Ecua­dor. El FMI está estran­gu­lan­do al país (de nuevo)

Por Andrés Chi­ri­bo­ga T., Alli­son Cor­kery, Ser­gio Cha­pa­rro, Andrea Gui­llem y más auto­res. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020.

El orga­nis­mo eco­nó­mi­co pro­me­te rom­per con el dog­ma de los recor­tes en el país mien­tras pro­po­ne un drás­ti­co ajus­te fis­cal del 5,5% del PIB has­ta 2025.

En octu­bre de 2019, el pue­blo ecua­to­riano se rebe­ló con­tra el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y las exi­gen­cias de aus­te­ri­dad que acom­pa­ña­ban a un prés­ta­mo de 4.200 millo­nes de dóla­res al gobierno de Lenín Moreno. Mar­chan­do por las calles de Qui­to, lxs mani­fes­tantxs recla­ma­ron el fin de los bru­ta­les recor­tes impues­tos como con­di­ción del apo­yo del FMI. “Lo que el gobierno ha hecho es recom­pen­sar a los gran­des ban­cos, a lxs capi­ta­lis­tas, y cas­ti­gar a lxs ecua­to­rianxs pobres”, dijo un sin­di­ca­lis­ta a Al Jazee­ra. “¡Fue­ra el FMI!” dijo otro.

El FMI, sin embar­go, se ha que­da­do. Des­pués de un año de dis­tur­bios leta­les, el FMI y las auto­ri­da­des ecua­to­ria­nas siguen ade­lan­tan­do recor­tes pre­su­pues­ta­rios, reduc­cio­nes sala­ria­les y ven­tas a cam­bio de fon­dos de res­ca­te para el gobierno. El 15 de diciem­bre, el más recien­te pro­gra­ma de Ecua­dor –un Ser­vi­cio de Fon­do Amplia­do de 6.200 millo­nes de dóla­res– será revi­sa­do antes de un nue­vo des­em­bol­so de 2.000 millo­nes de dóla­res. La revi­sión ofre­ce una opor­tu­ni­dad crí­ti­ca para que el FMI refle­xio­ne sobre los fra­ca­sos de su pro­gra­ma de aus­te­ri­dad y res­pon­da al cre­cien­te des­con­ten­to en todo el país. Sin embar­go, nos preo­cu­pa que ésta sea otra opor­tu­ni­dad per­di­da, por la que el pue­blo del Ecua­dor será el que más sufra.

Como epi­cen­tro ini­cial de la pan­de­mia Covid-19 en Amé­ri­ca Lati­na, el Ecua­dor ya ha sufri­do un año his­tó­ri­co de pobre­za, des­em­pleo y enfer­me­dad. Miles de vidas y millo­nes de medios de sub­sis­ten­cia se per­die­ron a medi­da que Covid-19 se pro­pa­gó por el país. La ciu­dad de Gua­ya­quil se con­vir­tió en un sím­bo­lo mun­dial del cos­to humano del coro­na­vi­rus con tes­ti­mo­nios amplia­men­te difun­di­dos de hos­pi­ta­les des­bor­da­dos y de cadá­ve­res en la calle.

Los trá­gi­cos resul­ta­dos de la pan­de­mia de Covid-19 no fue­ron acci­den­ta­les. Por el con­tra­rio, se deri­van direc­ta­men­te de las refor­mas de aus­te­ri­dad vin­cu­la­das al dine­ro del FMI. Un ejem­plo lla­ma­ti­vo es que el res­ca­te del FMI resul­tó en el des­pi­do de 3.680 tra­ba­ja­dorxs de la salud públi­ca. El impac­to de estos recor­tes en la pre­pa­ra­ción para la pan­de­mia era muy predecible.

El FMI ha pro­me­ti­do rom­per con el dog­ma de aus­te­ri­dad en res­pues­ta a estas con­di­cio­nes iné­di­tas. “Gas­ta lo que pue­das pero guar­da los reci­bos”, ha ins­trui­do la Pre­si­den­ta Kris­ta­li­na Geor­gie­va a los esta­dos miem­bros del FMI, dan­do luz ver­de a impor­tan­tes aumen­tos de gas­tos. “Los tiem­pos excep­cio­na­les requie­ren medi­das excepcionales”.

Sin embar­go, en el Ecua­dor hay pocas mues­tras de este cam­bio de rum­bo. Los obje­ti­vos gene­ra­les del nue­vo Ser­vi­cio Amplia­do actual­men­te en revi­sión, antes de que fina­li­ce el pla­zo del 15 de diciem­bre, pare­cen incor­po­rar las preo­cu­pa­cio­nes de las comu­ni­da­des afec­ta­das del Ecua­dor. Piden una mayor pro­tec­ción de la vida y los medios de sub­sis­ten­cia duran­te y des­pués de la pan­de­mia de Covid-19.

No obs­tan­te, la apa­ren­te sen­si­bi­li­dad del FMI a estas luchas se ve inme­dia­ta­men­te soca­va­da por el lla­ma­mien­to del acuer­do a un drás­ti­co ajus­te fis­cal del 5,5% del PIB de Ecua­dor has­ta 2025. Nues­tra inves­ti­ga­ción sobre el nue­vo acuer­do sugie­re en cam­bio que el FMI sigue com­pro­me­ti­do con los mis­mos prin­ci­pios aus­te­ros que sacu­die­ron al país hace un año.

Con­si­de­re­mos sus dis­po­si­cio­nes para lxs tra­ba­ja­dorxs ecua­to­rianxs. El nue­vo acuer­do pide la “racio­na­li­za­ción” de los sala­rios, ajus­tan­do el sala­rio bási­co a nive­les más “com­pe­ti­ti­vos”. Pero el lla­ma­do a “racio­na­li­zar” los sala­rios de lxs tra­ba­ja­dorxs vio­la el pro­pio Artícu­lo 328 Cons­ti­tu­cio­nal del Ecua­dor, que esta­ble­ce la obli­ga­ción de que “la remu­ne­ra­ción será jus­ta, con un sala­rio digno que satis­fa­ga las nece­si­da­des bási­cas del tra­ba­ja­dor y de su fami­lia”. El FMI –y el gobierno de Lenín Moreno– tie­ne la obli­ga­ción legal de res­pe­tar estos artícu­los y ase­gu­rar que el pue­blo de Ecua­dor pue­da acce­der a sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les a un sala­rio justo.

Con­si­de­re­mos tam­bién los cam­bios en el Ban­co Cen­tral de Ecua­dor que pro­po­ne el acuer­do. El FMI pide una refor­ma del Códi­go Mone­ta­rio y Finan­cie­ro para esta­ble­cer una mayor “auto­no­mía” del Ban­co Cen­tral del Ecua­dor, es decir, para des­vin­cu­lar­lo del poder eje­cu­ti­vo y poner­lo en manos de un con­se­jo con la par­ti­ci­pa­ción de acto­res pri­va­dos. Pero esta “auto­no­mía” le qui­ta­ría las herra­mien­tas de ges­tión de la liqui­dez que per­mi­ten a los gobier­nos pro­te­ger la vida y los medios de sub­sis­ten­cia de la pobla­ción. Tam­bién en este caso, el pro­gra­ma de “buen gobierno” que pro­mue­ve el FMI ame­na­za con soca­var la res­pon­sa­bi­li­dad demo­crá­ti­ca –y la capa­ci­dad– del gobierno por otro lado. 

Por últi­mo, el FMI está obli­ga­do por su Con­ve­nio Cons­ti­tu­ti­vo a garan­ti­zar que no haya sali­das sig­ni­fi­ca­ti­vas de capi­tal en los paí­ses que se some­ten a sus pro­gra­mas. El FMI entien­de bien que este es un pro­ble­ma par­ti­cu­lar para Ecua­dor, dada su eco­no­mía dola­ri­za­da. Pero el pro­gra­ma del FMI en Ecua­dor exclu­ye esto. Para­dó­ji­ca­men­te, el mis­mo día en que se apro­bó el acuer­do, la Ofi­ci­na de Eva­lua­ción Inde­pen­dien­te del FMI publi­có su infor­me sobre los flu­jos de capi­tal, sugi­rien­do que los con­tro­les deben ser refor­za­dos para hacer fren­te al pro­ble­ma de las sali­das peli­gro­sas. ¿Escu­cha­rá y apren­de­rá el FMI, o mira­rá a otro lado una vez más?

El 15 de diciem­bre debe­ría mar­car una coyun­tu­ra crí­ti­ca en la rela­ción del FMI con el pue­blo de Ecua­dor: una opor­tu­ni­dad para la refle­xión, un nue­vo comien­zo en un nue­vo año, una opor­tu­ni­dad para cum­plir las nue­vas pro­me­sas de pro­tec­ción social de la Pre­si­den­ta Georgieva.

Pero el FMI sólo pue­de apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad con un aná­li­sis cla­ro y hones­to de los efec­tos de sus medi­das de aus­te­ri­dad y un reajus­te fun­da­men­tal de su pro­gra­ma de polí­ti­cas para res­pe­tar los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les del pue­blo ecua­to­riano. Sólo con una cui­da­do­sa preo­cu­pa­ción por el cos­to humano de las sali­das de capi­tal del Ecua­dor, la con­so­li­da­ción fis­cal y la “racio­na­li­za­ción” de los sala­rios, el FMI podrá hacer valer el san­grien­to lega­do de su pro­gra­ma en el Ecua­dor y ase­gu­rar­se de que su lla­ma­mien­to a la con­sul­ta no sea sim­ple­men­te un diá­lo­go de sordos. 

Fir­man­tes: 

1. Andrés Chi­ri­bo­ga-Teja­da, Obser­va­to­rio de la Dola­ri­za­ción del Ecua­dor y Scien­ces Po Paris.

2. Alli­son Cor­kery, Ser­gio Cha­pa­rro, y Andrea Gui­llem, Cen­tro de Dere­chos Eco­nó­mi­cos y Sociales.

3. Dr. Phi­lip Mader, Ins­ti­tu­to de Estu­dios del Desa­rro­llo, Rei­no Unido.

4. Adrian Fal­co, Red Lati­no­ame­ri­ca­na sobre Deu­da, Desa­rro­llo y Derechos.

5. Osa­ma Diab, inves­ti­ga­dor de dere­chos eco­nó­mi­cos y pro­fe­sor de estu­dios de desarrollo.

6. Melin­da Cooper, Pro­fe­so­ra de Socio­lo­gía, Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Australia.

7. Jaya­ti Ghosh, Pro­fe­so­ra de Eco­no­mía, Uni­ver­si­dad Jawahar­lal Neh­ru, Nue­va Delhi.

8. Nicho­las Lou­be­re, Pro­fe­sor Aso­cia­do Prin­ci­pal, Uni­ver­si­dad de Lund, Suecia.

9. Matthias Gold­mann, Uni­ver­si­dad Goethe de Frank­furt e Ins­ti­tu­to Max Planck de Dere­cho Públi­co Com­pa­ra­do y Dere­cho Inter­na­cio­nal, Heidelberg.

10. Gilaad Isaacs, codi­rec­tor del Ins­ti­tu­to para la Jus­ti­cia Eco­nó­mi­ca, Sudáfrica.

11. Z. Fareen Par­vez, pro­fe­sor asis­ten­te de Socio­lo­gía, Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts en Amherst.

12. Ingrid Har­vold Kvan­gra­ven, pro­fe­so­ra de Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal, Uni­ver­si­dad de York.

Este tex­to fue publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en inglés en Pro­gres­si­ve International. 

Fuen­tes: Ctxt /​/​Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *