Femi­nis­mos. «Sin mover o soca­var algo esta estruc­tu­ra, dado que el Esta­do es patriar­cal, no vamos a nin­gún sitio»

Por Bego­ña Zaba­la, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020.

Entre­vis­ta con Itziar Gan­da­riaz Goicoetxea.

Itziar Gan­da­rias Goi­koetxea. Mili­tan­te femi­nis­ta, nació en Bil­bao, estu­dió psi­co­lo­gía y actual­men­te es docen­te uni­ver­si­ta­ria en la Facul­tad de Psi­co­lo­gía y Edu­ca­ción de la uni­ver­si­dad de Deus­to. Sus temas de inves­ti­ga­ción son la exclu­sión social y el géne­ro, las meto­do­lo­gías femi­nis­tas y la teo­ría y prác­ti­ca de la inter­sec­cio­na­li­dad, don­de es rese­ña­ble su artícu­lo: ¿Un neo­lo­gis­mo a la moda?: Repen­sar la inter­sec­cio­na­li­dad como herra­mien­ta para la arti­cu­la­ción polí­ti­ca. Comen­zó su anda­du­ra mili­tan­te en Amé­ri­ca Lati­na, con­cre­ta­men­te par­ti­ci­pan­do en gru­pos femi­nis­tas en Para­guay. Es por ello, que a su vuel­ta a Eus­kal Herria reali­zó su tesis sobre las posi­bi­li­da­des, ten­sio­nes y retos para la arti­cu­la­ción entre colec­ti­vos de muje­res migra­das y vascas.

Estás orga­ni­za­da en un gru­po femi­nis­ta, de tra­yec­to­ria lar­ga en el tiem­po y acti­vis­mo impor­tan­te. Dado que es menos cono­ci­do más allá de las fron­te­ras vas­cas, me gus­ta­ría que nos acer­ca­ses a vues­tra reali­dad, que es des­de don­de par­ti­cu­lar­men­te me intere­sa que nos hables. Entien­do que tenéis un pro­ta­go­nis­mo y una situa­ción excep­cio­nal para afron­tar temas que apa­re­cie­ron de for­ma impac­tan­te en las V Jor­na­das de Duran­go, como es todo lo rela­cio­na­do con las pos­tu­ras anti­co­lo­nia­lis­tas, la intro­duc­ción del con­cep­to de racia­li­za­das, la for­ma­ción de orga­ni­za­cio­nes mix­tas y no mix­tas, des­de la pers­pec­ti­va de la racia­li­za­ción, las migra­cio­nes, la blan­qui­tud y la negritud,…

Itziar. Mi gru­po de refe­ren­cia aquí es Muje­res del mun­do Babel. Mun­du­ko ema­ku­meak. Es un gru­po que nace en 1999 y está com­pues­to, como tan­tas veces deci­mos, por muje­res diver­sas, y veci­nas, sobre todo de Bil­bao-Biz­kaia que pro­ce­de­mos de diver­sas cul­tu­ras y con­ti­nen­tes. Muje­res de acá y de allá.

Es una orga­ni­za­ción que tie­ne como refe­ren­cia fun­da­men­tal su asam­blea de los lunes, que es una asam­blea abier­ta a cual­quier mujer. Esta es una herra­mien­ta que tene­mos de orga­ni­za­ción y de tra­ba­jo. Hemos teni­do, como todas las orga­ni­za­cio­nes, un pro­ce­so. Yo des­ta­ca­ría sobre todo que es, en pri­mer lugar, una orga­ni­za­ción de aco­gi­da para las muje­res migra­das que lle­gan. Es una orga­ni­za­ción que orien­ta a estas muje­res, pues para noso­tras es muy impor­tan­te aten­der estas nece­si­da­des y empa­ti­zar con la escu­cha. Des­de nues­tro pun­to de vis­ta lo pri­mor­dial está en la escu­cha: cuan­do lle­ga una mujer que quie­re hablar, se para toda la asam­blea, y escu­chas su his­to­ria, escu­chas su rela­to y des­de ahí, acom­pa­ña­mos y apoyamos.

Creo tam­bién que Muje­res del mun­do ha hecho un pro­ce­so y un empo­de­ra­mien­to femi­nis­ta en estos 20 años que es rese­ña­ble. Es una orga­ni­za­ción que al prin­ci­pio no se til­da­ba tan­to de femi­nis­ta, es decir, que no uti­li­za­ba esta pala­bra, aun­que yo creo que las accio­nes eran femi­nis­tas. Pero aho­ra en la actua­li­dad es una orga­ni­za­ción refe­ren­te en el movi­mien­to femi­nis­ta vas­co. Y par­ti­ci­pa de muchas pla­ta­for­mas, por ejem­plo, Bil­bo Femi­nis­ta Saretzen, el gru­po motor de orga­ni­za­ción de las Jor­na­das Femi­nis­tas de Duran­go, la Pla­ta­for­ma de la Mar­cha Mun­dial de Muje­res entre otras. En este sen­ti­do ha habi­do todo un pro­ce­so de poli­ti­za­ción. Y para dar un dato, que es rele­van­te, nos jun­ta­mos cada lunes alre­de­dor de 20 muje­res o más, lo que creo que para los tiem­pos que hay, pues está muy bien. Hay muje­res que lle­van des­de los ini­cios, otras lle­va­mos menos tiem­po, pero con un gra­do de incor­po­ra­ción e iden­ti­fi­ca­ción grande.

Otra de las cosas bue­nas que tie­ne Muje­res del Mun­do es la adap­ta­ción a la reali­dad de las muje­res que vie­nen. Por ejem­plo, hay muje­res que lle­gan y en algún momen­to tie­nen que dejar de venir, por­que han encon­tra­do tra­ba­jo o por diver­sas razo­nes. Y des­pués de algún tiem­po, vuel­ven otra vez y son aco­gi­das igual­men­te. No hay una exi­gen­cia rígi­da en cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción, cada una da des­de sus posi­bi­li­da­des. Por ejem­plo, es mi caso, que aho­ra estoy de mater­ni­dad recien­te y he podi­do des­col­gar­me un rato.

Tam­bién quie­ro seña­lar que esta­mos tenien­do a lo interno un deba­te sobre deco­lo­nia­li­dad y sobre las dife­ren­cias y des­igual­da­des que hay entre noso­tras. Noso­tras somos un gru­po mix­to, que apues­ta por el tra­ba­jo y por la arti­cu­la­ción mix­ta, pero que tam­bién ve impor­tan­te la pos­tu­ra de que haya espa­cios pro­pios y gru­pos no mix­tos, en este caso de muje­res racia­li­za­das e inmigradas.

Aho­ra el tema impor­tan­te para mi sería ¿qué pasa con el movi­mien­to femi­nis­ta? Y en esta pre­gun­ta no nos refe­ri­mos al momen­to con­cre­to en el que se ha des­ata­do la pan­de­mia covid19 y todas las con­se­cuen­cias que van apa­re­cien­do, sino des­de que visi­bi­li­za­mos que se está pro­du­cien­do una explo­sión en el movi­mien­to y en la movi­li­za­ción, que pue­de ser des­de las mani­fes­ta­cio­nes nacio­na­les de abor­to y agre­sio­nes, o des­de las huel­gas femi­nis­tas de 8 de mar­zo, o des­de don­de sitúes un nue­vo pun­to de infle­xión. Más que el momen­to lo que impor­ta, creo, es lo nue­vo que apa­re­ce, las carac­te­rís­ti­cas y la dimen­sión de este movi­mien­to. Los nue­vos hitos, y tam­bién los vie­jos, por supues­to y cómo se están re-enten­dien­do.

Itziar. De entra­da quie­ro mati­zar un poco para seña­lar que esto de la covid-19 nos ha remo­vi­do a todas un poco, pues ha pro­fun­di­za­do nues­tros males­ta­res. Pero real­men­te la explo­sión del movi­mien­to femi­nis­ta en Eus­kal Herria, todo este tsu­ma­ni femi­nis­ta como algu­nas lo han deno­mi­na­do, esta espe­cie de esta­lli­do que se está mani­fes­tan­do vie­ne de una acu­mu­la­ción de fuer­zas de atrás, y de un pro­ce­so de tra­ba­jo de hor­mi­gui­ta de años de orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas, en el que va habien­do varios hitos.

Mien­tras deba­tía­mos para el libro que se va a publi­car aho­ra de las IV Jor­na­das Femi­nis­tas de Eus­kal Herria que se cele­bra­ron en Duran­go, reco­gía­mos los hitos impor­tan­tes des­de las últi­mas Jor­na­das de Eus­kal Herria, en 2008. Des­ta­cá­ba­mos en pri­mer lugar, la movi­li­za­ción en Iru­ñea con­tra la refor­ma de la Ley del Abor­to en 2014. Un dere­cho que creía­mos que ya esta­ba logra­do, pues de repen­te, se empie­za a ver como que se pue­de per­der. Lue­go, en todo el tema de la vio­len­cia, se empie­za a con­cep­tua­li­zar y a abrir más el sen­ti­do de la mis­ma, con la movi­li­za­ción de “Femi­nis­tok Prest, 11 era­so, 12 eran­tzun” (Femi­nis­tas pre­pa­ra­das. Once agre­sio­nes, doce res­pues­tas). Enton­ces esta­mos hablan­do de que no sola­men­te las vio­len­cias hay que tomar­las como algo que suce­de en el momen­to de la agre­sión, como algo ais­la­do, sino que que­re­mos ver toda la com­ple­ji­dad de las vio­len­cias. Así en plu­ral, esce­ni­fi­ca­do en los blo­ques de la mani­fes­ta­ción: racia­li­za­das, migran­tes, pre­sas, pre­ca­rias, enca­pu­cha­das, vio­len­cias sexua­les,… En el 2015 la IV Acción Inter­na­cio­nal de la Mar­cha Mun­dial de Muje­res y el paso la Cara­va­na Femi­nis­ta movi­li­zó a muchas muje­res y nos posi­bi­li­tó un tra­ba­jo des­cen­tra­li­za­do por pue­blos, que lue­go lo vere­mos tam­bién en las huelgas.

A todo eso se le suman los nue­vos ele­men­tos de la huel­ga femi­nis­ta. Ahí acer­ta­mos cuan­do rei­vin­di­cá­ba­mos que la huel­ga no se limi­ta­ba solo al 8 de mar­zo sino que era todo el pro­ce­so. Y en ese pro­ce­so cons­trui­mos una huel­ga que ade­más des­bor­da­ba el con­cep­to de huel­ga tra­di­cio­nal al que está­ba­mos acos­tum­bra­das; no nos limi­ta­mos exclu­si­va­men­te al tra­ba­jo asa­la­ria­do sino que tam­bién era una huel­ga de cui­da­dos, de con­su­mo y de estudiantes.

Aho­ra hay que ana­li­zar qué es lo que pasa ahí, en esas movi­li­za­cio­nes masi­vas de las huel­gas. Yo creo que hay una sen­si­bi­li­dad que va mucho más allá de las que esta­mos en el movi­mien­to femi­nis­ta. Hay una inter­pe­la­ción a la socie­dad y, sobre todo, yo diría, que el dis­cur­so femi­nis­ta conec­ta per­fec­ta­men­te con la expe­rien­cia de muje­res jóve­nes, muje­res tra­ba­ja­do­ras, que igual no mili­tan, ni se dicen que son femi­nis­tas, pero ense­gui­da dicen que esto que dicen estas muje­res a mi tam­bién me pasa: me pasa en el tra­ba­jo, en la cua­dri­lla, con mi pare­ja, etc. Y así se ven con­vo­ca­das a salir y a movilizarse.

Ade­más la pre­sen­cia del femi­nis­mo se ve. Yo creo que el femi­nis­mo ha ido per­mean­do en muchos luga­res: vemos la escue­la, vemos los medios de comu­ni­ca­ción. Enton­ces tene­mos muchos sec­to­res de alia­das en dife­ren­tes sitios: gen­te que está en la polí­ti­ca hacien­do sus tareas e inten­tan­do cam­biar las cosas des­de las ins­ti­tu­cio­nes, en las escue­las, las uni­ver­si­da­des, con los estu­dios femi­nis­tas y de géne­ro, las téc­ni­cas de igual­dad inten­tan­do des­de lo local… Ahí hay un cúmu­lo de situa­cio­nes que ayu­dan a este desborde.

Y lue­go para mí algo impor­tan­te es tam­bién ver cómo el femi­nis­mo se ha ido abrien­do y enton­ces se habla ya de que el femi­nis­mo empie­za a decli­nar­se en plu­ral. Esta plu­ra­li­dad de cuer­pos que empie­zan a tener voz pro­pia y que se rebe­lan de mane­ra dife­ren­te es nues­tra fuer­za por­que amplía y enri­que­ce el feminismo.

Y res­pec­to a la estruc­tu­ra orga­ni­za­ti­va, es un tema bien difí­cil. Por ejem­plo, des­pués de las Jor­na­das de Duran­go hemos deba­ti­do sobre si nece­si­ta­mos estruc­tu­ras per­ma­nen­tes o no. Es el clá­si­co deba­te sobre la tira­nía de la fal­ta de estruc­tu­ras del femi­nis­mo que ya apun­ta­ba Jo Free­man. Ahí lo que está de fon­do es la dispu­ta por el poder, quie­nes va a estar lide­ran­do y con­for­man­do esas estruc­tu­ras per­ma­nen­tes don­de se toman deci­sio­nes sobre las estra­te­gias del movi­mien­to. Y ahí entra el deba­te de las libe­ra­das y de quién pue­de dedi­car­se a la mili­tan­cia. Muchas muje­res racia­li­za­das, migra­das y pre­ca­ri­za­das no pue­den dedi­car­se a estas tareas. Esto es un lujo, como quien dice. Enton­ces el asun­to es cómo crea­mos espa­cios con dis­tin­tos nive­les de par­ti­ci­pa­ción pero don­de todas ten­ga­mos acce­so a la toma de deci­sio­nes; y eso impli­ca deba­tir y con­sen­suar los hora­rios de la reu­nión, cada cuán­to tiem­po, cómo garan­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción de todas, etc.

Tam­po­co es que ten­ga cla­ro que sea una estruc­tu­ra per­ma­nen­te. Por­que si vamos a mon­tar algo en don­de vamos a estar las de siem­pre, no creo que eso me moti­ve. Por otro lado, en los últi­mos años nos hemos orga­ni­za­do por pro­yec­tos, la orga­ni­za­ción de las huel­gas o de las jor­na­das femi­nis­tas por ejem­plo. Lo que tie­ne esta mane­ra de fun­cio­nar es que son pro­yec­tos con una fina­li­dad y dura­ción con­cre­ta don­de lo damos todo por un tiem­po, pero lue­go es ver­dad que se pier­de toda esa fuer­za has­ta una nue­va movilización.

Bien has seña­la­do los hitos, más bien tem­po­ra­les, que incor­po­ran ele­men­tos nue­vos. Yo creo que tam­bién hay una incor­po­ra­ción de nue­vas for­mas, que son polé­mi­cas, impor­tan­tes y trans­cen­den­tes. Aun­que hay tam­bién, por supues­to, nue­vos retos con­cep­tua­les o teó­ri­cos, como ya has seña­la­do, por ejem­plo, el tema de los femi­nis­mos, de los suje­tos, de las voces pro­pias. Des­de lue­go si ya nos situa­mos en Duran­go y en la últi­ma huel­ga femi­nis­ta se ve que apa­re­cen nue­vas for­mas orga­ni­za­ti­vas. Me inte­re­sa­ría aho­ra hablar de lo orga­ni­za­ti­vo y casi tam­bién en un sen­ti­do buro­crá­ti­co, del apa­ra­to, de la estruc­tu­ra que se monta.

Itziar. Está bien que hable­mos de orga­ni­za­ción. Con esto habla­mos de que el movi­mien­to ha cam­bia­do, pues sí, hay que ver estas nue­vas for­mas de mili­tan­cia. Con este des­bor­de del que habla­mos vemos que hay cosas muy posi­ti­vas en el sen­ti­do de que el femi­nis­mo nun­ca ha teni­do tan­ta movi­li­za­ción. Pero por otro lado, lue­go no hay un tras­va­se de per­so­nas que par­ti­ci­pan en las movi­li­za­cio­nes pun­tua­les a los gru­pos femi­nis­tas orga­ni­za­dos autó­no­mos. Es decir por un lado, sí está habien­do una serie de nue­vos gru­pos, que antes no exis­tían. Tie­nes gru­pos femi­nis­tas en cual­quier lado, hay gru­pos femi­nis­tas loca­les que han irrum­pi­do con fuer­za. Otra cosa, es la mili­tan­cia más con­ti­nua en esos grupos.

A la vez tene­mos que refle­jar todo el tema de cómo la tec­no­lo­gía y las redes nos ponen en con­tac­to y nos ayu­dan a difun­dir y a lograr ese movi­mien­to de masas. Pero tam­bién creo que tene­mos que hablar que hay ese acti­vis­mo a tra­vés de las redes socia­les sin mover­me del me gus­ta, del clik. Y vemos cómo se hace des­de el orde­na­dor o el telé­fono. Esto a algu­nas nos preo­cu­pa, pues el femi­nis­mo, si algo tie­ne impor­tan­te, es lo colec­ti­vo, la calle. Esto tam­bién pasa a veces con el exper­tis­mo, ¿no? Cada vez vemos más cómo se asig­na el femi­nis­mo a las exper­tas, y así las refe­ren­cias se con­vier­ten en indi­vi­dua­li­da­des, y es que la socie­dad está cam­bian­do y fomen­ta el indi­vi­dua­lis­mo. Enton­ces ¿dón­de que­da el tra­ba­jo hor­mi­gui­ta, dón­de que­da el tra­ba­jo de la asam­blea semanal?

Tam­bién des­de Duran­go refle­xio­na­mos sobre este fenó­meno. Nos jun­ta­mos más de 3000 muje­res, pero ¿dón­de están estas muje­res des­pués?, ¿dón­de están las miles de muje­res movi­li­za­das des­pués de cada 8 de marzo?

Cuan­do esta­mos en la orga­ni­za­ción con­cre­ta, no se ve tan­ta gen­te. Siem­pre me acuer­do de la pri­me­ra asam­blea para la orga­ni­za­ción de la pri­me­ra huel­ga del 2018, don­de está­ba­mos las dos. Está­ba­mos cua­tro gatas y esto me impre­sio­na mucho.

Vale, pues esto es un reto que tene­mos. Y está cla­ro que esto del femi­nis­mo a tra­vés de las redes socia­les cada vez va a tener más fuer­za. Y nues­tra apues­ta es cómo no per­der lo colec­ti­vo, cómo no per­der los deba­tes de la asam­bleas, cómo no per­der el tra­ba­jo local, cómo no per­der la calle,… Estos es todo un reto. Por un lado las redes nos per­mi­ten lle­gar a muchos sitios y gen­tes don­de noso­tras no lle­ga­mos, pero por otro lado nos preo­cu­pa ver el múscu­lo dón­de está, el múscu­lo que sos­ten­ga todo esto.

Ade­más de los temas de las movi­li­za­cio­nes y del movi­mien­to femi­nis­ta, asis­ti­mos a intere­san­tes y nue­vos deba­tes; algu­nos nue­vos en las refor­mu­la­cio­nes, pero tan vie­jos como, por ejem­plo, la rela­ción clase/​feminismo. Y por supues­to nue­vos en las per­so­nas que los deba­ten y en las cir­cuns­tan­cias en las que se hace. En Duran­go vimos una pues­ta en esce­na impac­tan­te con la mesa de la deco­lo­nia­li­dad, inmi­gra­ción, racia­li­za­das y todo lo que con­lle­va esto. Temas, por cier­to, en los que vues­tra orga­ni­za­ción está ahí muy pre­sen­te y muy viva. Algu­nos temas des­con­cier­tan, como la tran­se­xua­li­dad, el no bina­ris­mo, lo trans, en gene­ral, y par­ti­cu­lar­men­te las reac­cio­nes vis­ce­ra­les nega­cio­nis­tas y con­ser­va­do­ras. Pero tam­bién hay otros temas, más vie­jos que el ofi­cio más anti­guo del mun­do, como se deno­mi­na a la pros­ti­tu­ción, que reapa­re­cen des­de las filas ins­ti­tu­cio­na­les y del femi­nis­mo libe­ral. Y si bien en posi­ti­vo no dicen mucho, en nega­ti­vo está la pena­li­za­ción, la exclu­sión, la mar­gi­na­li­za­ción y la vic­ti­mi­za­ción como resul­ta­do. Y ade­más, todo esto, ¿cómo lo tra­ta­mos en el movi­mien­to femi­nis­ta y con las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes? ¿Hay que poner ya barre­ras y topes a acti­tu­des y accio­nes que expul­san, exclu­yen y criminalizan?

Itziar. Estu­ve escu­chan­do las jor­na­das orga­ni­za­das por Femi­nis­tas en acción, el pasa­do mes de octu­bre, en las que estu­vis­teis varias de voso­tras y quie­ro recor­dar aho­ra a Sil­via López Gil, que me pare­ce muy cla­ra. Ella plan­tea que lo que está aho­ra en dispu­ta es el sen­ti­do del femi­nis­mo. Habla de una cri­sis del sen­ti­do. Y enton­ces, como está en dispu­ta, lo que pue­de pasar y está pasan­do es que se nos pue­den colar cosas. Esta­mos en un momen­to en el que pue­den apa­re­cer dis­cur­sos reac­cio­na­rios que pare­cen femi­nis­tas, pero que por deba­jo hay todo un poso de refor­zar el bina­ris­mo, refor­zar los roles de géne­ro, etc. Esto es vol­ver a atrás, sin irnos por supues­to a los dis­cur­sos de extre­ma dere­cha. Ade­más que el femi­nis­mo aho­ra está de moda y esto es impor­tan­te pues nos pue­de des­ca­fei­nar nues­tra lucha.

Así, en esta cri­sis de sen­ti­do yo creo que el tema del deba­te de las dife­ren­cias es fun­da­men­tal. Y efec­ti­va­men­te estos deba­tes, como dices, en el femi­nis­mo no son nue­vos. El femi­nis­mo siem­pre se ha esta­do repen­san­do, por ejem­plo, sobre quién es el suje­to del movi­mien­to femi­nis­ta. Y aho­ra algu­nas quie­ren pen­sar que hay que defi­nir­lo, que si no lo defi­ni­mos nos per­de­mos. Como si se fue­ra a borrar a las muje­res, a per­der el femi­nis­mo y enton­ces nos frac­tu­ra­mos. Y yo pien­so que pre­ci­sa­men­te una de las carac­te­rís­ti­cas de la cate­go­ría mujer es que es polí­ti­ca, es decir cons­trui­da his­tó­ri­ca­men­te, inves­ti­da cul­tu­ral­men­te y por lo tan­to transformable.

Y creo que esto es la fuer­za que enri­que­ce el femi­nis­mo, que no somos algo defi­ni­to­rio. La duda es femi­nis­ta, dice a menu­do Hai­zea Migue­la. Lo que siem­pre ha hecho el femi­nis­mo es cues­tio­nar. Y en esto se nos pre­sen­ta que hay que deli­mi­tar un suje­to ver­da­de­ro, que exis­te la ver­dad con mayús­cu­la, ¿qué es esto?, ¿quién la tie­ne? El femi­nis­mo siem­pre ha esta­do ponien­do en duda muchas ver­da­des. Y menos mal que hemos pues­to en duda.

Es más, yo creo que en este momen­to, en el que el poder está jerar­qui­zan­do vidas y, en base a ello, res­trin­gien­do dere­chos, aho­ra es cuan­do hay que ver cómo noso­tras nos arti­cu­la­mos sin negar las dife­ren­cias y las des­igual­da­des entre nosotras.

Es muy posi­ti­vo el que las pro­pias voces de las muje­res racia­li­za­das, inmi­gra­das, estén ahí. No tene­mos que hablar por ellas, sino que ellas ya nos inter­pe­lan y esa inter­pe­la­ción es muy nece­sa­ria. Lo que sí sien­to es que aho­ra nece­si­ta­mos arti­cu­lar las dife­ren­tes luchas.

Segui­mos dicien­do que no prio­ri­za­mos una lucha sobre otra, que noso­tras par­ti­ci­pa­mos de un femi­nis­mo inter­sec­cio­nal en el que no jerar­qui­za­mos las opre­sio­nes, pero sien­to que eso toda­vía nos cues­ta. Nos cues­ta en el sen­ti­do de pen­sar que mi opre­sión es más impor­tan­te que la tuya, por­que más que com­pa­rar las opre­sio­nes, com­pa­ra­mos el dolor. Y des­de el dolor pro­pio es difí­cil ver la opre­sión de la otra y reco­no­cer­la. Ade­más, cen­trar­nos en lo que lla­ma­mos la carre­ra de las opre­sio­nes no nos lle­va a nin­gún lado. Por­que mien­tras noso­tras dis­cu­ti­mos sobre quién está más opri­mi­da los sis­te­mas de opre­sión siguen ope­ran­do y opri­mién­do­nos. Com­pa­rar las opre­sio­nes no hace más que refor­zar la lógi­ca jerár­qui­ca y estra­ti­fi­ca­do­ra domi­nan­te. Es nece­sa­rio poner el foco en los meca­nis­mos por los cua­les los sis­te­mas de domi­na­ción se repro­du­cen y ahí vamos a ver que los meca­nis­mos que uti­li­zan para opri­mir­nos son simi­la­res. Otra cosa es que en esa estra­ti­fi­ca­ción y jerar­quía no todas ocu­pa­mos las mis­mas posi­cio­nes, hay algu­nas que tene­mos un mejor posi­cio­na­mien­to, mayo­res pri­vi­le­gios y es por tan­to a noso­tras a las que nos toca hacer un mayor tra­ba­jo a la hora de cons­truir e impul­sar esas alian­zas. Y por otro lado, está el tema del con­tex­to. No pode­mos ver todas las opre­sio­nes a la vez de mane­ra uní­vo­ca, siem­pre están con­tex­tua­li­za­das, en un lugar y en un tiem­po con­cre­to que le otor­ga un sig­ni­fi­ca­do. Lo que en un con­tex­to pue­de supo­ner una opre­sión, en otro con­tex­to no lo es. Y eso es algo que ade­más tú decías con res­pec­to a las vio­len­cias sexua­les, ¿no? No solo hay que mirar el rela­to de los hechos, sino el rela­to del contexto.

Ade­más yo creo que nece­si­ta­mos herra­mien­tas para irnos encon­tran­do y des­en­con­tran­do. Raquel Gutié­rrez decía una fra­se que me encan­ta: “Cul­ti­var las cer­ca­nías y ges­tio­nar las dis­tan­cias”. Es decir, vamos a tener que estar en momen­tos en los que cul­ti­va­mos las cer­ca­nías, que creo que tie­ne que ser escu­chán­do­nos con sin­ce­ri­dad, por­que muchas veces escu­cha­mos para defen­der­nos y no para enten­der a la otra. Y enten­der no quie­re decir estar de acuer­do. Y otros momen­tos, en los que este­mos sepa­ra­das en espa­cio pro­pios no mixtos.

El otro tema es que a noso­tras las blan­cas nos toca tra­ba­jar nues­tra blan­qui­tud, nues­tros pri­vi­le­gios, y todo esto nos revuel­ve un mon­tón. Noso­tras, que hemos sido las opri­mi­das, aho­ra nos están ata­can­do como pri­vi­le­gia­das, y esto due­le. Esto es algo que tene­mos que hablar­lo y colec­ti­vi­zar­lo. En defi­ni­ti­va, qué hace­mos con esos males­ta­res. Y así empe­zar a hablar tam­bién de cómo no refor­zar los pri­vi­le­gios, no tan­to des­de la cul­pa, sino des­de la res­pon­sa­bi­li­dad. Sobre todo para ver qué pode­mos hacer, en lo con­cre­to. Qué pue­do hacer yo en lo con­cre­to en mi barrio, en mi colec­ti­vo. O qué no vamos a hacer, por­que sim­ple­men­te el silen­cio pue­de ser algo muy acti­vo. A veces nos va a tocar callar­nos, a veces nos va a tocar echar un paso para atrás. Aho­ra mis­mo esta­mos en la Pla­ta­for­ma de la Mar­cha Mun­dial de Muje­res de Eus­kal Herria tra­ba­jan­do en la pró­xi­ma acción inter­na­cio­nal que es sobre fron­te­ras, trans­na­cio­na­les y migra­cio­nes, y las pro­pias muje­res migra­das y racia­li­za­das están hacien­do un dos­sier que está sien­do muy cañe­ro para inter­pe­lar­nos con todo el tema del racis­mo. Pues nos toca revi­sar­nos, y nos toca pen­sar que a veces cosas que creía­mos que tenía­mos tra­ba­ja­das y pen­sa­das, pues no lo tene­mos tan­to. O lo sigo repro­du­cien­do, o me cuesta.

Creo enton­ces que es impor­tan­te no per­der esa hete­ro­ge­nei­dad, que no nos dé mie­do por no tener un suje­to cerra­do. Esto, al revés, siem­pre nos man­tie­ne vivas, en movimiento.

Entre todos los temas que vamos seña­lan­do, en esta situa­ción con­cre­ta, inclu­so tenien­do en cuen­ta algu­nas cosas de las deri­vas del coro­na­vi­rus, ¿te atre­ve­rías a prio­ri­zar algo o seña­lar algo que te parez­ca espe­cial­men­te urgen­te y a la vez impor­tan­te, con resul­ta­dos de fon­do que miren a lo estructural?

Itziar. Yo creo que sí que tene­mos un reto que nos urge aho­ra mis­mo. A ver qué te pare­ce. En el 2008 con la cri­sis el movi­mien­to femi­nis­ta dio en la cla­ve con los aná­li­sis que hizo al afir­mar que la cri­sis no solo era eco­nó­mi­ca sino de todo el sis­te­ma, cuan­do denun­ciá­ba­mos un sis­te­ma que prio­ri­za el capi­tal por enci­ma de las vidas (lo que se ha vis­to, por cier­to per­fec­ta­men­te con la pan­de­mia). Pues bien, para mí aho­ra todo el deba­te de la orga­ni­za­ción de los cui­da­dos y de la repro­duc­ción de la vida es don­de nos la vamos a jugar. Va a depen­der mucho el aná­li­sis que haga­mos a la hora de bus­car salidas.

Con­si­de­ro que el sis­te­ma de los cui­da­dos y la repro­duc­ción de la vida no debe que­dar en que sola­men­te sea una cues­tión indi­vi­dual, de cómo resuel­ve la mujer sus his­to­rias, o en una cues­tión éti­ca, sino que tene­mos que ver­lo como una cues­tión más polí­ti­ca y colec­ti­va. Y aquí, por ejem­plo, hay muchos temas, pero una de las cosas que ya está vinien­do es toda la recon­fi­gu­ra­ción de nue­vas for­mas de empleo, en la que no creo que el tele­tra­ba­jo vaya a ser algo momen­tá­neo, sino que de repen­te qui­zá se va a ins­ta­lar, por­que van a ver la can­ti­dad de aho­rro que sig­ni­fi­ca, y no solo en dine­ro. Todo el fenó­meno que supo­ne que en las pro­pias casas se hace todo: tra­ba­jar cui­dar, orga­ni­zar,… Me pare­ce que en todo esto sali­mos per­dien­do otra vez las muje­res. Pero lue­go, ade­más, están todas esas muje­res que ni siquie­ra tie­nen hogar, ni empleo, que ya esta­ban vien­do sus dere­chos nega­dos antes de la pan­de­mia, que tie­ne que ver con todas las muje­res migra­das, pre­ca­rias, las muje­res tra­ba­ja­do­ras sexua­les, tra­ba­ja­do­ras del hogar,… que yo creo que va a traer una mayor exclu­sión. Y ahí si va a ser un fenó­meno en tie­rra de nadie.

O sea que la prio­ri­dad la cen­tra­rías mucho en el tema de cui­da­dos, pero diga­mos que en rela­ción con otros para­dig­mas y repo­li­ti­zan­do el con­cep­to. Bien, me gus­ta­ría com­ple­ji­zar un poco más el deba­te. La vida en el cen­tro apa­re­ce como un para­dig­ma impor­tan­te, pero a veces fun­cio­na como un man­tra y nada más. A mí se me ocu­rre plan­tear­te que podías ana­li­zar un poco los sis­te­mas por las cua­les, pre­ci­sa­men­te, se repro­du­cen de nue­vo todas las estruc­tu­ras de domi­na­ción y patriar­ca­les. Y no pue­do por lo menos dejar de citar dos clá­si­cos del femi­nis­mo que fun­cio­nan, a mi modo de ver con mucha ambi­va­len­cia y con­tra­dic­ción, como son la fami­lia y el Esta­do. Sola­men­te seña­la­ré que exis­te una con­fu­sión gran­de entre lo públi­co y el Esta­do, y en ese sen­ti­do hay un refor­za­mien­to del Esta­do impre­sio­nan­te, con todas las fun­cio­nes que con­lle­va, entre otras una intro­mi­sión y con­trol inso­por­ta­ble en la vida pri­va­da y en las con­di­cio­nes de vida. Y, por otro lado, hay un embe­lle­ci­mien­to gigan­te de la fami­lia. Tan­to que ya se sub­su­me a las per­so­nas den­tro de una fami­lia para todo, inclu­so para las esta­dís­ti­cas de con­su­mo, de nivel de vida, de gas­to, etc. Las polí­ti­cas públi­cas son cada vez más fami­lis­tas. Y no quie­ro obviar lo que supo­ne para las per­so­nas en con­cre­to y para las muje­res espe­cial­men­te, los lazos fami­lia­res con­cre­tos en estas épo­cas, cuan­do menos con­fu­sas. Ni mucho menos lo que supo­nen las ayu­das esta­ta­les y de las Administraciones.

Itziar. Estoy muy de acuer­do con­ti­go; y creo que estos para­dig­mas, que me pare­cen impor­tan­tes, como el poner la vida en el cen­tro son el prin­ci­pio. Lue­go ahí tene­mos que empe­zar a agrie­tar, sobre todo a sacu­dir; a la fami­lia, por ejem­plo. Es ver­dad que habla­mos de diver­si­dad de fami­lias, y empe­za­mos a hablar de todo esto, pero no lle­ga­mos a entrar al fondo.

Y lue­go está todo el tema del Esta­do. Aquí en Eus­kal Herria las com­pa­ñe­ras de Bil­gu­ne Femi­nis­ta vie­nen tra­ba­jan­do des­de hace años el tema de la sobe­ra­nía femi­nis­ta, de ir asen­tan­do unas bases hacia una tran­si­ción femi­nis­ta. Recuer­do cómo algu­nas nos que­da­mos un poco extra­ña­das, en con­cre­to, en los Encuen­tros de las muje­res aber­tza­les de 2014, en Onda­rroa, cuan­do se plan­teó la idea de un Esta­do Femi­nis­ta, pues pare­ce casi un oxi­mo­rón: Esta­do y Feminista.

Des­de lue­go, yo sí creo que sin mover o soca­var algo esta estruc­tu­ra, dado que el Esta­do es patriar­cal, no vamos a nin­gún sitio. Y por eso creo que la lucha va en dos pla­nos. Por un lado no pode­mos dejar estos deba­tes que tú estás plan­tean­do que son fun­da­men­ta­les, sobre las ins­ti­tu­cio­nes de la moder­ni­dad, el Esta­do y la fami­lia, que nos per­mi­tan mirar más allá. Pero lue­go tam­bién a la vez esta­mos pidien­do al Esta­do y las ins­ti­tu­cio­nes, dere­chos bási­cos: por ejem­plo, que se equi­pa­ren los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras del hogar al con­jun­to de tra­ba­ja­do­res; por ejem­plo, en el reco­no­ci­mien­to de su dere­cho a paro, o que se reco­noz­can los dere­chos para las muje­res mono­ma­ren­ta­les. El otro día, por ejem­plo, un tri­bu­nal reco­no­ció por pri­me­ra vez el dere­cho de una madre mono­pa­ren­tal a las mis­mas sema­nas de per­mi­so de mater­ni­dad que los hoga­res de dos progenitores.

A mi me pare­ce tam­bién, y estoy con­ti­go, que ten­dría­mos que meter­le más tiem­po a este tema de la dife­ren­cia entre lo públi­co y lo del Esta­do. Des­de Amé­ri­ca Lati­na vie­nen tra­ba­jan­do bas­tan­te algu­nas femi­nis­tas el tema de los comu­nes. Y ade­más, una de las cosas que a mí tam­bién me gus­ta, es cómo están res­ca­tan­do ele­men­tos que tene­mos des­de el femi­nis­mo para lle­var­los a la polí­ti­ca. Hablan así de una poli­ti­ci­dad femi­nis­ta, una nue­va for­ma de poli­ti­ci­dad más allá del Esta­do. Res­ca­tan qué ele­men­tos esta­mos apor­tan­do des­de el femi­nis­mo para sacu­dir a estos esta­men­tos como el Esta­do que son patriar­ca­les, colo­nia­lis­tas, racistas….y que siem­pre nos traicionan.

Y lue­go por otro lado, y ahí no sé si tú vas a estar de acuer­do, vuel­vo a la fami­lia, a la mater­ni­dad. Acla­ro que hablo des­de mi situa­ción actual, a mis 38 años, recién estre­na­da mi mater­ni­dad. Yo creo que tam­bién el femi­nis­mo tie­ne que dar cabi­da a estos temas y a estas realidades.

Es decir, el tema que tene­mos que agra­de­cer es que el femi­nis­mo ha lucha­do y sigue luchan­do con­tra la obli­ga­to­rie­dad de ser madre y nos ha libe­ra­do de la mater­ni­dad impues­ta, y esto es así y está muy bien, pues no tene­mos la obli­ga­ción de ser madres, ni de toda esa basu­ri­lla de rea­li­zar­nos a tra­vés de la mater­ni­dad. Pero cla­ro, dicho esto, ana­li­ce­mos qué pasa aho­ra con el tema de las mater­ni­da­des desea­das o más bien las mater­ni­da­des por elec­ción. Yo creo que este tema es impor­tan­te. Por­que ade­más creo que está liga­do con todo el deba­te sobre el empleo y los cui­da­dos. ¿Por qué digo esto? Por­que a veces se nos dice, o se les dice crí­ti­ca­men­te, a esas muje­res que se dedi­can de lleno a los cui­da­dos y no vuel­ven a sus empleos, que están per­dien­do su opor­tu­ni­dad, como si el empleo fue­se el úni­co lugar don­de te rea­li­zas, don­de apor­tas; y más hoy en día, don­de cada vez son más pre­ca­rios. Creo que eso es un pen­sa­mien­to muy liga­do al neo­li­be­ra­lis­mo que lo tene­mos muy inser­ta­do cuan­do vemos con horror que las muje­res por elec­ción pro­pia se dedi­quen aho­ra a los cui­da­dos de sus criaturas.

Así que tene­mos que meter­nos al tema de las mater­ni­da­des desea­das por elec­ción. Ade­más, tene­mos muchos ele­men­tos por­que cada vez más los suje­tos no hete­ro­nor­ma­ti­vos están tam­bién tra­ba­jan­do otro tipo de mater­ni­da­des. Y yo creo que ahí pode­mos tener algu­nas cues­tio­nes y ele­men­tos para repen­sar la fami­lia nuclear hete­ro­pa­triar­cal, repen­sar la crian­za, etc. Habla­mos mucho de la tri­bu, pero lue­go en la vida prác­ti­ca no apa­re­ce. Yo ten­go muchas ami­gas que que­rrían ser madres, pero lue­go en la reali­dad aun­que habla­mos de la tri­bu y de colec­ti­vi­zar los cui­da­dos, esto no es así. Nos due­le un poco, a todas, pero es así. Este es un tema que yo creo que toda­vía va a dar mucho de sí. Pero sí me pare­ce que al tema de la mater­ni­dad ele­gi­da y desea­da habría que dar­le unas vuel­tas, jus­to esta­mos aho­ra varias femi­nis­tas de nues­tros entorno en esta situa­ción. Inclu­so que­re­mos hablar de que somos madres y que­re­mos seguir mili­tan­do en espa­cios femi­nis­tas. De la tri­ple pre­sen­cia, de lo que habla en su libro recien­te Mari­na Sagas­ti­za­bal, de las posi­bi­li­da­des de com­pa­gi­nar tra­ba­jo domés­ti­co, empleo y militancia.

Fuen­te: vien​to​sur​.info/​f​e​m​i​n​i​s​m​o​_​e​n​t​r​e​v​i​s​t​a​-​a​-​i​t​z​i​a​r​-​g​a​n​d​a​r​i​as/, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *