Méxi­co. Están matan­do a los nahuas

Por Zósi­mo Cama­cho, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de diciem­bre de 2020.

El sába­do 19 fue­ron encon­tra­dos los cuer­pos de cua­tro indí­ge­nas nahuas de la Mon­ta­ña baja de Gue­rre­ro. Sí, otros cua­tro de una san­gría que no para ante la indo­len­cia de los tres nive­les de gobierno. María Agus­tín Chino, Ama­lia Mora­les Gua­pan­go, José Beni­to Migue­le­ño y Miguel Migue­le­ño lle­va­ban por nom­bres los indí­ge­nas encon­tra­dos al inte­rior de su pro­pia camio­ne­ta: mania­ta­dos, con hue­llas de sal­va­je tor­tu­ra y sen­dos tiros de gra­cia.

Las dos muje­res y los dos hom­bres per­te­ne­cían a la comu­ni­dad de Alco­za­can, muni­ci­pio de Chi­la­pa de Álva­rez. Habían des­apa­re­ci­do un día antes, el vier­nes 18. Sus cuer­pos apa­re­cie­ron en un pun­to de la carre­te­ra que conec­ta Chi­la­pa con Tla­pa de Comon­fort, en la Mon­ta­ña de Guerrero.

Eran inte­gran­tes del Con­se­jo Indí­ge­na y Popu­lar de Gue­rre­ro-Emi­liano Zapa­ta (Cipog-EZ), la orga­ni­za­ción a la que per­te­ne­cen 22 comu­ni­da­des que recien­te­men­te rom­pie­ron un cer­co para­mi­li­tar impues­to por el nar­co, en espe­cí­fi­co por el cár­tel de Los Ardi­llos. Hace un mes que habían recu­pe­ra­do la movi­li­dad en el terri­to­rio. Aho­ra ven estas comu­ni­da­des nahuas que, por tal osa­día, los sica­rios les cobran una cuo­ta de sangre.

Hace poco más de 1 año reco­rri­mos la zona. Docu­men­ta­mos que las 22 comu­ni­da­des del Cipog-EZ en la Mon­ta­ña baja vivían bajo ase­dio. Tuvie­ron que ins­ta­lar trin­che­ras en el perí­me­tro de su terri­to­rio para repe­ler los emba­tes arma­dos de Los Ardillos .

La delin­cuen­cia orga­ni­za­da quie­re el terri­to­rio de las comu­ni­da­des por­que lo uti­li­za como ruta del tra­sie­go de dro­gas, armas y per­so­nas, y como lugar de siem­bra de ama­po­la. Se apro­ve­cha de la ausen­cia de comu­ni­ca­cio­nes, y de la sos­pe­cho­sa inac­ción de los gobier­nos, para impo­ner su ley, some­ter a los pue­blos y ase­si­nar a quie­nes se les oponen.

Si los gobier­nos muni­ci­pa­les de Chi­la­pa de Álva­rez, Tla­pa de Comon­fort y José Joa­quín de Herre­ra y el esta­tal de Gue­rre­ro no pue­den lla­mar­se a sor­pre­sa por lo que ocu­rre, tam­po­co el gobierno fede­ral. Las comu­ni­da­des han gri­ta­do al mun­do su situa­ción con cada masa­cre que pade­cen. Su caso está en la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, pero al inte­rior del país las auto­ri­da­des hacen como si nada pasara.

En octu­bre, una comi­sión del Cipog-EZ vino a la Ciu­dad de Méxi­co. Le infor­mó, una vez más, al sub­se­cre­ta­rio de Dere­chos Huma­nos, Pobla­ción y Migra­ción, Ale­jan­dro Enci­nas, de la situación.

La pro­pia Fis­ca­lía Gene­ral de la Repú­bli­ca (FGR) tie­ne iden­ti­fi­ca­dos a los líde­res de Los Ardi­llos. Se tra­ta de los her­ma­nos Cel­so y Jor­ge Iván Orte­ga Jimé­nez. Y tam­bién sabe que otro her­mano, Ber­nar­do, es el coor­di­na­dor de los dipu­tados del Par­ti­do de la Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca en el Con­gre­so del estado.

Ber­nar­do Orte­ga Jimé­nez ha decla­ra­do en reite­ra­das oca­sio­nes que nada tie­ne que ver con las acti­vi­da­des de sus her­ma­nos; pero para las comu­ni­da­des del Cipog-EZ él es el man­do polí­ti­co de Los Ardi­llos, mien­tras que Cel­so y Jor­ge Iván son los man­dos ope­ra­ti­vos del gru­po arma­do. Seña­lan que la pro­tec­ción con que cuen­ta este cár­tel vie­ne de las altas esfe­ras del gobierno del estado.

¿Y la 4T? ¿Qué equi­li­brios sos­tie­ne o qué acuer­dos tie­ne que cum­plir como para no actuar con­tra este cár­tel? ¿O aca­so saca algu­na ven­ta­ja de los ata­ques a estas comunidades?

¿Por qué el gobierno fede­ral se nie­ga a brin­dar medi­das cau­te­la­res? ¿Por qué la Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos no ha envia­do a nin­gún visi­ta­dor a regis­trar las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en la zona y a ates­ti­guar el cer­co nar­co-para­mi­li­tar con­tra las comunidades?

¿Cuán­tas vidas más tie­nen que ser sega­das para que escu­chen a estas fami­lias nahuas? ¿Cuán­tos muer­tos les fal­ta poner para que se vuel­van a ver­las? Lle­van alre­de­dor de 30 en sólo los últi­mos 2 años, entre coman­dan­tes de su Poli­cía Comu­ni­ta­ria, acti­vis­tas, músi­cos y cam­pe­si­nos. Las embos­ca­das no cesan. La más recien­te es un maca­bro men­sa­je para quie­nes rom­pie­ron el cer­co, para­mi­li­tar e infor­ma­ti­vo, en sema­nas anteriores.

En el comu­ni­ca­do median­te el cual las comu­ni­da­des nahuas del Cipog-EZ die­ron cuen­ta de los ase­si­na­tos, tam­bién se asienta:

“Hoy, y en los tiem­pos que vie­nen, nos segui­rán ase­si­nan­do. Sobre nues­tros cadá­ve­res se va a cons­truir ese Méxi­co en el que nue­va­men­te estor­ba­mos. Pero ya no pode­mos con­ti­nuar en la escla­vi­tud. Aquí en la Mon­ta­ña baja de Gue­rre­ro el Covid-19 es lo de menos; nos están ase­si­nan­do, así, como ani­mal, sin que nadie escu­che, sin que nadie haga nada. Nues­tro ¡Ya Bas­ta! con­ti­nua­rá y cos­ta­rá más san­gre, por­que nin­gu­na lucha por la ver­da­de­ra liber­tad y la jus­ti­cia ha sido ter­sa; nun­ca en la his­to­ria a los pue­blos nos han rega­la­do nues­tra libertad.”

Las comu­ni­da­des del Cipog-EZ no están solas. Sus apo­yos no están en las ciu­da­des ni en los círcu­los de la vie­ja y nue­va cla­se polí­ti­ca. Están en pue­blos de otras regio­nes, igual­men­te pobres y dig­nos. Cuen­tan con el res­pal­do de los orga­ni­za­dos en torno a la Orga­ni­za­ción Cam­pe­si­na de la Sie­rra del Sur (OCSS), en el pro­pio esta­do de Gue­rre­ro, y de los que inte­gran el Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na en todo el país.

¿Ten­drá algo que ver la inac­ción del gobierno fede­ral pre­ci­sa­men­te en las sim­pa­tías zapa­tis­tas de las comu­ni­da­des afec­ta­das? Oja­lá las res­pues­tas a las pre­gun­tas plan­tea­das lle­guen antes que la siguien­te emboscada.

fuen­te: Contralínea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *