Cuba. Des­igual­dad: Esti­ma­cio­nes a par­tir del con­su­mo eléctrico

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020. 

La dis­tri­bu­ción del ingre­so y la des­igual­dad han sido un asun­to medu­lar en cual­quier inten­to de cons­truc­ción de una socie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va. Res­pec­to a la des­igual­dad, Marx veía en el Mani­fies­to Comu­nis­ta cómo la con­cen­tra­ción de los capi­ta­les y de la pro­pie­dad terri­to­rial, (…) las des­igual­da­des irri­tan­tes en la dis­tri­bu­ción de la rique­za, tal (…) pro­ce­so tenía que con­du­cir, por fuer­za lógi­ca, a un régi­men de cen­tra­li­za­ción polí­ti­ca (…) por­que (…) aglo­me­ra la pobla­ción, cen­tra­li­za los medios de pro­duc­ción y con­cen­tra en manos de unos cuan­tos la pro­pie­dad (Marx & Engels, 1970). Esa aler­ta tem­pra­na sobre los peli­gros de la con­cen­tra­ción del capi­tal de for­ma cre­cien­te bajo el capi­ta­lis­mo ha sido corro­bo­ra­da de for­ma empí­ri­ca (Ban­co Mun­dial, 2019).

Los aná­li­sis de la des­igual­dad a nivel mun­dial indi­can la inefi­cien­cia del mode­lo de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta para resol­ver este fla­ge­lo. La des­igual­dad cre­ció en el mun­do de for­ma sos­te­ni­da des­de prin­ci­pios del siglo XIX has­ta la cri­sis de 2008. Fue en este momen­to que se logró la pri­me­ra caí­da de la des­igual­dad a nivel mun­dial, entre 2008 y 2013 el índi­ce de Gini[1] tuvo una dis­mi­nu­ción de cin­co pun­tos por­cen­tua­les. Muchos vie­ron en esto la prue­ba defi­ni­ti­va de la infa­li­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo, al con­si­de­rar resuel­to el asun­to de que mayor pros­pe­ri­dad trae con­si­go la con­ver­gen­cia entre los dis­tin­tos nive­les de ingre­sos y que se avan­za en la reduc­ción de las asi­me­trías, pero no fue así.

El prin­ci­pal motor de esa reduc­ción de la des­igual­dad fue un pro­yec­to de cons­truc­ción socia­lis­ta: Chi­na (Ban­co Mun­dial, 2019). Este país por sí solo ha dado cuen­ta de un 60% (OIT, 2018) del incre­men­to mun­dial del sala­rio medio en las últi­mas déca­das y ha con­tri­bui­do a sacar 850 millo­nes de per­so­nas de la pobre­za (Ban­co Mun­dial, 2020). Así es que dichos resul­ta­dos están lejos de ser atri­bui­bles al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y sí pue­den ser aso­cia­dos a la cons­tan­te preo­cu­pa­ción de los sis­te­mas socia­lis­tas por alcan­zar mode­los equi­ta­ti­vos y prósperos.

En el caso cubano el tema ha sido deja­do a inter­pre­ta­cio­nes y esti­ma­cio­nes per­so­na­les, sin res­pal­do numé­ri­co, por muchos años[2]. Este vacío de infor­ma­ción ofi­cial ha sido lle­na­do por las más fan­ta­sio­sas teo­rías cons­pi­ra­ti­vas y el aco­mo­do numé­ri­co por par­te de algu­nos malin­ten­cio­na­dos en su afán de sos­te­ner su crí­ti­ca con­tra Cuba y su mode­lo. Mucho ha pasa­do la Revo­lu­ción des­de el ulti­mo Gini publi­ca­do en los ochen­ta: la caí­da del cam­po socia­lis­ta que gene­ró un derrum­be del PIB cubano en el entorno del 35%, más los noci­vos impac­tos del blo­queo que se recru­de­ce cada año y que por cada incre­men­to por­cen­tual en su cos­to anual impul­sa un decre­ci­mien­to del PIB cubano entre 0.87% y 1.17% (Mok, 2017). Esa pro­pia polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, con más fuer­za des­de 2019, ha bus­ca­do impe­dir todas las for­mas de ingre­so de divi­sas a la eco­no­mía cuba­na, ya sea ata­can­do los prin­ci­pa­les ren­glo­nes expor­ta­bles cuba­nos, la entra­da de inver­sión extran­je­ra direc­ta o las reme­sas que reci­be el país. Todo ello mien­tras su maqui­na­ria mediá­ti­ca se encar­ga de resal­tar como jus­ti­fi­can­te una posi­bi­li­dad que per­mi­te a Cuba, aun­que no de for­ma fácil, adqui­rir “a la vis­ta” cier­to gru­po de bie­nes de con­su­mo y medi­ci­nas. Obvia­men­te, la suma­to­ria de esas medi­das, blo­queo de las esca­sas fuen­tes de ingre­sos y pago al con­ta­do de impor­ta­cio­nes, per­mi­te vis­lum­brar la ver­da­de­ra inten­ción de la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se que bus­ca dejar a Cuba sin divisas.

Todo ese com­ple­jo entorno ha esta­do, ade­más en el 2020, abi­ga­rra­do por una pan­de­mia mun­dial que ha hecho al mun­do enfren­tar el esce­na­rio eco­nó­mi­co más com­ple­jo de los últi­mos años. A Cuba, eco­no­mía peque­ña y alta­men­te depen­dien­te del comer­cio inter­na­cio­nal, que se empe­ña en poner el bien­es­tar del pue­blo por delan­te de eco­no­mi­cis­mos, le ha pro­por­cio­na­do un daño incre­men­ta­do. No es tri­vial, por tan­to, reto­mar el estu­dio de la des­igual­dad en Cuba. La uti­li­dad de este estu­dio va más allá de com­pa­ra­cio­nes nece­sa­rias. Para Cuba debe ser ade­más una for­ma de intros­pec­ción, de aná­li­sis interno y de reafir­ma­ción de hacia dón­de vamos.

Por otro lado, los impac­tos del blo­queo sobre la des­igual­dad, aun­que han sido ate­nua­dos por el Gobierno cubano se han deja­do sen­tir sobre todo en las últi­mas déca­das. El ata­que al comer­cio exte­rior cubano ha gene­ra­do la nece­si­dad de explo­rar nue­vos méto­dos en el cam­po eco­nó­mi­co que podrían gene­rar des­igual­dad en el cor­to y mediano pla­zo. A la par, la voca­ción de pro­tec­ción al tra­ba­ja­dor en Cuba ha impe­di­do que se apli­quen rece­tas neo­li­be­ra­les de des­pi­dos masi­vos ante coyun­tu­ras adver­sas, al con­tra­rio, se ha garan­ti­za­do el dere­cho al empleo has­ta en los momen­tos más complejos.

No obs­tan­te, esto gene­ra peli­gro­sos des­equi­li­brios finan­cie­ros que han pro­vo­ca­do no pocos pro­ble­mas para las finan­zas inter­nas cuba­nas. La dola­ri­za­ción de la eco­no­mía en los 90, la doble mone­da para comen­zar la des­do­la­ri­za­ción, los tipos de cam­bio múl­ti­ples, la seg­men­ta­ción de mer­ca­dos, todas han sido medi­das coyun­tu­ra­les que ha toma­do el Gobierno cubano, para enfren­tar situa­cio­nes extre­mas crea­das por el blo­queo, afec­tan­do lo menos posi­ble la cali­dad de vida de las per­so­nas. Un efec­to inde­sea­ble de esas medi­das coyun­tu­ra­les, ha sido el incre­men­to per­cep­ti­ble de la des­igual­dad com­pa­ra­da con la exis­ten­te antes de la caí­da del cam­po socialista.

Actual­men­te, y en medio de una difí­cil situa­ción eco­nó­mi­ca, se ha empren­di­do la tarea del orde­na­mien­to mone­ta­rio. Un asun­to com­ple­jo y no con total pre­dic­ti­bi­li­dad de los resul­ta­dos, sobre todo en el entra­ma­do eco­nó­mi­co cubano. Esta tarea de orde­na­mien­to plan­tea la uni­fi­ca­ción de tipos de cam­bio como base para comen­zar el camino al cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, el incre­men­to de sala­rios y la reduc­ción de sub­si­dios. Con­se­gui­rá inme­dia­ta­men­te, eli­mi­nar dis­tor­sio­nes en los regis­tros con­ta­bles y eco­nó­mi­cos, eli­mi­nar trans­fe­ren­cias cua­si fis­ca­les, sub­si­dios implí­ci­tos a impor­ta­cio­nes y gra­vá­me­nes a expor­ta­cio­nes que par­tían de un tipo de cam­bio sobre­va­lo­ra­do del peso cubano para el cir­cui­to empre­sa­rial. En este con­tex­to, se han ido ofre­cien­do infor­ma­cio­nes rele­van­tes para fomen­tar el deba­te y apor­te del pue­blo a la cons­truc­ción con­jun­ta de la estra­te­gia nacio­nal de desarrollo.

Entre las infor­ma­cio­nes publi­ca­das se encuen­tra la dis­tri­bu­ción de los con­su­mos eléc­tri­cos por cate­go­rías en los hoga­res de Cuba. Esta opor­tu­ni­dad pare­ce­ría úni­ca para reto­mar las esti­ma­cio­nes de la des­igual­dad uti­li­zan­do el con­su­mo eléc­tri­co como apro­xi­ma­ción al nivel de ingre­so o rique­za. De esta for­ma, los dis­tin­tos estra­tos de con­su­mo eléc­tri­co con­for­man los dis­tin­tos nive­les de ingre­so de los hoga­res. La infor­ma­ción uti­li­za­da para los cálcu­los fue extraí­da del sitio digi­tal Cuba­de­ba­te:

Los estu­dios que corre­la­cio­nan el Índi­ce de Gini con dis­tin­tas varia­bles no son nove­do­sos en el ámbi­to aca­dé­mi­co. Así por ejem­plo, se ha encon­tra­do una fuer­te rela­ción entre el coefi­cien­te de Gini y el cri­men en dis­tin­tas varian­tes ( (Hsieh & Pugh, 1993), (Fajnzyl­ber, Leder­man, & Loay­za, Deter­mi­nants of cri­me rates in Latin Ame­ri­ca and the world: an empi­ri­cal assess­ment, 1998), (Daly, Wil­son, & Vas­dev, 2001) (Fajnzyl­ber, Leder­man, & Loay­za, Inequa­lity and vio­lent cri­me, 2002), (Kim, Seo, & Hong, 2020)). El razo­na­mien­to detrás de estos estu­dios es que la fuer­te corre­la­ción exis­ten­te entre Gini y cri­men, vie­ne dada por una rela­ción de cau­sa­li­dad don­de mayor des­igual­dad tien­de a cau­sar mayor inci­den­cia del cri­men. Este resul­ta­do ha sido veri­fi­ca­do empí­ri­ca­men­te tan­to den­tro de los paí­ses, como entre ellos. En este sen­ti­do, y toman­do los indi­ca­do­res de Cuba y la región (Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la dro­ga y el deli­to, 2020), se podría pen­sar que el posi­cio­na­mien­to de Cuba es bas­tan­te posi­ti­vo. La baja inci­den­cia del cri­men y los altos nive­les de segu­ri­dad en Cuba son refe­ren­cia inter­na­cio­nal y un ele­men­to rele­van­te en su atrac­ti­vo al turismo.

La esti­ma­ción rea­li­za­da en este tra­ba­jo, por su par­te, tie­ne dos supues­tos base. El pri­me­ro, como se men­cio­na­ba ante­rior­men­te, es que el con­su­mo eléc­tri­co es una varia­ble alta­men­te corre­la­cio­na­da con el nivel de ingre­so de los hoga­res, o “la rique­za”, si que­re­mos usar un tér­mino más amplio y aso­cia­do a “stock” en lugar de “a flu­jo”. La evi­den­cia empí­ri­ca inter­na­cio­nal pare­ce res­pal­dar amplia­men­te esta supo­si­ción (de Rezen­de Fran­cis­co, Aranha, Zam­bal­di, & Goldsz­midt, 2007), (Medi­na Moral & Vicens Ote­ro, 2011), (Cas­ti­llo, Peña, & Guar­dián, 2016). El razo­na­mien­to detrás del supues­to es que, en gene­ral, los hoga­res res­trin­gen su pre­su­pues­to para el con­su­mo eléc­tri­co en depen­den­cia de la hol­gu­ra que le per­mi­ten sus ingre­sos, por lo que varia­cio­nes en estos últi­mos impli­can un ajus­te de los pri­me­ros. Por otro lado, la can­ti­dad de equi­pos con­su­mi­do­res de ener­gía, que deter­mi­nan en un sen­ti­do amplio la rique­za, tam­bién depen­de­ría de los flu­jos de ingre­so que el hogar es capaz de aho­rrar y con­ver­tir en “stocks”.

El segun­do supues­to, asu­me que el con­su­mo pro­me­dio de cada una de las cate­go­rías es pre­ci­sa­men­te el pro­me­dio de sus lími­tes míni­mo y máxi­mo. Aun­que esto pue­de o no estar cer­ca de los valo­res reales, este estu­dio no tie­ne pre­ten­sio­nes de lle­gar a la per­fec­ción en el cálcu­lo, sino de lle­gar a un resul­ta­do ini­cial fun­da­men­ta­do y lógi­co toman­do en cuen­ta infor­ma­ción real.

A par­tir de los supues­tos ante­rio­res se reali­zó una esti­ma­ción del Gini para Cuba. El valor obte­ni­do fue de 37.4, un resul­ta­do posi­ti­vo si toma­mos en cuen­ta una com­pa­ra­ti­va internacional.

El país mejor ubi­ca­do de la región en el ran­king mun­dial de des­igual­dad es Cana­dá con 31.2, el siguien­te país de la región y por deba­jo de 0.40 es Uru­guay con 39.7. En esta com­pa­ra­ti­va, se pue­de apre­ciar en su ver­da­de­ra dimen­sión lo que sig­ni­fi­ca para un país como Cuba, en medio de todas sus com­ple­ji­da­des, man­te­ner resul­ta­dos tan alen­ta­do­res en tér­mi­nos de des­igual­dad. Infor­ma­ción adi­cio­nal pode­mos obte­ner de la repre­sen­ta­ción grá­fi­ca (Cur­va de Lorenz[3]) de ese valor de des­igual­dad en Cuba.

El grá­fi­co repre­sen­ta la dis­tri­bu­ción del con­su­mo, que asu­mi­mos direc­ta­men­te aso­cia­do al ingre­so, en los dife­ren­tes hoga­res. El eje de la “X” mues­tra el por­cien­to de pobla­ción en cada cate­go­ría de con­su­mo eléc­tri­co, mien­tras que el eje “Y” refle­ja el por­cien­to de con­su­mo que con­cen­tra cada cate­go­ría. El nivel per­fec­to de igual­dad, repre­sen­ta­do por la línea naran­ja, ilus­tra cuan­do, por ejem­plo, el 50% de los hoga­res con­su­me el 50% de la ener­gía. En este caso par­ti­cu­lar, se pue­de decir que alre­de­dor del 40% de los más bajos con­su­mi­do­res repre­sen­tan 15% del con­su­mo total; o, que el 3,1% de los mas altos con­su­mi­do­res, con­su­man lo mis­mo que el 37.9% de los más bajos.

El obje­ti­vo no debe tra­tar­se solo de que los mayo­res con­su­mi­do­res dis­mi­nu­yan su con­su­mo, que es impor­tan­te para el país en estos momen­tos, se tra­ta de gene­rar las con­di­cio­nes para que los meno­res con­su­mi­do­res pue­dan dis­po­ner de los recur­sos a tra­vés de la redis­tri­bu­ción para incre­men­tar su con­su­mo tam­bién sobre bases racionales.

Ade­más, esos exce­den­tes que se cap­tan de los mayo­res con­su­mi­do­res, lue­go de la redis­tri­bu­ción, podrían uti­li­zar­se para ayu­dar a finan­ciar una mayor pene­tra­ción de las fuen­tes reno­va­bles de ener­gía en la matriz ener­gé­ti­ca nacio­nal y redu­cir así los cos­tos de la elec­tri­ci­dad para todos. Aun­que no es el obje­ti­vo de este artícu­lo abor­dar el asun­to de los nue­vos pre­cios de la elec­tri­ci­dad y su jus­te­za o no, sí que­da cla­ro que la mar­ca­da dife­ren­cia en el con­su­mo entre los dis­tin­tos gru­pos debe recaer, en tér­mi­nos de tari­fas, sobre los más altos con­su­mi­do­res con más fuer­za que sobre los más bajos.

Los resul­ta­dos obte­ni­dos dan seña­les de que aún que­da mucho por hacer y lograr en mate­ria de igual­dad y jus­ti­cia social, pero es tam­bién un indi­ca­ti­vo de que no esta­mos des­ca­rria­dos como nos quie­ren hacer creer. Es tam­bién una señal de que, inclu­so en los momen­tos más com­ple­jos, en Cuba no se deja a nadie des­am­pa­ra­do. Sin embar­go, no debe­mos tomar esto como un pedes­tal en el que que­dar­nos inmó­vi­les, la meta socia­lis­ta de lle­var al míni­mo la des­igual­dad, es tam­bién la meta nues­tra. Las medi­das actua­les tie­nen inexo­ra­ble­men­te que apun­tar a un cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo en pri­mer lugar, no hay socia­lis­mo si solo se dis­tri­bu­ye pobre­za. El Socia­lis­mo es la dis­tri­bu­ción de la pros­pe­ri­dad y no hay pros­pe­ri­dad sin incre­men­to sos­te­ni­do de la pro­duc­ción. Pero tam­po­co hay Socia­lis­mo si el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción es toma­do como úni­co cri­te­rio para la polí­ti­ca económica.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *