Argen­ti­na. Liber­tad de expre­sión: la Cor­te Supre­ma revo­có una con­de­na con­tra la revis­ta Bar­ce­lo­na en una deman­da de Ceci­lia Pando

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de diciem­bre de 2020. 

En lo que es leí­do como un fallo que prio­ri­za el dere­cho a la liber­tad de expre­sión en la Argen­ti­na, la Cor­te Supre­ma revo­có una con­de­na por daños y per­jui­cios con­tra la revis­ta Bar­ce­lo­na, ori­gi­na­da en un jui­cio que le hizo a la publi­ca­ción inde­pen­dien­te la defen­so­ra de geno­ci­das Ceci­lia Pan­do. La deman­da data­ba de 2010, y se había ini­cia­do por una tapa que sati­ri­za­ba las pos­tu­ras polí­ti­cas de Pan­do. En su fallo, el máxi­mo tri­bu­nal des­ta­có la con­di­ción de figu­ra públi­ca de Pan­do, «por su acti­va par­ti­ci­pa­ción en el deba­te públi­co res­pec­to de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad de la últi­ma dic­ta­du­ra», y que por tan­to la publi­ca­ción es de inte­rés públi­co. Tam­bién advier­te que Bar­ce­lo­na es un medio grá­fi­co «que uti­li­za la sáti­ra para hacer crí­ti­cas res­pec­to de la polí­ti­ca y socie­dad argentina». 

«Es una ale­gría y un ali­vio, y exce­de lar­ga­men­te al caso pun­tual de la revis­ta. De haber pros­pe­ra­do la deman­da, sig­ni­fi­ca­ba una ame­na­za con­cre­ta para la liber­tad de expre­sión más amplia­men­te enten­di­da, y abría la puer­ta a jucios a otras publi­ca­cio­nes», ana­li­za Fer­nan­do Sán­chez, edi­tor y uno de los fun­da­do­res de la revis­ta, en diá­lo­go con Página/​12

Pan­do deman­dó a Bar­ce­lo­na por la tapa del núme­ro 193 de la revis­ta, que –en su esti­lo muy carac­te­rís­ti­co– mos­tra­ba un foto­mon­ta­je con su cara en el cuer­po des­nu­do de otra mujer, con sogas entre­la­za­das a mane­ra de cade­nas. Se tra­ta­ba de la tapa satí­ri­ca de otra supues­ta revis­ta: S/​M (Soy Mili­co). «Para matar­la! Sol­tá el geno­ci­da que lle­vás den­tro». «Apro­pia­te de esta bebo­ta». «Las chi­cas quie­ren gue­rra… Anti­sub­ver­si­va». «Ceci Pan­do se enca­de­na para vos», se leía en los titulares. 

La con­tra­ta­pa de la revis­ta Bar­ce­lo­na, con el mon­ta­je que moti­vó la deman­da de Ceci­lia Pando – 

Pan­do había pedi­do, en ese enton­ces, una indem­ni­za­ción de 70 mil pesos. En abril de 2016, el juz­ga­do nacio­nal en lo Civil 108 hizo lugar par­cial­men­te a la deman­da y con­de­nó a la empre­sa “Gen­te Gros­sa SRL”, que edi­ta la revis­ta, a pagar­le 40 mil pesos a la pre­si­den­ta de laA­so­cia­ción de Fami­lia­res y Ami­gos de los Pre­sos Polí­ti­cos de la Argen­ti­na, argu­men­tan­do que la publi­ca­ción era “lesi­va de su ima­gen, honor y dig­ni­dad per­so­nal”. Las dos par­tes ape­la­ron y en mar­zo de 2017 la Sala D de la Cáma­ra Civil ele­vó el mon­to de la indem­ni­za­ción a 70 mil pesos. 

La defen­sa de la revis­ta Bar­ce­lo­na fue asu­mi­da por Pablo Jacoby, recor­da­do abo­ga­do de Memo­ria Acti­va y espe­cia­lis­ta en dere­cho a la infor­ma­ción, quien falle­ció en 2016. «Él había asu­mi­do el caso como una mili­tan­cia per­so­nal, de hecho nun­ca nos cobró. Esta­ba espe­ran­do que este fallo salie­se por­que esta­ba con­ven­ci­do de que iba a salir a favor, y de que era un apor­te a la con­so­li­da­ción de la liber­tad de expre­sión en la Argen­ti­na. Dejó el caso a car­go de sus socios, y ellos tam­bién lo toma­ron como una deci­sión per­so­nal. De algún modo, este fallo es tam­bién un home­na­je«, repa­sa Sánchez. 

«Si la con­de­na se hubie­se man­te­ni­do, la posi­bi­li­dad de seguir hacien­do la revis­ta era igual a cero. El dine­ro actua­li­za­do de la deman­da sig­ni­fi­ca­ba de mane­ra segu­ra cerrar la revis­ta«, ana­li­za Sán­chez. «Más allá de eso, con­ti­nuar hacién­do­la con un fallo que con­di­cio­na­ba tan­to la mane­ra de tra­ba­jar, era invia­ble tam­bién. Era un tema de liber­tad de expre­sion que nos impe­día seguir ade­lan­te en nues­tro esti­lo. Y que tam­bién exce­día lar­ga­men­te el caso pun­tual de la revis­ta Bar­ce­lo­na, abría la puer­ta a que se gene­ra­se una can­ti­dad de deman­das impo­si­bles de resol­ver», des­ta­ca el periodista. 

El aná­li­sis de la Cor­te Supre­ma fue en sen­ti­do con­tra­rio al de la Cáma­ra Civil, que en su fallo con­de­na­to­rio había afir­ma­do que el ejer­ci­cio de la liber­tad de expre­sión no era abso­lu­to, cuan­do se enfren­ta­ba con otros dere­chos como el dere­cho al honor, a la inti­mi­dad y a la pro­pia ima­gen. Para la Cor­te, esa inti­mi­dad adquie­re otro esta­tus cuan­do se tra­ta de una figu­ra pública. 

El fallo tam­bién puso énfa­sis en las carac­te­rís­ti­cas de la revis­ta Bar­ce­lo­na: «el foto­mon­ta­je pue­de ser con­si­de­ra­do una mani­pu­la­ción de la ima­gen asi­mi­la­ble a una cari­ca­tu­ra, enten­dien­do por tal una crea­ción satí­ri­ca rea­li­za­da a par­tir de la defor­ma­ción de los ras­gos y aspec­to físi­co de un suje­to», describe. 

Y con­clu­ye que la tapa cues­tio­na­da “no resul­ta lesi­va del dere­cho al honor de la acto­ra (Pan­do), dado que cons­ti­tu­ye una crí­ti­ca polí­ti­ca que no exce­de los lími­tes de la pro­tec­ción que la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal otor­ga a la liber­tad de expre­sión, pues no con­fi­gu­ra un insul­to gra­tui­to ni una veja­ción injustificada”.

Así las cosas, las y los edi­to­res de la revis­ta siguen cerran­do el núme­ro 476 de Bar­ce­lo­na, que en su año 18 de exis­ten­cia esta­rá en los kios­cos el miér­co­les 23 de diciem­bre. Todo un logro para una publi­ca­ción inde­pen­dien­te que logra hacer humor con la reali­dad, en estos tiem­pos que corren, y jui­cios de por medio. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *