Cuba. Recuer­da 64 años del cri­men ‘Pas­cuas Sangrientas’

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de diciem­bre de 2020. 

Cuba recuer­da este jue­ves 24 los ase­si­na­tos de 23 jóve­nes revo­lu­cio­na­rios duran­te cua­tro días de 1956, uno de los hechos más horren­dos de la his­to­ria nacio­nal cono­ci­do como ‘Pas­cuas San­grien­tas’, según inves­ti­ga­cio­nes ofi­cia­les.
Orde­na­dos por el dic­ta­dor Ful­gen­cio Batis­ta (1952−59), los crí­me­nes ocu­rrie­ron como escar­mien­to tras los actos de apo­yo al des­em­bar­co del Yate Gran­ma (1956), el cual per­mi­tió la lle­ga­da a Cuba del líder Fidel Cas­tro y otros com­ba­tien­tes para ini­ciar la lucha arma­da en la Sie­rra Maes­tra (orien­te).

Has­ta el 26 de diciem­bre, el coro­nel Fer­mín Cow­ley, jefe del Regi­mien­to Mili­tar de Hol­guín, lle­vó a cabo una serie de ase­si­na­tos de ciu­da­da­nos que lucha­ban en la clan­des­ti­ni­dad o se opo­nían a la dic­ta­du­ra mili­tar, la mayo­ría eran mili­tan­tes del Movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio 26 de Julio (M26‑7) y del Par­ti­do Socia­lis­ta Popular.

De acuer­do con artícu­los his­tó­ri­cos, los cadá­ve­res de cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes y diri­gen­tes gre­mia­les apa­re­cie­ron en luga­res apar­ta­dos de la geo­gra­fía orien­tal ‑con mues­tras evi­den­tes de tor­tu­ras- para infun­dir terror en la pobla­ción e impe­dir la ayu­da a los guerrilleros.

El ejér­ci­to reali­zó esta ope­ra­ción bajo el títu­lo Rega­lo de Navi­dad por con­si­de­rar ese momen­to el más pro­pi­cio para loca­li­zar a las víc­ti­mas en sus res­pec­ti­vos hogares.

Medios de infor­ma­ción como Gran­ma y La Jiri­bi­lla expli­ca­ron que las accio­nes comen­za­ron en la noche del 23 de diciem­bre con el ase­si­na­to del joven Rafael Ore­jón, quien poco antes entre­gó a la direc­ción del M26‑7 de Hol­guín el men­sa­je sobre la lle­ga­da a sal­vo de Fidel Castro.

Fer­mín Cow­ley fue ajus­ti­cia­do meses des­pués en 1957 por un coman­do revo­lu­cio­na­rio como cas­ti­go por sus crí­me­nes con­tra la pobla­ción, por su par­te, Ful­gen­cio Batis­ta huyó del país ante el inmi­nen­te triun­fo de la Revo­lu­ción y los gue­rri­lle­ros en 1959.

Fuen­te: Pren­sa Debate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *