Nación Mapu­che. Una acu­sa­ción que ni la Jus­ti­cia pudo sostener

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de diciem­bre de 2020

Fue­ron absuel­tas las cin­co per­so­nas acu­sa­das de cor­tar la ruta y por­tar ele­men­tos explo­si­vos en enero de 2017 en la Pu Lof Resis­ten­cia Cusha­men. Tam­bién se demos­tró que la Poli­cía y la segu­ri­dad pri­va­da de Benet­ton actua­ron con vio­len­cia, meses antes de la des­apa­ri­ción for­za­da de San­tia­go Mal­do­na­do allí.

Pasa­ron casi 4 años des­de aquel 10 de enero de 2017 en la Pu Lof Resis­ten­cia Cusha­men, en Chu­but. El mis­mo esce­na­rio de la des­apa­ri­ción for­za­da de San­tia­go Mal­do­na­do el 1 de agos­to, había comen­za­do el año con vio­len­cia. Aquel día y el siguien­te, hubo un ope­ra­ti­vo poli­cial con al menos 10 per­so­nas dete­ni­das que fue­ron gol­pea­das, ame­na­za­das, tor­tu­ra­das y des­apa­re­ci­das por algu­nas horas, cuan­do entre tras­la­dos y actua­cio­nes judi­cia­les no se sabía de su paradero.

Cin­co de ellas lle­ga­ron a jui­cio oral fede­ral, impu­tadas por inte­rrup­ción de la vía públi­ca y tenen­cia de mate­rial explo­si­vo, en una cau­sa pla­ga­da de irre­gu­la­ri­da­des y fal­sos tes­ti­mo­nios don­de que­dó al des­cu­bier­to el gran entra­ma­do polí­ti­co, poli­cial y judi­cial que sos­tie­ne el Esta­do para seguir hos­ti­gan­do a las comu­ni­da­des mapu­che tehuel­che. No es casual que todo el pro­ce­so haya comen­za­do en tiem­pos de Patri­cia Bull­rich al fren­te del Minis­te­rio de Seguridad.

Casi cua­tro años des­pués, el jui­cio fede­ral impul­sa­do por el juez Enri­que Guan­zi­ro­li de Como­do­ro Riva­da­via, se lle­vó ade­lan­te con lxs cin­co impu­tadxs siguien­do las tres jor­na­das de audien­cias en el Cen­tro Cul­tu­ral Eduar­do Galeano del El Bolsón.

Iva­na Hue­ne­laf, Eli­sa Ose Ñan­cu­nao, Gus­ta­vo Jai­me, Javier Huen­chu­pan y Jor­ge Buchi­le, a pesar de estar ubi­cadxs en el lugar de acu­sadxs, fue­ron las ver­da­de­ras víc­ti­mas en aque­llos días vio­len­tos. Lo que que­dó demos­tra­do en los tres días de jui­cio oral y públi­co (a par­tir del des­fi­le de tes­ti­mo­nios pro­pi­cia­do por el Minis­te­rio Públi­co Fis­cal) es que lxs impu­tadxs tenían razón en su denun­cia públi­ca des­de los hechos suce­di­dos en enero de 2017: fue­ron embos­cadxs por per­so­nal de la com­pa­ñía Tie­rras del Sud Argen­ti­na SA (la empre­sa de Luciano Benet­ton que ocu­pa el terri­to­rio ances­tral de la Pu Lof) y por miem­bros de la Poli­cía de Chu­but, quie­nes les dis­pa­ra­ron con balas de plo­mo, lxs detu­vie­ron, gol­pea­ron y torturaron.

Pre­via­men­te habían ido a jui­cio pro­vin­cial sie­te de lxs diez, impu­tadxs por resis­ten­cia a la auto­ri­dad, abi­gea­to, daños, cor­te de ruta y uso de explo­si­vos. De la mitad de esos car­gos fue­ron absueltxs duran­te 2018 y 2019 por «ausen­cia de deli­to» y «fal­ta de prue­bas». Sin embar­go, debie­ron enfren­tar un jui­cio federal.

El resul­ta­do se cono­ció en la jor­na­da de hoy: el Minis­te­rio Públi­co Fis­cal a car­go de Teo­do­ro Nür­berg y Mariano Igna­cio Sán­chez reti­ró sus impu­tacio­nes y el juez Enri­que Guan­zi­ro­li dic­tó las abso­lu­cio­nes de las cin­co per­so­nas. A su vez, se orde­nó avan­zar en la inves­ti­ga­ción por fal­so tes­ti­mo­nio de los poli­cías que pres­tan ser­vi­cio en Chu­but, Cris­tian Amed y José Leo­nar­do Fer­nan­dez, y el ayu­dan­te de mayor­do­mo de la estan­cia de Benet­ton, Gon­za­lo Graña.

https://​revis​ta​ci​tri​ca​.com/​a​b​s​o​l​u​c​i​o​n​-​p​u​-​l​o​f​-​c​u​s​h​a​m​e​n​.​h​tml

Fue un triun­fo de la lucha del pue­blo mapu­che-tehuel­che pero el pro­ce­so tam­bién deja el sabor amar­go de que las ver­da­de­ras víc­ti­mas (hay una cau­sa abier­ta en la Jus­ti­cia Fede­ral por las deten­cio­nes, los gol­pes y las tor­tu­ras que, a dife­ren­cia de la otra, no avan­za) tuvie­ron que pasar por el recuer­do de aque­llos días violentos.

Iva­na Hue­ne­laf, una de las impu­tadas, le habló al Juez sobre las secue­las de este epi­so­dio que sir­vió de ante­sa­la para la des­apa­ri­ción for­za­da de San­tia­go Mal­do­na­do: “Este jui­cio es una de las secue­las. Estos cua­tro años de audien­cias, de tener que expli­car mil veces lo mis­mo, de remo­ver has­ta el últi­mo deta­lle de las men­ti­ras que se han dicho en boca de los agen­tes esta­ta­les de la injusticia”.

No es casual que todo el pro­ce­so haya comen­za­do en tiem­pos de Patri­cia Bull­rich al fren­te del Minis­te­rio de Seguridad.

Las voces de las ver­da­de­ras víctimas

Las audien­cias del jui­cio deja­ron al des­cu­bier­to el mon­ta­je de las fuer­zas poli­cia­les y la com­pli­ci­dad de fis­ca­les y jue­ces que han pasa­do por la cau­sa. Pocas veces es posi­ble escu­char a las ver­da­de­ras víc­ti­mas: no pudi­mos escu­char a San­tia­go, ni a Rafaél Nahuel. Cuan­do el Esta­do no mata, cri­mi­na­li­za y enjuicia.

Aquí se oye­ron las voces de lxs impu­tadxs y tam­bién las con­tra­dic­cio­nes, olvi­dos y fal­sos tes­ti­mo­nios de los tes­ti­gos (la mayo­ría poli­cías). Las per­so­nas que sufrie­ron la vio­len­cia esta­tal en enero de 2017, como dijo la jue­za penal de Esquel Cari­na Este­fa­nía en la sen­ten­cia don­de se juz­gó la mis­ma cau­sa y les absol­vió por los mis­mos hechos: “sal­va­ron su vida mila­gro­sa­men­te”. Aho­ra pudie­ron con­tar­lo y escu­char­las fue valio­so para cons­truir memo­ria social.

El Dr Edgar­do Mano­sal­va, abo­ga­do defen­sor, expre­só en la pre­via al ale­ga­to final: “Sé posi­ti­va­men­te que va a haber una repa­ra­ción, una repa­ra­ción de con­tex­tua­li­zar, de poner las cosas en su lugar y, sobre todo, con­sis­ten­te en dar­les a ellos defi­ni­ti­va­men­te el esta­tus de víc­ti­mas de tor­tu­ra y sadis­mo ins­ti­tu­cio­nal, que es el esta­tus que siem­pre debían haber teni­do. Yo creo que sí hay muchí­si­mos ele­men­tos para reabrir la cau­sa que está archi­va­da a par­tir de las denun­cias (con­tra los poli­cías que inter­vi­nie­ron) que los sie­te hicie­ron. Y los tra­ta­ron mal a ellos que venían de ser víc­ti­mas, que debie­ron haber sido tra­ta­dos con algo­do­nes… total­men­te, no, los lle­va­ron al cala­bo­zo con más olor a mier­da, olor a pata, olor a chi­vo y a vómi­to que hubie­ra de toda la his­to­ria… enton­ces eso les dio el Esta­do de pre­mio. Tuvie­ron ellos que lim­piar su pro­pio cala­bo­zo para poder res­pi­rar, y yo lo viví por­que tuve que entrar a entre­vis­tar­los… infra­zoo­ló­gi­cas las con­di­cio­nes. Enton­ces cree­mos que es hora tam­bién de esa repa­ra­ción, que recién ahí va a per­mi­tir sanar”.

Las audien­cias del jui­cio deja­ron al des­cu­bier­to el mon­ta­je de las fuer­zas poli­cia­les y la com­pli­ci­dad de fis­ca­les y jue­ces que han pasa­do por la causa.

En un frag­men­to de su decla­ra­ción, Eli­sa Ose Ñan­cu­nao mani­fes­tó: “(Des­pués de la repre­sión del 10/​1/​2017) Fue la pri­me­ra vez que sen­tí esa emo­ción y esa impo­ten­cia. No pasa­ron muchos meses des­pués cuan­do lo vol­ví a sen­tir, cuan­do detu­vie­ron al lon­ko de esa comu­ni­dad, y no pasa­ron muchos días cuan­do pasó la des­apa­ri­ción for­za­da segui­da de muer­te de San­tia­go Mal­do­na­do. Como si fue­ra poco, el 25 de noviem­bre de ese mis­mo año, en la comu­ni­dad Laf­ken Win­kul Mapu, ase­si­na­ron por la espal­da al lamien Rafael Nahuel Iem. Yo no sé qué resul­ta­do va a tener este jui­cio, lo que si sé es que si ten­go que vol­ver a acu­dir a ayu­dar a mis lamien, lo voy a vol­ver a hacer las veces que sean nece­sa­rios. No va a haber ley huin­ca que me lo impida”.

Sobre la acu­sa­ción con­tra su per­so­na (por cor­te de ruta), dijo: “Había muchas per­so­nas que está­ba­mos ahí, pero casual­men­te las per­so­nas que iden­ti­fi­ca­ron fui­mos las muje­res Mapu­che, por­que ves­tía­mos nues­tros atuen­dos y por­que tene­mos cara de mapu­che, por­que lo somos. Es la úni­ca razón por la cual se nos acu­sa a noso­tros. Lo viven­cio como una prue­ba racis­ta: la Poli­cía que tomó los regis­tros se dejó influen­ciar por cues­tio­nes racistas”.

Tam­bién se refi­rió a la per­se­cu­ción que sufren: “Entien­do que ésta no va a ser la últi­ma cir­cuns­tan­cia que vamos a atra­ve­sar, por­que des­de hace varios años se ha poten­cia­do la per­se­cu­ción hacia mi pue­blo, hacia todos los que lucha­mos y visi­bi­li­za­mos nues­tros recla­mos, hacia todos los que inten­ta­mos dar­les una vida mejor a nues­tros hijos y a nues­tros vie­jos. Espe­ro que la Jus­ti­cia revea cuan­do lea un expe­dien­te, antes de ele­var­lo a jui­cio, que no estén inter­pe­la­das y vicia­das esas prue­bas por el racismo”.

A tra­vés de la compu­tado­ra por­tá­til uti­li­za­da por lxs impu­tadxs en el jui­cio, Iva­na Hue­ne­laf sumó su pala­bra: “Señor juez, que se den la posi­bi­li­dad de ver­nos, de por­qué recu­pe­ra­mos los terri­to­rios. Que la Jus­ti­cia no siga sien­do tan ingra­ta con los pue­blos y sobre todo con las muje­res y con los niños. ¿Sabe, señor juez, cuál es el gran pro­ble­ma de todo esto? Es esto: que­re­mos terri­to­rio para vivir, para desa­rro­llar­nos, que­re­mos vivir con nues­tra cos­mo­vi­sión ances­tral. Noso­tros no nece­si­ta­mos el capi­ta­lis­mo para desa­rro­llar­nos, nece­si­ta­mos el terri­to­rio, el agua, el aire, eso nece­si­ta­mos. Eso es lo que lucha­mos las muje­res y siem­pre veni­mos sien­do judi­cia­li­za­dos y per­se­gui­das. Los terra­te­nien­tes nos sacan los terri­to­rios, los que tie­nen pla­ta. Mi abue­lo se que­dó en la estan­cia tra­ba­jan­do de coci­ne­ro para Benet­ton para no irse del terri­to­rio… si uste­des como Jus­ti­cia no ven esto… Que se den la posi­bi­li­dad de escu­char­nos, empe­zar a ver la jus­ti­cia con pers­pec­ti­va de pue­blos ori­gi­na­rios, saber que en los terri­to­rios no se pue­de entrar a los bala­zos por­que tene­mos luga­res sagra­dos, anti­guos, antes que la Jus­ti­cia, como no decir que esta Jus­ti­cia es patriar­cal, racis­ta. Hace más de una doce­na de audien­cias que ven­go y toda­vía se me sigue juz­gan­do. ¿Cuán­tos poli­cías muer­tos? ¿Cuán­tos balea­dos? Noso­tros tene­mos un pue­blo que nos han mata­do en un geno­ci­dio que aun hoy no se reco­no­ce. Nos fal­tan lágri­mas para llo­rar tan­to dolor cuan­do hay alla­na­mien­tos, cuan­do nos matan a nues­tro lamien por la espal­da, cuan­do des­apa­re­cen a nues­tras lamien”.

Iva­na tam­bién dejó cla­ro su deseo: “Habrá un momen­to en que la jus­ti­cia huin­ca, su jus­ti­cia va a ver­nos y escu­char­nos. Es momen­to, esta­mos pidien­do cam­bios y no solo los pue­blos ori­gi­na­rios… ¡la natu­ra­le­za está pidien­do cambios!”.


Este tex­to es par­te de la cober­tu­ra cola­bo­ra­ti­va del jui­cio rea­li­za­da por FM Alas, nóma­das comu­ni­ca­ción femi­nis­ta, La mani­ja, Radio La Negra, Pren­sa del Pue­blo ANPP, Radio Fogón, Revis­ta Cítri­ca y Anti­ma­fia 2000.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *