Perú. Vie­jos y nue­vos subsidios

Jor­ge Man­co Zaco­net­ti /​Resu­menb Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020

De un Esta­do sub­si­dia­dor a uno promotor

El mode­lo reco­no­ci­do como neo­li­be­ral está en cri­sis en el Perú y el mun­do. Por ello urge más que una refor­ma una nue­va visión del rol del esta­do en la eco­no­mía y socie­dad. Urge supe­rar la rela­ción del esta­do con un mer­ca­do glo­bal y a nivel país, ante una eco­no­mía alta­men­te con­cen­tra­da como lo están la pro­duc­ción y la propiedad.

No exis­te en nin­gu­na cons­ti­tu­ción polí­ti­ca en el mun­do que expre­sa­men­te reco­noz­ca un rol sub­si­dia­rio del esta­do, en el sen­ti­do que sola­men­te pue­da inter­ve­nir allí don­de no resul­te atrac­ti­vo ni sea ren­ta­ble para el capi­tal privado.

En un país como el Perú de ingre­sos medios, con una gra­ve des­igual­dad en los ingre­sos, con un sub­em­pleo que supera el 70 % de la Pobla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Acti­va (PEA), y cre­cien­tes nece­si­da­des insa­tis­fe­chas en la salud, edu­ca­ción, salud, segu­ri­dad ciu­da­da­na, segu­ri­dad social, conec­ti­vi­dad geo­grá­fi­ca entre otros con­si­de­ran­dos. No se pue­de asu­mir que el esta­do ten­ga un rol sub­si­dia­rio en la economía.

Los últi­mos movi­mien­tos socia­les nos aler­tan del ago­ta­mien­to del mode­lo eco­nó­mi­co y social ins­tau­ra­do des­de los años noven­ta del siglo pasa­do, que secre­ta mayor des­igual­dad social, corrup­ción, a pesar de un rela­ti­vo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y dis­mi­nu­ción rela­ti­va de la pobreza.

Haber teni­do un cre­ci­mien­to indu­ci­do por la bonan­za exter­na de los pre­cios de las mate­rias pri­mas como de los pro­duc­tos mine­ros y agro­in­dus­tria­les en el perío­do 20012020 no garan­ti­zan la pros­pe­ri­dad ni el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do en “regí­me­nes extrac­ti­vis­tas” como dirían Ace­mo­glu y Robin­son en su libro ¿Por qué fra­ca­san los países? 

Así, cabría inte­rro­gar­se ¿Cuán­tos perua­nos han regre­sa­do a la pobre­za social como pro­duc­to de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria? El Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca e Infor­má­ti­ca INEI ha recrea­do una nue­va cate­go­ría social, los social­men­te vul­ne­ra­bles. Es decir, de aque­lla pobla­ción que había deja­do la pobre­za mone­ta­ria, para vol­ver a ella en razón de la cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria del 2020. Esta­mos ante millo­nes de tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes e informales.

Si se reco­no­ce que el prin­ci­pal pro­ble­ma de la socie­dad perua­na es la fal­ta de empleo, los altos nive­les de sub­em­pleo, la inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na, la fra­gi­li­dad de los sis­te­mas públi­cos de salud y edu­ca­ción, el esta­do no pue­de seguir cum­plien­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te un rol subsidiario.

El esta­do no pue­de tener un rol sub­si­dia­rio en la eco­no­mía. Ello no sig­ni­fi­ca vol­ver a la recrea­ción de nume­ro­sas empre­sas públi­cas, como se tuvie­ron des­de los años seten­ta del perío­do revo­lu­cio­na­rio de la Fuer­za Arma­da con Velas­co Alva­ra­do (1968÷1975), las mis­mas que ter­mi­na­ron en el más obtu­so popu­lis­mo con el “mode­lo hete­ro­do­xo” de Gar­cía Pérez.

SUBSIDIOS DE AYER 

En espe­cial se debie­ra des­ta­car la tras­fe­ren­cia de rique­za des­de las empre­sas públi­cas con la fija­ción de tari­fas públi­cas para la repro­duc­ción del capi­tal pri­va­do y el pobla­dor urbano en el perío­do 1986 a 1990, con un sub­si­dio indiscriminado.

Por ejem­plo, Petro­Pe­rú por man­da­to del poder eje­cu­ti­vo tenía que ven­der un galón pro­me­dio de com­bus­ti­ble a un pre­cio de US $ 22 cen­ta­vos de dólar, cuan­do el cos­to de pro­duc­ción de un galón le sig­ni­fi­ca­ba un valor de US $ 52 cen­ta­vos de dólar. Así, por cada galón de com­bus­ti­ble ven­di­do per­día US $ 30 cen­ta­vos. De allí, las pér­di­das eco­nó­mi­cas y la des­ca­pi­ta­li­za­ción de su patri­mo­nio que fue­ron supe­ra­das con el bru­tal sin­ce­ra­mien­to de pre­cios del lla­ma­do “fujishock” de agos­to de 1990.

El con­jun­to de empre­sas públi­cas, Elec­tro­Pe­rú, Elec­tro­li­ma, Seda­pal, Cía Perua­na de Telé­fo­nos, Petro­Pe­rú entre las prin­ci­pa­les empre­sas tuvie­ron que sub­si­diar las tari­fas, con el fin de man­te­ner arti­fi­cial­men­te el lla­ma­do “mode­lo hete­ro­do­xo” del pre­si­den­te Gar­cía Pérez.

Empre­sas esta­ta­les que fue­ron pri­va­ti­za­das en su mayor par­te en la déca­da de los noven­ta del siglo pasa­do por el gobierno mafio­so de Fuji­mo­ri-Mon­te­si­nos que pen­sa­ba entro­ni­zar­se en el poder por un perío­do de 20 años. 

Así, el pro­ce­so pri­va­ti­za­dor se cons­ti­tu­yó en un pro­ce­so de trans­fe­ren­cia de rique­za des­de el esta­do hacia los gru­pos de poder y empre­sas trans­na­cio­na­les, y hoy esta­mos asu­mien­do las consecuencias.

SUBSIDIOS HOY

Exis­ten una serie de hechos y polí­ti­cas que hacen evi­den­te la fala­cia teó­ri­ca y polí­ti­ca del lla­ma­do rol sub­si­dia­rio del esta­do en la eco­no­mía como lo esta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción fuji­mo­ris­ta de 1993. 

La trans­fe­ren­cia de rique­za des­de el esta­do hacia el capi­tal pri­va­do adop­ta nue­vas moda­li­da­des que van des­de los sub­si­dios como el que rea­li­za la empre­sa eléc­tri­ca esta­tal Elec­tro­Pe­rú con la empre­sa de gene­ra­ción pri­va­da Chaglla, en el sen­ti­do que tie­ne que com­prar poten­cia y ener­gía a un pre­cio mayor en rela­ción a la mis­ma dota­ción de ener­gía que tie­ne que ven­der la eléc­tri­ca estatal.

Es decir, des­de setiem­bre del 2016 por man­da­to del esta­do vía Proin­ver­sión, Elec­tro­Pe­rú com­pra a Chaglla poten­cia y ener­gía a un pre­cio alto y tie­ne que ven­der esa mis­ma dota­ción de ener­gía y poten­cia a un pre­cio menor. 

Es decir, en cada año, Elec­tro­Pe­rú deja de per­ci­bir ingre­sos y bene­fi­cios por un con­tra­to per­ver­so. Una con­se­cuen­cia de ello es la afec­ta­ción de las pen­sio­nes a los miles jubi­la­dos de 19990 y 20530 que per­ci­ben un bono en julio y diciem­bre a cuen­ta de las uti­li­da­des de ElectroPerú.

En el mis­mo sen­ti­do, sería desea­ble por trans­pa­ren­cia, decla­rar el sub­si­dio que paga­mos todos los con­su­mi­do­res eléc­tri­cos a tra­vés de nues­tros reci­bos para garan­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad de una serie de pro­yec­tos pri­va­dos en el sec­tor eléc­tri­co de generación.

Para hacer posi­ble la mayor poten­cia de gene­ra­ción eléc­tri­ca de las ener­gías no con­ven­cio­na­les, el nodo ener­gé­ti­co del sur, pro­yec­tos de gene­ra­ción hídri­ca, todos los con­su­mi­do­res paga­mos una suma men­sual en nues­tros reci­bos que tota­li­zan millo­nes de soles. Todo ello en nom­bre de una supues­ta eco­no­mía de libre mer­ca­do, que cons­ti­tu­ye una ena­je­na­ción de rique­za a los consumidores.

REACTIVA CON SUBSIDIOS

La más impor­tan­te expre­sión en cuan­to sub­si­dios es el pro­gra­ma “Reac­ti­va Perú” don­de se han trans­fe­ri­do S/​60 mil millo­nes de soles, apro­xi­ma­da­men­te US $ 17 mil millo­nes de dóla­res, a las empre­sas pri­va­das, vía inter­me­dia­ción de la ban­ca pri­va­da, para oxi­ge­nar a las empre­sas en la mayor cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria que regis­tra la his­to­ria eco­nó­mi­ca y mundial.

En una inge­nie­ría finan­cie­ra el esta­do a tra­vés del Ban­co de Reser­va del Perú, Minis­te­rio de Eco­no­mía y Finan­zas, y su ente finan­cie­ro Cofi­de, trans­fie­ren S/​60 mil millo­nes al capi­tal pri­va­do, a bají­si­mas tasas de inte­rés 2% a 3% anual. Es decir, un sub­si­dio finan­cie­ro a devol­ver en 48 meses, con un res­pal­do esta­tal del 80 % si la deu­da se vuel­ve impagable.

Así, si una empre­sa se endeu­da por S/​10 millo­nes de soles y por una serie de fac­to­res incum­ple el pago del endeu­da­mien­to el esta­do asu­me. El prés­ta­mo está garan­ti­za­do por el Minis­te­rio de Eco­no­mía y Finan­zas en un 80 %. En otras pala­bras, el cré­di­to públi­co asu­me el com­pro­mi­so financiero.

Esta inter­ven­ción del esta­do en la eco­no­mía de tipo key­ne­siano recuer­da las polí­ti­cas de res­ca­te finan­cie­ro en la “gran depre­sión” de los años trein­ta del siglo pasa­do. Por tan­to, más que de rol sub­si­dia­rio el papel del esta­do es de pro­mo­tor, de sal­va­dor de las empre­sas, que les otor­ga liqui­dez bara­ta sin mayor riesgo.

En ver­dad, serían múl­ti­ples los ejem­plos que demues­tran que la inter­ven­ción del esta­do no ha sido sub­si­dia­ria. Ha teni­do un sen­ti­do cla­ro para favo­re­cer intere­ses pri­va­dos sobre todo del gran capi­tal y gru­pos de poder económico.

Por ello, el rol del esta­do en la eco­no­mía debie­ra de ser pro­mo­tor e inter­ven­tor para alcan­zar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social del país, que per­mi­ta dis­mi­nuir las gra­ves bre­chas en la des­igual­dad y pobre­za, que no los solu­cio­na las polí­ti­cas del “libre mer­ca­do” que sola­men­te exis­ten en los libros de tex­to de economía. 

El país deman­da un Pro­yec­to Nacio­nal de Desa­rro­llo, con una inter­ven­ción enér­gi­ca del esta­do en la pro­mo­ción de las inver­sio­nes públi­cas y pri­va­das, con ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas que mini­mi­cen la corrup­ción, y resol­ver con equi­dad las gra­ves y jus­tas deman­das sociales.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *