Ecua­dor. Los qui­chuas de la Amazonía

Por Ilea­na Almei­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020.

Ima­gen: Mapa de Noel­ya Elías Vás­quez (Pri­me­ra Línea – Memo­rias del Paro)

Los qui­chuas ama­zó­ni­cos son cla­si­fi­ca­dos por cier­tos ras­gos cul­tu­ra­les, en Qui­jos Runa y Cane­los Runa. Viven en sus llac­tas a ori­llas de los ríos Napo, Ara­juno, Cura­ray, Bobo­na­za Pin­do, Sara Yaku y otras corrien­tes flu­via­les. Habi­tan tam­bién en zonas urbanizadas.

Ciu­da­des como Tena y Puyo se fue­ron levan­tan­do en tie­rras arre­ba­ta­das a los indí­ge­nas. En Tena, de un lado de una calle está la ciu­dad y en el otro comien­zan las llac­tas. De Puyo se lle­ga a pie a los redu­ci­dos terri­to­rios de las comu­ni­da­des. Hace poco se tomó un seg­men­to de la comar­ca de los Napo Runa, río y cas­ca­da inclui­dos, para cons­truir los edi­fi­cios de la Uni­ver­si­dad Ikiam, que ni en sus esta­tu­tos ni en sus pro­gra­mas men­cio­na a los due­ños ances­tra­les de esas tierras.

El qui­chua es aho­ra la len­gua común de un pue­blo de más de 70 mil per­so­nas en la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na. Es pro­ba­ble que por aquí ya se haya escu­cha­do el qui­chua que tra­je­ron los habi­tan­tes incá­si­cos. Bajo el rei­na­do de los últi­mos sobe­ra­nos del Tawan­tin­su­yo ya se habían pro­du­ci­do incur­sio­nes en la Amazonía.

En la épo­ca colo­nial se suce­die­ron las misio­nes de jesui­tas, fran­cis­ca­nos, mer­ce­da­rios y domi­ni­cos, que apren­die­ron un qui­chua colo­ni­za­do, adap­ta­do para una evan­ge­li­za­ción rápi­da, en los actua­les Ecua­dor y Perú. De ahí la dife­ren­cia dia­lec­tal ama­zó­ni­ca de la len­gua del Inca.

A los con­quis­ta­do­res acom­pa­ña­ron los misio­ne­ros. Los intere­ses colo­nia­les mos­tra­ban las dos caras de la mis­ma mone­da: apro­pia­ción de tie­rras y rique­zas y ani­qui­la­ción de otras mane­ras de con­ce­bir el alma y el mun­do. Con la inva­sión espa­ño­la el qui­chua se expan­dió por una exten­sa geo­gra­fía, y es posi­ble que los pro­pios indí­ge­nas lo hayan acep­ta­do y difun­di­do. Posi­ble­men­te el léxi­co qui­chua era más apro­pia­do para la nue­va situación.

En la actua­li­dad, los qui­chuas ama­zó­ni­cos expli­can su ances­tral «Mode­lo del Mun­do» en la len­gua traí­da por los misio­ne­ros, y opo­nen el cie­lo (hawa pacha), al infra­mun­do (ucu pacha) y ubi­can en el cen­tro (kay pacha), el espa­cio de los seres huma­nos. Sin embar­go, no se encuen­tra entre aque­llos la idea del Sol y la Luna que había en el Inca­rio, es decir, enti­da­des divi­nas de las que habrían des­cen­di­do los pro­pios incas, y dota­das de poder y razón simi­la­res a las de los huma­nos. Entre los ama­zó­ni­cos a la Luna se le atri­bu­ye sexo mas­cu­lino, bri­lla en el día y en la noche y has­ta pue­de eclip­sar al Sol.

No se pue­de hablar de los qui­chuas sel­vá­ti­cos sin men­cio­nar a Ama­san­ga, el gran espí­ri­tu de la sel­va que vin­cu­la a la gen­te con su entorno vital y con los pue­blos veci­nos, que solo los cha­ma­nes lo pue­den expli­car, con ayu­da de la bebi­da visio­na­ria, la ayahuas­ca, el mis­te­rio ama­zó­ni­co por excelencia.

Ama­san­ga impli­ca, hoy por hoy, un con­cep­to reno­va­do de terri­to­ria­li­da­des otras, muy útil para enten­der el olvi­do del Esta­do-nación ecua­to­riano fren­te al asun­to de la glo­ba­li­dad, como lo plan­tean Johan­nes Wald­mü­ller y Phi­llip Altmann.

Biblio­gra­fía fundamental

Orr, Carolyn, y Betsy Wris­ley: Voca­bu­la­rio Qui­chua del Orien­te del Ecua­dor, Qui­to: Ins­ti­tu­to Lin­güís­ti­co de Verano, Serie de voca­bu­la­rios indí­ge­nas 11.
Peñahe­rre­ra de Cos­ta­les, Pie­dad, y Alfre­do Cos­ta­les Sama­nie­go, 1961. Llac­ta Runa. Llac­ta 12.Quito: Organo de publi­ca­ción Semes­tral del Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano de Antro­po­lo­gía y Geo­gra­fía.
Obe­rem, Udo, 1981 Los Qui­jos: His­to­ria de la Trans­cul­tu­ra­ción de un Gru­po Indí­ge­na en el Orien­te Ecuas­to­riano. IOA, Ota­va­lo.
Vite­ri Gua­lin­ga, Leo­nar­do, 2005. Pro­yec­to de auto­no­mía del Pue­blo Kich­wa de Pas­ta­za. Región ama­zó­ni­ca del Ecua­dor. En Pue­blos indí­ge­nas, esta­do y demo­cra­cia, Pablo Dáva­los. Clasc­so. Bue­nos Aires, Argen­ti­na
Wald­mü­ller J. Alt­mann Phi­lipp, Visio­nes alter­na­ti­vas de la tie­rra y del terri­to­rio des­de Ecua­dor. Edi­cio­nes La Tie­rra. Uni­ver­si­dad andi­na Simón Boli­var, Qui­to.
Wit­ten, Nor­man E. 1987. Sacha Runa. Etni­ci­dad y Adap­ta­ción de los Qui­chua Hablan­tes de la Ama­zo­nía Ecua­to­ria­na. Edi­to­rial Abya Yala, Quito.

Lo más importante

En el libro Terri­to­ria­les otras, edi­ta­do por J. Wald­mü­ller y de Ph. Alt­mann, por pri­me­ra vez se esta­ble­cen otros cri­te­rios para enten­der las otras terri­to­ria­li­da­des del país: “El esta­do domi­na sobre un terri­to­rio cerra­do, fijo y recla­ma has­ta el sub­sue­lo, que garan­ti­za el comi­nio y la apro­pa­ción y nie­ga e dere­cho de terri­to­ria­li­da­des otras como fuen­tes his­tó­ri­cas vali­dad de otras territorialidades

Fuen­te: Rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *