Vene­zue­la. Ter­mi­na otro año de ten­sas rela­cio­nes con Colombia

Por María Fer­nan­da Barre­to. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020.

Ter­mi­na un año de pro­fun­das ten­sio­nes entre Colom­bia y Vene­zue­la, por supues­to ins­ti­ga­das por los Esta­dos Uni­dos con la venia de un gobierno uri­bis­ta dis­pues­to a supe­di­tar los intere­ses de Colom­bia a los de la poten­cia del Norte.

Vene­zue­la cie­rra 2020 en ple­na resis­ten­cia popu­lar a la cri­sis eco­nó­mi­ca, des­man­te­lan­do accio­nes terro­ris­tas en su con­tra y en medio de una pan­de­mia que ha sabi­do enfren­tar has­ta con­ver­tir­se en uno de los paí­ses con menos muer­tes por covid-19 de la región y, por supues­to, con el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro en el poder.

Sin embar­go, Esta­dos Uni­dos y el sec­tor más subor­di­na­do a sus deci­sio­nes de la dere­cha vene­zo­la­na con la com­pli­ci­dad del Esta­do colom­biano insis­ten en sumar a sus ata­ques mediá­ti­cos, psi­co­ló­gi­cos, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, accio­nes mili­ta­res de tipo irre­gu­lar en la que los cuer­pos de inte­li­gen­cia de la OTAN coor­di­nan con gru­pos para­mi­li­ta­res colom­bia­nos, con­tra­tis­tas mili­ta­res pri­va­das —sobre todo de ori­gen esta­dou­ni­den­se— y gru­pos terro­ris­tas loca­les en los que se mez­clan jóve­nes acti­vis­tas de la dere­cha en Vene­zue­la y mili­ta­res reti­ra­dos con delin­cuen­cia común.

Si algo se pue­de decir de la situa­ción geo­po­lí­ti­ca vene­zo­la­na actual, sin temor a equi­vo­car­nos, es que en este momen­to está sien­do ase­dia­da como nin­gún otro país de la región, aun­que le sigan en la lis­ta de víc­ti­mas de este accio­nar impe­ria­lis­ta Cuba y Nica­ra­gua, más los pue­blos del res­to de los paí­ses del con­ti­nen­te con gobier­nos subordinados.

A pesar de los múl­ti­ples ata­ques a la eco­no­mía vene­zo­la­na, entre ellas las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les para que­brar la capa­ci­dad de impor­ta­ción y expor­ta­ción de Vene­zue­la, legi­ti­mar ante la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal el robo de acti­vos vene­zo­la­nos e incre­men­tar el poder del dólar en la eco­no­mía nacio­nal; el sabo­ta­je direc­to a los ser­vi­cios públi­cos y accio­nes terro­ris­tas con­tra ins­ta­la­cio­nes pro­duc­ti­vas, todo esto con un gran impac­to direc­to en las corre­la­cio­nes de fuer­zas socia­les, que pue­de medir­se más en el cre­ci­mien­to de la des­po­li­ti­za­ción y la apa­tía por sobre el apo­yo popu­lar a sus acto­res loca­les; y aún con­tan­do con los equi­pos de cien­cias socia­les al ser­vi­cio del Pen­tá­gono, múl­ti­ples apa­ra­tos de inte­li­gen­cia de la OTAN ope­ran­do en el terreno, la expe­rien­cia en gue­rra irre­gu­lar de las fuer­zas mili­ta­res colom­bia­nas y sus gru­pos para­mi­li­ta­res, el accio­nar de sus con­tra­tis­tas mili­ta­res pri­va­das des­de Colom­bia, y con el gobierno uri­bis­ta dis­pues­to a todo por cum­plir sus órde­nes, Esta­dos Uni­dos no ha logra­do tor­cer a su favor la reali­dad vene­zo­la­na y se ha atra­pa­do a sí mis­mo en sus pro­pias men­ti­ras de gobier­nos y emba­ja­das virtuales.

Su fra­ca­sa­do «pro­yec­to Guai­dó», que ya venía en un decli­ve sos­te­ni­do, lle­ga a su fin con la toma de pose­sión de la nue­va Asam­blea Nacio­nal el 5 de enero de 2021, cuan­do ya no osten­ta­rá ni siquie­ra el car­go de dipu­tado (suplen­te). Es decir, Esta­dos Uni­dos ha fra­ca­sa­do rotun­da­men­te en su inten­to de cam­biar las corre­la­cio­nes polí­ti­cas direc­ta­men­te a su favor y en sus accio­nes militares.

Empe­ro, los lla­ma­dos a la des­es­ta­bi­li­za­ción con­ti­núan y en cual­quier momen­to es de espe­rar­se que retor­nen las accio­nes terro­ris­tas de con­trol terri­to­rial cono­ci­das como «gua­rim­bas», que con­ti­núen inten­tan­do gol­pes de Esta­do, ope­ra­cio­nes tipo coman­do, y pro­cu­ran­do esta­ble­cer zonas de con­trol terri­to­rial del para­mi­li­ta­ris­mo colom­biano y ban­das terro­ris­tas loca­les en Venezuela.

Obvia­men­te tam­bién es pre­vi­si­ble que con­ti­núen los aten­ta­dos con­tra las ins­ta­la­cio­nes pro­duc­ti­vas del país, los robos y, por supues­to, con­ti­núa sobre la mesa la pro­mo­ción de un con­flic­to entre Colom­bia y Vene­zue­la como ins­tru­men­to de una gue­rra impe­ria­lis­ta de apro­xi­ma­ción indi­rec­ta, cosa que afor­tu­na­da­men­te ha encon­tra­do, has­ta el momen­to, mucha opo­si­ción en la opi­nión públi­ca, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, par­ti­dos de izquier­da y cen­tro izquier­da, e inclu­so en algu­nos sec­to­res empre­sa­ria­les y polí­ti­cos de la dere­cha colombiana.

En suma, Vene­zue­la está a pun­to de ter­mi­nar el año 2020 en paz para for­tu­na del pue­blo y para des­en­can­to de quie­nes han hecho todo lo posi­ble por con­du­cir­la a la guerra.

Colom­bia, por su par­te, cie­rra el año 2020 con un con­flic­to social y arma­do sin resol­ver y que, por el con­tra­rio, se encuen­tra en uno de los peo­res años de esta déca­da. El balan­ce de las muer­tes lo deja cla­ro: Colom­bia es un país en gue­rra en el que entre el 1° de enero y el 14 de diciem­bre de este año se han regis­tra­do 84 masa­cres; has­ta esa mis­ma fecha habían sido ase­si­na­dos 292 líde­res y lide­re­sas socia­les en los terri­to­rios, 12 per­so­nas por ser sus fami­lia­res y 60 excom­ba­tien­tes de las FARC-EP fir­man­tes del acuer­do de paz; y el 2020 aún no termina.

Esta cifra no inclu­ye muer­tes en com­ba­te ni tan­tas otras víc­ti­mas del con­flic­to, como las ase­si­na­das por la repre­sión del Esta­do a la pro­tes­ta social, por ejem­plo. En pro­me­dio se ase­si­nan tres líde­res y lide­re­sas socia­les cada dos días, y se come­te un pro­me­dio de dos masa­cres sema­na­les, todo esto con pre­su­mi­ble com­pli­ci­dad del gobierno y que, por muchos ele­men­tos en los que nos hemos aden­tra­do en otros aná­li­sis, con­fi­gu­ra un geno­ci­dio en mar­cha, que inclu­ye el etno­ci­dio de las comu­ni­da­des indí­ge­nas y negras de Colom­bia y fomen­ta la vio­len­cia de géne­ro, por­que tam­bién hay que men­cio­nar que han aumen­ta­do las denun­cias de abu­so sexual a muje­res, sobre todo niñas y ado­les­cen­tes, por par­te de la fuer­za públi­ca colombiana.

El aumen­to de las masa­cres en Colom­bia oca­sio­nó una pro­tes­ta masi­va en con­tra de este tipo de ase­si­na­to, en Bogo­tá, el 21 de agos­to de 2020 (Foto: Lui­sa Gon­zá­lez, Reuters)

Este terri­ble balan­ce no inclu­ye, tam­po­co, las per­so­nas muer­tas por des­nu­tri­ción, fal­ta de agua pota­ble o por no tener acce­so al sis­te­ma de salud, todos estos fac­to­res que con­for­man cau­sa de ese mis­mo conflicto.

Lo que sí se pue­de agre­gar es que es uno de los paí­ses con más muer­tes por covid-19 en la región (39 mil 195) para el 15 de diciem­bre, y eso, como ya se sabe, tam­bién tie­ne que ver con los altos nive­les de exclu­sión social que posee.

Colom­bia es la peor de la región (qui­zás segui­da de Hai­tí) y una de las peo­res del mun­do en este últi­mo apar­ta­do, aun­que no encien­da alar­mas de los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les ni obten­ga la con­de­na que ame­ri­ta de la opi­nión públi­ca mun­dial. Dolo­ro­so silen­cio que aca­ba por ser corresponsable.

El con­flic­to arma­do no cesa, la dele­ga­ción de paz del ELN con­ti­núa vara­da en La Haba­na sin inter­lo­cu­ción con el gobierno uri­bis­ta, y mien­tras tan­to la orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra con­ti­núa acti­va en el país, qui­zás inclu­so en crecimiento.

La segun­da Mar­que­ta­lia, y otros sec­to­res de las ex FARC-EP con­ti­núan tam­bién activos.

Por supues­to, tam­bién con­ti­núan ope­ran­do el EPL y un sin­fín de gru­pos paramilitares.

En resu­men, aun­que la inten­si­dad del com­ba­te haya dis­mi­nui­do en algu­nas regio­nes, Colom­bia es hoy como hace diez años: un país en guerra.

En diciem­bre de 2019, Trump lan­zó su ini­cia­ti­va «Amé­ri­ca Cre­ce«, cuyo nom­bre ori­gi­nal en inglés es «Growth in the Ame­ri­cas», lo que lite­ral­men­te tra­du­ce como «Cre­ci­mien­to en las Amé­ri­cas». En agos­to pasa­do se anun­ció la expre­sión bila­te­ral de este plan, bajo el nom­bre de «Colom­bia Cre­ce», con la pre­sen­cia de tres altos fun­cio­na­rios del gobierno de la Casa Blan­ca, quie­nes bau­ti­za­ron a esta ini­cia­ti­va como un «Nue­vo Plan Colombia».

Duque hizo énfa­sis en que los ejes del «Nue­vo Plan Colom­bia» serán la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, la con­tra­in­sur­gen­cia y, como era de espe­rar­se, insis­tió en las accio­nes con­tra Venezuela.

La ubi­ca­ción de Colom­bia en el mapa es geo­es­tra­té­gi­ca, posee cos­ta de los océa­nos Atlán­ti­co y Pací­fi­co, une la región meso­ame­ri­ca­na con el sur, es la entra­da al Ama­zo­nas y com­par­te 2 mil 219 kiló­me­tros de fron­te­ra con Vene­zue­la, obje­ti­vo prio­ri­ta­rio para Washington.

En terri­to­rio colom­biano se entre­nan fuer­zas mili­ta­res y poli­cia­les de otros paí­ses, se desa­rro­llan doc­tri­nas y manua­les, se pla­ni­fi­ca y has­ta se lan­zan ope­ra­cio­nes mili­ta­res inter­na­cio­na­les, como la «Ope­ra­ción Gedeón» en la que un gru­po de vene­zo­la­nos diri­gi­dos por dos mer­ce­na­rios esta­dou­ni­den­ses de la empre­sa Sil­ver­Corp se entre­na­ron y a prin­ci­pios de mayo de este año par­tie­ron en lan­cha des­de las cos­tas colom­bia­nas para ingre­sar clan­des­ti­na­men­te a Vene­zue­la, don­de fue­ron cap­tu­ra­dos por la acción con­jun­ta de la Mili­cia y la Poli­cía Nacio­nal Boli­va­ria­na jun­to a sec­to­res del Poder Popular.

Cin­co meses des­pués se detu­vo a un ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se que pro­ve­nía de la Gua­ji­ra colom­bia­na y con­ta­ba con el apo­yo de cons­pi­ra­do­res vene­zo­la­nos con la infor­ma­ción y las armas nece­sa­rias para eje­cu­tar un sabo­ta­je a las ins­ta­la­cio­nes de la refi­ne­ría de Amuay. Lue­go de un mes se cap­tu­ra a otro mer­ce­na­rio esta­dou­ni­den­se y el pre­si­den­te Madu­ro afir­mó que «Iván Duque y Álva­ro Uri­be Vélez están detrás de este ata­que, jun­to a los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia de Esta­dos Unidos».

El uri­bis­mo está en su peor momen­to, inclu­so las gran­des encues­ta­do­ras así lo seña­lan. El pue­blo colom­biano se ha man­te­ni­do resis­tien­do en las zonas rura­les, enfren­tan­do un geno­ci­dio con­tra sus líde­res y lide­re­sas y ha vuel­to a pro­tes­tar en las calles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des a pesar de las medi­das de aislamiento.

En sep­tiem­bre, un levan­ta­mien­to popu­lar con­tra la bru­ta­li­dad poli­cial que solo encon­tró más repre­sión como res­pues­ta cau­só la más gran­de masa­cre ocu­rri­da en Bogo­tá en este siglo. Lue­go, la Min­ga indí­ge­na que par­tió del suroc­ci­den­te lle­gó has­ta la capi­tal con­ver­ti­da en la Min­ga indí­ge­na y popu­lar nacio­nal, y fue reci­bi­da por una gran mul­ti­tud. Para ter­mi­nar el año se cele­bró el pri­mer ani­ver­sa­rio del paro nacio­nal de noviem­bre de 2019 y, en suma en este 2020, el pue­blo colom­biano con­ti­nuó resis­tien­do a la oli­gar­quía más vio­len­ta del con­ti­nen­te y la paz sigue lejana.

Sin embar­go, Iván Duque con­ti­núa cen­tran­do su polí­ti­ca en ata­car a Vene­zue­la y res­pal­dar a la opo­si­ción vene­zo­la­na más vio­len­ta, enca­be­za­da por Leo­pol­do López y subor­di­nan­do los intere­ses de Colom­bia a los de Esta­dos Uni­dos, man­te­nien­do a Colom­bia como cabe­za de pla­ya de las agre­sio­nes con­tra Venezuela.

Duque con­ti­núa dan­do prio­ri­dad a una supues­ta lucha por la «libe­ra­ción de Vene­zue­la», ame­na­za con la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, reci­be a Leo­pol­do López, lo invi­ta a su pro­gra­ma, le per­mi­te reco­rrer la fron­te­ra y rea­li­zar una serie de actos para hacer pro­pa­gan­da sobre la lla­ma­da con­sul­ta de Guai­dó y, por supues­to, López no podía dejar de reu­nir­se con el patrón del ubé­rri­mo que pre­ten­de creer que Colom­bia ente­ra es su fin­ca, Álva­ro Uri­be Vélez, y con la Alcal­de­sa de Bogotá.

Álva­ro Uri­be Vélez jun­to a Leo­pol­do López en Colom­bia (Foto: Archivo)

En medio de la ten­sión geo­po­lí­ti­ca mun­dial, Esta­dos Uni­dos es un actor deci­si­vo en las ten­sio­nes entre Colom­bia y Vene­zue­la y sabe que está per­dien­do su hege­mo­nía polí­ti­ca mun­dial, pro­duc­to de la apa­ri­ción de nue­vas poten­cias polí­ti­cas, pero tam­bién eco­nó­mi­cas y mili­ta­res que poco a poco irán minan­do el poder abso­lu­to que osten­ta­ba des­de fina­les de la déca­da de los 80 y prin­ci­pios de los 90, cuan­do ter­mi­nó la lla­ma­da Gue­rra Fría.

Esa hege­mo­nía que hizo al mun­do uni­po­lar segu­ra­men­te cam­bia­rá, inclu­so antes de que pier­da su pri­ma­cía eco­nó­mi­ca y mili­tar. Es por ello que ha relan­za­do su Doc­tri­na Mon­roe y, si bien los gobier­nos de Vene­zue­la, Cuba y Nica­ra­gua se le resis­ten, solo la pri­me­ra cuen­ta con los recur­sos eco­nó­mi­cos y la posi­ción geo­es­tra­té­gi­ca que la ele­va al ran­go de prio­ri­dad para sus planes.

Vene­zue­la, por su par­te, ha sabi­do jugar en el table­ro mun­dial y ha movi­do la corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­na­les a favor de esa resistencia.

En ese con­tex­to, el pasa­do 27 de mayo, arri­bó una nue­va bri­ga­da nor­te­ame­ri­ca­na de Asis­ten­cia de Fuer­za de Segu­ri­dad (SFAB, por sus siglas en inglés), que lle­ga­ría a Colom­bia para supues­ta­men­te ayu­dar en la lucha anti­nar­có­ti­cos. Por lo que este año ha aumen­ta­do la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en el terri­to­rio colombiano.

El gobierno colom­biano, tan­to el actual como los ante­rio­res, ha logra­do siem­pre eva­dir cual­quier con­trol polí­ti­co sobre esta pre­sen­cia, y el ingre­so a la OTAN como pri­mer socio glo­bal de Amé­ri­ca Lati­na solo agra­va la subor­di­na­ción de la tro­pa colom­bia­na a los pla­nes impe­ria­lis­tas en la región. Fuer­zas Mili­ta­res, por cier­to, que se encuen­tra actual­men­te muy divi­di­das en torno a los nego­cios, las visio­nes sobre la gue­rra y su papel en la geo­po­lí­ti­ca imperialista.

El recien­te triun­fo de Biden pue­de sig­ni­fi­car un cam­bio de dis­cur­so des­de la Casa Blan­ca sobre estas rela­cio­nes bina­cio­na­les, inclu­so pue­de lle­gar a fre­nar la has­ta aho­ra cla­ra inten­ción de gene­rar un con­flic­to arma­do fra­tri­ci­da entre ambas nacio­nes fron­te­ri­zas, pro­cu­rar la reto­ma de los acuer­dos de paz fir­ma­dos entre el Esta­do colom­biano y las FARC-EP, inclu­so obli­gar a una reva­lo­ra­ción del gobierno uri­bis­ta sobre la nece­si­dad de reto­mar el diá­lo­go con el ELN, pero gros­so modo su estra­te­gia inter­na­cio­nal no cam­bia. Con­ti­nua­rá tra­tan­do de con­so­li­dar su hege­mo­nía sobre la región, avan­zan­do en la con­so­li­da­ción de Colom­bia como su encla­ve y, por supues­to, tra­tan­do de recon­quis­tar Venezuela.

En resu­men, lue­go de este año de ten­sio­nes, nos espe­ra un 2021 de lucha por nues­tra sobe­ra­nía vene­zo­la­na, por la unión de nues­tros pue­blos y por la defen­sa de nues­tro sagra­do dere­cho de vivir en paz.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *