Car­bón al ayun­ta­mien­to | BERRI OTXOAK

Mari Domin­gi y Olen­tze­ro dejan car­bón ante el Ayun­ta­mien­to por los con­ti­nuos recor­tes a las ayu­das de emer­gen­cia social

Nos hemos con­cen­tra­do esta maña­na para denun­ciar que el equi­pos de gobierno dis­mi­nu­ye en un 20% de media la cuan­tía a la que tie­nen dere­cho las 3.100 fami­lias en situa­ción de pre­ca­rie­dad que han podi­do soli­ci­tar este año una ayu­da social en la loca­li­dad.
Las fami­lias con difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas se que­dan en la esta­ca­da duran­te alre­de­dor de 4 meses al no poder acce­der a nin­gu­na pres­ta­ción por­que el Ayun­ta­mien­to no admi­te soli­ci­tu­des des­de el 4 de noviem­bre has­ta febre­ro. A pesar del agra­va­mien­to de la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca cau­sa­da por el covid-19, el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do apli­ca demo­ras injus­ti­fi­ca­das y prác­ti­cas ile­ga­les duran­te la tra­mi­ta­ción de las soli­ci­tu­des de pres­ta­cio­nes sociales

Bara­kal­do, 23 de diciem­bre de 2020.

El popu­lar per­so­na­je navi­de­ño Olen­tze­ro ha acu­di­do al Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do para dejar car­bón al equi­po de gobierno por su polí­ti­ca de recor­tes sociales.

Esta ha sido la mane­ra en la que la pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión ha denun­cia­do que las 3.100 fami­lias que han podi­do for­ma­li­zar este año su soli­ci­tud de una ayu­da social de emer­gen­cia (AES) se han encon­tra­do con un recor­te del 20% en el dine­ro que reciben.

Del mis­mo modo, el equi­po de gobierno ha deci­di­do reti­rar des­de el mes de octu­bre el che­que comi­da con el que han esta­do sus­ten­tán­do­se 200 fami­lias de la localidad.

En esta línea, inclu­so el inter­ven­tor del Ayun­ta­mien­to ha cri­ti­ca­do en su infor­mes de lega­li­dad el recor­te apli­ca­do des­de el área de Acción Social a las ayu­das eco­nó­mi­cas muni­ci­pa­les al no exis­tir nin­gu­na incom­pa­ti­bi­li­dad “cuan­do éstas se diri­jan a cubrir los gas­tos rela­ti­vos a las nece­si­da­des pri­ma­rias, como lo es la alimentación”.

Berri-Otxoak ha seña­la­do que “a todos estos recor­tes hay que sumar la sus­pen­sión frau­du­len­ta del pla­zo de soli­ci­tu­des para las ayu­das de emer­gen­cia”. Des­de el pasa­do 4 de noviem­bre no se pue­de soli­ci­tar nin­gún tipo de ayu­da ante los ser­vi­cios socia­les del municipio.

Des­de la pla­ta­for­ma con­tra la pobre­za se seña­la que «la per­cep­ción de estas pres­ta­cio­nes, deno­mi­na­das iró­ni­ca­men­te de emer­gen­cia, pue­de tar­dar has­ta sie­te meses des­de su soli­ci­tud» y que «sus­pen­der el pla­zo para soli­ci­tar­las por un lap­so de al menos cua­tro meses, impli­ca que las fami­lias eco­nó­mi­ca­men­te vul­ne­ra­bles de Bara­kal­do no ten­gan nin­gún ingre­so para cos­tear sus nece­si­da­des bási­cas duran­te casi un ter­cio del año».

Des­de el colec­ti­vo bara­kal­dés se han cons­ta­ta­do más prác­ti­cas “frau­du­len­tas” por par­te del equi­po de gobierno duran­te el pla­zo de soli­ci­tud de AES, entre las que se encuen­tran las «reite­ra­das can­ce­la­cio­nes injus­ti­fi­ca­das de las citas pre­sen­cia­les para la entre­ga de docu­men­ta­ción, con­cer­ta­das pre­via­men­te por teléfono”.

Otra de estas “ile­ga­li­da­des per­pe­tra­das” con­sis­te en «coac­cio­nar a las fami­lias soli­ci­tan­tes para que eli­jan soli­ci­tar pres­ta­cio­nes en uno o unos pocos con­cep­tos que cubren las AES (alqui­ler, gas­tos de man­te­ni­mien­to de la vivien­da habi­tual o gas­tos sani­ta­rios) cuan­do tie­nen pleno dere­cho de soli­ci­tar­las en todos aque­llos con­cep­tos que así lo con­si­de­ren, tal y como lo con­tem­pla el Decre­to que regu­la el acce­so a estas prestaciones».

La aso­cia­ción bara­kal­de­sa con­tra la exclu­sión con­si­de­ra «impú­di­co y negli­gen­te que ante el agra­va­mien­to de la situa­ción socio­sa­ni­ta­ria cau­sa­da por el covid-19, el gobierno local deci­da con­ti­nuar prac­ti­can­do recor­tes e irre­gu­la­ri­da­des con total impu­ni­dad y eva­dir­se en su res­pon­sa­bi­li­dad de ofre­cer solu­cio­nes reales a las cada vez más fami­lias en situa­ción de pre­ca­rie­dad que está dejan­do el con­tex­to de la pandemia”.

Por todos estos moti­vos, Berri-Otxoak exi­ge al Ayun­ta­mien­to un pre­su­pues­to “sufi­cien­te para que todas las fami­lias que lo nece­si­ten ten­gan unas ayu­das de emer­gen­cia social dig­nas, para que ni una sola per­so­na ten­ga que seguir dur­mien­do en la calle, para que nin­gu­na mujer víc­ti­ma del machis­mo se vea sin ayu­das ni asis­ten­cia; para que todos los meno­res de Bara­kal­do ten­gan acce­so a una ali­men­ta­ción sana y equi­li­bra­da y para que nadie se vea sin recur­sos y sin casa por los desahu­cios que cada año afec­tan a más de 200 fami­lias en la localidad”.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *