Pen­sa­mien­to crí­ti­co. “Tira­me las car­tas”: Tie­rra y vacas en la corres­pon­den­cia de la fron­te­ra entre caci­ques y mili­ta­res (1830 ‑1880)

Por Luci­la Pagliai, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de diciem­bre de 2020. 

“¿No exis­te en las voces a que pres­ta­mos oído un eco de las aho­ra enmu­de­ci­das? Si es así, hay enton­ces una cita secre­ta entre las gene­ra­cio­nes pasa­das y la nuestra.”

Wal­ter Ben­ja­min, Tesis II 

(Tesis sobre la his­to­ria y otros frag­men­tos)

.

  1. Por qué aso­mar­se a las cartas

Como prác­ti­ca y pro­duc­to de escri­tu­ra, el dis­cur­so epis­to­lar jun­to con la auto­bio­gra­fía y las memo­rias ofre­ce la mayor imbri­ca­ción entre las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les y las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas, socia­les, polí­ti­cas y cul­tu­ra­les en que flu­ye la comu­ni­ca­ción. Otro aspec­to que carac­te­ri­za a la car­ta (una escri­tu­ra de recep­ción dife­ri­da, por natu­ra­le­za y por posi­ción) es que el acto de enun­cia­ción yo, aquí, aho­ra gene­ra en el lector/​recep­tor un efec­to de pre­sen­cia y tem­po­ra­li­dad real que actua­li­za y poten­cia el efec­to prag­má­ti­co de los enunciados.

Cuan­do se tra­ta de car­tas polí­ti­cas pro­du­ci­das en situa­cio­nes sen­si­bles de gran impac­to (como la pro­ble­má­ti­ca de la fron­te­ra, pro­fu­sa­men­te abor­da­da por líneas his­to­rio­grá­fi­cas enfren­ta­das), las estra­te­gias con que se mon­ta el dis­cur­so epis­to­lar per­mi­ten aso­mar­se ‑con el máxi­mo de ver­dad que habi­li­ta la más­ca­ra- a las rique­zas y com­ple­ji­da­des de la situa­ción en que se mue­ven (mues­tran /​par­cia­li­zan /​esca­mo­tean /​ocul­tan) los diver­sos acto­res, para ope­rar sobre el opo­nen­te “otro”. 

Aun­que el mode­lo canó­ni­co de la car­ta pre­su­po­ne un úni­co des­ti­na­ta­rio (la invio­la­bi­li­dad de la corres­pon­den­cia está pro­te­gi­da por la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal), toda comu­ni­ca­ción epis­to­lar inclu­ye una mul­ti­di­rec­cio­na­li­dad poten­cial. Dadas las con­di­cio­nes y obje­ti­vos de su emi­sión y recep­ción, la mul­ti­di­rec­cio­na­li­dad es intrín­se­ca a esta corres­pon­den­cia entre caci­ques y mili­ta­res de la fron­te­ra: en ambos polos del cir­cui­to epis­to­lar han sido pro­du­ci­das para la difu­sión, el comen­ta­rio o la con­sul­ta entre jefes y pares de las tri­bus, del ejér­ci­to de línea o de la admi­nis­tra­ción civil. 

.

  1. La dispu­ta por la tie­rra en la his­to­ria de la nación.

Con las noto­rias muta­cio­nes en la vida social, cul­tu­ral, eco­nó­mi­ca y en la rela­ción con el ambien­te y los recur­sos natu­ra­les que se fue­ron pro­du­cien­do en la Argen­ti­na a lo lar­go del tiem­po, las luchas actua­les por el acce­so a la tie­rra tie­nen rai­gam­bre his­tó­ri­ca y son inse­pa­ra­bles del deve­nir de la nación. Des­de la ocu­pa­ción colo­nial has­ta años recien­tes, en las ten­sio­nes entre pode­res fác­ti­cos y subal­ter­ni­da­des, cla­ses domi­nan­tes y sec­to­res popu­la­res por el dere­cho al hábi­tat, la pro­pie­dad y el uso de la tie­rra se encuen­tran algu­nos mojo­nes que es intere­san­te vol­ver a registrar: 

  • los avan­ces tem­pra­nos sobre los domi­nios de las tri­bus pata­gó­ni­cas, la mili­ta­ri­za­ción y el corri­mien­to sos­te­ni­do de la fron­te­ra con dos cam­pa­ñas arma­das en un arco de 45 años (1833 y 1879);
  • las polí­ti­cas ofi­cia­les de radi­ca­ción de extran­je­ros para poblar el desier­to que habi­ta­ban las tri­bus en Tie­rra aden­tro y el cam­po abier­to que tran­si­ta­ban los gau­chos antes del alambrado; 
  • la entra­da de la Argen­ti­na en la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo a fines del siglo XIX y la lle­ga­da masi­va de inmi­gran­tes euro­peos, con nue­vos ingre­sos nume­ro­sos duran­te la segun­da posguerra; 
  • el pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción hacia media­dos del siglo XX acom­pa­ña­do de una fuer­te migra­ción inter­na cam­po-ciu­dad con radi­ca­ción pre­do­mi­nan­te en el conur­bano bonae­ren­se y en la peri­fe­ria de las gran­des ciu­da­des de pro­vin­cias interiores; 
  • la inmi­gra­ción sos­te­ni­da y cre­cien­te des­de paí­ses limí­tro­fes o cer­ca­nos a par­tir de la segun­da mitad de ese mis­mo siglo, que con­tri­bu­yó de modo sig­ni­fi­ca­ti­vo a con­fi­gu­rar el mapa socio­cul­tu­ral actual de la Argen­ti­na mes­ti­za, en coli­sión con el ima­gi­na­rio colec­ti­vo aún domi­nan­te de la Argen­ti­na blanca. 

La colo­ni­za­ción espa­ño­la ini­cia un pro­ce­so de avan­ce y ocu­pa­ción sobre las tie­rras de los pue­blos ori­gi­na­rios que ins­ta­la de fac­to una inter­ac­ción for­zo­sa, vio­len­ta y depre­da­to­ria entre los colo­nos y las tri­bus. En la pam­pa pata­gó­ni­ca, con abun­dan­cia de vacas, pobla­cio­nes cris­tia­nas aún esca­sas y tri­bus en cons­tan­te liti­gio (entre ellas y con las tri­bus chi­le­nas que lle­ga­ban des­de la cor­di­lle­ra), la con­vi­ven­cia entre abo­rí­ge­nes, espa­ño­les y crio­llos se mane­ja con un cier­to equi­li­brio. El eje de con­tac­tos y fric­cio­nes son las reses de un gana­do cima­rrón que cada uno arrea y car­nea en un terri­to­rio inmen­so, según su nece­si­dad. Cuan­do la can­ti­dad de vacas se redu­ce al mis­mo tiem­po que des­pun­tan como valor eco­nó­mi­co, los pobla­do­res his­pano-crio­llos de las zonas rura­les se asien­tan con estan­cias en un terri­to­rio ajeno que has­ta enton­ces tran­si­ta­ban en rela­ti­va paz y liber­tad. Este nue­vo giro en la ocu­pa­ción, ini­cia un pro­ce­so de apro­pia­ción gra­tui­ta de tie­rras y recur­sos natu­ra­les que se con­so­li­da­rá en un mode­lo de explo­ta­ción lati­fun­dis­ta con alta ren­ta agro­pe­cua­ria en manos de una oli­gar­quía gana­de­ra his­tór­ca­men­te pre­ben­da­ria del Esta­do. En 1886 Sar­mien­to escri­be a ese res­pec­to en el perió­di­co El Cen­sor:

“Quie­ren que el gobierno, quie­ren que noso­tros que no tene­mos una vaca, con­tri­bu­ya­mos a dupli­car­les o tri­pli­car­les su for­tu­na a los Ancho­re­na, a los Unzué, a los Perey­ra, a los Luro, a los Dug­gan y los Leloir y a todos los millo­na­rios que pasan su vida miran­do cómo paren las vacas.” 

Con suce­si­vos cam­bios en la ecua­ción tie­rra + gana­do + valor agre­ga­do del mane­jo de las reses, las ten­sio­nes por la tie­rra, sus recur­sos y la ren­ta deri­va­da se agra­van con la inde­pen­den­cia y la orga­ni­za­ción nacio­nal. La pro­ble­má­ti­ca de la fron­te­ra entre indios y cris­tia­nos se radi­ca­li­za, y des­en­ca­de­na una lar­ga y vio­len­ta dispu­ta por la cons­truc­ción de hege­mo­nía y la con­se­cuen­te gene­ra­ción de subal­ter­ni­dad. Hay aho­ra un Esta­do inci­pien­te con gra­ves con­flic­tos inte­rio­res que nece­si­ta recau­dar, con­tro­lar el terri­to­rio y aca­bar con los malo­nes, res­guar­dar el gana­do y los sala­de­ros ins­ta­la­dos en la pam­pa que salen con la car­ne de las vacas a comer­ciar al exterior. 

Con el acen­to en la segu­ri­dad de la pobla­ción rural y la pro­tec­ción de los bie­nes, la fron­te­ra se mili­ta­ri­za. A lo lar­go del siglo XIX se empren­den dos cam­pa­ñas con fuer­zas regu­la­res que bus­can alcan­zar y domi­nar a los indios en su pro­pio terri­to­rio: la Cam­pa­ña de los Lla­nos enca­be­za­da por Rosas en 1833, que aun­que con orga­ni­za­ción pre­ca­ria y recur­sos aco­ta­dos, logra un corri­mien­to impor­tan­te de la fron­te­ra con un sal­do cruen­to para las tri­bus abo­rí­ge­nes; y la Cam­pa­ña del Desier­to ini­cia­da por Roca en 1879, que ven­ce defi­ni­ti­va­men­te a los caci­ques, some­te y des­po­ja a sus pue­blos tam­bién de sus bie­nes comu­ni­ta­rios intan­gi­bles, y ocu­pa, des­gua­za y repar­te sus terri­to­rios en nom­bre del Esta­do Nacio­nal. Los bus­ca y aco­rra­la en el camino de los chi­le­nos por don­de los indios se lle­va­ban las “vacas argen­ti­nas”, según la doxa ins­ta­la­da en los dia­rios de la época. 

Un hecho sig­ni­fi­ca­ti­vo de la Cam­pa­ña de los Lla­nos es la con­so­li­da­ción de la cate­go­ría “indio ami­go” que Rosas defi­ne para las nego­cia­cio­nes con los caci­ques como una estra­te­gia de rela­cio­na­mien­to futu­ro. A par­tir de enton­ces, las tri­bus ami­gas (i.e., domes­ti­ca­das y no liti­gan­tes) envia­rán emba­ja­das ofi­cia­les para reci­bir for­mal­men­te racio­nes, obje­tos y otros bene­fi­cios diver­sos que, a su deman­da, les pro­por­cio­na­rá el Esta­do, según acuer­dos y tra­ta­dos perió­di­ca­men­te reno­va­dos. Por otra par­te, en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias los caci­ques reci­bi­rán apo­yo para sus polí­ti­cas inter­nas, que se paga­rá con con­tra­pres­ta­cio­nes de diver­so tipo. 

En una car­ta de noviem­bre de 1834, dice Rosas al caci­que Cañu­quir, jefe con otros pares de las tri­bus pro­ve­nien­tes de la Arau­ca­nia chi­le­na, ins­ta­la­das en la pampa: 

“Esti­ma­do her­mano Cañu­quir: ya te escri­bí que habién­do­me lle­ga­do la noti­cia de la derro­ta de Yan­que­truz por los dos­cien­tos sol­da­dos que man­dé en auxi­lio de San Luis, era con­ve­nien­te aho­ra no dar­les ali­vio a los ran­que­les, y per­se­guir­los a muer­te para hacer­les pagar tan­tos deli­tos como han cometido.

A este fin dis­pu­se la mar­cha de una com­pa­ñía que cuan­do esta lle­gue a tus manos ya se te habrá incor­po­ra­do, y aho­ra va ese otro pique­te para el com­ple­to de cien­to vein­ti­cin­co hom­bres entre tro­pas y oficiales.

Yo espe­ro que vos y todos tus com­pa­ñe­ros sabrán ven­gar la san­gre de Ron­deau y Melín que esos píca­ros man­da­ron derra­mar, pues que ellos, los ran­que­les, muy bien impues­tos esta­ban de las trai­cio­nes de los auto­res del asesinato. 

El prin­ci­pal obje­to de esta car­ta es comu­ni­car­te que han lle­ga­do a la guar­dia del Mon­te unos indios que me ha man­da­do Cachul para que los exa­mi­ne y dis­pon­ga de ellos. 

Estos indios son man­da­dos por los enemi­gos auto­res de las muer­tes de Ron­deau y Melín. Creo que los man­da Cal­cu­fu­rá, o uno de los cabe­ci­llas prin­ci­pa­les de los enemi­gos, a supli­car­me por las paces, pero voy a hacer­los bajar para acá aden­tro don­de pue­dan con­ser­var­se segu­ros sin que nin­guno se me vaya.

Entre estos indios vie­ne uno que dice el que fue man­da­do por uste­des los caci­ques boro­gas a lla­mar a los de la cor­di­lle­ra para que roba­sen a los cris­tia­nos. Y así por ese esti­lo son los car­gos que vie­ne hacien­do a los boro­gas, agre­gan­do mil cuen­tos son­sos y embus­te­ros saca­dos de su cabe­za asustada. […]” 

Cin­cuen­ta años des­pués, con la Cam­pa­ña final de Roca, el cos­to en vidas y las pér­di­das de las dife­ren­tes tri­bus com­ba­tien­tes es altí­si­mo y los caci­ques capi­tu­lan. El 6 de mayo de 1883, el coro­nel Pablo Belis­le escri­be al gene­ral Ville­gas, a car­go de la Fron­te­ra Sur: 

“Ten­go el honor de poner en cono­ci­mien­to de Ud que el día 30 de abril se pre­sen­tó en ‘Paso de los Andes’ al coman­dan­te Rui­bal el caci­que Reuque-curá, acom­pa­ña­do del caci­que Levi­cu­rá y capi­ta­ne­jo Coñu­mé con trein­ta y cin­co gue­rre­ros más y sus res­pec­ti­vas fami­lias, some­tién­do­se él y los indios que lo acom­pa­ña­ban a la auto­ri­dad del Gobierno de la Nación. […] 

Uno de los emi­sa­rios [envia­dos para hablar con el jefe de las fuer­zas] es her­mano de Namun­cu­rá y caci­que tam­bién y a pesar de no haber podi­do hablar dete­ni­da­men­te toda­vía con ellos, lo que se des­pren­de de las con­ver­sa­cio­nes teni­das entre ellos y el coman­dan­te Rui­bal es que quie­ren some­ter­se al supe­rior gobierno en la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra, pidien­do se les man­de unas vein­te yeguas y seis o sie­te caba­llos, pues no tie­nen ni qué comer ni qué montar.” 

Las car­tas de la derro­ta ‑con la incor­po­ra­ción de sacer­do­tes cató­li­cos como nue­vos corres­pon­sa­les- mos­tra­rán a los indios redu­ci­dos, tras­la­da­dos, sepa­ra­dos de sus fami­lias, some­ti­dos o inte­gra­dos en posi­cio­nes subal­ter­nas en el cam­po ven­ce­dor. Los mues­tran tam­bién sin entre­gar­se, desa­rro­llan­do estra­te­gias de super­vi­ven­cia que a lo lar­go del tiem­po y por diver­sos medios han logra­do con­ser­var y trans­mi­tir la memo­ria de su hábi­tat, su orga­ni­za­ción social y su cul­tu­ra, la his­to­ria de sus luchas y sus dere­chos como pueblo. 

.

  1. Dispu­tas, nego­cia­cio­nes y emba­ja­das en la corres­pon­den­cia de la frontera 

De la estra­te­gia final de super­vi­ven­cia de la nación indí­ge­na y de los vai­ve­nes del derro­te­ro com­ple­jo y zig­za­guean­te de medio siglo de fron­te­ra, tra­tan las car­tas publi­ca­das en años recien­tes por inves­ti­ga­do­res de dis­tin­tas uni­ver­si­da­des nacio­na­les. Son pro­duc­tos de inves­ti­ga­ción exce­len­tes apo­ya­dos en una amplia docu­men­ta­ción, que tra­ba­jan con fuen­tes pri­ma­rias, entre las que los dis­cur­sos en ten­sión de los pro­ta­go­nis­tas ocu­pan un lugar de privilegio.

Tan­to la corres­pon­den­cia entre caci­ques y mili­ta­res como las car­tas de los ven­ci­dos pre­sen­tan una sin­gu­la­ri­dad: en ellas se escu­cha la voz del indio en medio de una vas­ta lite­ra­tu­ra de la fron­te­ra don­de cam­pea la voz del blanco. 

Des­de el pun­to de vis­ta de los pue­blos aso­la­dos por las tri­bus de las tol­de­rías, la pro­duc­ción lite­ra­ria del “lado cris­tiano” da cuen­ta tem­pra­na­men­te de los con­flic­tos de la fron­te­ra. Con obras canó­ni­cas cons­trui­das con este pro­yec­to dis­cur­si­vo se for­ma­ron en la escue­la varias gene­ra­cio­nes de argen­ti­nos: entre ellas, por sus valo­res esté­ti­cos y su cali­dad de tex­tos lite­ra­rios pro­gra­má­ti­cos se des­ta­can La cau­ti­va  de Este­ban Eche­ve­rría, Una excur­sión a los indios ran­que­les de Lucio V. Man­si­lla y Mar­tín Fie­rro de José Hernández. 

En 1837, duran­te los años cruen­tos de la lucha entre uni­ta­rios y fede­ra­les, Eche­ve­rría publi­ca el lar­go poe­ma narra­ti­vo La cau­ti­va: con este hecho de escri­tu­ra inau­gu­ra el Roman­ti­cis­mo en el Pla­ta, ingre­sa en la lite­ra­tu­ra argen­ti­na el pai­sa­je fun­dan­te de la pam­pa como esce­na­rio natu­ral del amor trá­gi­co de Brian y María, cau­ti­va de los indios, que habi­li­ta la cons­truc­ción pos­te­rior del mito de la cau­ti­va blan­ca, pre­sen­te duran­te lar­gos años en la cul­tu­ra nacional. 

En 1870, ya en el perío­do de la con­so­li­da­ción de la Repú­bli­ca, Lucio V. Man­si­lla publi­ca Una excur­sión a los indios ran­que­les, un tex­to frag­men­ta­rio de cor­te auto­bio­grá­fi­co (carac­te­rís­ti­cas de la lite­ra­tu­ra de la gene­ra­ción del 80) que repro­du­ce en la escri­tu­ra la fres­cu­ra de la con­ver­sa­ción. Como coro­nel en los for­ti­nes de Río Cuar­to, Man­si­lla habla de la vida en la fron­te­ra y de sus pro­ta­go­nis­tas, des­de un pater­na­lis­mo oli­gár­qui­co que exhi­be cier­ta sim­pa­tía por los indios, sus cos­tum­bres y penu­rias; a pesar de la decla­ra­da fre­cuen­ta­ción de caci­ques en las tol­de­rías en una rela­ción de pari­dad, el regis­tro entre humo­rís­ti­co e iró­ni­co de la Excur­sión… deja entre­ver en la urdim­bre del tex­to un racis­mo de épo­ca y de cla­se siem­pre laten­te, y muchas veces explícito. 

Ya en 1852, Alber­di había ins­crip­to en el capí­tu­lo XIV de las Bases, un tex­to de bru­tal des­va­lo­ri­za­ción expli­ci­ta del indio, que corre para­le­la con la exal­ta­ción de la Amé­ri­ca europea:

“[…] Hoy mis­mo, bajo la inde­pen­den­cia, el indí­ge­na no figu­ra ni com­po­ne mun­do en nues­tra socie­dad civil. […] 

No conoz­co per­so­na dis­tin­gui­da de nues­tra socie­dad que lle­ve ape­lli­do pehuen­che o arau­cano. El idio­ma que habla­mos es de Euro­pa. […] Nues­tra reli­gión cris­tia­na ha sido traí­da a Amé­ri­ca por extran­je­ros. A no ser por Euro­pa, hoy Amé­ri­ca esta­ría ado­ran­do al sol, a los árbo­les, a las bes­tias, que­man­do hom­bres en sacri­fi­cio, y no cono­ce­ría el matri­mo­nio. La mano de Euro­pa plan­tó la cruz de Jesu­cris­to en la Amé­ri­ca antes gen­til. ¡Ben­di­ta sea por esto solo la mano de Europa! […]. 

¿Quién cono­ce caba­lle­ro entre noso­tros que haga alar­de de ser indio neto? ¿Quién casa­ría a su her­ma­na o a su hija con un infan­zón de la Arau­ca­ria, y no mil veces con un zapa­te­ro inglés? […]. 

En 1872, José Her­nán­dez publi­ca El Gau­cho Mar­tín Fie­rro para denun­ciar las injus­ti­cias que sufre el gau­cho subal­ter­ni­za­do, con­ver­ti­do en matre­ro por los pode­res fác­ti­cos expo­lia­do­res que encar­nan la poli­cía y el juez. Fie­rro, con su ami­go Cruz (el sar­gen­to de la par­ti­da que no va a per­mi­tir “que se mate así a un valien­te”), atra­vie­san la fron­te­ra para bus­car refu­gio entre los indios, vis­tos aquí como “un otro” diver­so y cer­cano que des­de otro lugar y con otros recur­sos, tam­bién sufre y se enfren­ta a esos pode­res arbi­tra­rios. Sin embar­go, en 1879 (Roca está por comen­zar su Cam­pa­ña al desier­to), todo cam­bia en el poe­ma: con la publi­ca­ción de La vuel­ta de Mar­tín Fie­rro, el gau­cho can­tor liber­ta­rio de La Ida regre­sa a la vida y a los encuen­tros en las pul­pe­rías pue­ble­ri­nas, y con sus rela­tos des­car­na­dos sobre la bru­ta­li­dad del sal­va­je lle­va agua al molino roquis­ta: nada peor que el infierno de las tol­de­rías. No hay que olvi­dar que Her­nán­dez es ante todo un polí­ti­co mili­tan­te y hace polí­ti­ca con su escri­tu­ra. La esce­na del indio que des­tri­pa al bebé de la cau­ti­va y lo ahor­ca con las tri­pi­tas delan­te de su madre some­ti­da y vio­len­ta­da, se con­vier­te en un ale­ga­to irre­fu­ta­ble: impo­si­ble per­do­nar­los, los indios no tie­nen redención. 

Vol­vien­do a las car­tas de la fron­te­ra para concluir. 

En la corres­pon­den­cia siem­pre polí­ti­ca entre Tie­rra aden­tro y las Coman­dan­cias (en tono vio­len­to o con­ci­lia­dor, beli­ge­ran­te o amis­to­so, a veces zala­me­ro y pedi­güe­ño) se entre­te­jen las cos­tum­bres y ape­ten­cias de las tri­bus pam­pea­nas, y tam­bién las dudas y vaci­la­cio­nes de los encar­ga­dos de la rela­cio­nes con los indios del otro lado de la fron­te­ra. Son dos mun­dos (cada uno ame­na­zan­te, des­co­no­ci­do y mis­te­rio­so para el otro) que con­vi­ven alter­nan­do dispu­tas y deman­das, acuer­dos y rup­tu­ras, enfren­ta­mien­tos y nego­cia­cio­nes, vic­to­rias y derrotas. 

En las car­tas de la mili­cia es noto­ria la pre­sen­cia de infor­man­tes que –en la voz de un “ter­ce­ro exclui­do” ausen­te- pro­por­cio­nan datos sobre movi­mien­tos e inten­cio­nes de los indios, que el emi­sor envía a sus pares o ele­va a sus supe­rio­res con comen­ta­rios sobre la mayor o menor cre­di­bi­li­dad de lo transmitido. 

La comu­ni­ca­ción epis­to­lar de los caci­ques ofre­ce otras rique­zas y com­ple­ji­da­des, al estar nece­sa­ria­men­te ancla­da en una cade­na de tra­duc­cio­nes que va de la ora­li­dad a la escri­tu­ra: des­de la arti­cu­la­ción del men­sa­je y el dic­ta­do en len­gua pro­pia¸ el pasa­je a una ver­sión acep­ta­ble en len­gua extra­ña¸ has­ta­su ins­crip­ción en el sopor­te que será la car­ta en cas­te­llano. Se tra­ta de una escri­tu­ra dele­ga­da, basa­da en la con­fian­za que los caci­ques cons­tru­yen con sus escri­ba­nos y len­gua­ra­ces –varios de ellos cris­tia­nos cau­ti­vos- que con mayor o menor domi­nio del idio­ma otro, son los que habi­li­tan el difí­cil e indis­pen­sa­ble espa­cio lin­güís­ti­co común de entendimiento.

En la sec­ción Relec­tu­ras de este núme­ro de Gran­des Ala­me­das se pro­po­ne el acer­ca­mien­to a estas voces de la fron­te­ra; allí se encon­tra­rá un con­jun­to de car­tas que aun­que aco­ta­do, per­mi­te aso­mar­se a diver­sos acon­te­ci­mien­tos y acto­res que a lo lar­go de los años tran­si­ta­ron por un espa­cio epis­to­lar que cons­tru­ye­ron entre todos. 

Fuen­te: Gran­des Alamedas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *