Argen­ti­na. En defen­sa de Lau­ra Villal­ba, dete­ni­da y cri­mi­na­li­za­da por el gobierno paraguayo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de diciem­bre de 2020.

Comu­ni­ca­do de la Coor­di­na­do­ra Barrial Resistencia 

(adhie­re la OLP-Resis­tir y Luchar)

Los revo­lu­cio­na­rios, por defi­ni­ción, no dis­po­nen de barrios exclu­si­vos en don­de dejar a sus fami­lias cuan­do van al com­ba­te. Los pue­blos ata­ca­dos por el impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías bur­gue­sas deben defen­der­se y pelear en cada momen­to y en cada ámbi­to en que desa­rro­llan su vida: en la casa, en el tra­ba­jo, en el cam­po, en la ciu­dad, de día y de noche. El inmen­so poder al que se enfren­tan dis­po­ne de la posi­bi­li­dad de rotar sus mer­ce­na­rios y man­te­ner­los en las mejo­res con­di­cio­nes para el combate. 

A los pue­blos se les impo­ne una gue­rra que atra­vie­sa toda su exis­ten­cia, que se con­vier­te inclu­so en el eje alre­de­dor del cual gira toda su exis­ten­cia. Algu­nos de sus hijos asu­men tem­pra­na­men­te esa dura reali­dad. Cuan­do el con­jun­to de un pue­blo la asu­me, no hay fuer­za que pue­da derro­tar­lo. Así ocu­rrió en Viet­nam, en Chi­na, en Cuba, en Nica­ra­gua, en el Áfri­ca en pie de gue­rra con­tra las poten­cias coloniales.

Los revo­lu­cio­na­rios cono­cen la cruel­dad y la bar­ba­rie terro­ris­ta con que los pode­ro­sos defien­den a san­gre y fue­go sus pri­vi­le­gios y su saqueo. Y saben que, como el enfren­ta­mien­to, al que se ven empu­ja­dos por esa bar­ba­rie y por su pro­pia dig­ni­dad, es inte­gral; el enemi­go de los pue­blos tam­po­co res­pe­ta a la fami­lia de los insur­gen­tes. Al con­tra­rio, el núcleo fami­liar de los insur­gen­tes es un obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de sus ata­ques. Los mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios tie­nen fami­lia, cla­ro, aun­que haya algu­nos a los que eso les parez­ca antinatural.Así lo vivi­mos duran­te las dic­ta­du­ras de los 60 y 70 en Argen­ti­na; y así vol­ve­mos a ver­lo aho­ra, en dis­tin­tos luga­res de nues­tra Amé­ri­ca en dón­de los pue­blos y sus van­guar­dias se alzan. Ocu­rre en Colom­bia y tam­bién en Para­guay, por ejemplo.Desde que el Ejér­ci­to del Pue­blo Para­gua­yo (EPP) se alzó en armas el ata­que de los dis­tin­tos gobier­nos a las fami­lias de los com­ba­tien­tes ha sido per­ma­nen­te y sistemático.

El rela­to de las agre­sio­nes y crí­me­nes que el Esta­do para­gua­yo ha come­ti­do con­tra ellas es impo­si­ble en un cor­to espa­cio; bas­te recor­dar el cri­men más recien­te: la eje­cu­ción de Lilian y María Car­men Villal­ba, niñas de 11 años, hijas de guerrilleros.Ahora han cap­tu­ra­do, cuan­do inten­ta­ba regre­sar a su hogar, en Argen­ti­na, don­de vive des­de hace más de 10 años, a la mamá y tía de esas niñas, her­ma­na de Osval­do, Lilia­na y Car­men, mili­tan­tes del EPP.Laura Villal­ba no es com­ba­tien­te; que­dó atra­pa­da, pri­me­ro por la pan­de­mia y lue­go por el cer­co que las Fuer­zas Arma­das para­gua­yas y sus “ase­so­res” colom­bia­nos y yan­quis, ten­die­ron alre­de­dor de la zona en don­de detec­ta­ron que esta­ban los fami­lia­res atrapados.Lo anun­cia­ron recien­te­men­te: iban por las fami­lias; sabían que allí no esta­ban sola­men­te los com­ba­tien­tes y eso les per­mi­ti­ría mos­trar “éxi­tos”, ata­can­do a los no combatientes.

Aho­ra, la injus­ti­cia ins­ti­tu­cio­na­li­za­da del poder judi­cial para­gua­yo cae­rá sobre ella; los medios ya están crean­do una ima­gen de Lau­ra que no res­pon­de ni a vera­ci­dad ni a racionalidad.Laura no es una víc­ti­ma, ni siquie­ra es ino­cen­te. Al poder que some­te el Para­guay no le impor­ta lo que hizo o dejó de hacer; y a noso­tros tam­po­co. Ella eli­gió acom­pa­ñar la lucha de sus her­ma­nos, de sus amo­res; ella asu­mió el ries­go de estar allí. Sólo los idio­tas pien­san la reali­dad en tér­mi­nos del Códi­go Penal. No se tra­ta de si ella vio­ló o no leyes; se tra­ta de que, aun sin haber­lo hecho, para la oli­gar­quía para­gua­ya y sus sica­rios ella es una cri­mi­nal; y para noso­tros, sim­ple­men­te, una mujer de abso­lu­ta dig­ni­dad y ente­re­za, una heroí­na –otra heroí­na – . Para noso­tros, es una com­pa­ñe­ra ejemplar.

¡Liber­tad a Lau­ra Villalba!

¡Liber­tad a todos las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos del Paraguay!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *