Hon­du­ras. Cien­tos de miles de per­so­nas siguen sin aten­ción médi­ca mes y medio des­pués del paso de los huracanes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020.

El catas­tró­fi­co esce­na­rio de cri­sis huma­ni­ta­ria que han deja­do los hura­ca­nes se suma a las múl­ti­ples emer­gen­cias olvi­da­das e invi­si­bles que vive el país, como la vio­len­cia sexual, la fal­ta de ser­vi­cios de salud men­tal o el impac­to de la COVID-19.

El paso de los hura­ca­nes Eta e Iota por Hon­du­ras ha deja­do a más de 250.000 per­so­nas sin acce­so a ser­vi­cios médi­cos u hos­pi­ta­les. Alre­de­dor del 50% de los cen­tros de salud del país están actual­men­te cerra­dos, daña­dos o pre­sen­tan difi­cul­ta­des para brin­dar sus ser­vi­cios. Para hacer­se una idea de la mag­ni­tud del daño cau­sa­do por estos desas­tres natu­ra­les, bas­ta decir que en 1998 el tris­te­men­te famo­so y devas­ta­dor hura­cán Mitch dejó a un total de 100.000 per­so­nas sin acce­so a los ser­vi­cios de salud, lo cual repre­sen­ta 2,5 veces menos afec­ta­dos que en la actualidad.

“La cri­sis huma­ni­ta­ria que Hon­du­ras vive hoy se suma, ade­más, a la de varias emer­gen­cias olvi­da­das e invi­si­bles, como la vio­len­cia sexual, que requie­re una res­pues­ta médi­ca prio­ri­ta­ria, o la aten­ción en salud men­tal, que en muchos luga­res es sim­ple­men­te inexis­ten­te y en otros cla­ra­men­te insu­fi­cien­te”, afir­ma Juan Car­los Artea­ga, coor­di­na­dor de Médi­cos Sin Fron­te­ras en Choloma.

MSF ha ofre­ci­do duran­te el últi­mo mes y medio aten­ción médi­ca inte­gral a los afec­ta­dos por los hura­ca­nes Eta e Iota en Cho­lo­ma, en el depar­ta­men­to de Cor­tés. Sus equi­pos han aten­di­do duran­te este tiem­po a más de 4.000 per­so­nas y han brin­da­do más de 2.000 con­sul­tas médi­cas gene­ra­les, en las que se han iden­ti­fi­ca­do enfer­me­da­des de la piel, trau­ma­tis­mos físi­cos, infec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, así como pacien­tes con enfer­me­da­des cró­ni­cas que habían vis­to sus­pen­di­dos sus tra­ta­mien­tos por fal­ta de acce­so a los hos­pi­ta­les y cen­tros de salud. Muchas de las per­so­nas aten­di­das pre­sen­ta­ban tam­bién sín­to­mas rela­cio­na­dos con el estrés agu­do, la ansie­dad y el due­lo, según se deta­lla en el infor­me “Hon­du­ras: Un lla­ma­do para una cri­sis huma­ni­ta­ria”,publi­ca­do esta sema­na por la orga­ni­za­ción médica.

Tras el paso de los hura­ca­nes, los equi­pos de MSF han lle­va­do a cabo acti­vi­da­des médi­cas, psi­co­ló­gi­cas y de pro­mo­ción de la salud en más de 190 alber­gues, ubi­ca­dos en algu­nas de las zonas más afec­ta­das. En este perio­do de tiem­po han aten­di­do ade­más a 13 super­vi­vien­tes de vio­len­cia sexual, 11 de los cua­les habían sufri­do las agre­sio­nes antes de los hura­ca­nes. Los otros dos casos corres­pon­den a agre­sio­nes ocu­rri­das den­tro de los alber­gues de acogida.

“Estas cifras son sólo la pun­ta del ice­berg del gra­ve pro­ble­ma que expe­ri­men­ta el país en cuan­to a la vio­len­cia de géne­ro. En un con­tex­to de doble emer­gen­cia sani­ta­ria como el que esta­mos, por las con­se­cuen­cias del paso de los hura­ca­nes y por la pan­de­mia de COVID-19, hace­mos un lla­ma­mien­to a las auto­ri­da­des para que la vio­len­cia sexual sea tra­ta­da como una emer­gen­cia médi­ca. Es nece­sa­rio que se aprue­be el Pro­to­co­lo de Aten­ción Inte­gral a Víc­ti­mas y Sobre­vi­vien­tes de Vio­len­cia Sexual para que los y las sobre­vi­vien­tes pue­dan reci­bir la aten­ción médi­ca ade­cua­da”, afir­ma Arteaga.

En el mis­mo sen­ti­do, ante las agu­das y urgen­tes nece­si­da­des huma­ni­ta­rias que MSF ha cons­ta­ta­do en Hon­du­ras, la orga­ni­za­ción pide a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que incre­men­te las acti­vi­da­des de res­pues­ta a la emer­gen­cia cau­sa­da por los hura­ca­nes, que se refuer­ce la coor­di­na­ción de los dis­tin­tos acto­res de cara a mejo­rar las con­di­cio­nes de agua y sanea­mien­to de los alber­gues, que se garan­ti­ce que los recur­sos asig­na­dos a la res­pues­ta con­tem­plen la rees­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma de salud y que se lle­ven a cabo acti­vi­da­des de vigi­lan­cia sani­ta­ria fren­te a los bro­tes de enfer­me­da­des vec­to­ria­les y enfer­me­da­des cau­sa­das por la fal­ta de acce­so a agua potable.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *