­no­ame­ri­ca­nos tene­mos una deu­da muy gran­de con el pue­blo hai­tiano, no le brin­da­mos la soli­da­ri­dad que mere­ce y necesita”.

Dar­le la vuel­ta al mundo

Sería inter­mi­na­ble enu­me­rar los des­ti­nos a los que lle­vó su abra­zo soli­da­rio. Algu­nas fotos le sir­ven de ayu­da memo­ria. Como aque­llas rega­lán­do­le un pañue­lo blan­co al Sub­co­man­dan­te Mar­cos y cele­bran­do el año nue­vo bai­lan­do en una comu­ni­dad zapa­tis­ta. O la otra abra­za­da por Fidel Cas­tro en uno de sus tan­tos via­jes a Cuba: “Era un hom­bre muy sim­pá­ti­co, cor­dial, siem­pre nos decía cosas muy boni­tas y nos hacía rega­los. Me acuer­do que yo le lle­ga­ba a la cin­tu­ra y le decía ‘ay Fidel, qué alto que sos’ y él me res­pon­día ‘Nori­ta, tú eres más gran­de que yo’…”. O son­rien­do con Ber­ta Cáce­res en Hon­du­ras, a don­de lle­gó tras el gol­pe de Esta­do de 2009, en medio del peli­gro y una máxi­ma ten­sión, y enta­bló un estre­cho víncu­lo con la icó­ni­ca lide­re­sa ase­si­na­da en 2016, a la que recuer­da como “una mujer muy valien­te, una lucha­do­ra inclau­di­ca­ble que defen­día a su pue­blo y a sus ríos, sen­ci­lla y muy tier­na. De los mejo­res ejem­plos que cono­cí en mi vida”. O con Lula besán­do­le la fren­te, cuan­do fue a Bra­sil para recha­zar su deten­ción. O a las riso­ta­das con Evo Mora­les, envuel­tos en ves­ti­men­ta indí­ge­na en una de sus asun­cio­nes pre­si­den­cia­les. O al bor­de de las lágri­mas en el cemen­te­rio de las Islas Mal­vi­nas home­na­jean­do a los sol­da­dos caí­dos: “Hay que rei­vin­di­car a los pibes de Mal­vi­nas, ellos fue­ron lle­va­dos a pelear a esas islas por los mis­mos geno­ci­das que se lle­va­ron a nues­tros hijos”. O en el Saha­ra Occi­den­tal, don­de cono­ció la resis­ten­cia del pue­blo saha­raui con­tra la ocu­pa­ción de la monar­quía de Marrue­cos. O pro­bán­do­se un kimono y rega­lan­do pañue­los ver­des en Japón, a don­de via­jó en 2018 para acom­pa­ñar la denun­cia por las muje­res escla­vi­za­das sexual­men­te duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial: “Japón es un país que apa­ren­ta mucha moder­ni­dad, pero escon­de bajo la alfom­bra todo este dolor. Me gus­ta­ría que el gri­to de estas muje­res se escu­che en todo el mun­do”. O fun­di­da en otro abra­zo soro­ro con las Madres de Soa­cha, que recla­man jus­ti­cia por sus hijos ase­si­na­dos como “fal­sos posi­ti­vos” por el ejér­ci­to colom­biano. O aque­lla pos­tal en Chi­le, en su últi­mo via­je al exte­rior, levan­tan­do el puño izquier­do con una barri­ca­da de fon­do en pleno esta­lli­do social.

En Hai­tí, jun­to a las muje­res y orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas del país.

Des­de los pri­me­ros via­jes a fines de los ´70, cuan­do lle­va­ba el recla­mo deses­pe­ra­do y urgen­te de las Madres, Nori­ta se fue trans­for­man­do en una hor­mi­gui­ta via­je­ra que no para de dar­le vuel­tas al mun­do. Siem­pre ponien­do el cuer­po. Rega­lan­do su con­duc­ta como fuen­te de ins­pi­ra­ción. Expor­tan­do su ener­gía y tra­yen­do apren­di­za­jes. Asu­mien­do el com­pro­mi­so de ten­der puen­tes y difun­dir las reali­da­des leja­nas. Hacien­do peda­go­gía del ejemplo.

Tal vez en esa escue­la del via­jar esté una de las cla­ves de su sabi­du­ría y esa soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que le bro­ta por los poros: “Cono­cí muchos luga­res pero lo más impor­tan­te son las per­so­nas que cono­cí en esos luga­res. Me fal­tan pocos paí­ses que me gus­ta­ría cono­cer, uno de ellos es Pales­ti­na. Es mucho lo que reci­bo en todos lados, creo que dema­sia­do. Yo sólo lle­vo mi tes­ti­mo­nio y tra­to de apor­tar lo que apren­dí en estos cua­ren­ta años de lucha: que nun­ca hay que bajar los bra­zos ni per­der las espe­ran­zas. Por­que algún día, estoy con­ven­ci­da, ¡ven­ce­re­mos!”.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *