Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Ni res­pon­sa­bi­li­dad social ni per­so­nal, sál­ve­se quien pueda

Por Mar­cos Roit­man Rosen­mann. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020.

Son tiem­pos de refle­xión. Las con­se­cuen­cias de haber sido edu­ca­dos en el egoís­mo, la com­pe­ti­ti­vi­dad y la meri­to­cra­cia aflo­ran con el hedor de sus ense­ñan­zas. Vivi­mos en el capi­ta­lis­mo, un orden de domi­na­ción y explo­ta­ción sobre el cual se edi­fi­ca una cul­tu­ra a cuyos valo­res nadie es inmune.

Es una socie­dad enfer­ma. Los sín­to­mas hablan de un colap­so gene­ral. Calen­ta­mien­to glo­bal, deser­ti­za­ción, sequías, con­ta­mi­na­ción ambien­tal, ham­bru­nas y, por si fue­ra poco, pan­de­mias. Los cien­tí­fi­cos aten­tos a los cam­bios han inven­ta­do una pala­bre­ja, sin­de­mia. El tér­mino une dos con­cep­tos: pan­de­mia y sinergia.

Nues­tra civi­li­za­ción occi­den­tal que se ufa­na de sus desas­tres, sufre pan­de­mias como la obe­si­dad, la malnu­tri­ción y el cam­bio cli­má­ti­co, a la cual se unen atrac­to­res que mul­ti­pli­can sus con­se­cuen­cias, pro­vo­can­do nue­vas enfer­me­da­des. Habla­mos de las des­igual­da­des socia­les. Sin aten­der a sus cau­sas, des­oyen­do los avi­sos, las pró­xi­mas sin­de­mias no están leja­nas. Asis­ti­mos a una cri­sis que afec­ta no sólo al sis­te­ma sani­ta­rio, com­pro­me­te al orden eco­nó­mi­co, social, polí­ti­co, étni­co, cul­tu­ral y de géne­ro. Une fac­to­res socio­ló­gi­cos, his­tó­ri­cos y sico­fi­sio­ló­gi­cos, que arras­tra una con­den­sa­ción de actos del ser humano con­tra la natu­ra­le­za, que han lle­va­do a la espe­cie huma­na a un calle­jón sin salida.

Asis­ti­mos a una con­cen­tra­ción de gran­des for­tu­nas, cuyas pro­por­cio­nes son obs­ce­nas. Son el resul­ta­do de man­te­ner, cons­cien­te­men­te, a cien­tos de millo­nes de per­so­nas con sala­rios de ham­bre, sin acce­so a la salud, a una vivien­da dig­na, a la edu­ca­ción ni a una ali­men­ta­ción sana, al agua pota­ble, la elec­tri­ci­dad, a dere­chos labo­ra­les o socia­les. Tam­po­co a la jus­ti­cia. El capi­ta­lis­mo los exclu­ye, mar­gi­na y con­si­de­ra fra­ca­sa­dos. Gen­te que no ha apro­ve­cha­do sus opor­tu­ni­da­des. Inca­pa­ces de labrar­se un por­ve­nir. Han toma­do malas deci­sio­nes. Nadie más que ellos son cul­pa­bles, deben pagar las consecuencias.

Los ricos, nos dice su ideo­lo­gía, tie­nen dere­cho a su rique­za, a dis­fru­tar­la, no deben aver­gon­zar­se. Las han levan­ta­do con su esfuer­zo, sacri­fi­cio y com­pi­tien­do en un mer­ca­do que expul­sa a los débi­les. En esta ecua­ción, no se men­cio­na la moral corrup­ta inhe­ren­te al capi­ta­lis­mo, con una sola regla de oro, apro­ve­char al máxi­mo sus opor­tu­ni­da­des para explo­tar, enga­ñar y espe­cu­lar. Cons­cien­tes de esta otra cara del capi­ta­lis­mo, quie­nes ama­san billo­nes aca­ban crean­do fun­da­cio­nes y pro­pa­gan­do actos de filantrocapitalismo.

Jeff Bezos, Mark Zuc­ker­berg, Bill Gates, Car­los Slim, Aman­cio Orte­ga, Larry Page o Ser­gey Brin no le deben nada a nadie. Todo lo han con­se­gui­do por ini­cia­ti­va per­so­nal. Es irre­le­van­te la per­te­nen­cia a una cla­se social. Ellos se bas­tan y sobran. Pero son bue­na gen­te, hacen bene­fi­cen­cia. Donan mate­rial digi­tal, patro­ci­nan la OMS, se com­pro­me­ten con la agri­cul­tu­ra ver­de y digi­tal, eli­mi­nar la bre­cha de digi­tal, apa­dri­nan espe­cies en extin­ción y ONG para luchar con­tra la con­ta­mi­na­ción, el ham­bre y la explotación. 

Segu­ra­men­te com­pra­rán vacu­nas con­tra el Covid-19 para ofre­cer­las al ter­cer mun­do, cuan­do ellos estén a sal­vo, cla­ro. Eva­den impues­tos, man­tie­nen a sus tra­ba­ja­do­res en con­di­cio­nes de sobrex­plo­ta­ción, con empleos basu­ra y con­tra­tos tem­po­ra­les, des­lo­ca­li­zan­do la pro­duc­ción para emplear a niños en paí­ses asiá­ti­cos, maqui­las o en la agro­in­dus­tria de pal­ma, soya o maíz trans­gé­ni­co en Amé­ri­ca Lati­na. Para ellos, al igual que para los gobier­nos y las com­pa­ñías tras­na­cio­na­les, las des­igual­da­des no son res­pon­sa­bi­li­dad de nadie. Unos gana­do­res otros per­de­do­res. Los segun­dos lo son por su esca­so espí­ri­tu de sacri­fi­cio. Irres­pon­sa­bles que no han que­ri­do estu­diar, ni pro­gre­sar. Por con­si­guien­te mere­ce­do­res del des­pre­cio. En este saco entran los pue­blos ori­gi­na­rios, los inmi­gran­tes, las muje­res obli­ga­das a escla­vi­zar­se sexual­men­te. Deben asu­mir su fra­ca­so, obe­de­cer y tra­ba­jar en bene­fi­cio de quien les da trabajo.

Hoy, los gobier­nos, en medio del ­Covid-19, lla­man a sus ciu­da­da­nos a ser res­pon­sa­bles; a no salir de casa, man­te­ner la dis­tan­cia social, usar mas­ca­ri­llas, ser pru­den­tes. Ape­lan a valo­res como el bien común, la soli­da­ri­dad, el inte­rés gene­ral. Es decir, lo que han des­pre­cia­do, nin­gu­nea­do y con­si­de­ran un las­tre para la ini­cia­ti­va pri­va­da, el bene­fi­cio empre­sa­rial y la espe­cu­la­ción finan­cie­ra. Han ava­la­do las con­duc­tas egoís­tas, han edu­ca­do en la meri­to­cra­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad. Pero hoy piden res­pon­sa­bi­li­dad. Las mis­mas éli­tes polí­ti­cas, gobier­nos, empre­sa­rios e ins­ti­tu­cio­nes (FMI, BM, OMC) que fomen­tan la des­igual­dad, des­gra­van las gran­des for­tu­nas, nos piden res­pon­sa­bi­li­dad, de la cual han care­ci­do a la hora de pri­va­ti­zar, des­ar­ti­cu­lar los sis­te­mas de salud y la edu­ca­ción pública.

Sin olvi­dar que en esta pan­de­mia han opta­do por sal­var la eco­no­mía y no a las per­so­nas. Su ejem­plo, la irres­pon­sa­bi­li­dad, la men­ti­ra y la cri­mi­na­li­za­ción de los movi­mien­tos demo­crá­ti­cos. No es cohe­ren­te ni éti­co. Sin embar­go, a con­tra­co­rrien­te, la res­pues­ta de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, de los pue­blos ori­gi­na­rios, del femi­nis­mo, ha sido ejem­plar ante la pan­de­mia. Han actua­do con dig­ni­dad, sabien­do que del capi­ta­lis­mo sólo se pue­de espe­rar un sál­va­se quien pue­da. En él no hay cabi­da para la res­pon­sa­bi­li­dad social ni per­so­nal. Deman­dar­la es hipo­cre­sía, tan­to como las orgías, fies­tas y trans­gre­sio­nes que sus diri­gen­tes comen­ten todos los días.

Fuen­te: La Jornada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *