Argen­ti­na. Acer­ca del uso de “la dis­ca­pa­ci­dad” para ata­car el dere­cho autó­no­mo de las muje­res sobre sus cuerpos

Por Adria­na Briff, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de diciem­bre de 2020. 

Duran­te los deba­tes, sena­do­res y dipu­tados “Pro- Vida” levan­tan las ban­de­ras de la dis­ca­pa­ci­dad para mani­pu­lar des­de lo sen­si­ble­ro y des­de la mora­li­na de plas­ti­li­na, las con­cien­cias socia­les. Per­pe­tuar el esta­do pre­sen­te de ile­ga­li­dad y comer­cio. Un fal­so gol­pe de pecho de padres que osten­tan que­rer a sus hijos/​hijas (sabe­mos detes­tan el len­gua­je inclu­si­vo) “pese a ser para­plé­ji­cos, tener sín­dro­me de down u otra carac­te­rís­ti­ca” que según ellos, los hace dis­ca­pa­ci­ta­dos. Son tan bue­nas per­so­nas, que así mis­mo dicen: “hijito/​hiji­ta, papá igual te quie­re”. Me gus­ta­ría decir­les a estas per­so­nas que como madre de un hijo con autis­mo de 22 años, me pare­ce una decla­ra­ción obs­ce­na y de una baje­za moral alar­man­te, decir “vinis­te fallado/​a pero te quie­ro igual”. Sería her­mo­so que esas per­so­nas a las que ellos deci­den repre­sen­tar, pudie­ran con­tes­tar “meté­te el amor a dón­de más te que­pa”. Eso no es amor, es lás­ti­ma y soberbia.

El 29 de diciem­bre, los ciu­da­da­nes que lucha­mos por una socie­dad sin­ce­ra, sin dobles mora­les y sin hipo­cre­sías, apo­ya­re­mos para que sea ley esto tan espe­ra­do: “La Ley de Inte­rrup­ción al embarazo”.

Sabe­mos los enor­mes intere­ses de la Igle­sia cató­li­ca por coar­tar la deci­sión ciu­da­da­na de legis­lar una prác­ti­ca cons­tan­te y clan­des­ti­na que con­de­na a miles de muje­res a la muer­te y a la ile­ga­li­dad. El comer­cio del abor­to no es con­de­na­ble por estos gru­pos, lo que se con­de­na es su legalización.

Duran­te los deba­tes, sena­do­res y dipu­tados “Pro- Vida” levan­tan las ban­de­ras de la dis­ca­pa­ci­dad para mani­pu­lar des­de lo sen­si­ble­ro y des­de la mora­li­na de plas­ti­li­na, las con­cien­cias socia­les. Per­pe­tuar el esta­do pre­sen­te de ile­ga­li­dad y comer­cio. Un fal­so gol­pe de pecho de padres que osten­tan que­rer a sus hijos/​hijas (sabe­mos detes­tan el len­gua­je inclu­si­vo) “pese a ser para­plé­ji­cos, tener sín­dro­me de down u otra carac­te­rís­ti­ca” que según ellos, los hace dis­ca­pa­ci­ta­dos. Son tan bue­nas per­so­nas, que así mis­mo dicen: “hijito/​hiji­ta, papá igual te quie­re”. Me gus­ta­ría decir­les a estas per­so­nas que como madre de un hijo con autis­mo de 22 años, me pare­ce una decla­ra­ción obs­ce­na y de una baje­za moral alar­man­te, decir “vinis­te fallado/​a pero te quie­ro igual”. Sería her­mo­so que esas per­so­nas a las que ellos deci­den repre­sen­tar, pudie­ran con­tes­tar “meté­te el amor a dón­de más te que­pa”. Eso no es amor, es lás­ti­ma y soberbia.

La mater­ni­dad será desea­da o no será no es una fra­se, es un prin­ci­pio de vida que se sos­tie­ne. Un com­pro­mi­so con ese ser al que se ha deci­di­do acom­pa­ñar en el tra­yec­to de esta vida para que pue­da desa­rro­llar sus ple­ni­tu­des, más allá de las pre­sio­nes y las con­ven­cio­nes de este sis­te­ma que impo­ne para ser con­si­de­ra­do “nor­mal”. Es inmo­ral usar a este gru­po humano para mani­pu­lar la deci­sión autó­no­ma de las muje­res sobre sus cuerpos.

No esta­mos a favor del abor­to para “des­car­tar a los que vie­nen defectuosos”.

Eso es lo que pien­san los mez­qui­nos, que sola­men­te entien­den la vida des­de la pro­duc­ti­vi­dad y la ganan­cia. Esta­mos luchan­do para que se ter­mi­ne la ile­ga­li­dad de una prác­ti­ca ries­go­sa con la que se lucra y se some­te a la oscu­ri­dad a las muje­res que por razo­nes per­so­na­les, que no tie­nen que expli­car a nadie, deci­den no ser madres.

“Dios te lo dio por­que sabe que vos vas a poder cui­dar­lo”. ¡Men­ti­ra! Ni Dios ni los padres tene­mos la menor idea de qué es criar a una per­so­na dife­ren­te. Es deses­pe­ran­te al prin­ci­pio, se te rom­pe la vida, la pasás de terror por­que tam­po­co la socie­dad está pre­pa­ra­da. La res­pues­ta inme­dia­ta que se reci­be es la indi­fe­ren­cia social, el ais­la­mien­to y la lástima.

Lle­va mucho tiem­po armar­se, hacer­se fuer­te y encon­trar los valo­res mora­les que te sos­ten­gan para acom­pa­ñar al hijo/​a, a vivir una vida ple­na, lejos del resen­ti­mien­to. Es una lucha de dere­chos y es con­cien­cia social. Es mater­ni­dad deseada.

Levan­tar las ban­de­ras de que vivan sola­men­te los que “no vie­nen falla­dos”, es una con­sig­na fas­cis­ta y eso es lo que usan los Pro-Vida para mani­pu­lar a la pobla­ción y que­rer con­ven­cer a los ciu­da­da­nos que estar a favor de la lega­li­dad del abor­to es que­rer ase­si­nar a los que nos son “nor­ma­les”.

Lle­ga el 29 de diciem­bre y sabe­mos que debe­re­mos escu­char una cater­va de mora­li­da­des basa­das en los pre­cep­tos del cato­li­cis­mo y la doble moral para parar la legis­la­ción de una ley que se hace nece­sa­ria e impres­cin­di­ble por dere­cho a la salud y la auto­no­mía de los cuerpos.

Miles de veces hemos dicho “la ley de inte­rrup­ción del emba­ra­zo” no es obli­ga­to­ria. Cada mujer tie­ne auto­no­mía para deci­dir sobre algo tan impor­tan­te y vital como es dar vida.

Como madre de un hom­bre con autis­mo, me sien­to en la nece­si­dad de expre­sar esta mira­da por­que me pare­ce una fal­ta de res­pe­to y una dis­tor­sión mali­cio­sa usar a la dis­ca­pa­ci­dad para mani­pu­lar la opi­nión públi­ca. Para que se siga ejer­cien­do la inmo­ral prác­ti­ca de los abor­tos clan­des­ti­nos ponien­do en ries­go miles de vida, enri­que­cien­do las arcas de clí­ni­cas pri­va­das y médi­cos , mien­tras los que no pue­den pagar arries­gan sus vidas o pier­den su exis­ten­cia dejan­do huér­fa­nos a sus hijos.

«Quie­ro a mi hijo aun­que vino falla­do y no lo abor­ta­ría», dicen los Pro- Vida hacien­do alar­de de ser bue­nas per­so­nas. No hay seres huma­nos falla­dos. El amor no se mide en pro­duc­ti­vi­dad. A los hijos/​as se los quie­re y no se hace alar­de del cui­da­do y de la abne­ga­ción con que se los cui­da más allá de cua­les­quie­ra que sea la con­di­ción de vida.

Es nece­sa­rio des­en­mas­ca­rar esta mani­pu­la­ción. No usen la dis­ca­pa­ci­dad para dis­tor­sio­nar una ley que bus­ca la salud y la pro­tec­ción de las muje­res sobre la auto­de­ter­mi­na­ción de sus cuerpos.

Edu­ca­ción sexual parar deci­dir, anti­con­cep­ti­vos para no abor­tar y abor­to Lle­gal para no morir.

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *