Inti­mi­da­ción y recom­pen­sas por la nor­ma­li­za­ción con Israel

La sema­na pasa­da, Marrue­cos se con­vir­tió en el últi­mo Esta­do ára­be en esta­ble­cer rela­cio­nes diplo­má­ti­cas ple­nas con Israel, nor­ma­li­zan­do años de rela­cio­nes clan­des­ti­nas entre los dos países.

“Nues­tros dos gran­des ami­gos, Israel y el rei­no de Marrue­cos, han acor­da­do rela­cio­nes diplo­má­ti­cas ple­nas”, anun­ció el pre­si­den­te Donald Trump en Twit­ter, el 10 de diciembre.

Trump tam­bién anun­ció que “fir­mó una pro­cla­ma­ción reco­no­cien­do la sobe­ra­nía marro­quí sobre el Sáha­ra Occidental”.

La deci­sión de Marrue­cos de esta­ble­cer rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Israel, pare­ce haber sido toma­da a cam­bio del acuer­do de la admi­nis­tra­ción Trump de reco­no­cer la ocu­pa­ción marro­quí del Sáha­ra Occidental.

Aun­que una decla­ra­ción ofi­cial de la Casa Blan­ca no vin­cu­la explí­ci­ta­men­te el acuer­do de nor­ma­li­za­ción con el reco­no­ci­mien­to de la rei­vin­di­ca­ción de Marrue­cos, ambos fue­ron anun­cia­dos conjuntamente.

Los marro­quíes recha­zan la decisión

La socie­dad civil pales­ti­na con­de­nó la “trai­ción” del gobierno marro­quí a los pales­ti­nos y salu­dó a “los marro­quíes que recha­zan uná­ni­me­men­te la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes del régi­men marro­quí con Israel”.

Según una recien­te encues­ta rea­li­za­da por el Cen­tro Ára­be de Inves­ti­ga­ción y Estu­dios Polí­ti­cos, el 88% de los marro­quíes recha­zan el reco­no­ci­mien­to de su país a Israel.

El pasa­do lunes, las auto­ri­da­des marro­quíes impi­die­ron por la fuer­za una pro­tes­ta con­tra la deci­sión del gobierno en la capi­tal, Rabat.

“Los marro­quíes siem­pre han con­si­de­ra­do a Israel como su enemi­go, así como el enemi­go de todos los pue­blos de la región”, decla­ró el Comi­té Nacio­nal del BDS (BNC), la coa­li­ción de la socie­dad civil que lide­ra el Movi­mien­to de Boi­cot, Des­in­ver­sión y Sanciones.

Lazos his­tó­ri­cos

El acuer­do no es “ni sor­pren­den­te ni inusual, dada la lar­ga his­to­ria de rela­cio­nes secre­tas y abier­tas” entre los dos paí­ses, aña­dió el BNC.

De hecho, el acuer­do que Trump cali­fi­ca de “his­tó­ri­co” no hace más que for­ma­li­zar déca­das de coope­ra­ción mili­tar secre­ta y de inte­li­gen­cia entre Israel y Marruecos.

La agen­cia de inte­li­gen­cia exte­rior de Israel, el Mos­sad y la Agen­cia Judía, saca­ron de con­tra­ban­do a los judíos marro­quíes de su país, algu­nos por la fuer­za, en los pri­me­ros días pos­te­rio­res al esta­ble­ci­mien­to de Israel.

En 1965, Marrue­cos per­mi­tió al Mos­sad poner micró­fo­nos en las salas de los fun­cio­na­rios ára­bes que se reu­nían en la Casa Blan­ca, lo que dio a Israel una ven­ta­ja en la gue­rra de 1967, según una entre­vis­ta del New York Times con un ex ofi­cial mili­tar israelí.

Tam­bién en 1965 el Mos­sad cola­bo­ró en el secues­tro y ase­si­na­to del líder de la opo­si­ción marro­quí de izquier­da, Meh­di Ben Barka.

Para ilus­trar estos lazos de lar­ga data, el ex Pri­mer Minis­tro israe­lí, Ehud Barak, tui­teó una foto suya con el Rey Muham­mad de Marrue­cos cuan­do era mucho más joven.

Barak aña­dió que lo cono­ció hace 42 años, cuan­do era un niño de 15 años, en el pala­cio de su padre, el difun­to Rey Hasan II.

Recom­pen­sas

El BNC afir­mó que los Esta­dos Uni­dos como “poten­cia impe­ria­lis­ta que libra gue­rras con­ti­nuas con­tra los pue­blos del mun­do y sus aspi­ra­cio­nes de liber­tad, inde­pen­den­cia y desa­rro­llo, no es apto para ser una refe­ren­cia legal y moral en la reso­lu­ción de conflictos”.

Esto fue en refe­ren­cia al reco­no­ci­mien­to por par­te de Trump del recla­mo de Marrue­cos sobre el Sáha­ra Occidental.

Colo­nia espa­ño­la has­ta 1975, el Sáha­ra Occi­den­tal limi­ta con Marrue­cos, Arge­lia y Mau­ri­ta­nia, y ha sido lla­ma­do “la últi­ma colo­nia de Áfri­ca”.

Con una pobla­ción de más de medio millón de habi­tan­tes, el Sáha­ra Occi­den­tal es reco­no­ci­do por las Nacio­nes Uni­das como un terri­to­rio no autó­no­mo que aún no ha alcan­za­do la libre determinación.

Con el apo­yo de Fran­cia y los Esta­dos Uni­dos, Marrue­cos ha ocu­pa­do la gran mayo­ría del terri­to­rio des­de el dece­nio de 1970, con­tra la resis­ten­cia del Fren­te Poli­sa­rio, esta­ble­ci­do en 1973 para libe­rar al Sáha­ra Occi­den­tal del domi­nio espa­ñol y lue­go del marroquí.

El Poli­sa­rio, así como el gobierno saha­raui que admi­nis­tra alre­de­dor del 20% del terri­to­rio, con­de­na­ron la deci­sión de Trump de entre­gar­le a Marrue­cos “algo que no le per­te­ne­ce”, dijo el gru­po a los medios franceses.

Los movi­mien­tos de libe­ra­ción pales­ti­nos y saha­rauis se han soli­da­ri­za­do ante­rior­men­te entre sí.

Geor­ge Habash, el falle­ci­do líder del Fren­te Popu­lar para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na, visi­tó los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos saha­rauis en 1979.

En un dis­cur­so pro­nun­cia­do allí, Habash elo­gió la derro­ta de los saha­rauis a los colo­ni­za­do­res espa­ño­les y su lucha con­tra el domi­nio marroquí.

“Nos sen­ti­mos como si estu­vie­ran luchan­do jun­to a noso­tros en las trin­che­ras con­tra los enemi­gos de la revo­lu­ción pales­ti­na”, añadió.

En pala­bras que aún resue­nan hoy, Habash afir­mó que “en la revo­lu­ción pales­ti­na, no sólo lucha­mos con­tra Israel y los sio­nis­tas, sino con­tra las fuer­zas regre­si­vas ára­bes que están ali­nea­das con el movi­mien­to sionista”.

Mien­tras tan­to, los EE.UU. están pró­xi­mos a com­ple­tar la ven­ta de al menos cua­tro avio­nes tele­di­ri­gi­dos avan­za­dos a Marruecos.

Se infor­ma que el Depar­ta­men­to de Esta­do apro­bó la ven­ta, pero aún ten­dría que pasar por el Con­gre­so. No está cla­ro si los avio­nes no tri­pu­la­dos ven­drían con armas.

Tam­po­co está cla­ro si la ven­ta está rela­cio­na­da con el acuer­do de normalización.

La admi­nis­tra­ción Trump apro­bó en noviem­bre la ven­ta de 50 cazas F‑35 a los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos como par­te de un acuer­do de armas de 23 mil millo­nes de dóla­res. La nega­ti­va ini­cial de Israel de dar su apro­ba­ción a la ven­ta de armas había sido un con­tra­tiem­po, pero el tra­to se lle­vó a cabo des­pués del acuer­do de nor­ma­li­za­ción entre los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos e Israel.

Chan­ta­je y recompensas

Des­pués de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Bah­rein y Sudán, Marrue­cos es la cuar­ta nación ára­be que ha nor­ma­li­za­do rela­cio­nes con Israel bajo la admi­nis­tra­ción de Trump, acuer­dos que han impli­ca­do tan­to recom­pen­sas como amenazas.

El gobierno de tran­si­ción de Sudán acor­dó en octu­bre esta­ble­cer rela­cio­nes diplo­má­ti­cas ple­nas con Israel, como par­te de un acuer­do más amplio para lle­var­lo fir­me­men­te al redil estadounidense.

Un por­ta­voz del gobierno suda­nés reve­ló recien­te­men­te que el país fue obje­to de una “fuer­te pre­sión” de los Esta­dos Uni­dos para nor­ma­li­zar las rela­cio­nes, a cam­bio de que Sudán fue­ra reti­ra­do de la lis­ta esta­dou­ni­den­se de supues­tos Esta­dos patro­ci­na­do­res del terrorismo.

“Se dijo cla­ra­men­te [que] esto está rela­cio­na­do”, dijo el minis­tro de infor­ma­ción de Sudán, Fai­sal Moha­med Salih, a la tele­vi­so­ra ira­ní Press TV.

“Si quie­ren que Sudán sea eli­mi­na­do de la [lis­ta de Esta­dos patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo de EE.UU.], enton­ces tie­nen que nor­ma­li­zar la rela­ción con Israel. Fue una situa­ción muy difí­cil”, dijo.

Salih dijo al corres­pon­sal de Press TV, Ahmed Kaba­llo, que el gobierno de tran­si­ción de Sudán “insis­tió” en man­te­ner los dos temas sepa­ra­dos cuan­do el Secre­ta­rio de Esta­do de EE.UU. Mike Pom­peo visi­tó Jar­tum para man­te­ner conversaciones.

La eli­mi­na­ción de Sudán de la lis­ta ha sido per­ci­bi­da como una moti­va­ción pri­mor­dial para avan­zar en la normalización.

Los jóve­nes “quie­ren cual­quier cosa que pue­da hacer que la eco­no­mía fun­cio­ne”, dijo Kaba­llo a la perio­dis­ta Anya Param­pil de The Gray­zo­ne.

“No les gus­ta el régi­men israe­lí, no les gus­tan los crí­me­nes con­tra los pales­ti­nos”, aña­dió Kaba­llo. “Pero pien­san que si la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes con Israel trae­rá inver­sio­nes extran­je­ras, mejo­ra­rá la situa­ción eco­nó­mi­ca, enton­ces es un pre­cio que están dis­pues­tos a pagar”.

Se espe­ran tra­ta­dos for­ma­les una vez que Sudán for­me un gobierno permanente.

Pakis­tán en los titulares

El mes pasa­do, los gran­des titu­la­res afir­ma­ban que Ara­bia Sau­di­ta esta­ba pre­sio­nan­do a Pakis­tán para esta­ble­cer rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Israel.

Los rumo­res sur­gie­ron des­pués de que se le pre­gun­tó al pri­mer minis­tro pakis­ta­ní, Imran Khan, sobre la pre­sión en Isla­ma­bad para nor­ma­li­zar los lazos con Israel, en una entre­vis­ta con la emi­so­ra local GNN.

“¿Cuán­ta pre­sión hay para que [su gobierno] reco­noz­ca a Israel?”, le pre­gun­tó el entre­vis­ta­dor a Khan.

“La pre­sión es por­que Israel tie­ne una gran influen­cia en los Esta­dos Uni­dos”, dijo Khan, aña­dien­do que esto ha aumen­ta­do con la admi­nis­tra­ción de Trump.

“Aho­ra, nun­ca hemos con­si­de­ra­do la posi­bi­li­dad de reco­no­cer a Israel.”

Khan aña­dió que des­de la fun­da­ción de Pakis­tán, su polí­ti­ca ha sido que mien­tras los pales­ti­nos no “obten­gan sus dere­chos y un acuer­do jus­to”, nun­ca podrá haber reconocimiento.

Cuan­do se le pre­gun­tó si los Esta­dos musul­ma­nes –pre­su­mi­ble­men­te una refe­ren­cia a Ara­bia Sau­di­ta– esta­ban pre­sio­nan­do a Pakis­tán para que reco­no­cie­ra a Israel, Khan pidió al entre­vis­ta­dor que siguie­ra ade­lan­te con sus preguntas.

El gobierno pakis­ta­ní negó los infor­mes acer­ca de que EE.UU. esta­ba pre­sio­nan­do para que reco­no­cie­ra a Israel, cali­fi­cán­do­los de “inven­tos” y reafir­mó su posi­ción “ine­quí­vo­ca” de que no reco­no­ce­rá a Israel mien­tras no se con­ce­dan todos sus dere­chos a los palestinos.

“El pue­blo pakis­ta­ní nun­ca sucum­bi­ría a esta pre­sión” escri­bió recien­te­men­te el aca­dé­mi­co pakis­ta­ní Junaid S. Ahmad.

“Siem­pre han sido soli­da­rios con los pales­ti­nos y los cache­mi­res, y nin­gu­na cla­se de coac­ción va a dis­mi­nuir su deter­mi­na­ción”, añadió.

“Difí­cil­men­te exis­te una pobla­ción más pro-pales­ti­na que la de los pakistaníes”.

Fuen­te: Investig’Action

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *