Colom­bia. A pro­pó­si­to de una cir­cu­lar inter­na pero pública

Por Joa­quín Gómez. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de diciem­bre de 2020.

Fren­te a cir­cu­lar a la mili­tan­cia del par­ti­do de la Rosa, fecha­da el 17 de diciem­bre, y sus­cri­ta por Rodri­go Lon­do­ño, en la que se expo­nen algu­nas opi­nio­nes per­so­na­les del pre­si­den­te del Par­ti­do sobre el desa­rro­llo del pleno del Con­se­jo Nacio­nal de los Comu­nes y sobre mi inter­ven­ción en esa reu­nión, me veo obli­ga­do a hacer las siguien­tes consideraciones:

Par­ti­ci­pé e inter­vi­ne en el Pleno del 12 de diciem­bre ejer­cien­do mi dere­cho y expu­se pro­pues­tas enca­mi­na­das a la adop­ción de deci­sio­nes fun­da­men­ta­les para el Par­ti­do, con­si­de­ran­do la situa­ción polí­ti­ca. Al pare­cer mi tono y mi acos­tum­bra­da fran­que­za fue­ron vis­tas como inopor­tu­nas e incó­mo­das, como se apre­cia en la seña­la­da cir­cu­lar, en la que se habla de mis “acu­sa­cio­nes con­tra el Par­ti­do y la direc­ción”. De uno de nues­tros coman­dan­tes his­tó­ri­cos Ciro Tru­ji­llo apren­dí que “debe­mos ser fra­ter­na­les pero fran­cos y fir­mes en la defen­sa de nues­tras convicciones”. 

Me pre­gun­to, ¿qué es lo que no gus­ta? Decir que nues­tra pro­pues­ta de demo­cra­ti­za­ción no es para maqui­llar el régi­men, sino para avan­zar hacia la demo­cra­cia ver­da­de­ra; o que la nefas­ta doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal, sigue a todo vapor, y de ella son víc­ti­mas líde­res, y tam­bién quie­nes hicie­ron par­te de nues­tras filas; o qué no deja­mos las armas para que nos maten con saña e impu­ni­dad, y que a nues­tro lla­ma­do a la recon­ci­lia­ción se le ha res­pon­di­do con más asesinatos.

Qui­sie­ra que Timo y el “Núcleo” (ese del que habla en voz baja la mili­tan­cia) expli­quen qué es lo que “ensom­bre­ce un pleno del Par­ti­do”. ¿No gus­tó que haya dicho que en los aspec­tos esen­cia­les nos incum­plie­ron y que ese hecho incon­tro­ver­ti­ble hay que denun­ciar­lo sin temor? No cama­ra­das, los hechos no ensom­bre­cen, cla­ri­fi­can. ¿O aca­so no son hechos con­cre­tos que, a pesar de algu­nos logros nor­ma­ti­vos y par­cia­les en aspec­tos no esen­cia­les, se han deja­do de lado temas como la refor­ma polí­ti­co-elec­to­ral, las cir­cuns­crip­cio­nes espe­cia­les, la Refor­ma Rural Inte­gral y la polí­ti­ca de sus­ti­tu­ción volun­ta­ria de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, entre otros?

Qui­zás lo que tan­to moles­ta a Timo y al “Núcleo” sea mi ase­ve­ra­ción de que no tie­ne por qué haber arre­pen­ti­mien­to alguno por nues­tro alza­mien­to en armas, sino que ello debe lle­nar­nos de orgu­llo, dig­ni­dad, y enal­te­cer nues­tra lucha actual, y que debe­mos recha­zar algu­nas decla­ra­cio­nes que fal­sean la his­to­ria, al atre­ver­se a afir­mar que nos había­mos lum­pe­ni­za­do, que no había man­do, que está­ba­mos casi ven­ci­dos. Cuán­ta razón la del cama­ra­da Alfon­so Cano cuan­do decía: “En los tiem­pos que corren, con el desa­rro­llo de los medios de comu­ni­ca­ción, no hay con­fu­sión posi­ble. Quie­nes defien­den el orden exis­ten­te, no lo pue­den ocultar”.

¿Con qué sus­ten­to osa Timo en su cir­cu­lar afir­mar que mis refle­xio­nes “… antes de pro­po­ner pare­cían enca­mi­na­das a la des­truc­ción”? ¿Será por­que me atre­ví a decir lo que se dice den­tro y fue­ra del Par­ti­do?: tene­mos una direc­ción (en la cual me inclu­yo) que no ha esta­do a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, que se ha preo­cu­pa­do más por con­tro­lar un “apa­ra­ti­co”, que por cons­truir par­ti­do y ampliar la influen­cia en las masas. O por­que afir­mé qué nues­tro lega­do no se mere­ce lo que está pasando. 

O por­que plan­teé qué el Acuer­do de paz no cuen­ta con una imple­men­ta­ción inte­gral, y no se ha mate­ria­li­za­do en la trans­for­ma­ción de la vida de las gen­tes en los terri­to­rios. O por­que dije que no exis­ten garan­tías de segu­ri­dad para la opo­si­ción, para las comu­ni­da­des ni para noso­tros, y qué el des­mon­te de las estruc­tu­ras para­mi­li­ta­res ha sido pura ver­bo­rrea, pero que el Acuer­do ofre­ce sali­das al tema de la per­sis­ten­cia de la vio­len­cia polí­ti­ca en nues­tro país.

¿Es eso des­truc­ti­vo, eso ensom­bre­ce un pleno de un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio? ¿Es eso lo que no acep­ta el “Núcleo”?; ¿que plan­tee por ejem­plo que la tarea de la demo­cra­ti­za­ción, que nos pro­pu­si­mos des­de el Pro­gra­ma Agra­rio de los Gue­rri­lle­ros en 1964, reco­gi­da par­cial­men­te en el Acuer­do, sigue ple­na­men­te vigen­te, y debe hacer par­te de nues­tras urgen­tes preo­cu­pa­cio­nes; o que plan­tee que debe­mos per­sis­tir en la lucha por la imple­men­ta­ción inte­gral del Acuer­do, y que aún se está a tiem­po de recon­du­cir­lo. Y que para la his­to­ria no debe que­dar nin­gu­na duda sobre nues­tros nobles pro­pó­si­tos revo­lu­cio­na­rios, y que, en mi caso, el arre­pen­ti­mien­to fren­te a lo que fue mi alza­mien­to en armas no tie­ne cabi­da alguna?

En ese mis­mo sen­ti­do, me pre­gun­to ¿Por qué Timo se atre­ve a cali­fi­car mis apre­cia­cio­nes como “fue­ra de lugar”? Los acen­tos se deben poner don­de son: el esta­do del pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción es peno­so y lamen­ta­ble, empe­zan­do por­que ni siquie­ra nos garan­ti­zan la vida; lo que se ha logra­do hacer en lo colec­ti­vo ha sido sobre todo por el tra­ba­jo de nues­tra gen­te, y por algu­nos apo­yos inter­na­cio­na­les y estos temas mere­cen amplia dis­cu­sión y debe­mos ela­bo­rar mejor nues­tra posi­ción fren­te a ellos. 

¿Se pue­de con­si­de­rar “fue­ra de lugar” afir­mar que debe­mos estar al lado de la movi­li­za­ción y de la lucha social?; ¿o que está vigen­te la pro­pues­ta que for­mu­ló el Par­ti­do sobre el “plan de cho­que social”, y que la situa­ción eco­nó­mi­ca debe­ría estar den­tro de nues­tras preo­cu­pa­cio­nes inme­dia­tas? ¿Es aca­so una here­jía sos­te­ner que el Pleno y sobre todo la Asam­blea Nacio­nal de los Comu­nes no deben limi­tar­se a tra­tar los temas elec­to­ra­les y debe­rían más bien ocu­par­se de la pro­ble­má­ti­ca que carac­te­ri­za el momen­to polí­ti­co y las pers­pec­ti­vas que se vislumbran?

Timo y “El Núcleo” pare­cen olvi­dar, que el com­pro­mi­so con la paz no debe con­fi­nar el disen­so res­pec­to a los plan­tea­mien­tos y el accio­nar polí­ti­cos en direc­ción a ese logro. Una cosa es el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co y otra el cen­tra­lis­mo buro­crá­ti­co, que es el que se está afin­can­do en la direc­ción y las ins­tan­cias par­ti­da­rias. Tene­mos mucho mon­te en la espal­da para que a estas altu­ras por cuen­ta de una mayo­ría que pue­de ser cir­cuns­tan­cial, se nos impi­da hacer uso de nues­tros dere­chos. Yo no voy a ava­lar la clau­su­ra de espa­cios de deba­te polí­ti­co – ideo­ló­gi­co, la expul­sión de cama­ra­das ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te, pero sepa­ra­dos del par­ti­do median­te pro­ce­di­mien­tos cues­tio­na­bles que en reali­dad escon­den pro­pó­si­tos de pur­ga inter­na o el dis­gus­to por tra­tar­se de voces crí­ti­cas de las actua­cio­nes de la direc­ción. Tam­po­co voy a dejar de pro­nun­ciar­me fren­te a la pér­di­da de con­fian­za en la direc­ción en sec­to­res de la mili­tan­cia, o a guar­dar silen­cio fren­te a las impo­si­cio­nes, o a la no garan­tía de expre­sión de las diver­sas visio­nes e inclu­so ten­den­cias que pare­cie­ra haber den­tro del Partido.

Si no se intro­du­ce un gol­pe de timón, nues­tro Par­ti­do se ira des­ha­cien­do en un apa­ra­to polí­ti­co – buro­crá­ti­co, inca­paz de asu­mir los retos de la cons­truc­ción de la paz y de dar­le pers­pec­ti­va a nues­tro pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio; irá camino de la absor­ción por el Establecimiento.

No pue­do estar de acuer­do con quie­nes pro­pa­lan con arre­ba­to que el pro­ce­so de paz avan­za exi­to­sa­men­te, cuan­do cien­tos de exgue­rri­lle­ros aún se encuen­tran en la cár­cel, y sobre todo cuan­do con­tra el par­ti­do de la FARC y nues­tras anti­guas uni­da­des se está lle­van­do a cabo un ver­da­de­ro exter­mi­nio. Mi lla­ma­do es a no pasar de los publi­ci­ta­dos “fune­ra­les de la gue­rra” a las exe­quias de cual­quier espe­ran­za de paz con jus­ti­cia social. Y eso pasa por no con­fun­dir aco­mo­da­ti­cia­men­te en lo interno con­vic­ción con segui­dis­mo, com­pro­mi­so con debi­li­dad ideo­ló­gi­ca, cohe­sión con pará­li­sis teó­ri­ca y acrí­ti­ca, defen­sa de la paz con sec­ta­ris­mo devo­to, leal­tad al Par­ti­do y prin­ci­pios faria­nos con leal­tad al “Núcleo”, y con­fian­za en la direc­ción con fe en la dirección.

El lide­raz­go revo­lu­cio­na­rio no asu­me la leal­tad como devo­ción o adhe­sión, eso es lide­raz­go auto­ri­ta­rio. Si la extre­ma dere­cha en el poder se empe­ña en hacer tri­zas el Acuer­do de paz, no pode­mos noso­tros corres­pon­der­le hacien­do tri­zas nues­tros prin­ci­pios, o redu­cién­do­los a con­sig­nas o ama­ña­dos pseu­do­ar­gu­men­tos para iró­ni­ca­men­te aca­llar el ejer­ci­cio de la deli­be­ra­ción inter­na. Nos corres­pon­de revi­ta­li­zar­los para impe­dir la subor­di­na­ción segui­dis­ta e irre­fle­xi­va, con la que se pro­pen­de hacer­le creer a la mili­tan­cia y a la ciu­da­da­nía en gene­ral que nues­tros pro­ble­mas, y la cau­sa de todos nues­tros males, radi­can en el nom­bre del par­ti­do y se resuel­ve con un buen mer­ca­deo, cuan­do cien­tos de miles de cam­pe­si­nos con­ti­núan sin tie­rra, aumen­ta el des­pla­za­mien­to, las masa­cres y la per­se­cu­ción, no exis­ten garan­tías de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, la pro­tes­ta social está prohi­bi­da de fac­to, y las víc­ti­mas son revic­ti­mi­za­das. Lo que vivi­mos hoy se expli­ca en bue­na medi­da por la no imple­men­ta­ción del Acuerdo.

Ante los ata­ques y las bur­las del Esta­do al acuer­do de paz, es pre­ci­so un direc­ción colec­ti­va y revo­lu­cio­na­ria que esté a la altu­ra de las exi­gen­cias. No es esa la situa­ción de la actual, de la cual hago par­te. Nece­si­ta­mos una direc­ción abier­ta a toda mili­tan­cia, intere­sa­da en la con­so­li­da­ción y el cre­ci­mien­to del Par­ti­do, más que en su con­trol burocrático. 

Una direc­ción que sea con­se­cuen­te con nues­tro lega­do fariano; que no sea timo­ra­ta con los fuer­tes y pode­ro­sos y sí agre­si­va y auto­ri­ta­ria con los pro­pios. Direc­ción colec­ti­va, no cama­ri­lla. Tam­bién pre­ci­sa­mos más fir­me­za y recha­zo res­pec­to a los ata­ques y entram­pa­mien­tos del gobierno Duque y del régi­men con­tra el Acuer­do de paz. La fir­ma del Acuer­do de paz no cerró el con­flic­to; le dio con­ti­nui­dad por vías más polí­ti­cas. Nues­tra visión de la recon­ci­lia­ción no debe lle­var a la con­ci­lia­ción y al arre­pen­ti­mien­to. La con­tra­dic­ción de cla­se está vigen­te; la lucha de cla­ses también.

Nos encon­tra­mos en pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción-es cier­to- pero de lo que se tra­ta al decir de nues­tro lega­do his­tó­ri­co y del aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta, es de con­tri­buir a la incor­po­ra­ción del pue­blo a la lucha, for­ta­le­ci­dos en las pala­bras de nues­tro his­tó­ri­co coman­dan­te en jefe Manuel Maru­lan­da Vélez: “Nos guia­mos por una ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria y nues­tro faro polí­ti­co lo cons­ti­tu­ye la teo­ría del socia­lis­mo científico”.

ETCR Amaury Rodrí­guez. Pon­do­res, La Gua­ji­ra.

(Joa­quín Gómez es Inte­gran­te del Con­se­jo Polí­ti­co Nacio­nal del Par­ti­do FARC)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *