Nica­ra­gua. Fren­te a hura­ca­nes y pandemias

Por Iña­ki Gil de San Vicen­te. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de diciem­bre de 2020.

Es uno de los paí­ses más vul­ne­ra­bles del mun­do, en cuan­to a los efec­tos cli­má­ti­cos oca­sio­na­dos por el capi­ta­lis­mo depredador.

En una extra­or­di­na­ria can­ción, acom­pa­sa­da con esos rit­mos tan lati­no­ame­ri­ca­nos, el argen­tino Pie­ro can­ta que a Nica­ra­gua, no hay hura­cán ni tor­men­ta que le pare la carre­ra.

Nun­ca mejor dicho unos ver­sos. Este país cen­tro­ame­ri­cano recien­te­men­te, con ape­nas días de dife­ren­cias, enfren­tó el paso de dos hura­ca­nes cate­go­ría 4 y 5. Hura­ca­nes que se regis­tran como los más inten­sos del Cari­be, en casi un siglo, des­de 1932 no se han regis­tra­do fenó­me­nos de dicha mag­ni­tud. Todo como con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, reca­len­ta­mien­to glo­bal, efec­to inver­na­de­ro o capi­tal fósil, como lo deno­mi­na el sue­co Andreas Malm. Este país, jun­to a otros del área, así como Fili­pi­nas o Ban­gla­desh, son, en reali­dad, los más vul­ne­ra­bles del mun­do, en cuan­to a los efec­tos cli­má­ti­cos oca­sio­na­dos por el capi­ta­lis­mo depredador.

Obvia­men­te, a esto habría que agre­gar­le las secue­las de la pan­de­mia de la COVID-19 que han sido devas­ta­do­ras, prin­ci­pal­men­te en los paí­ses con sis­te­mas neo­li­be­ra­les e inclu­so en los deno­mi­na­dos del pri­mer mun­do, y que en un país como Nica­ra­gua ha sido exi­to­sa­men­te agen­cia­da por medio de una estra­te­gia que el Gobierno San­di­nis­ta deno­mi­na Estra­te­gia Sin­gu­lar.

Esta se sus­ten­ta, en un mode­lo de salud públi­co poten­te que ha cons­trui­do en los últi­mos años más de 18 hos­pi­ta­les de refe­ren­cia regio­nal y que está al ser­vi­cio de la comu­ni­dad, un sis­te­ma inte­gra­do por múl­ti­ples ins­ti­tu­cio­nes con expe­rien­cia en la ges­tión de desas­tres natu­ra­les y enfer­me­da­des epi­dé­mi­cas, el cual tam­bién se acti­vó para coor­di­nar las accio­nes una vez­se supo del posi­ble impac­to de los hura­ca­nes mencionados.

Agre­gar tam­bién, que es una pobla­ción joven y con altí­si­mas tasas de vacu­na­ción, pro­mo­vi­das por el San­di­nis­mo, con­tra enfer­me­da­des como el neu­mo­co­co, rota­vi­rus, polio, tuberculosis,etc, lo cual, indi­can los exper­tos, con­tri­bu­ye a que estas socie­da­des gene­ren anti­cuer­pos, asi­mis­mo, ha con­ta­do con el inter­cam­bio de expe­rien­cias con paí­ses que han ges­tio­na­do muy bien la pan­de­mia. Aho­ra bien, el país no se con­fi­nó drás­ti­ca­men­te y sus cir­cui­tos pro­duc­ti­vos con­ti­nua­ron dili­gen­tes, lo cual per­mi­tió, según la CEPAL, ser el que más cre­ció en sus expor­ta­cio­nes en el con­ti­nen­te. Esto duran­te el mun­do esta­ba reclui­do: 14% cre­ció en expor­ta­ción de diver­sos productos.

Si hace­mos la com­pa­ra­ti­va entre la ges­tión de la pan­de­mia del país cen­tro­ame­ri­cano, con otros que se dicen, líde­res o poten­cias mun­dia­les, las dife­ren­cias son estra­tos­fé­ri­cas. Las lla­ma­das poten­cias dejan mucho que desear. Nica­ra­gua, ha sabi­do equi­li­brar y con­tro­lar de la mejor mane­ra la pan­de­mia, sobre la base de sus pro­pias expe­rien­cias y recur­sos, al igual que lo han hecho Vene­zue­la, Cuba, Viet­nam, entre otros mode­los que se guían por derro­te­ros dife­ren­tes a los del capitalismo.

Aho­ra bien, con rela­ción a los hura­ca­nes IOTA y ETA, el Gobierno San­di­nis­ta, emi­tió las aler­tas corres­pon­dien­tes y movi­li­zó de for­ma tem­pra­na y pre­ven­ti­va tone­la­das de ali­men­tos, insu­mos para alber­gues, el ejér­ci­to y la poli­cía Nica­ra­güen­se en una movi­li­za­ción sin pre­ce­den­tes, en cues­tión de horas eva­cuó a comu­ni­da­des ente­ras ante los hura­ca­nes. Estas fami­lias se refu­gia­ron en alber­gues y casas acon­di­cio­na­das para ello. Esto, debi­do a la capa­ci­dad de res­pues­ta de un Gobierno com­pro­me­ti­do con su pue­blo. Todo esto pasó con el telón de fon­do de la pan­de­mia dela COVID-19 y otras pan­de­mias a las que refe­ri­ré brevemente.

En la actua­li­dad, las fami­lias eva­cua­das han sido tras­la­da­das a sus loca­li­da­des y el Gobierno acti­vó diver­sos pro­gra­mas y pro­yec­tos para su re-inte­gra­ción a la vida coti­dia­na, con­si­guien­do en tiem­po mar­ca, res­ta­ble­cer los ser­vi­cios de pri­me­ra nece­si­dad en estas comu­ni­da­des, ante el impac­to devas­ta­dor en la infra­es­truc­tu­ra de los hura­ca­nes. Esto recien­te­men­te, fue cons­ta­ta­do y com­pro­ba­do por el Direc­tor regio­nal del PMA, que reco­no­ció los esfuer­zos del país en las accio­nes pues­tas en mar­cha para la recu­pe­ra­ción de las zonas afectadas.

Se lamen­tan­las víc­ti­mas y la des­truc­ción mate­rial, pero cabe con­tras­tar las inmen­sas dife­ren­cias de la Nica­ra­gua que enfren­tó a un hura­cán Mitch, de menor poten­cia des­truc­ti­va, sin embar­go, Nica­ra­gua en ese tiem­po esta­ba gober­na­da por la dere­cha, con un pre­si­den­te y polí­ti­cos corrup­tos e inca­pa­ces a la cabeza.

Nica­ra­gua hoy, ante estas tra­ge­dias no sale corrien­do a la men­di­ci­dad inter­na­cio­nal, soli­ci­ta: Soli­da­ri­dad con Res­pe­to, como debe ser, tal como se deben regir las rela­cio­nes y como lo esti­pu­lan, en teo­ría, quie­nes pre­ten­den mar­car el rum­bo de la geo­po­lí­ti­ca, aun­que sabe­mos que en cuan­to a esto, los lla­ma­dos cen­tros de poder, jue­gan a un doble rase­ro. E ahí, las otras pan­de­mias a las cua­les refe­ría­mos anteriormente.

El país de San­dino, una vez más lan­za una lec­ción impe­re­ce­de­ra al mun­do: la resis­ten­cia es la for­ma de avan­zar, pues a esos dos hura­ca­nes, a las tor­men­tas, a la pan­de­mia, le acom­pa­ñan otras pan­de­mias, con­tra las que bata­lla: la de la mediá­ti­ca inter­na­cio­nal, por ejem­plo que, todo esta bue­na ges­tión, fru­to de ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas, popu­la­res fuer­tes, al ser­vi­cio de la gen­te, que resu­mi­mos en este bre­ve escri­to, lain­vi­si­bi­li­zan y tra­tan de demeritarla.

A esto, hay que agre­gar­le, la peor de las pan­de­mia: la inje­ren­cia, la intro­mi­sión, los inten­tos de ava­sa­lla­mien­to y subal­ter­ni­za­ción, per­pe­tra­dos por las deno­mi­na­das poten­cias que, como bien lo diji­mos, han pre­ten­di­do des­de West­fa­lia, domi­nar a otros pue­blos, con­tra esto, el país cen­tro­ame­ri­cano, par­ti­cu­lar­men­te el San­di­nis­mo, tie­ne har­ta expe­rien­cia, hacien­do paten­te lo que el mis­mo Pie­ro dice en la can­ción ya cita­da: El pue­blo Lucha y Tra­ba­ja, por la Paz y por la Vida.

Fuen­te: La Haine

Foto: Getty Images

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *