Nues­tra­mé­ri­ca. El ori­gen de la con­cen­tra­ción de la riqueza

Por Jor­ge Moli­na Ara­ne­da y Patri­cio Mery Bell. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020.

Des­de tiem­pos inme­mo­ria­les la rique­za con­cen­tra­da en manos de unos pocos ha sido una situa­ción popu­lar­men­te des­pre­cia­da, y como sabe­mos hay varios pasa­jes bíbli­cos, corá­ni­cos y budis­tas en los que se hace refe­ren­cia al dine­ro o a la rique­za acu­mu­la­da como una difi­cul­tad para alcan­zar la salvación. 

La obra de Adam Smith titu­la­da Inves­ti­ga­ción sobre la natu­ra­le­za y cau­sas de la rique­za de las nacio­nes (1776) es con­si­de­ra­da como la pri­me­ra en tra­tar la eco­no­mía del capi­ta­lis­mo y en inau­gu­rar, de este modo, la teo­ría eco­nó­mi­ca, como rama espe­cia­li­za­da de las cien­cias sociales. 

Smith se pro­pu­so inves­ti­gar cómo se pro­du­ce la acu­mu­la­ción para la rique­za de una socie­dad, pero no tra­tó el con­tras­te entre ricos y pobres. Sin embar­go, logró enten­der que del tra­ba­jo del obre­ro pro­vie­nen las ganan­cias del capi­ta­lis­ta, aun­que con­si­de­ró a este hecho como una ley natu­ral del sistema. 

Fue Karl Marx (1818−1883) quien dio cuen­ta de la incon­sis­ten­cia teó­ri­ca de Smith y en su obra El Capi­tal (1867) com­pro­bó que, en efec­to, siguien­do a Smith, del tra­ba­jo del obre­ro pro­vie­nen las ganan­cias del capi­ta­lis­ta, pero lo que Smith no inves­ti­gó, Marx lo des­cu­brió, pues ope­ra un meca­nis­mo que él deno­mi­nó “plus­va­lía”. En otras pala­bras, el valor crea­do por los tra­ba­ja­do­res en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo, es supe­rior al valor de su fuer­za de tra­ba­jo y eso de lo que gra­tui­ta­men­te se apro­pia el capi­ta­lis­ta por man­te­ner la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción. Otro fac­tor rele­van­te es la divi­sión social del tra­ba­jo, que divi­de a las per­so­nas entre quie­nes solo tie­nen su fuer­za bru­ta para ofre­cer y los que pue­den ven­der su cono­ci­mien­to; por otra par­te expli­có los fac­to­res de pro­duc­ción: tie­rra, tra­ba­jo y capi­tal, que demues­tran las carac­te­rís­ti­cas nece­sa­rias para gene­rar rique­zas entre los tra­ba­ja­do­res, los due­ños de la tie­rra y las mate­rias pri­mas y los due­ños del capi­tal financiero. 

El pro­ble­ma se encuen­tra en la ten­den­cia inelu­di­ble que adquie­re la acu­mu­la­ción de capi­tal hacia su con­cen­tra­ción en pocas manos y la pre­pon­de­ran­cia que se les da a los due­ños del capi­tal por sobre los tra­ba­ja­do­res. Esa ten­den­cia se ori­gi­na en la dispu­ta que sos­tie­ne el agen­te eco­nó­mi­co con otros agen­tes por obte­ner una tasa de ganan­cia más alta que la media de su mer­ca­do, de su sec­tor, y de la socie­dad; con­tien­da ori­gi­na­da a su vez en la nece­si­dad de aba­tir a los otros que par­ti­ci­pan en el mer­ca­do para evi­tar la ina­ni­ción de su nego­cio. Pero ese esfuer­zo y dedi­ca­ción para alcan­zar una tasa más alta que la tasa media de ganan­cia y así poder aba­tir o domi­nar a sus con­trin­can­tes, con­vier­te su tra­ba­jo y esfuer­zo en un ins­tru­men­to de corrup­ción de los prin­ci­pios ori­gi­na­rios del mercado. 

De acuer­do con esta hipó­te­sis, habría dos momen­tos de este intrin­ca­do pro­ce­so: El pri­me­ro, por el cual se acu­mu­la capi­tal para alcan­zar una posi­ción de hege­mo­nía en el mer­ca­do que le ase­gu­re cier­to domi­nio de la com­pe­ten­cia para evi­tar la ina­ni­ción o la quie­bra de su nego­cio. El segun­do, cuan­do la nece­si­dad de ase­gu­rar ese domi­nio se trans­for­ma en una nece­si­dad de acu­mu­la­ción de rique­za. En este segun­do momen­to el capi­tal, que en un prin­ci­pio fue un mero medio de pro­duc­ción (y de tra­ba­jo para el que no lo tenía), se trans­mu­ta en un medio de crear rique­za para el que lo posee. 

Con­for­me se “nor­ma­li­za” en la socie­dad esta situa­ción, con­for­me se con­so­li­da el sec­tor social que posee los medios de pro­duc­ción, el pri­mer momen­to va engen­dran­do con­di­cio­nes para el sur­gi­mien­to de mer­ca­dos anó­ma­los, regen­ta­dos por unas cuan­tas empre­sas; mer­ca­dos que per­mi­ten ganan­cias supe­rio­res a las que debie­ran exis­tir sin ellas. De esta mane­ra, la “tasa media de ganan­cia” en esa socie­dad se ele­va por enci­ma de la “tasa natu­ral” que requie­re el fun­cio­na­mien­to ópti­mo del mer­ca­do, gene­ran­do con este movi­mien­to un des­equi­li­brio sis­té­mi­co que con­du­ce al uso inne­ce­sa­rio de recur­sos y a remu­ne­ra­cio­nes indebidas. 

Cau­sas de la con­cen­tra­ción y des­igual­dad en Latinoamérica 

Las dife­ren­cias actua­les, entre paí­ses y socie­da­des, son dan­tes­cas, aun­que los prin­ci­pa­les paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na ya con­me­mo­ra­ron el segun­do siglo de su inde­pen­den­cia nacio­nal, el pro­ce­so de moder­ni­za­ción pro­vo­ca­do por la expan­sión eco­nó­mi­ca y social deri­va­do de la domi­na­ción colo­nial, ejer­ci­da prin­ci­pal­men­te por Espa­ña, Por­tu­gal, Ingla­te­rra, Holan­da y Fran­cia, no gene­ró una dis­tri­bu­ción jus­ta del poder, del ingre­so y de la rique­za. Al con­tra­rio, la fuer­te con­cen­tra­ción del ingre­so y el poder cons­ti­tu­yó uno de los pila­res de la rápi­da expan­sión de la rique­za, que se desa­rro­lló des­pro­vis­ta de meca­nis­mos de jus­ti­cia redis­tri­bu­ti­va como los de los paí­ses desarrollados. 

Inser­ción de las colo­nias en la eco­no­mía-mun­do de la épo­ca.

Se debe resal­tar, para empe­zar, la dis­po­si­ción de las monar­quías de Por­tu­gal y Espa­ña para dispu­tar, entre los siglos XV y XVIII, las posi­cio­nes supe­rio­res en el sis­te­ma eco­nó­mi­co en desa­rro­llo en aquel perío­do. En otras pala­bras, la eco­no­mía-mun­do del Atlán­ti­co ibé­ri­co tenía en Espa­ña una orien­ta­ción hacia la expan­sión en la for­ma de un impe­rio uni­ver­sal, mien­tras que Por­tu­gal se enca­mi­na­ba hacia la con­quis­ta del mer­ca­do inter­na­cio­nal. De ese modo, el pro­ce­so de colo­ni­za­ción, tan­to de la Amé­ri­ca espa­ño­la como de la Amé­ri­ca por­tu­gue­sa, se carac­te­ri­zó fun­da­men­tal­men­te por la explo­ta­ción de rique­zas aso­cia­da al exclu­si­vis­mo metro­po­li­tano, que pri­vi­le­gia­ba el mono­cul­ti­vo de pro­duc­tos pri­ma­rios para la expor­ta­ción (agri­cul­tu­ra, gana­de­ría y la acti­vi­dad extrac­ti­va de mine­ra­les y vege­ta­les) hacia las metrópolis. 

La fal­ta de com­pro­mi­so de las metró­po­lis con el desa­rro­llo de las colo­nias lati­no­ame­ri­ca­nas favo­re­ció inme­dia­ta­men­te el enri­que­ci­mien­to de redu­ci­dos sec­to­res de habi­tan­tes loca­les, en gene­ral vin­cu­la­dos a las acti­vi­da­des de pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción (expor­ta­ción e impor­ta­ción de bie­nes y trá­fi­co de escla­vos). El res­to de la pobla­ción colo­nial en for­ma­ción per­ma­ne­ció com­ple­ta­men­te al mar­gen de la gene­ra­ción del exce­den­te económico. 

Cons­ti­tu­ción del sis­te­ma agra­rio.

Los colo­ni­za­do­res por­tu­gue­ses y espa­ño­les tra­ta­ron de con­ce­bir inme­dia­ta­men­te la idea de que los “indios” ocu­pa­ban muy mal la tie­rra, rei­vin­di­can­do y asu­mien­do para sí, por cau­sa de eso, el dere­cho a la pro­pie­dad y la fun­ción de diez­mar a la pobla­ción indí­ge­na, que, en la épo­ca, era de 100 millo­nes de indi­vi­duos. La situa­ción de Méxi­co, en espe­cial, se des­ta­ca por la rapi­dez con que fue redu­ci­da la pobla­ción ame­rin­dia, que pasó de 25,2 millo­nes en 1518, a tan sólo 2,6 millo­nes en 1568. Un ver­da­de­ro geno­ci­dio. La lógi­ca fue: menos gen­te, mayor territorio. 

La estruc­tu­ra agra­ria crea­da en la Amé­ri­ca espa­ño­la y por­tu­gue­sa fue la de la gran pro­pie­dad, que ten­día a la explo­ta­ción exten­si­va de pro­duc­tos pri­ma­rios des­ti­na­dos a la expor­ta­ción. De esa for­ma, la orga­ni­za­ción agra­ria tra­di­cio­nal de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na –de pro­pie­dad colec­ti­va y de uso común de la tie­rra– fue sus­ti­tui­da rápi­da­men­te por el régi­men de la pro­pie­dad privada. 

Eso dio lugar al sur­gi­mien­to de un estra­to de aris­tó­cra­tas de la tie­rra. La aris­to­cra­cia agra­ria en Amé­ri­ca Lati­na que­dó divi­di­da en tres sis­te­mas dis­tin­tos de ocu­pa­ción del sue­lo y repar­ti­ción de la pro­pie­dad agra­ria. De un lado, la hacien­da, que evo­lu­cio­nó en las áreas del alti­plano con las gran­des pro­pie­da­des y la explo­ta­ción del tra­ba­jo por medio de la ser­vi­dum­bre por deu­das, situa­ción muchas veces veri­fi­ca­da en Los Andes y en Méxi­co. Del otro lado, plan­ta­cio­nes, que se vol­có tam­bién a la pro­duc­ción en gran esca­la de pro­duc­tos pri­ma­rios orien­ta­dos al mer­ca­do externo, con uso del tra­ba­jo escla­vo, como en Bra­sil y en Cos­ta Rica. Por últi­mo, gran­je­ris­mo, no siem­pre sus­ten­ta­do en el uso del tra­ba­jo for­za­do, sino tam­bién, a veces, de mano de obra libre, en la for­ma de apar­ce­ría, asen­ta­mien­to o colo­na­to, como en algu­nas áreas de la Argen­ti­na, Bra­sil y Uruguay. 

Divi­sión del tra­ba­jo en el inte­rior de las gran­des pro­pie­da­des.

En gene­ral, duran­te la colo­ni­za­ción pre­va­le­ció el uso recu­rren­te del tra­ba­jo for­za­do de indios y de negros para sus­ten­tar la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria y la explo­ta­ción de minas en gran esca­la con des­tino a la comer­cia­li­za­ción exter­na. Entre los siglos XVI y XIX, cer­ca de 14,6 millo­nes de escla­vos fue­ron intro­du­ci­dos en todo el con­ti­nen­te ame­ri­cano, lo que per­mi­tió el enri­que­ci­mien­to de los mer­ca­de­res del trá­fi­co negre­ro externo e interno. Ade­más del envi­le­ci­mien­to de la con­di­ción huma­na y de la deva­lua­ción del tra­ba­jo impues­to por el régi­men de la escla­vi­tud, eso pos­ter­gó la cons­ti­tu­ción de los mer­ca­dos de tra­ba­jo, y esto a su vez for­mó una masa de pau­pe­ri­za­dos en Amé­ri­ca Latina. 

La pau­pe­ri­za­ción alcan­zó no sola­men­te a los seg­men­tos socia­les some­ti­dos al tra­ba­jo for­za­do, sino tam­bién a los lla­ma­dos agre­ga­dos socia­les, cons­ti­tui­dos por hom­bres libres des­pro­vis­tos de capi­tal. Por eso, la lucha a favor de la inde­pen­den­cia nacio­nal, a lo lar­go del siglo XIX, no siem­pre fue acom­pa­ña­da por la supera­ción de las dife­ren­tes for­mas de tra­ba­jo for­za­do. Aun en los nacien­tes paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos –que pusie­ron fin inme­dia­ta­men­te a la escla­vi­tud– pre­va­le­cie­ron varia­das for­mas de explo­ta­ción de la mano de obra. En gran medi­da como resul­ta­do de la pro­lon­ga­ción de un patrón anti­cua­do de pro­duc­ción y repro­duc­ción de ricos, pro­ta­go­ni­za­do por la inser­ción eco­nó­mi­ca subor­di­na­da al mono­cul­ti­vo y extrac­ción de los bie­nes pri­ma­rios y a la estruc­tu­ra agra­ria con­cen­tra­da en la gran propiedad. 

Aun­que la indus­tria­li­za­ción com­ple­ta haya sido esca­sa en el con­jun­to de los paí­ses de la región, se avan­zó –espe­cial­men­te a par­tir de la pri­me­ra mitad del siglo XX– en las acti­vi­da­des urba­nas, capa­ces de per­mi­tir el sur­gi­mien­to de una nue­va cama­da de ricos indus­tria­les. Su con­for­ma­ción, mien­tras tan­to, se plas­mó apar­ta­da del con­jun­to de la pobla­ción, dado que muchas veces fue el resul­ta­do de la mayor expo­lia­ción de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra urbana. 

En cier­ta mane­ra, el pro­ce­so pro­duc­ti­vo aso­cia­do a la manu­fac­tu­ra gene­ró una cla­se obre­ra que ter­mi­nó con­vi­vien­do con una masa huma­na mar­gi­na­da de las polí­ti­cas públi­cas y some­ti­da a la com­pe­ten­cia en el inte­rior de un mer­ca­do que fun­cio­na­ba con un enor­me exce­den­te de fuer­za de tra­ba­jo a lo lar­go del siglo XX, aun en los paí­ses con mayor gra­do de indus­tria­li­za­ción (Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Méxi­co y Vene­zue­la). Prác­ti­ca­men­te, en todos los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos que avan­za­ron, en algu­na medi­da, en la indus­tria­li­za­ción, se veri­fi­có el amplio pro­ce­so de urba­ni­za­ción de la anti­gua pobre­za, que se encon­tra­ba loca­li­za­da en el cam­po, sin mejo­ra con­si­de­ra­ble en la redis­tri­bu­ción del ingreso. 

A par­tir del últi­mo cuar­to del siglo XX, las opcio­nes del avan­ce urbano-indus­trial se vie­ron fuer­te­men­te limi­ta­das por la apa­ri­ción de una nue­va mayo­ría polí­ti­ca, más favo­ra­ble a las orien­ta­cio­nes neo­li­be­ra­les de esta­bi­li­za­ción mone­ta­ria y aper­tu­ra comer­cial y finan­cie­ra que en rela­ción con la expan­sión pro­duc­ti­va vía mer­ca­do interno. De esa mane­ra, con el debi­li­ta­mien­to de las acti­vi­da­des manu­fac­tu­re­ras y la rápi­da con­ver­sión de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos en pro­duc­to­res y expor­ta­do­res de bie­nes pri­ma­rios, comen­zó a cobrar impor­tan­cia una selec­ta cama­da social vin­cu­la­da a la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, gene­ral­men­te sus­ten­ta­da por el endeu­da­mien­to del sec­tor públi­co. Inclu­so con la esta­bi­li­za­ción mone­ta­ria, acom­pa­ña­da de la aper­tu­ra comer­cial y finan­cie­ra así como de la modi­fi­ca­ción del papel del Esta­do, no hubo inver­sión del pro­ce­so redistributivo. 

Finan­cia­ri­za­ción de la rique­za.

Los nue­vos ricos de la finan­cia­ri­za­ción se alia­ron a los gran­des lati­fun­dis­tas vin­cu­la­dos al agro nego­cio y a la extrac­ción de mine­ra­les y vege­ta­les, a los gran­des pro­pie­ta­rios de acti­vi­da­des urba­nas (comu­ni­ca­ción, indus­tria, comer­cio y ser­vi­cios) y a los gran­des finan­cis­tas. De la mis­ma for­ma, el avan­ce de la pri­va­ti­za­ción del sec­tor pro­duc­ti­vo esta­tal (tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, side­rúr­gi­cas, ban­cos y avia­ción, entre otros) y de bie­nes y ser­vi­cios públi­cos (como la salud, la edu­ca­ción y el agua) fue acom­pa­ña­do por la mayor con­cen­tra­ción –muchas veces mono­po­li­za­da– del ingre­so, la rique­za y el poder en el sec­tor pri­va­do, no siem­pre nacional. 

Fren­te al rela­ti­vo estan­ca­mien­to de Amé­ri­ca Lati­na des­de el últi­mo cuar­to del siglo XX, se per­ci­be el ago­ta­mien­to de los meca­nis­mos de movi­li­dad social. Has­ta los hijos de las fami­lias de la cla­se media fue­ron vic­ti­mi­za­dos por las déca­das per­di­das. El bajo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con alto des­em­pleo y expan­sión de pues­tos de tra­ba­jo pre­ca­rios impi­dió la apa­ri­ción de opor­tu­ni­da­des y pers­pec­ti­vas supe­rio­res de tra­yec­to­rias de vida para la pobla­ción, y muchas veces incen­ti­vó la emigración. 

Sólo los ricos se bene­fi­cia­ron de los meca­nis­mos de movi­li­za­ción de mayor rique­za, sobre todo gra­cias a las espe­cu­la­cio­nes finan­cie­ras, posi­bi­li­ta­das en el últi­mo tiem­po por las polí­ti­cas de cor­te neo­li­be­ral. Se obser­va que de apro­xi­ma­da­men­te 150 millo­nes de fami­lias lati­no­ame­ri­ca­nas, sólo el 10% absor­ben casi el 47% del flu­jo anual de ingre­so, con­ta­bi­li­za­do por el Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB). 

La rique­za en Amé­ri­ca Lati­na fue cons­trui­da des­de la vio­len­cia colo­nial, lue­go ama­sa­da por una cla­se pri­vi­le­gia­da crio­lla, que aun­que dis­mi­nu­yó y erra­di­có la escla­vi­tud for­mal, se acos­tum­bró a gene­rar y cons­truir sus for­tu­nas sus­ten­ta­das en el abu­so, la explo­ta­ción y el empo­bre­ci­mien­to de las masas popu­la­res. Esta super­es­truc­tu­ra del abu­so corrom­pió todos los pila­res de los Esta­dos moder­nos y los fac­to­res reales de poder. La pobre­za es vio­len­cia, no tan­to por su sig­ni­fi­ca­do moral y éti­co, sino más bien por su ori­gen, for­ma y mane­ra en que los ricos han uti­li­za­do el abu­so per­ma­nen­te para con­so­li­dar sus pri­vi­le­gios y su poder.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *