Pue­blos Ori­gi­na­rios. Comu­ni­da­des indí­ge­nas, sin tie­rra, sin agua

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020. 

Ni la pan­de­mia, ni la actual sequía jus­ti­fi­can la his­tó­ri­ca fal­ta de agua en los Depar­ta­men­tos Ata­mis­qui y par­te de Lore­to en la Pro­vin­cia de San­tia­go del Este­ro, hábi­tat de comu­ni­da­des indí­ge­nas y cam­pe­si­nas. 

Han trans­cu­rri­do muchos años, déca­das, muchos gobier­nos (las últi­mas obras de infra­es­truc­tu­ra hídri­ca datan de la déca­da del 70 del pasa­do siglo), y estos empo­bre­ci­dos e his­tó­ri­co Depar­ta­men­tos de San­tia­go del Este­ro sigue sufrien­do la fal­ta de agua. 

Cien­tos de fami­lias indí­ge­nas per­te­ne­cien­tes al pue­blo dia­gui­ta cacano y otras cam­pe­si­nas ‑el 70% de la pobla­ción, sola­men­te en el Depar­ta­men­to Ata­mis­qui, según Cen­so 2010‑, que se encuen­tran ubi­ca­das en las loca­li­da­des y para­jes de Codo, Toro Uman, Villa Ata­mis­qui rural, Mochi­mo, San Dio­ni­sio, El Dora­do, Sim­bol Pam­pa, Tulúm Tulúm, Pues­to de Rosa­rio, Anco­cha, Yacu Chi­ri, Los Peral­ta, Los Tolo­za, Toto­ra, Molla­res, Pues­to de Díaz –Dpto. Ata­mis­qui- y; San­ta Rosa, Ayun­cha, Tío Pozo, Taca­nas, La Revan­cha, Dien­te del Ara­do, Esqui­na Pozo, Tus­ca Pal­ta –Dpto. Lore­to-; entro otros, se encuen­tran afec­ta­dos por esta problemática. 

Esca­sa y de mala cali­dad para el uso y con­su­mo humano, cau­sa de mor­tan­dad cícli­ca de ani­ma­les e insu­fi­cien­te para garan­ti­zar la pro­duc­ción míni­ma de ali­men­tos que per­mi­ta la sub­sis­ten­cia de hoga­res cam­pe­si­nos e indí­ge­nas, la mayo­ría de ellos en situa­ción de pobre­za y un ele­va­do por­cen­ta­je de indi­gen­cia. Esta gra­ve pro­ble­má­ti­ca se refle­ja tam­bién en la salud de la pobla­ción, espe­cial­men­te niñas, niños y ancianos. 

Hoy la sequía (un fenó­meno natu­ral que carac­te­ri­za un eco­sis­te­ma semi­ári­do y salino) y las difi­cul­ta­des que gene­ró en gene­ral la pan­de­mia, agra­van este cua­dro, pero no lo jus­ti­fi­can. La expli­ca­ción está en el aban­dono de una cre­cien­te pobla­ción rural y rurur­ba­na por par­te de las polí­ti­cas públi­cas y, en el peor de los casos, en el mal mane­jo polí­ti­co de las mismas. 

Año tras año las comu­ni­da­des indí­ge­nas del pue­blo dia­gui­ta cacano han rea­li­za­do pre­sen­ta­cio­nes y pedi­dos for­ma­les, la úni­ca res­pues­ta dada has­ta el momen­to fue en el año 2013 cuan­do la Admi­nis­tra­ción Pro­vin­cial de Recur­sos Hídri­cos des­en­la­mó el canal Burro Pozo – Puer­ta Gran­de (una tarea de “man­te­ni­mien­to” que no vol­vió a repe­tir­se en los últi­mos sie­te años) y reacon­di­cio­nó el canal que lle­va agua a la comu­ni­dad de Anco­cha, hoy sin agua. Más allá de esto, las res­pues­tas son los camio­nes con agua, sin con­ti­nui­dad en el ser­vi­cio, esca­sos, que no logran satis­fa­cer la nece­si­dad de agua de todas las fami­lias. Cuan­do los camio­nes son envia­dos por las comu­nas loca­les se exi­ge, en algu­nos casos, el pago del con­su­mo de com­bus­ti­ble de los camio­nes, a un pre­cio exce­si­va­men­te sobre­va­lua­do y total­men­te inac­ce­si­ble para fami­lias en situa­cio­nes de indi­gen­cia; en otros casos, la exi­gen­cia que deben cum­plir para obte­ner agua es hacer un cam­bio de domi­ci­lio en su DNI, fijan­do uno fal­so, el de la comu­na que les pres­ta el ser­vi­cio, engro­san­do ésta su cau­dal electoral. 

Esta situa­ción, gra­ve en sí mis­ma, se pro­fun­di­za con el mal desem­pe­ño de fun­cio­na­rios de Recur­sos Hídri­cos que ope­ran en la región, quie­nes por negli­gen­cia mani­fies­ta o sim­ple abu­so de auto­ri­dad, son pro­mo­to­res de con­flic­tos entre comu­ni­da­des veci­nas o entre veci­nos de una mis­ma comu­ni­dad al momen­to de “orga­ni­zar” la dis­tri­bu­ción de una pobre corrien­te de agua que corre con difi­cul­ta­des por una zan­ja, mal lla­ma­da canal, en con­di­cio­nes de abandono. 

En este con­tex­to de pan­de­mia, cuan­do varias fami­lias de una comu­ni­dad indí­ge­na tuvie­ron que some­ter­se al ais­la­mien­to obli­ga­to­rio por casos de covid, se recu­rrió a la denun­cia públi­ca ya que el ries­go de vida se agra­va­ba por efec­to de la des­hi­dra­ta­ción cau­sa­da por vómi­tos y dia­rreas, sin con­tar con agua; lue­go de varios días de pedi­dos la comu­na de Villa Ata­mis­qui envió un (1) camión cis­ter­na, con agua de dudo­sa pota­bi­li­dad. No es de extra­ñar ya que fue este mis­mo inten­den­te quien años atrás le sugi­rió a la mis­ma comu­ni­dad que “retor­nen a su for­ma ances­tral” de obten­ción de agua cuan­do éstos le recla­ma­ron que el agua que les esta­ban dan­do, y por la cual paga­ban, esta­ba en mal estado. 

Des­de la Admi­nis­tra­ción Pro­vin­cial de Recur­sos Hídri­cos se pro­po­ne como “solu­ción defi­ni­ti­va” el pro­yec­to de entu­ba­mien­to del Canal del Alto, dejan­do “gri­fos” insu­fi­cien­tes en su tra­yec­to. Los argu­men­tos son ase­gu­rar que esta lle­gue has­ta la ciu­dad de Los Tela­res en el depar­ta­men­to Sala­vi­na y que no se “pier­da” en el camino. En reali­dad, lo que se bus­ca ase­gu­rar es que el agua lle­gue, pri­me­ro, a los cam­pos de empre­sa­rios ubi­ca­dos en el cita­do depar­ta­men­to y, res­pec­to a que “no se pier­da” sig­ni­fi­ca que no sea uti­li­za­da por las comu­ni­da­des indí­ge­nas, y toda la fau­na del bos­que nati­vo El Alto, úni­co cor­dón bos­co­so en el semi­ári­do salino. 

La Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das reco­no­ció explí­ci­ta­men­te el dere­cho humano al agua y al sanea­mien­to, reafir­man­do que un agua pota­ble lim­pia y el sanea­mien­to son esen­cia­les para la rea­li­za­ción de todos los dere­chos huma­nos. En el mis­mo sen­ti­do, el Comi­té de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les esta­ble­ce que «El dere­cho humano al agua es indis­pen­sa­ble para una vida huma­na dig­na». Tam­bién defi­ne el dere­cho al agua como el dere­cho de cada uno a dis­po­ner de agua sufi­cien­te, salu­da­ble, acep­ta­ble, físi­ca­men­te acce­si­ble y ase­qui­ble para su uso per­so­nal y doméstico. 

El acce­so al agua es un dere­cho inalie­na­ble cuya nega­ción o res­tric­ción impi­de el pleno ejer­ci­cio de otros dere­chos fun­da­men­ta­les, como el dere­cho a la vida, el dere­cho a la salud. Sin agua las comu­ni­da­des indí­ge­nas sufren la nega­ción del dere­cho al tra­ba­jo, a pro­du­cir sus alimentos. 

Hoy exi­gi­mos al actual gobierno una solu­ción ver­da­de­ra a esta pro­ble­má­ti­ca, res­pe­tan­do la con­sul­ta pre­via, libre e infor­ma­da a las comu­ni­da­des, ya que los cana­les atra­vie­san los terri­to­rios de las mismas. 

  • Por el Dere­cho al Agua 
  • Por el Dere­cho a la Salud y al Trabajo 
  • Por el Dere­cho a una Vida Digna 
  • Por el Dere­cho a ser par­te de la Naturaleza 
  • Por el Dere­cho a la Vida 

Unión Soli­da­ria de Comu­ni­da­des (USC) 

Del Pue­blo Dia­gui­ta Cacano 

Rei­nal­do Ledes­ma. Puri­dor, Sec. Gral. de la USC 

Móni­ca Pal­fe­rro. Puridor 

Rubén Pérez. Atu­niy­ku Ayllu de Ancochal 

Wal­ter Torres. Atu­niy­ku Ayllu Cacán Ash­pa Súmaj 

Mari­bel Mora­les. Atu­niy­ku Ayllu Yacu Chiri 

Pablo Ore­lla­na. Atu­niy­ku Ayllu Taa Ayllus Kuska 

Rómu­lo Gómez. Atu­niy­ku Ayllu Ash­pa Nockayshpa 

Eduar­do Tolo­za. Atu­niy­ku Ayllu de San Dionisio 

Elpi­dio Legui­za­món. Atu­niy­ku Ayllu Cacán de Mochimo 

Ramo­na Pajón. Atu­niy­ku Ayllu Atamisqui 

Auto­ri­da­des tra­di­cio­na­les Ayllu Cacán Turas Kayku 

Cris­ti­na Acu­ña. Con­se­je­ra Ayllu Tulúm Tulúmmanta 

Alber­to Acos­ta. Con­se­je­ro Ayllu Taa Ayllus Kuska 

Lucía Peral­ta. Con­se­je­ra Ayllu Cacán Ash­pa Súmaj 

Esther Gómez. Con­se­je­ra Ayllu Taa Ayllus Kuska 

Rey­nal­do Galeano. Ayllu Cacán Cora­zón de las Salinas 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *