Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. Los fru­tos amar­gos, de la Pri­ma­ve­ra Árabe

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 22 de diciem­bre de 2020-.

Cuán­do en la maña­na del 17 de diciem­bre de 2010, Moha­med Boua­zi­zi, salía de su casa de ado­be y cha­pa, en el humil­de barrio de Hai­nur, empu­jan­do su carro de fru­tas, para ven­der­las en la pla­za de Sidi Bou­zid, una peque­ña ciu­dad tune­ci­na, de menos de 40 mil habi­tan­tes a 220 kiló­me­tros de la capi­tal del país, no sos­pe­cha­ba que ade­más arras­tra­ba al mun­do a uno de los cam­bios más viru­len­tos de la his­to­ria moder­na des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, solo com­pa­ra­ble al triun­fo de la Revo­lu­ción Chi­na, la caí­da del blo­que socia­lis­ta o el derrum­be de las torres de Nue­va York, al que la pren­sa inter­na­cio­nal bau­ti­za­ría con mucha ino­cen­cia o des­pre­cia­ble per­ver­si­dad como la “Pri­ma­ve­ra Árabe”.

El res­to de la his­to­ria es muy cono­ci­da, aquel día el sen­ci­llo ven­de­dor de fru­tas, har­ta­do de los reite­ra­dos abu­sos poli­cia­les, se inmo­la­ría fren­te a la comi­sa­ria, para morir unos días des­pués, sin sos­pe­char que su indig­na­ción iba a encen­der la dig­ni­dad de mucho de sus her­ma­nos, que salie­ron a las calles a pro­tes­tar por esa muer­te y todas las muer­tes que la injus­ti­cia, la des­igual­dad y la arro­gan­cia del poder, esta­ba pro­vo­can­do no solo en Túnez, sino a lo lar­go de todo el Magreb, lle­ga­do a modi­fi­car, de hecho, la geo­po­lí­ti­ca internacional.

Es obvio que Boua­zi­zi, es ino­cen­te de los cien­tos de miles o millo­nes de muer­tes, que se han suce­di­do y se suce­den toda­vía, detrás de la suya, dejan­do un pro­fun­do río de san­gre des­de San Fran­cis­co, Cali­for­nia, a las umbro­sas sel­vas de Min­da­nao, Filipinas.

Des­de aque­lla can­den­te maña­na de diciem­bre, todo fue ver­ti­gi­no­so, las pro­tes­tas que se ini­cia­ron en Sidi Bou­zid, no tar­da­ron en abra­zar a todo el país y poner en fuga al dic­ta­dor Zine ben Ali, con vein­ti­dós años como pre­si­den­te de Túnez y tras de él, no solo caye­ron tira­nos, como el egip­cio Hos­ni Muba­rak con trein­ta años al man­do o Ali Abdu­lá Saleh, con solo vein­tiuno a car­go del eje­cu­ti­vo yeme­ní. Tres bajas sus­tan­cia­les para occi­den­te, que nada pudo hacer para man­te­ner en sus car­gos a esos alia­dos que fun­gían de virre­yes de Washing­ton y Lon­dres, que jun­to a una impor­tan­te can­ti­dad de nacio­nes des­de Marrue­cos, pasan­do por las monar­quías del Gol­fo y Jor­da­nia y Tur­quía fun­cio­na­ban y siguen hacién­do­lo de escu­do pro­tec­tor de Israel, y dique de con­ten­ción a las polí­ti­cas eman­ci­pa­do­ras de Irán, por lo que en el mar­co de gran la ope­ra­ción tra­za­da en reali­dad con otros fines por lo que la pér­di­da de esbi­rros como ben Alí, Muba­rak y Saleh, debie­ron ser regis­tra­das como “daños colaterales”.

Pero aque­llas revuel­tas per­fec­ta­men­te tra­za­das des­de Lon­dres, pusie­ron en mar­cha el más feno­me­nal movi­mien­to de mer­ce­na­rios que via­ja­ron a Libia y Siria, alen­ta­dos por los gran­des medios perio­dís­ti­cos del mun­do y finan­cia­dos por el petró­leo sau­di­ta y qata­ri. Las gue­rras que esta­lla­ron en Libia y Siria, mos­tra­ron las ver­da­de­ras inten­cio­nes de la Pri­ma­ve­ra Ára­be, ani­qui­lar a los úni­cos dos líde­res del mun­do ára­be inde­pen­dien­tes de las polí­ti­cas del Depar­ta­men­to de Esta­do y los intere­ses sio­nis­tas.

Redun­dan­te sería deta­llar las suer­tes de Libia, la nación afri­ca­na con los más altos están­da­res de vida y de Siria, el país más pro­gre­sis­ta de Medio Orien­te. En ambas nacio­nes los muer­tos se cuen­tan por cien­tos de miles, la des­truc­ción de su infra­es­truc­tu­ra y medios de pro­duc­ción fue abso­lu­ta, en el caso sirio, y par­cial res­pec­to a Libia, ya que, a pesar de la noto­ria caí­da de su pro­duc­ción petro­le­ra, la Total fran­ce­sa y la ENI ita­lia­na, con algu­nas res­tric­cio­nes en el mar­co de la gue­rra más pavo­ro­sa que se pue­da recor­dar en lo que va del siglo, pudie­ron seguir bom­bean­do petró­leo bara­to a sus paí­ses, para seguir mejo­ran­do ese ran­go de mane­ra cons­tan­te has­ta la actualidad.

A diez años de aque­llos días, no solo el mun­do ára­be, sino todo el islam sigue con­vul­sio­na­do. En la gran mayo­ría de esas nacio­nes bro­ta­ron gru­pos arma­dos fun­da­men­ta­lis­tas, de algu­na u otra mane­ra vin­cu­la­dos a al-Qae­da y el Daesh, que han expor­ta­do sus mem­bre­sías des­de Nige­ria a Fili­pi­nas, hirien­do y matan­do fun­da­men­tal­men­te a musul­ma­nes, en muchos casos ata­can­do obje­ti­vos guber­na­men­ta­les y civi­les como lo pue­de ser en el Magreb, Irán, Pakis­tán, Egip­to, Tur­quía, Soma­lia o Afga­nis­tán, e inde­fec­ti­ble­men­te nun­ca tener en sus obje­ti­vos nacio­nes waha­bi­tas, como Ara­bia Sau­di­ta, Kuwait, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU), Qatar, Omán o Bah­réin, don­de las pro­tes­tas de 2011, fue­ron silen­cia­das por la inva­sión de tro­pas sau­díes, dejan­do un núme­ro des­co­no­ci­dos de muer­tos. Y a pesar de haber­se suce­di­dos impor­tan­tes ata­ques en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, nun­ca, nin­gún gru­po tak­fi­ris­tas osó ata­car un blan­co den­tro del encla­ve sio­nis­ta, que ocu­pa Palestina.

La Pri­ma­ve­ra Ára­be, solo dejó des­truc­ción, nue­vos tira­nos, como el pre­si­den­te tur­co Recep Erdo­gan, que aca­ri­cia la recrea­ción de un neo oto­ma­nis­mo y la idea de con­ver­tir­se en la voz del islām hacia el res­to del mun­do. El prín­ci­pe here­de­ro de la coro­na sau­di­ta Moham­med bin Sal­man, que con la ayu­da de una gran alian­za suni­ta-occi­den­tal-sio­nis­ta, des­de 2015 libra una gue­rra con­tra Yemen, en la que ha que­da­do estan­ca­do y que a pesar de haber pro­vo­ca­do un ver­da­de­ro holo­caus­to, con cien­to de miles de muer­tos y des­trui­do el país has­ta más allá de sus cimien­tos, no solo no ha ven­ci­do, sino que se apro­xi­ma a una deba­cle en la que podría ver rodar no solo su cabe­za, sino la de muchos fami­lia­res. El gene­ral Abdul Fat­tah al-Sisi, es otro de los nue­vos tira­nos que ha impues­to la Pri­ma­ve­ra… que, a pesar de gober­nar con extre­ma dure­za, lle­gó detrás de un pro­ce­so demo­crá­ti­co. Aun­que para ello debió antes derro­car el gobierno legí­ti­mo, nos gus­te o no, de Moha­med Mor­si, sos­te­ni­do por la Her­man­dad Musul­ma­na, una orga­ni­za­ción cua­si terro­ris­ta, de cuyas filas emer­gió nada menos que Ayman al-Zawahi­ri, el suce­sor de Osa­ma bin Laden en al-Qae­da y a la que des­de 2013 la bru­tal repre­sión de al-Sisi, sigue diez­man­do. Ade­más, la Pri­ma­ve­ra Ára­be, a for­ta­le­cer rei­nos abso­lu­tis­tas como los de Moha­med VI en Marrue­cos o el de la fami­lia Saud, en Ara­bia Sau­di­ta que han tole­ra­do que el ente sio­nis­ta, se siga exten­dien­do, has­ta este mis­mo momen­to, como el peor de los males sobre Palestina.

Gue­rras, gue­rras y más gue­rras has­ta el fin.

La des­apa­ri­ción del Coro­nel Gad­da­fi, per­mi­tió que muchas orga­ni­za­cio­nes que ope­ra­ban con baja inten­si­dad en Arge­lia, Libia y Túnez, pudie­ran relan­zar­se a su anto­jo no solo por el terri­to­rio libio, sino al sur del Magreb en la fran­ja cono­ci­da como el Sahel, par­ti­cu­lar­men­te en el nor­te de Mali, des­de don­de se han exten­di­do a Níger, Bur­ki­na Faso y Chad, en la que ope­ran dos pode­ro­sas orga­ni­za­cio­nes de igual a igual, no solo con­tra un cumu­lo de ejér­ci­tos nacio­na­les, sino con­tra los núme­ros efec­ti­vos que bajo el sello de La Ope­ra­ción Barkha­ne, que des­de 2013 con una dota­ción de unos 5 mil mili­ta­res fran­ce­ses, a los que en estos últi­mos años se le han suma­do efec­ti­vos de otras nacio­nes euro­peas, inten­tan con­te­ner con muy esca­so éxi­to las kha­ti­bas tan­to del Esta­do Islá­mi­co del Gran Saha­ra ya la fran­qui­cia de al-Qae­da en esa región el Jamāʿat nuṣ­rat al-islām wal-mus­li­mīn (Gru­po por el Apo­yo del Islam y de los Musul­ma­nes) o JNIM.

El ori­gen de este con­flic­to se remon­ta a 2012, con el alza­mien­to del pue­blo Tua­reg, que empu­ja­dos por la muer­te de Gad­da­fi, miem­bros de esa tri­bu, que for­ma­ban par­te de sus ejér­ci­tos, aban­do­nan Libia, con impor­tan­tes can­ti­da­des de arma­men­tos y apro­ve­chan­do el gol­pe de esta­do que se desa­rro­lla­ba en Mali, inten­tan recu­pe­rar su míti­co terri­to­rio: Aza­wad. Dados los impor­tan­tes intere­ses en mine­ra­les con que Fran­cia cuen­ta en esa región, uti­li­zan­do ban­das inte­gris­tas, París, copa y des­ac­ti­va la revo­lu­ción tua­reg, dejan­do en ese lugar a cien­tos de muyahi­di­nes que se apo­sen­tan allí y comien­zan el inten­to de crean un “Esta­do Islámico”.

En el con­ti­nen­te afri­cano los inte­gris­tas musul­ma­nes aho­ra avan­zan hacia el sur, con­si­guien­do esta­ble­cer­se de mane­ra insi­pien­te en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go y Mozam­bi­que, país en las accio­nes del gru­po Ansar al-Sun­na (Segui­do­res del Camino Tra­di­cio­nal o Defen­so­res de la Tra­di­ción), en la nor­te­ña pro­vin­cia de Cabo Del­ga­do, ha pro­vo­ca­do desde2017 casi 5 mil muer­tos y el des­pla­za­mien­to de casi 800 mil personas.

Otros gru­pos terro­ris­tas a lo lar­go del islam impul­sa­dos por el “éxi­to” que sus her­ma­nos esta­ban tenien­do en Siria e Irak, don­de se con­for­mó el Daesh, tras una dispu­ta inter­na en el seno de al-Qae­da, con el obvio apo­yo de Esta­dos Uni­dos, Israel, Tur­quía y las monar­quías del gol­fo, comien­zan a reac­ti­var fren­tes como Boko Haram en Nige­ria, al-Sha­bab en Soma­lia, los pro­pios Tali­ba­nes afga­nos, que defi­ni­ti­va­men­te se han impues­to a los Esta­dos Uni­dos no solo en el plano mili­tar, sino tam­bién en el polí­ti­co, tan­to que en poco tiem­po más los vere­mos entrar en Kabul, para vol­ver­se a hacer car­go del país, esta vez, de mane­ra “demo­crá­ti­ca”. Tam­bién en Pakis­tán e India los gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas han gana­do cada vez más pre­sen­cia, al pun­to de estar lle­van­do a ambas nacio­nes, his­tó­ri­ca­men­te riva­les y las dos poten­cias nuclea­res a una con­fron­ta­ción que cada año pare­ce ser el definitivo.

La ola “rei­vin­di­ca­to­ria” ha lle­ga­do tam­bién al sudes­te asiá­ti­co toni­fi­can­do las kha­ti­bas terro­ris­tas que ope­ran en Indo­ne­sia, Mala­sia y Fili­pi­nas, que con el retorno de vete­ra­nos loca­les de las gue­rras de Medio Orien­te, se han reac­ti­va­do como es el caso del fren­te Abu Say­yaf, gru­po con el sufi­cien­te poder como para tomar y con­tro­lar la ciu­dad de Mara­wi, de 200 mil habi­tan­tes, en la isla de Min­da­nao, des­de mayo a noviem­bre de 2017, resis­tien­do el ase­dio del ejér­ci­to fili­pino, jun­to a uni­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas y australianas.

La Pri­ma­ve­ra Ára­be, revi­ta­li­zó a los movi­mien­tos rigo­ris­tas, alen­ta­dos y finan­cia­dos por Riad, no solo en paí­ses musul­ma­nes, sino tam­bién en esas comu­ni­da­des de paí­ses como Fran­cia, Rei­no Uni­do, Espa­ña, Ale­ma­nia y Bél­gi­ca, que hicie­ron la vis­ta gor­da cuan­do miles de sus jóve­nes “pro­ble­má­ti­cos”, radi­ca­li­za­dos en mez­qui­tas, madras­sas y cár­ce­les euro­peas, via­ja­ban a Siria e Irak a librar su mal enten­di­da yihad, los mis­mos que poco tiem­po des­pués retor­na­ban a sus paí­ses de ori­gen, para pro­du­cir ata­ques que pusie­ron a Euro­pa en un esta­do de aler­ta, que no vivía des­de fines de la Segun­da Gue­rra Mundial.

La lle­ga­da de cien­to de miles de refu­gia­dos des­de los puer­tos de Tur­quía y Libia, pro­ve­nien­tes de doce­nas de paí­ses en que la Pri­ma­ve­ra Ára­be, pro­fun­di­zo los con­flic­tos no solo hizo zozo­brar a la Unión Euro­pa, pro­vo­can­do el Bre­xit, sino que ter­mi­nó incu­ban “el hue­vo de la ser­pien­te”, que esas mis­mas socie­da­des habían pro­hi­ja­do en su inte­rior des­de el fin del nazis­mo, per­mi­tien­do que hoy no solo ganen las calles, sino cada vez más ban­cas en todos los par­la­men­tos, y has­ta que tomen el con­trol de gobier­nos como es el caso de Bul­ga­ria, Polo­nia, Fin­lan­dia, Aus­tria, Hun­gría o Sue­cia entre otros, lo que qui­zás estén ade­lan­ta­do un pró­xi­mo Invierno Europeo.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *