Argen­ti­na. #abor­to­le­gal: «Sale si salís» a las calles para con­se­guir apro­va­ción en el Senado

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 21 de diciem­bre de 2020

En el mar­co de la sema­na ante­rior a la vota­ción en el Sena­do de la ley del Abor­to, habla­mos con Yani­na Waldhorn, inte­gran­te de la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gratuito. 

-Des­pués de esa jor­na­da mul­ti­tu­di­na­ria del 10 de diciem­bre, don­de las muje­res y disi­den­cias sali­mos a las calles para exi­gir la ley, don­de con­se­gui­mos media san­ción en dipu­tadxs, ¿qué pue­de suce­der aho­ra en el Sena­do, se ganará?

– Sí, hemos con­quis­ta­do, en las calles nue­va­men­te, media san­ción en dip­tadxs y este pasa­do jue­ves nos con­vo­ca­mos nue­va­men­te en las calles de todo el país para con­se­guir el dic­ta­men en sena­do­res, un dic­ta­men que repi­tió lo que se apro­bó en dipu­tadxs el 10 de diciem­bre y que nos per­mi­ti­rá cla­ri­fi­car lo que se va a votar el 29 de diciem­bre. Vota­ción que debe ser afir­ma­ti­va, como espe­ra­mos y pre­sio­na­mos en las calles, en las redes y de todas las mane­ras que pode­mos. Espe­ra­mos que se con­vier­ta en ley la inte­rrup­ción legal del embarazo.

-Esta vota­ción del Sena­do, vie­ne muy empa­ta­da, siguien­do los pasos del 2018, pare­ce que hay 71 per­so­nas que no se sabe qué van a votar. Apar­te de que ten­ga­mos que agi­tar en los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos, apar­te de con­vo­car a publi­car en redes notas que nos ayu­den a difun­dir por qué es nece­sa­rio el abor­to, ¿qué valo­ra la Cam­pa­ña al respecto?

-Noso­tras en esta sema­na lo que hici­mos fue un rega­zo de infor­ma­ción, por­que lo que vimos con preo­cu­pa­ción es que en el Sena­do, quie­nes expo­nían por par­te de los anti­de­re­chos, des­in­for­ma­ban y mucho. La des­in­for­ma­ción con­fun­de, es lo que lle­ga des­de el error, lo que lla­ma­mos las fake news. Por eso tra­ba­ja­mos des­de la cifra y la infor­ma­ción que se entienda: 

en Argen­ti­na cada 3 horas hay una niña obli­ga­da a ges­tar y a parir. En Argen­ti­na des­de que recu­pe­ra­mos la demo­cra­cia hay 3.200 muje­res muer­tas. En Argen­ti­na año a año hay más de 900 inter­na­cio­nes por com­pli­ca­cio­nes obs­te­tri­cias vin­cu­la­das a abor­tos clan­des­ti­nos. Todo el tiem­po esta­mos dicien­do eso, se tie­ne que enten­der la gra­ve­dad del pro­ble­ma. Tene­mos más de 72 muje­res pre­sas rele­va­das en Argen­ti­na, vin­cu­la­das a com­pli­ca­cio­nes obs­té­tri­cas que tie­nen que ver con abor­tos y esas com­pa­ñe­ras son muje­res pobres. 

Tie­ne que ver con la cla­se, la raza, los géne­ros, hay muchas cosas que se vin­cu­lan inter­sec­cio­nal­men­te con esta opre­sión. Esta­mos todo el tiem­po luchan­do y tra­tan­do de infor­mar para que se entien­da por qué esta­mos luchan­do. No es capri­cho, no es que el capri­cho inva­li­de el deseo, pero tie­ne que ver con la salud públi­ca, tie­ne que ver con jus­ti­cia social, tie­ne que ver con dere­chos huma­nos, tie­ne que ver con sobe­ra­nía, con dere­cho a deci­dir, tie­ne que ver con todo eso y con ser un poco más libres.

– Hay un tema muy gra­ve que es cómo están las igle­sias inter­vi­nien­do, no solo la cató­li­ca tra­di­cio­nal, que lle­gó a que­mar miles de muje­res, recor­dar eso, que la igle­sia cató­li­ca tie­ne en su haber crí­mi­nes masi­vos a las muje­res, ade­más están impul­san­do men­ti­ras, como si las muje­res, por­que exis­ta la ley, fue­ran obli­ga­das a abor­tar, no enten­dién­do­lo como un dere­cho a deci­dir. ¿Cómo se pue­de tra­ba­jar con­tra este fla­ge­lo que son las iglesias?

-Noso­tras lo tra­ba­ja­mos des­de las redes, des­de la calle y des­de los terri­to­rios con mucha for­ma­ción y con mucha infor­ma­ción, sim­pli­fi­can­do men­sa­jes, hace­mos rega­zo don­de expo­ne­mos los argu­men­tos. Esta­mos todo el tiem­po gene­ran­do mate­rial acce­si­ble, que sea cla­ro, que sea llano y que per­mi­ta que todas entien­dan por qué esta­mos luchan­do. Les fas­ti­dia­mos con nues­tros argu­men­tos cla­ra­men­te, reac­cio­nan y plan­tean inclu­so enfren­ta­mien­tos calle­je­ros, esce­na­rios de escra­ches, dipu­tadxs y sena­do­res han dicho y denun­cia­do ame­na­zas y escra­ches a fami­lia­res, inclu­so en la vota­ción de dipu­tadxs, uno se abs­tu­vo por la ame­na­za que reci­bió su hijo.

-Sí, por­que la dere­cha sue­le ser vio­len­ta, esta­mos acos­tum­bra­das a la vio­len­cia de la dere­cha. Hay otro tema que no esta­ba en el pro­yec­to de la Cam­pa­ña y que impul­só el Eje­cu­ti­vo que es la obje­ción de con­cien­cia. Recor­dar que en Boli­via en 2014 cuan­do implan­tan las tres cau­sa­les para el abor­to , vio­la­ción, daño para la madre y para las niñas, la obje­ción de con­cien­cia cau­só muchos pro­ble­mas para lue­go poner en prác­ti­ca el abor­to. ¿Qué se pue­de hacer al res­pec­to, cómo se va a trabajar?

-Nues­tro pro­yec­to no incluía la obje­ción de con­cien­cia. Noso­tras cree­mos que los pro­fe­sio­na­les que obje­tan con­cien­cia son un obs­tácu­lo para garan­ti­zar el dere­cho y no ten­drían que dedi­car­se a inte­rrup­cio­nes de emba­ra­zo o cues­tio­nes de nues­tro cuer­po ges­tan­te. Enton­ces, la reali­dad es que lo que sabe­mos por dere­cho com­pa­ra­do, por ejem­plo, en Boli­via, en Uru­guay y en Ita­lia, es que la obje­ción de con­cien­cia es un obs­tácu­lo para acce­der al dere­cho. Sea ins­ti­tu­cio­nal o indi­vi­dual, por qué alguien que se expo­ne a un dere­cho tie­ne que escu­char que alguien no se lo quie­re garan­ti­zar. Segu­ra­men­te la des­in­for­me y no la deri­ve en tiem­po y for­ma como se necesita. 

Noso­tras sabe­mos que será pro­ble­ma, ya sabía­mos los lími­tes de la dis­cu­sión que tene­mos en la for­ma que se vota esto en demo­cra­cia. Noso­tras sabía­mos que no íba­mos a ser par­te de la vota­ción, ni que íba­mos a cons­truir dic­ta­men y que era una posi­bi­li­dad que este arti­cu­la­do se inclu­ye­ra para dar dic­ta­men finalmente. 

Lo que noso­tras sabe­mos es que tene­mos una bata­lla pos­te­rior a que se con­vier­ta en ley y que es la regu­la­ción de la ley y su imple­men­ta­ción don­de vamos a tener muchos pun­tos y comas para que no se con­vier­ta en un pro­ble­ma de acce­so, sobre todo en pro­vin­cias del nor­te, Noroes­te y Nor­des­te, don­de van a estar los mayo­res obs­tácu­los, como ya los tie­nen para el acce­so a la ESI (Edu­ca­ción Sexual Integral).

-Noso­tras sabe­mos que el hecho de que el esta­do, el eje­cu­ti­vo, inclu­so si se lle­ga a apro­bar la ley, no garan­ti­za el acce­so al abor­to, no solo por la obje­ción de cons­cien­cia sino por otros muchos pun­tos que hay muchí­si­ma per­so­ne­ría, si se pue­de decir asi, de salud que están en des­acuer­do, que no le gus­ta, que van a poner tra­bas. Esto va a ser igual que la edu­ca­ción sexual y que no se imple­men­tó, hay ley y no se apli­ca masi­va­men­te, por­que una cosa es el esta­do y sus leyes y otra cosa es poner­la en prác­ti­ca en la socie­dad y en los territorios.

-Para que la ley se cum­pla vamos a tener que estar detrás. Está pasan­do con la ESI y pasa­rá con el abor­to. La ESI tie­ne esca­sa imple­men­ta­ción a lo lar­go y ancho del país y es un gran tra­ba­jo que vamos a tener que dar noso­tras. No es que el 30 de diciem­bre se ter­mi­na la Cam­pa­ña. Vamos a seguir en cam­pa­ña por la imple­men­ta­ción en el país y en cada nivel de acce­so a la salud, será un gran trabajo.

– Otra de las limi­ta­cio­nes que tie­ne este pro­yec­to del eje­cu­ti­vo es que limi­ta la auto­no­mía de las niñas entre 13 y 17 años, eso es un palo en la rue­da que le han puesto.

-Ese pun­to pen­sa­mos que es pelea­ble, por­que el códi­go civil no limi­ta la auto­no­mía, enton­ces con un ampa­ro se pue­de supe­rar y pelear. Ese es más fácil por­que tene­mos un códi­go civil que habi­li­ta la discusión. 

-Hay otros aspec­tos que des­de la Cam­pa­ña ven que en la nue­va ley del Eje­cu­ti­vo pue­dan tener pro­ble­mas.
-Noso­tras había­mos mar­ca­do dife­ren­cias con nues­tro pro­yec­to que se garan­ti­ce en 5 días la prác­ti­ca, y el pro­yec­to del Eje­cu­ti­vo, habla de 10 días. Pero bueno, enten­de­mos que tie­ne que ver con las posi­bi­li­da­des de algu­nas ciu­da­des y pro­fe­sio­na­les en pue­blos más chi­cos. Esta­ría­mos acep­tan­do eso.

-Aho­ra lo que nos que­da a todos los medios alter­na­ti­vos y las orga­ni­za­cio­nes socia­les es apo­yar con una cam­pa­ña de infor­ma­ción coti­dia­na, ¿ese sería el objetivo?

-Nues­tro lla­ma­mien­to es a la calle y no sólo en Bue­nos Aires y en las gran­des ciu­da­des del país, sino en todas par­tes esta­mos hacien­do lla­ma­mien­tos trans­fron­te­ri­zos. Nece­si­ta­mos la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal nue­va­men­te y por el otro lado, es la cam­pa­ña infor­ma­ti­va, sea con car­te­les, sea con afi­ches, como se pue­da argu­men­tar. Es un con­tex­to espe­cial el de la pan­de­mia por­que antes nos encon­trá­ba­mos en la facul­tad, en los secun­da­rios, en los luga­res de tra­ba­jo, en los almuer­zos, podía­mos hablar en fábri­cas, podía­mos com­par­tir la dis­cu­sión de este tema. Hoy la reali­dad hace que la dis­cu­sión sea como más dis­tan­te, pero se pue­de ocu­par por todos los espa­cios posi­bles, has­ta en la cola del supermercado.

-Sí, es difí­cil con esta pan­de­mia eter­na, con tan poca vida social, pero como vos decís, hay que bus­car­le la vuelta.

-Sí, poner­le ver­de a los bal­co­nes, los patios, a lo que ten­ga­mos que ten­ga acce­so a la calle, hay muchas for­mas y mane­ras de cons­truir cli­ma y que se entien­da que esta­mos cer­ca y depen­de de noso­tras. «Sale si salís» es un poco el lema que usa­mos el 10 de diciem­bre­por­que esto se con­quis­ta con noso­tras. Será ley. 

Tras­crip­ción: Julia Mottura

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *